AULLIDO-Garras y espadas

El lobo prisionero
Con los primeros rayos de sol que tocaron al reino, un grupo de soldados con armaduras de color azul distintivos de Rios llegaron arrastrando con caballos una jaula llamativa hasta las puertas de Ameyda, esta jaula era de mental y en su interior estaba el lobo prisionero que pareciera que estaba dormido, al entrar al reino todas las personas de la entrada se atemorizaban al verlo, tanto que dejaban sus puestos, se metían a sus casas cerraban puertas y ventanas-¿Por qué lo traen a nuestro reino?-susurraban algunos, durante todo el camino fue así hasta llegar frente al castillo. El capitán Dámaso sale con el rey para resibir a este prisionero, se le acercan-¿Cómo le fue a los otros que distrayeron?-le pregunta Dámaso y el encargado le reponde-Ninguno de ellos volvío con nosotros-Jack salió del palacio corriendo cuando se entero de que el lobo prisionero había llegado al fin, se asomo a la jaula, para su alivio no era ninguno de sus amigos pero aún así quiso saber quien era, propuso que el prisionero sea llevado hacia el noreste donde solo había pastizal, el rey considero lo que dijo Jack y lo acepto y de inmediato esa zona fue restringida pusieron treinta hombres que fueron soldados de Rios y de Ameyda, el rey preguntó a Dámaso-Dime.¿Por qué parece estar inconciente?-Dámaso le reponde-En nuestro reino, el rey nos dió una especie de cuerda que poniéndolo en el cuello de personas o animales hacían que estos cayeran dormidos, por eso es facil cazar para nosotros-Jack estuvo atento a esta conversación y escucho todo, entonces propuso que hubiera turno para vigilar al lobo a Dámaso le pareció una buena idea y todos aceptaron, Dámaso tomaría el turno de la mañana y allí se quedó hasta que llegó la tarde y fue turno de Felipe, el rey decidió ir a ver al lobo y fue recibido por Felipe quien lo acompaño hasta la jaula en donde el rey dijó-Pobre lobo, VAMOS A DESTRUIR SU BOSQUE!-Pero el lobo seguía sin responder ya casi era de noche y se acercaba el turno de vigilancia de Jack, entonces el rey se retiro devuelta hacia su castillo. Cayó la noche y fue turno de Jack, al acercarse al lobo observó su cuello y vió la cuerda que había mencionado Dámaso, pensó que si le quitaba la cuerda este reaccionaría de mala manera pues no lo conoce además había demasiados guardias vigilando y también arqueros apuntando al lobo, entonces se acordó de que Laika le dijo de que en el reino había lobos infiltrados pero Jack no sabía como encontrarlos, decidió solo quedarse a vigilar esa noche hasta que llegó el día y era turno de Dámaso, fue a su casa se dió un baño y fue hacia el este donde debía seguir entrenando a todos sus soldados, en ese mismo día se cumpliría una luna de entrenamiento y le faltaba dos más, no podía salir del reino pues el rey le prohibió toda salida, fue al centro para comprar alimentos y allí escucho a un hombre decir al otro -Apresurate, Kurt, debemos ir a la granja-En ese momento se acordó de que Cristian le había dicho que Kurt era el otro lobo de confianza de Laika, dudó un segundo de que se tratara del mismo pero prefirió asegurarse, siguío a los dos hombres, los alcanzó y pidió hablar con Kurt a solas, se retiran a una zona más segura-Dime algo. ¿Conoces el nombre de Laika?-le pregunta Jack-Tal vez me confundiste-le responde el joven-Sabes que atraparon a un lobo-le dice Jack y el joven entonces parecía algo alterado, Jack lo observa le da la espalda y lentamente saca su espada y al darse la vuelta le apunta la espada en su cuello-¿Qué quieres saber?-le pregunta Kurt, transformando sus dientes lentamente en las de un lobo-Eres el otro lobo de confianza de Laika, no te preocupes yo la conozco, es mi amiga-le dice Jack, guardando su espada. -Eres un infiltrado?(le pregunta Jack). -Bueno supongo que conoces a Cristian y ya que esta en el bosque, vine yo pero solo por dos días, además que desapareció un lobo y ahora se que esta aquí, también no quiero estar lejos del bosque y de la guardián(le responde Kurt). -Ese sujeto que estaba contigo también es un lobo? -No, el es un amigo de Owell que trabaja para el granjero que si es un lobo. -No se quién es Owell. -Es el representante del norte, guardián del norte. -Luego me explicas. ¿Cómo entraste? -Bueno el granjero tiene una entrada, su casa esta pegada al muro y tiene una salida hacia afuera. -Crees que el granjero nos pueda ayudar. -Vámonos a la granja y así le comentamos lo que pasó, va ayudarnos es un antiguo conocido de la monarca. -Te refieres a que es un anciano. -Si. Se van junto al otro sujeto-El es de confianza-le dice Kurt-Enserio, genial, soy Robinson-le dice a Jack y este también se presenta, los tres se dirigen hacia la granja que se encuentra hacia el noroeste del reino donde se encuentran otras cuatro granjas más, que estan pegados a la muralla, cuando llegan pasan por la entrada de la granja y el dueño sale a resibirlos-Mis muchachos ya regresaron. Capitán, qué lo trae por aquí?-le pregunta a Jack-Se que es un lobo y no se preocupe soy de confianza, conozco a Laika, Creta, Cristian y a la monarca-le responde el capitán, entonces teniéndole más confianza a Jack el granjero le dice. -Soy Benicio, un lobo guerrero que luchó junto a la monarca en las dos grandes guerras que tuvimos. -Es un placer. -Y bueno niño, a qué viniste? En ese momento le cuenta que uno de los lobos es prisionero y que planea liberarlo pero que no tenía idea de como hacerlo, Benicio lo escucha y los cuatro pasan adentro de su casa para hablar mejor.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
AULLIDO-Garras y espadas

Populares

Populares

close 0/500