Contra los Dioses

Disuasión del Hada del Hielo
Cuando escuchó lo que Moshan había dicho, ¿cómo podía Xiao Kuangyun atreverse a ser engreído? Rápidamente puso freno a su arrogancia y levantó la cabeza para hablar, "Así que en realidad es el Hada Chu del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, el nombre de este joven es Xiao Kuangyun. Haberte encontrado accidentalmente aquí es la gran fortuna de este Kuangyun. Pero, ¿por qué el Hada Chu decidió descender personalmente a esta pequeña Ciudad de las Nubes Flotantes en el día de hoy? ¿Podría ser que sea un asunto importante? Mi padre siempre ha sido muy cortés cuando se encuentra con un Hada del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo. Si hay algo en lo que pueda ayudarla, el Hada Chu no debe dudar en hablar". Después de escuchar las palabras "Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo" de la boca de Xiao Kuangyun, todos se quedaron atónitos al instante y se pudo escuchar el sonido de sus gargantas tragando saliva. Esta pequeña Ciudad de las Nubes Flotantes había recibido la visita de un Hada... Normalmente, incluso las sectas de tercera categoría mantenían este lugar bajo su desprecio, pero hoy, no sólo han venido los miembros de la Secta Xiao, ¡incluso el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo ha enviado gente! No era de extrañar que esta mujer hubiera surgido de una manera tan extraordinaria, ya que tenía una belleza fuera de este mundo, y también utilizaba la Técnica Profunda de Flotación. Ella era en realidad una persona del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, y su estatus dentro del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo no era nada bajo! De lo contrario, Xiao Kuangyun, como hijo del maestro de la secta Xiao, no se esforzaría en ser tan cauto y educado. "¿Por qué he venido aquí?". Chu Yueli respondió fríamente, "Tú, Secta Xiao, incluso estás intimidando a mi discípula, no me digas que quieres que te observe en silencio y te permita humillarla". "¿Tu discípula?". Xiao Kuangyun miró fijamente durante un momento, y después adoptó una mirada de miedo, "Hada Chu, la discípula de la que hablas.... podría ser... Xia Qingyue?". Mientras decía eso, Xia Qingyue se acercó a Chu Yueli y respetuosamente dijo, "Maestra". Esa simple palabra causó que la cara de Xiao Kuangyun se convulsionara ferozmente mientras Xiao Yulong caía en un completo aturdimiento. Todo el Clan Xiao y los varios nobles de la Ciudad de las Nubes Flotantes se quedaron mudos, sorprendidos hasta el punto de que sus corazones casi se habían detenido. ¡Cielos! ¡La hija del Clan Xiao era en realidad discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo! ¡Inesperadamente, un discípulo del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo había estado todo el tiempo dentro de esta Ciudad de las Nubes Flotantes! Los rostros de aquellos que miraban a Xia Qingyue habían cambiado para quedar incomparablemente sorprendidos y asombrados. Las miradas de los que miraban a Xia Hongyi también habían cambiado abruptamente. Xiao Yulong permaneció allí durante un momento, y luego de repente se llenó de un sudor frío. Xia Qingyue era en realidad una discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo... En el pasado, llegó a intentar abusar de ella, pero ella le había enseñado una lección que le había llevado a una situación incómoda. Su corazón todavía guardaba ese resentimiento, pero cuando lo pensó, ¡volver a vivir eso era simplemente demasiado! Haber intentado tomarse libertades con una discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo... ¿cuántas personas en el Imperio del Viento Azul tendrían esa clase de coraje? Eso no era nada comparado con la forma en que Xiao Che y Xia Qingyue habían sido separados. Este fue el plan que ofreció a Xiao Kuangyun, para que Xiao Kuangyun pudiera obtener Xia Qingyue después de la partida de Xiao Che, que había fallado miserablemente.... Si el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo se enteraba de esto, estaba prácticamente condenado a una muerte segura. Cubierto por su frío sudor, Xiao Yulong miró hacia la dirección de la cara de Xiao Kuangyun que estaba desprovista de color. "Así que... resulta que Xia Qingyue es su noble discípula, no era consciente de esto, lo que resultó en este malentendido". Si fuera el discípulo de su Secta Xiao, Xiao Kuangyun nunca dejaría pasar esto. ¡Pero