La Tercera hija del Rey

Capitulo 11
11 noviembre de 1565 2 semanas más tarde de la fuga de Xana Lundqvist. —Majestad, con la caída de los reinos norteños, los del reino Malón quieren pelear por el territorio Franco. —Ya habíamos acordado qué reinos serían de nuestro dominio ¿por qué intentan pelear eso?—se enfurece el rey —Majestad, recibí un informe— habla Ronda —Habla —Algunos nobles y funcionarios impulsando diferencias entre ambos reinos, quieren obtener credenciales del terreno conquistado. —¿Quiénes son esos rebeldes? —Majestad, están involucrados al parecer muchos funcionarios, pero por ahora la investigación ha arrojado que el viceministro de justicia y su secretario están involucrados. —Majestad, la misión de nosotros es meramente judicial, no soy el ministro de relaciones para tener algo que ver —se defiende —Ministro, creo que usted no ha entendido qué debe hacer en su cargo, es verdad, no tiene nada qué hacer en Malón. Pero estos documentos dicen algo totalmente distinto. —Tú... —Majestad, estos documentos son poderes y pagarés que se firmaron a nombre del ministro. Algunos campesinos aterrados por la guerra vendieron sus terrenos a cambio de poder vivir en ellos. Qué tirano. —Ministro de justicia, ¿es cierto? —interroga el rey Dorado —Majestad, no lo es. Es solo un malentendido. —¿Mal entendido? Dígame ministro, ¿el saquear tierras, oprimir a los débiles es un mal entendido? —Asi es —el hombre mira asustado al rey —Majestad, la tiranía oprime al pueblo, su gobierno nunca fue marcado por ella. El ministro da una mala imagen de su majestad —Haz defraudado mi confianza, ministro. Apartir de ahora quedas desprovisto de cualquier cargo real. Ronda mira con sorpresa al rey, el crimen cometido por el ministro amenaza la soberanía del rey, ¿por qué no lo había castigado con dureza? Jaden volvió a su puesto en la corte. Durante toda la sesión se mantuvo en silencio y pensativo. La única razón para el castigo tan blando era que el rey en realidad estaba detrás de esos saqueos a campesinos. Jaden Ahlström despreció al rey, ¿por qué oprimir al pueblo? Eso solo decía una cosa, el rey no era un buen gobernante. Ahora, debía tener cuidado, mucho cuidado con el rey. —Jaden, serás promovido a Duke de Södermanland. Tu aporte es magnífico en el reino. —Gracias, majestad. *** Mansión del Duke de södermanland —Excelencia, ya se está organizando todo en su nueva mansión, ¿desea algo más? —Enviale este mensaje a la señorita —Si, alteza. Xana llevaba varias semanas hospeda en aquella posada de mala muerte y ningún día Ronda le había notificado nada. —Señora, le enviaron este mensaje Acelerada toma el papel y lee su contenido. La adrenalina corre por sus venas al saber el significado de las palabras. Entraría a la mansión del Duke de södermanland como su esposa y saldría de allí para convertirse en emperatriz. Debía comprobar las palabras de Ronda, de ser cierto lo ayudaría a hacerse con el poder, de lo contrario lo llevaría a la ruina. —Dentro de 2 días partiremos—ordena a los hombres apostados en las puertas de sus habitaciones. Tras el pasar de los días el carruaje parte de aquella posada con destino a la mansión del Duke. Aquel día un séquito de doncellas entró al lugar con la misión de preparar a la mujer para su ceremonia de matrimonio. Las doncellas la bañaron repetidas veces con agua caliente, esencias y lociones dejando su cuerpo perfumado y suave. Le colocaron su traje nupcial y una vez estuvo lista, se miró en el espejo. Su cabello estaba escondido tras cabello postizo y así ocultar sus rasgos característicos, llevaba las cejas pintadas con carbón ocultando su blancura. El traje de color blanco con encajes le sentaba muy bien a su figura aniñada. La mujer alzó el mentón gesto de adulación Xana sabía que a partir de ese momento el ritmo de las cosas podía cambiar para bien o mal. Pero algo tenía claro, sea el reto que fuese debía enfrentarlo y no rendirse. La novia subió a su carruaje, emprendiendo el viaje nupcial seguidos de una gran caravana. Pronto llega a la mansión del Duke. Sin embargo, las cosas no iban como esperaba. —¿Qué pasa?—pregunta a la doncella que viaja con ella —No lo sé, señorita Xana se mueve inquieta al interior del carruaje. Algo andaba mal. —Señorita, no salga por favor. Manténgase dentro del carruaje. —escuchó Jaden Ahlström trataba de mostrar una actitud tranquila ante lo que se enfrentaba. Simplemente no entendía por qué no podía ir todo según el plan. Así sea solo una vez en la vida. ⭐⭐⭐ Pido disculpas por la demora, en realidad estoy muy atareada y pues gracias por todo el apoyo que le han brindado a esta historia. En recompensa por mi tardanza les doy 2 nuevos capitulos 🌚🌚❤️ ¿Qué les va pareciendo la historia? Quisiera saber si opinión.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
La Tercera hija del Rey

Populares

Populares

close 0/500