Alma Inquebrantable: Parte 1

Capítulo I
Sipnosis Está es una historia atávica, que ocurrió cuando un feroz Demonio escapó del inframundo y desató el caos en la tierra, ante tal desastre, los aldeanos de los pueblos afectados le rogaron aún ser superior a ellos que los ayudara, este ser apareció en forma de Ángel y aceptó ayudarlos sin pedir nada a cambio. La batalla entre el Demonio y el Ángel comenzó, fue sanguinaria, el cielo se volvió negro, comenzaron a llover rayos, la tierra empezó a temblar, los animales comenzaban a huir otros aullaban, las personas se escondían en sus casas asustados por el ruido de sus golpes, pero había un grupo que no se escondió, que observaban atentos la pelea que se estaba librando, sin miedo de ser alcanzados por algún rayo, en sus ojos una tremenda ambición brillaba. La lucha entre el Ángel y el Demonio duro años, pues éste no se rendía, el también se rehusaba abandonar la batalla y a esa pobre gente que tanto le había rogado ayuda, su batalla empeoró cuando un grupo de personas empezó apoyar al Demonio, alabarlo y venerarlo, eran gente estólida, que no entendía que esté solo los estaba usando ya qué se alimentaba de carne humana, sus seguidores le comenzaron a dar como ofrenda aldeanos del pueblo que el Ángel juro proteger. Cansado de tal blasfemia el Ángel se dirige hacia el escondite del Demonio para ponerle fin a la guerra, sujetaba una Glaive en su mano derecha era un palo plateado con una hoja en la punta, un escudo en la izquierda, portaba una armadura reluciente y una capucha que cubría su rostro dejando al descubierto su boca y nariz, sus alas abiertas eran más grandes qué su cuerpo, el Demonio frente a él, tenía sus alas negras, quemadas y agujereadas por la batalla, una espada en su mano izquierda, de esta brotaba un brillo verdoso, habían letras impregnadas en la hoja, era otro idioma, uno que solo podía ser leído por el Ángel y el Demonio. Así comenzó una nueva lucha entre estos dos seres, el ruido de sus armas chocar sonaba por todo el lugar. Débil el Ángel ya no podía luchar más, su cuerpo se sentía cansado, casi tieso, sus alas ya no tenían la misma resistencia de antes, le costaba mucho mantener el equilibrio y no caer, a pesar de que el Demonio estaba lastimado, no parecía afectado por eso, seguía luchando. Llega un momento donde el Ángel suelta su Glaive por error, y está cae al suelo, retrocede, la sangre salpicaba su rostro y sus alas, manchandolas de un tono rojo. Decidido con acabar esta batalla el Ángel recita un conjuro que había perfeccionado con ayuda de los aldeanos, toma con fuerza un collar que tenía en su cuello y lo arranca, para después lanzarle una terrible maldición al Demonio, este sin poder hacer nada recibe dicha maldición y queda encerrado dentro del collar. La guerra acabó, la tierra descansó, las personas podían salir de sus casas sin miedo a ser asesinadas, los animales se sentían más tranquilos, pero el Ángel estaba padeciendo, débil por los años de lucha, veía como su cuerpo poco a poco iba desapareciendo pues a ver lanzado esa maldición al Demonio está trajo cómo consecuencia que el también sea maldecido, miró hacia el cielo y sonrió, su cuerpo desapareció por completo y su Alma quedó encerrada dentro de su Glaive. Después de la guerra del Ángel y el Demonio pasaron muchos años, el pueblo agradecido con el, tomó su Glaive y la colocaron en su iglesia, cada día le daban gracias por su sacrificio, todo fue paz y armonía, pero esto no duró mucho. Fue una noche, cuando el sacerdote de la iglesia hacía su oración nocturna, arrodillado frente al altar sintió la presencia de alguien, pero no había nadie más ahí, levantó la cabeza y lo vio, al Ángel frente a él, asustado cae sentado sin poder creerlo, este le habla y lo que le dice lo deja horrorizado. Las personas que alababan al Demonio habían creado una secta y estaban haciendo de todo para liberarlo una vez más, decía que ya sabían como romper la maldición, solo un mortal podía hacerlo, que en su corazón haya solo dolor y sufrimiento, y deseara la muerte, solo así se podría deshacer la maldición y liberar por fin al Demonio. Fue esa noche que el sacerdote se comunicó con todo el pueblo, debían impedirlo, algunos le creyeron, otros lo ignoraron y otros lo llamaron loco, los aldeanos que decidieron creerle, optaron por ir al lugar donde estaban los seguidores y robar el collar, el sacerdote no quería que mataran a nadie pero ellos no hicieron caso, se alistaron y los atacaron, fue una masacre, no lograron conseguir el collar, solo hicieron que los seguidores del Demonio se pusieran en alerta y se resguardaran mejor, ante su error los aldeanos decidieron realizar lo mismo que hacían los seguidores del Demonio y liberar al Ángel, pero este no volvió a ser se presente, por lo que no sabían como liberarlo, desesperados buscaron infiltrarse dentro de la secta, fue difícil, los que lograron adentrarse descubrieron que el Demonio aún no había sido liberado, pues todas las personas que llevaban eran rechazadas por esté, a pesar de que su deseo era morir, les faltaba algo que las haga dignas de liberar al ser. Los meses pasaban hasta que el Ángel se comunicó de nuevo con el sacerdote y le dijo - Solo un mortal sin pecado alguno puede liberarme, si esté cometió un pecado debe arrepentirse de corazón Los aldeanos no pudieron liberarlo, pues todos habían cometido un terrible pecado, asesinar a los seguidores del Demonio sin piedad, y no se arrepentían de haberlo hecho, creyeron que ese era su final que éste terrible ser volvería atormentarlos, hasta que un día apareció un joven sin pecado, tomó la Glaive en sus manos y está brillo, el era el indicado para liberar al Ángel, pero el no quería hacerlo, tenía miedo, el pueblo le dijo que no tenía de otra, era su deber y su responsabilidad, pero su miedo aumentó cuando la secta encontró a alguien capaz de romper la maldición, el escogido era un chico despiadado, que le gustaba asesinar y violar, no le tenía miedo a la muerte, los rumores sobre este joven corrían por todos los pueblos, era el hijo del líder de la secta, decían que tenía una fuerza indescifrable, pero está fuerza no era suya, era prestada por el collar, el Demonio. Estos dos jóvenes se encontraron y se enfrentaron, ambos mostraron una fuerza increíble, fue ahí que descubrieron que tanto el Ángel como el Demonio les prestaban su poder a estas dos personas, estaban conectados, hasta que murieron, pues ninguno de los dos soporto el poder otorgado por los seres, su cuerpo se desgastó, y perdieron la vida. Así empezaron aparecer personas capaces de liberar a estos seres, tenían fuerza, algunos podían saltar muy alto, otros tenían poderes mágicos, pero ninguno fue capaz de liberar ni al Ángel, ni al Demonio, no solo porque morían al pasar 3 meses, y por no soportar tanto poder, sino porque les faltaba algo más para liberarlos. Los seguidores del Ángel querían rendirse pues estaban sacrificando en vano a estos jóvenes, pero no podían hacerlo pues la secta no se detendría hasta romper la maldición y traer al Demonio devuelta a este mundo.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Alma Inquebrantable: Parte 1

Populares

Populares

close 0/500