el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo era diferente! Los del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo no eran una secta relacionada con la sangre. Sus discípulos eran todas mujeres, seleccionadas entre las que tenían las mejores aptitudes del Imperio del Viento Azul. Como resultado, eran la secta más pequeña de las cuatro principales. Sin embargo, aun así se clasificaron en segundo lugar entre las Cuatro Sectas Principales, lo que indicaba claramente su extraordinario nivel de habilidad. La aptitud de cada discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo era extremadamente alta, y ninguna era mediocre. Todas y cada uno de ellas recibían la protección de su Palacio Inmortal. Si alguien provocaba a sus discípulos de la Secta Xiao de una posición más baja, quizás sólo sería un asunto trivial. Pero para provocar al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo.... incluso si fuera la discípula de nivel más bajo, el Palacio Inmortal no cedería, no daría una respuesta satisfactoria, ¡y de ninguna manera los abandonaría! “¿Malentendido? Es mejor si es sólo un malentendido. ¿Vas a seguir insistiendo en destrozar el certificado de matrimonio de mi discípula?", preguntó Chu Yueli con una expresión indiferente mientras bajaba la mirada y nadie se atrevía a mirarla, cara a cara. Aunque sólo era una mujer, todos los hombres presentes la consideraban un Hada del Palacio de la Luna. Como hombre común, se avergonzaban de su inferioridad y sentían la brecha entre ambos; era fundamentalmente imposible para ellos atreverse a echar más de un vistazo. "Claro que fue un malentendido”, Xiao Kuangyun razonó con calma. "Pero, estoy desconcertado por un asunto.... Aunque no sepa muchas cosas, se que las Hadas del Palacio Inmortal de Nube de Hielo tienen prohibido ser apasionadas, y tienen que suprimir sus deseos. Nunca se les permite casarse, sin embargo, ¿por qué se le permitió a esta Xia Qingyue a...?". "Hmph! Aunque el arte de las nubes congeladas de mi palacio requiere de hecho autocontrol y abstinencia, nunca prohibió a los discípulos casarse. Qingyue se unió a mi Palacio Inmortal a la edad de doce años, pero siempre fue reacia a seguirme hasta el Palacio Inmortal. Fue simplemente por la espera de casarse con Xiao Che a la edad de dieciséis años. No fue por pasión, sino por su bondad y compromiso. Ante tan pesada rectitud y naturaleza genuina, mi Palacio Inmortal naturalmente no impediría esto; incluso si mi Palacio Inmortal prohibiera el matrimonio, esta podría ser la mayor excepción. Joven Maestro Xiao, ¿tiene alguna otra pregunta?". Chu Yueli respondió fríamente. Ella habló en voz baja, y todas sus palabras se quedaron en los oídos de sus oyentes, atadas con hielo. Hacía que el corazón sufriera un frío incontrolable que no permitía que uno se atreviera a tener pensamientos refutables. "No, no, esto fue realmente un malentendido", Xiao Kuangyun dijo rápidamente. No tuvo más remedio que volverse hacia Xia Qingyue y decir, "Hada Xia, en ese momento, no sabía que eras una discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo. Si te ofendí de alguna manera, por favor no te lo tomes a pecho". El estatus de ser el hijo del Maestro de la Secta Xiao era obviamente más alto que el de una discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, pero con Chu Yueli aquí, no tenía otra opción que conocer su lugar. Este era un lugar discretamente remoto, por lo que sólo Xiao Moshan, Xiao Ba, y Xiao Jiu se encontraban a su lado. Si molestaba a Chu Yueli de cualquier manera y la hacía infeliz, podrían ser completamente exterminados en su camino de vuelta a casa. Serían destruidos sin dejar rastro, y sólo resultaría en una muerte en vano. Antes de llegar a este basurero, ¿cómo podría haber anticipado la inesperada aparición de una persona de semejante estatus como Chu Yueli? Su deseo de tener a Xia Qingyue era ahora imposible y había desperdiciado medio día de planificación. Frente a Chu Yueli, no tuvo más remedio que retener lo que deseaba y su corazón se ahogó en la opresión. Mientras su pecho se agitaba, volvió su mirada hacia Xiao Lingxi.... Aunque Xia Qingyue ya era una causa perdida, ¡había otra! Chu Yueli protegería a Xia Qingyue pero no protegería a Xiao Lingxi, ¡una extraña! De lo contrario, ella habría aparecido cuando Xiao Che había sido expulsado en lugar de aparecer sólo cuando las miradas se dirigían a Xia