Especialista en Fortalecimiento de Objetos

La crisis se aproxima
Al ver lo humilde que era Bai Yunfei, Hong Yin inesperadamente se sintió avergonzado. Con una sonrisa en su rostro, dijo: "No tienes que ser tan educado, Yunfei. Tampoco hay nada malo en que seas tan cauteloso como ahora. Después de todo, si alguien me ayudara sin ninguna razón aparente, también me resultaría muy sospechoso". Asintiendo ligeramente, Bai Yunfei dijo: "Entiendo. Estoy feliz de poder ser amigo de una persona como tú, hermano Hong Yin. Si puedo serte de utilidad en un futuro, ¡definitivamente haré todo lo que pueda para ayudarte!" "Hablaremos de eso más tarde", dijo Hong Yin mientras agitaba su mano. Repentinamente, como si hubiera recordado algo, preguntó: "Por cierto, ¿cómo están tus heridas?" "Mucho mejor. Estoy seguro que estaré completamente recuperado en dos días más". "Eso es bueno. Avísame si tienes algún inconveniente con tu recuperación. Por ahora, estás demasiado débil, por lo que quizás haya algunas cosas que no puedas resolver por tu cuenta…" "Eso haré. Muchas gracias por tu preocupación, hermano Hong Yin". Bai Yunfei sonrió. "Oye, ¿viniste hasta la secta Sauce Verde específicamente para verme o hay otra razón…?" "Podríamos decir que fue por eso. Le había hecho una visita a la líder Mu porque tenía la intención ir a ver como estabas. Ahora me estoy hospedando en la habitación de al lado", dijo Hong Yin mientras señalaba una habitación en el extremo derecho del patio. Bai Yunfei se sorprendió otra vez y, luego de unos momentos, dijo con expresión apenada: "Oh, ya veo. También estaba pensando en ir a visitar a la líder Mu para darle las gracias, pero no sé muy bien donde podría encontrarla. Siento molestarte, hermano Hong Yin, pero ¿podrías llevarme al lugar en donde ella se encuentra?" "Por supuesto, te llevaré. La líder Mu se encuentra en el Pabellón de Hojas Voladoras, al norte de aquí. Vamos". Hong Yin asintió y se dio la vuelta, indicándole a Bai Yunfei que lo siguiera. Luego de agradecerle nuevamente a Mu Wanqing y saludar a Qiu Luliu y Chu Yuhe, Bai Yunfei y Hong Yin regresaron al patio en el ala oeste. Yunfei entró en su habitación y continuó tratando sus heridas. Por la noche, dentro de una mansión extremadamente grande, la cual se ubicaba en la parte noreste de la ciudad Sauce Verde, los pasillos de la misma se encontraban tan iluminados que parecía de día, lo cual contrastaba con el oscuro cielo de la noche. Aquella mansión pertenecía a una de las familias más influyentes dentro de la ciudad Sauce verde, la familia Long. En aquel momento, el líder de la familia Long, Long Bai, se hallaba respetuosamente sentado en el lado izquierdo de una gran mesa. Frente a él, inesperadamente, estaba el líder de la secta Glacial, Yu Fei, junto con Liu Cheng y Zhang Zhenshan, los cuales ocupaban los asientos a los extremos de su líder. Otras dos personas también formaban parte del grupo en la parte frontal de la mesa. La persona del lado derecho era un delgado hombre de aproximadamente cuarenta años, el cual se acariciaba suavemente la barbilla con una expresión arrogante en su rostro. A su izquierda, sin embargo, estaba otra persona completamente envuelta en una túnica negra, imposibilitando el ver su rostro. No obstante, a juzgar por su figura, debía tratarse de un hombre. Permaneció en silencio, emitiendo en otros un sentimiento de surrealismo. De no observársele directamente, cualquier habría sido incapaz de sentir su presencia en la habitación. "Estamos muy agradecidos por su apoyo, Yang Lin. La secta Sauce Verde debe de confiar mucho en su ventaja geográfica como para proteger al asesino de uno de los más destacados discípulos de mi secta, lo cual es realmente desagradable. Esta vez, con