El Heroe Traidor

Capitulo 15
(Punto de Vista de Shiro) Comenze a quejarme mientras me retorcia en el suelo, fue una horrible caida y no ayuda que mi cuerpo ya este bastante herido. Y todavia fue peor ya que Nicolette habia caido sobre mi espalda, intente moverme para que reaccionara y se quitara de encima pero parecia estar congelada. Mire a los lados intentando saber donde estabamos, sabia perfectamente que era un bosque espeso pero no tenia ni idea sobre porque llegamos aqui. Solo se que Nicolette tenia un cristal en su mano y este brillo antes de traernos aqui, luego le preguntare que era eso... -Shiro, ¿estas bien?- pregunto quitandose de encima lo cual agradeci enormemente. -Creo que tengo una pocion de salud para tu herida...- Nicolette uso su almacen de objetos y hizo aparecer de la nada un pequeño frasco con liquido rojo en su interior, ella lo abrio y lo acerco a mi boca para beberlo. Era muy amarga pero no me quedaba de otra, poco a poco senti como la herida de mi abdomen se curaba levemente y detenia el sangrado y los moretones de mis brazos se desvanecian. -Era la mas fuerte que tenia, todas las que quedan son de Rango D...- dijo sacando varias pociones de su almecen de objetos. No podia quejarme, aun dolia pero nada comparado a antes de beberla. Me puse de pie y estire mis musculos lentamente, sera mejor que comenzemos a movernos si ahora queremos salir de aqui. -¿Donde estamos?- pregunto Nicolette mirando a los lados bastante nerviosa a lo que yo pregunte. -¿No sabes donde estamos?- Nicolette nego con la cabeza cabizbaja. -Ese cristal nos trajo a un lugar completamente aleatorio del mundo, el rey no mentia sobre eso...- dijo en voz baja y voltee a verla. -¿Eso hacia ese cristal?- pregunté y Nicolette asintio. -¿Algo mas que debas decirme o ponerme al tanto?- pregunte dudoso, al parecer ella sabia mucho mas que yo sobre lo que paso. -Primero, use un tipo de cristal de teletransportacion que nos llevo a un lugar totalmente aleatorio del mundo, podemos asegurar que estamos lejos de Celes y todos los demas, segundo, no tengo ni idea de donde estamos, al igual que tu estoy muy confundida de donde estamos y tres, no creo que esto este tan mal, solo busquemos una salida y ya esta...- Me quede mirandola y en parte me alegre sobre que ahora estamos lejos de todos los problemas pero ahora tenemos un problema mayor. Estamos en un lugar desconocido sin nada para guiarnos y totalmente solos. -Bueno, entonces hay que comenzar a buscar una salida a este bosque, ¿vamos?- Nicolette asintio y comenzo a seguirme mientras me adentraba dentro del bosque. Era un bosque espeso, habia tantos arboles que el sol no llegaba al suelo lo que hacia que todo se viera oscuro y tenebroso. Caminamos durante varios minutos en los que estuvimos en total silencio, no sabia como comenzar a hablar con Nicolette, pase tiempo encerrado y ahora que estaba conmigo no sabia que decirle. Aparte no tenia nada que decir por lo que me mantuve en silencio varios minutos mas, ella en cambio en ocasiones comenzaba a tararear una cancion para romper el silencio lo cual agradecia. *Gruñidos* Me detuve en seco al escuchar gruñidos a nuestro alrededor, no eran gruñidos que indicaran que se trataban de algo pequeño sino algo enorme. No estaba en mi mejor condicion para pelear por lo que me pegue a Nicolette y entre los dos comenzamos a mirar alrededor. Ninguno de los dos tenia arma para defenderse, Nicolette tenia sus brazaletes pero su energia era tan baja que dudo que pueda utilizarlos. *Golpe* Una criatura extraña salio entre los arbustos y fue directo hacia mi para embestirme, coloque mis dos brazos para cubrir el golpe pero estos aun seguian lastimados por lo que termino por derribarme. Nicolette corrio a mi auxilio mientras la bestia volvia a esconderse entre los arbustos, se coloco frente a mi y alzo los brazos lista para pelear. Se muy bien que ella no esta acostumbrada a pelear y sus estadisticas de fuerza fisica me dicen a gritos que nunca a peleado mano a mano. *Zumbido* Nicolette creo una espada negra a partir de su mano y se coloco lista para cortar lo que viniese hacia ella, retiro lo dicho... La bestia volvio a salir de los arbustos pero esta vez abriendo la mandibula con la intencion de morder a Nicolette pero lo unico que se llevo fue un corte en la oreja. Esa habilidad es genial... La