Qingyue. De hecho, en lo que respecta a Chu Yueli, ella sólo cuidaba de Xia Qingyue. En cuanto a otras personas con las que no tenía relaciones, simplemente no le importaba nada. Además, no tenía ninguna razón y menos aún la obligación de interferir. "¡Con la visita del Hada Chu, se puede considerar que el Clan Xiao ha sido agraciado con la luz de su presencia! Y así, deberíamos comenzar el negocio por el que estamos todos aquí hoy". La complexión de Xia Kuangyun cambió cuando su mirada apuntó hacia Xiao Lingxi, "Así que ahora... ¡Xiao Ba, Xiao Jiu! ¡Primero, capturen a la ladrona que robó el Polvo de Apertura Profunda! ¡Mañana la delincuente será llevada de vuelta para que la Secta Xiao se ocupe de ella!". La sentencia, "mañana la delincuente será llevada de vuelta para que la Secta Xiao se ocupe de ella", una vez más permitiría a los tontos entender la razón obvia detrás de la despreciable y desvergonzada obra de Xiao Kuangyun. Aunque esta acusación escénica ya había sido expuesta por Xiao Che delante de todos, fue suprimida bajo la absolutización de la Secta Xiao, y Xiao Kuangyun simplemente continuó ejecutándola sin demora. "¡Sí, Joven Amo!". Xiao Ba y Xiao Jiu bajaron de la plataforma al mismo tiempo y se acercaron a Xiao Lingxi. "¡Maestra!". Al ver eso, Xia Qingyue inmediatamente insinuó a Chu Yueli con una mirada significativa, esperando que ayudara a proteger a Xiao Lingxi.... Al menos, para no dejar que Xiao Kuangyun se la llevara. Sin embargo, Chu Yueli permaneció inmovil, y no respondió. La expresión de Xia Qingyue se volvió aún más ansiosa al decir, "Maestra, usted también ha visto cómo Xiao Kuangyun me miraba hoy; Xiao Che fue expulsado y tuvo que sufrir por nuestra implicación. Antes de irse, me pidió que protegiera a su abuelo y a su tía pequeña. Yo acepté... Considere esto como la última cosa que haré por él; después de este asunto, seguiré inmediatamente a la Maestra de vuelta al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, permaneceré en el Palacio Inmortal, y meditaré para cultivar en los caminos de lo Profundo.... ¡Pido a la Maestra que cumpla con esta petición!". Los ojos de Chu Yueli brillaban y se movían ligeramente mientras dejaba salir un suave suspiro. Ella levantó su mano derecha y la agitó suavemente. En una fracción de segundo, una corriente de aire frío apareció abruptamente. Xiao Ba y Xiao Jiu sintieron de repente un escalofrío y se detuvieron en su camino, sin atreverse a aventurarse más allá. Inmediatamente se produjo un sutil cambio en el cutis de Xiao Kuangyun mientras respiraba profundamente, "Hada Chu, ¿qué significa esto? El Hada Chu había criticado la participación de mi Secta Xiao en la aventura matrimonial de su noble discípula.... Sin embargo, cuando estamos manejando mi asunto de la Secta Xiao, ¿el Hada Chu todavía planea intervenir?". "¡No! No tengo ningún interés en involucrarme en el asunto de tu Secta Xiao”. Chu Yueli dijo tranquilamente con una expresión indiferente que no vaciló, "Simplemente estoy un poco desacostumbrada a estos asuntos, y como resultado, me moví a mi gusto. Ya que dijiste que este es un asunto de tu Secta Xiao, ¿entonces Xiao Lingxi es una de las personas de tu Secta Xiao?". Xiao Kuangyun agitó la cabeza, "¡No! ¡Lo que ella hizo fue robar era el Polvo de Apertura Profunda de mi Secta Xiao!". "Pero por lo que había oído antes, el Polvo de Apertura Profunda fue un regalo que trajiste de la Secta Xiao que ya habías dado al Clan Xiao ayer. ¿Qué, los regalos que ya has dado, todavía pertenecen a tu Secta Xiao? Si este asunto se extendiera, ¿no te preocupa ser ridiculizado por los demás?", Chu Yueli dijo sin rodeos. Xiao Kuangyun inmediatamente abrió los ojos y se quedó sin palabras. "Xiao Lingxi es una persona del Clan Xiao, no tu Secta Xiao. El Polvo de Apertura Profunda ya se ha convertido en posesión del Clan Xiao y ya no pertenece a tu Secta Xiao. En ese caso, incluso si Xiao Lingxi ha robado el Polvo de Apertura Profunda, es responsabilidad del Clan Xiao administrar el castigo. Este asunto no tiene absolutamente ninguna relación con tu Secta Xiao". Chu Yueli inclinó sus ojos y miró a Xiao Yunhai. Era sólo una mirada, pero hizo temblar todo el cuerpo de Xiao Yunhai e inconscientemente le hizo reducir su altura a la mitad. Chu Yueli continuó ligeramente, "Maestro del Clan Xiao, ¿cómo manejas una situación en la que el culpable de un robo es uno de los miembros del Clan