su ayuda, ¡definitivamente, podremos hacer justicia! " Yu Fei cruzó las manos, saludando al hombre que acariciaba su barbilla, mientras decía respetuosamente aquellas palabras. Yang Lin agitó su mano de una manera totalmente despreocupada. "No es para tanto. A pesar que aquella secta y la tuya son comparables en poder, ahora que tu secta Glacial ha regresado al control de mi secta Domadores de Bestias, ya no necesitas preocuparte por esa gente otra vez. Con poder unificar todas las otras sectas grandes y pequeñas del norte de la provincia Qing, ya es muy beneficioso para mí". Cuando Yu Fei escuchó a Yang Lin decir tan naturalmente eso de unificar todas las demás sectas sean grandes o pequeñas, sus ojos se iluminaron de la emoción. Pero, rápidamente reprimió sus sentimientos, y dijo respetuosamente: "Si mi secta Glacial logra expandirse en un futuro, será gracias a la ayuda de la secta Domadores de Bestias. De ahora en adelante, escucharemos cualquier petición que tengan. ¡No vacilaremos, aunque tengamos que poner nuestras manos en el fuego!", dijo apasionadamente. Sin embargo, Yang Lin no reaccionó de la misma manera. Sólo asintió con indiferencia. "Cuando necesite de ustedes en el futuro, se los haré saber". Justo en aquel momento, un ave gris del tamaño de un gorrión entró volando en la habitación. Yang Lin levantó ligeramente sus cejas y extendió su mano para recibirlo. Seguido, con un movimiento de su muñeca, aquella ave repentinamente desapareció. Inclinando su cabeza para observar a Long Bai, expuso: "Maestro Long, mi sobrino finalmente ha llegado. Ordene a sus sirvientes que lo dejen entrar". Long Bai no se atrevió a objetar y se levantó de su asiento, yendo personalmente a darle la bienvenida al sobrino de Yang Lin. Al poco tiempo, regresó acompañado de un joven vistiendo ropas negras negro. Tan pronto como aquel joven vio a Yang Lin, su rostro inmediatamente se llenó de agravio. Acercándose a él, le dijo con lágrimas en sus ojos: "Tío, finalmente has regresado. ¡Tienes que arreglar un asunto por mí!" Él no era otro que Li Long, el discípulo de la secta Domadores de Bestias, quien se había enfrentado antes a Bai Yunfei en el restaurante y terminó recibiendo una lección por parte de Hong Yin. "¿Hmmm?" Estando un poco sorprendido por el extraño comportamiento de Li Long, Yang Lin preguntó frunciendo el ceño: "¿Por qué estás…? ¿Eh? ¿Qué le paso a tu mano?" Li Long sacudió antinaturalmente su mano izquierda y dijo con una expresión dolorida: "Me la han quebrado. Tardaré tal vez diez días en recuperar, o puede que incluso un mes. Además… ¡ese tipo me arrebató mi lobo de trueno!" "¡¿Qué?!" Al escuchar sus palabras, Yang Lin lo fulminó con la mirada. Li Long de inmediato sintió como un aura opresiva lo envolvía. "Tío, yo… no había nada que pudiera hacer al respecto. Ese tipo era muy poderoso. ¡Simplemente no podía vencerlo!" Li Long retrocedió dos pasos. "¡Hmph!" Yang Lin resopló fríamente con disgusto y desvió la mirada. "Dime, ¿qué pasó realmente? ¡Dame todos los detalles!" Li Long no se atrevió a ocultar los hechos y relató cuidadosamente lo que había sucedido en el restaurante aquel día. Todos lo escucharon con atención y curiosidad. Los ojos de Liu Cheng brillaron imperceptiblemente cuando escuchó todo lo sucedido, pero no dijo nada. Una vez Li Long acabó de contar la historia, le suplicó a Yang Lin: "Tío, ¡debes ayudarme a recuperar al lobo de trueno! Si mi padre se entera de lo que paso…" Yang Lin bajó la cabeza en silencio durante un largo momento. Luego, soltando un suave suspiro de frustración, levantó la mirada, dirigiéndose a Yu Fei: "Líder Yu, tal parece que tendremos que retrasar temporalmente nuestros planes de ir a la secta Sauce Verde en busca del asesino. Debo