bestia perdio la concentracion y se detuvo a ver su oreja en el suelo, me dio tiempo para analizar lo que era... Nombre: ---- Lv.7 Raza: Bestia Estado: (Saludable)(Enfurecido) Habilidades -Camuflaje Lv.2 -Mordida Rabiosa Lv.1 Nivel de Poder: 550 No es tan fuerte como pensaba, creo que podemos vencerlo si trabajamos juntos.. Ya viendolo de cerca podia notar que no era tan grande como pensaba, calculaba que su estatura de pie era de casi dos metros pero en cuatro patas media solo un metro. Estaba cubierto de pelo marron y su rostro era parecido al de un oso menos por los ojos que eran de color verde brillante. Me puse de pie y comenze a fijar mi mirada en el para no perderlo de vista, era rapido pero podia seguirlo con dificultad. -Cuando venga hacia mi lo tomare entre mis brazos y tu lo mataras con tu espada..- dije en voz baja mientras giraba manteniendome de frente con la bestia que corria a nuestro alrededor. Nicolette asintio y fue entonces que hize una finta haciendo que la bestia saltara hacia mi y usando mi agilidad tome su pata delantera y lo derribe en el suelo para luego tomarlo fuertemente del cuello. -Ahora..- dije a lo que Nicolette dudo un par de segundos antes de clavar su espada en el cuerpo de la bestia haciendo que rugiera de dolor. Usando toda mi fuerza comenze a asfixiarlo hasta que dejo de moverse y su respiracion se detuvo. -Bien hecho...- la felicite antes de tirarme al suelo junto con ella. Mi brazo derecho estaba cubierto de sangre al igual que mi pantalon, nunca me acostumbraria a la sensacion pegajosa que deja la sangre en la piel por lo que intente limpiarme como pude. Nicolette me miraba fijamente sin decir nada lo que lo hacia un poco incomodo, intente no mirarla mientras hacia mi mayor esfuerzo por quitarme toda la sangre posible. -¿Desde cuando estas asi?...- pregunto en voz baja haciendo que volteara a verla con una ceja levantada. -¿Como asi?- Ella señalo mi cuerpo a lo que yo entendi de inmediato, no sabia que contestarle sinceramente, supongo que es normal cuando te esfuerzas demasiado todos los dias... -No lo se... no tenia el tiempo para fijarme como mi cuerpo cambiaba...- dije apretando los brazos haciendo que mis musculos se tensaran. -Aparte no hay espejos en el calabozo...- Nicolette rio por mi comentario y al poco tiempo comenze a reir junto con ella, almenos el ambiente ya no estaba tan tenso... Seguimos caminando durante otro rato mientras conversabamos sobre lo que habia pasado durante el tiempo que no estuvimos juntos. Mas bien era ella quien me contaba sobre lo que habia aprendido sobre este mundo, yo solo me dedicaba a escucharla con atención y en ocasiones preguntando algo que llamaba mi atencion. El tiempo paso volando y con este la noche no tardo en llegar, le dije a Nicolette que buscara algun lugar para poder dormir seguros en lo que yo buscaba algo para poder comer. No tarde mucho en encontrar algunas frutas extrañas que lucian apetecibles y Nicolette en encontrar un arbol bastante alto y con ramas lo sificientemente anchas para dormir comodamente. Tome a Nicolette y hize que se sujetara en mi espalda para que pudieramos subir sin problemas, en pocos minutos estabamos casi en la parte mas alta del arbol con comida y refugio. -Haces parecer facil subir el arbol...- dijo Nicolette nerviosa intentando acomodarse en la rama. Podia notar su nerviosismo, sus nudillos estaban blancos por la fuerza con la que se sujetaba de las ramas para no caerse. -No mires hacia abajo, sino entraras en panico por la altura- la regañe moviendome agilmente por la rama llegando a ella para ayudarla a acomodarse. -Aparte si llegas a caerte, te atrapare- Nicolette sonrio y se recosto en la rama ya mas segura, tomo una fruta y despues de verla un par de segundos le dio una mordida. -Agh- se quejo mientras hacia una mueca. -Es muy acida...- Comence a reir por su reaccion y ella comenzo a mirarme con los ojos entrecerrados. -¿Te divierte?- me amenazo a lo que yo tome una fruta diferente y la mordi. -Puaj- Demasiado agria... Ahora fue Nicolette quien comenzo a reirse mientras yo dejaba caer del arbol la fruta insipida. Ninguno de los dos se atrevio a comer otra fruta por lo que nos fuimos a dormir, tendre que buscar algo de comer mañana...
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
El Heroe Traidor

Populares

Populares

close 0/500