Xiao?". Xiao Yunhai miró a Xiao Kuangyun y apretó los dientes mientras se veía obligado a fingir su calma, "Si un hijo de este Clan es culpable de un robo... El castigo más leve sería un aislamiento de tres meses en las montañas traseras... Lo que Xiao Lingxi había robado era el importante tesoro de la Secta Xiao, por lo que debería recibir el mayor de los castigos... Debería ser un confinamiento de quince años en las montañas traseras. En esos quince años, no se le permite ni siquiera pensar en caminar medio paso más allá de la de la montaña trasera". Xiao Yunhai miró hacia otro lado y no habló más. "¿Entonces por qué estás mirando fijamente? ¿No vas a encerrarla dentro de las montañas traseras?". ¡La cara tranquila y serena de Xiao Kuangyun aulló de rabia! A pesar de que su corazón fue humillado sin querer, aunque era más tonto que antes, todavía entendía que Chu Yueli había perdonado una parte considerable de su reputación. De lo contrario, era posible que ella expusiera directamente sus acusaciones, lo que al mismo tiempo, le haría incapaz de obtener Xiao Lingxi, y lo avergonzaría públicamente lo suficiente como para que no pudiera salir de la plataforma. Aunque Chu Yueli no expuso públicamente a Xiao Kuangyun y no restauró la inocencia de Xiao Lingxi, aun así hizo que Xiao Lie la respetara profundamente mientras su corazón se llenaba de gratitud. Esta digna Hada de las Siete Hadas de las Nubes de Hielo era una persona de carácter honorable que dio un paso al frente por una chica del Clan Xiao. Esto podría ser considerado como una extrema benevolencia, un gran favor, y una enorme cantidad de bondad.... Como mínimo, ella había evitado la pesadilla de que Xiao Kuangyun se llevara a Xiao Lingxi de vuelta a la Secta Xiao. "Yo también engañé al Clan Xiao durante más de diez años, por lo que debería sufrir el mismo severo castigo". La tez de Xiao Lie permaneció serena y habló con indiferencia mientras observaba al Cuarto Anciano Xiao Cheng que se acercaba. En presencia de Chu Yueli, ¿cómo podría Xiao Cheng atreverse a ser imprudente? No se atrevió a decir ni una sola frase y cedió a las normas de la sociedad mientras conducía a Xiao Lie y Xiao Lingxi hacia la dirección de las montañas traseras. Aunque finalmente terminó en un miserable confinamiento de quince años, Xia Qingyue entendió que esta situación que Chu Yueli había logrado era su límite absoluto. Era obvio que la petición espontánea de Xiao Lie de ser confinada a las montañas traseras era acompañar a Xiao Lingxi, y al mismo tiempo, protegerla de cualquier daño. Tal vez en el caso de la seguridad, no había necesidad de preocuparse. En cuanto a lo que vendría después, no les quedaba otra opción más que cuidar de su propio destino. "En ese caso, esencialmente no hay razón para que mi discípula y yo nos quedemos más tiempo aquí". Después de que Xiao Lingxi y Xiao Lie fueron llevados a las montañas traseras, Chu Yueli habló con indiferencia, "Joven Maestro Xiao, después de que haya dejado la Ciudad de las Nubes Flotantes, todavía estaré cerca... Qingyue, vámonos". Las últimas palabras que Chu Yueli había dicho hicieron que Xiao Kuangyun apretara secretamente sus dientes... "Después de que hayas dejado la Ciudad de las Nubes Flotantes, todavía estaré cerca". Era obvio que sus palabras le advirtieron que no se metiera con Xiao Lingxi. Aunque ella simplemente lo dijo por la seguridad de Xiao Lingxi, ya que quería protegerla, era inevitable que esta protección durara hasta el final. Después de que Chu Yueli se fue con Xia Qingyue, Xiao Kuangyun golpeó fuertemente y rompió despiadadamente la manija del asiento. La silla del gran maestro vibró conmocionada y se rompió en pedazos de madera. Tenía la impresión de que obtendría dos bellezas que eran devastadoramente bellas como para causar la caída de una ciudad o un estado, y no esperaba que este plan se convirtiera en un esfuerzo inútil. El resultado fue simplemente la expulsión de un don nadie insignificante y el confinamiento de dos personas dentro del Clan Xiao, a nada más que un desfiladero de la reflexión. ¡Fue absoluta, completa y fundamentalmente diferente del resultado que él había deseado! En ese momento, no era consciente del hecho de que no sólo había fracasado en obtener lo que quería, ¡sino que había traído un desastre, similar al de un ahogamiento, sobre él y toda la Secta Xiao!
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500