comprobar primero si el hombre mencionado por mi sobrino todavía se encuentra en la ciudad. De ser así, entonces resolveremos este asunto primero, ¿de acuerdo?" Con un suave asentimiento, Yu Fei dijo: "Por supuesto, no hay ningún problema. Le diré a la familia Long que nos ayuden en la búsqueda. Son muy influyentes en esta ciudad, por lo que les será de ayuda". Yu Fei le hizo una señal a Long Bai y este último dijo: “¡Bien! ¡Iré a decirle inmediatamente a mis hombres que hagan todo lo posible para buscar al sujeto que mencionó este joven discípulo!" Por la noche, Yu Fei, Zhang Zhenshan y Liu Cheng se encontraban reunidos en una de las habitaciones de invitados de la familia Long, discutiendo sobre algo en voz baja. "Líder, ¿qué está pasando? ¿Nuestra secta se ha rendido ante la secta Domadores de Bestias? ¿Fue por esta razón que se demoró tanto en venir?" Solo entonces, Liu Cheng expresar finalmente sus dudas. Yu Fei asintió ligeramente: “Correcto. Esto sucedió hace varios días. Esas dos personas repentinamente vinieron a visitarnos y me dijeron que la secta Domadores de Bestias quería que nuestra secta se uniera con la suya y que estaban dispuestos a apoyar el desarrollo de nuestra secta”. Liu Cheng frunció el ceño: "¿Crees que realmente sucedería algo tan conveniente? La secta Domadores de Bestias es una de las diez mejores sectas en el mundo, mientras que nuestra secta Glacial básicamente no tiene reputación fuera de la provincia Qing. Generalmente, es muy difícil conseguir la protección de una secta tan poderosa. Pero, que aquella persona viniera personalmente… ¿Podría ser…?" "Yo sé lo que estas tratando de decir. Pero puedo confirmar que él es realmente perteneciente a la secta Domadores de Bestias. Vi con mis propios ojos que él controlaba a tres bestias de alma al mismo tiempo. Sólo alguien de la secta Domadores de Bestias es capaz de hacer algo así". "¿Oh? Si es así, entonces no debería haber ningún error. ¿Podría ser que a la secta Glacial le haya caído una bendición de los cielos, dándonos una oportunidad de oro como esta? Por cierto, ese extraño hombre de la túnica negra…" "Aquel hombre era muy misterioso. No puedo siquiera saber si pertenece o no a la secta Domadores de Bestias. Él y Yang Lin vinieron juntos, pero apenas si pronunció una palabra y tampoco reveló su poder. Pero, puedo decir con certeza que Yang Lin es muy respetuoso con él. Incluso, parecería vagamente que lo reconociera como su superior". "¿Qué?” Liu Cheng no pudo ocultar su sorpresa al escuchar aquellas palabras, mientras continuaba diciendo: "Yang Lin es un Ancestro de Alma en la etapa Tardía. Si ese hombre es aún más poderoso que él, entonces él es un… ¡¿Superior de Alma?!" Yu Fei asintió ligeramente. "Es muy probable que lo sea. En cualquier caso, ahora que estamos unidos a la secta Domadores de Bestias, eso definitivamente ayudará al desarrollo de nuestra secta en el futuro. Además, ahora también podemos hacer uso de su poder e ir a la secta Sauce Verde para reclamar a aquel hombre". Liu Cheng se quedó en silencio durante unos momentos y dejó escapar un suspiro. “Líder, esta vez no manejé bien el asunto. Ahora, incluso he causado un desacuerdo entre nosotros y la secta Sauce Verde. Estoy muy…” Yu Fei agitó la mano para detener sus palabras, mientras decía con una sonrisa: "No tienes por qué sentirte culpable, anciano Liu. Ya nos topamos con Meng’er en el camino. A juzgar por lo que nos contó, sucedieron demasiadas cosas inesperadas. No se puede culpar a nadie". "¿Te encontraste con Meng’er?” Liu Cheng se quedó aturdido al escuchar aquellas palabras. Yu Fei asintió con la cabeza. "Sí, ella dijo que había terminado con su labor y que quería volver con su madre. Parecía estar un poco deprimida. ¿Sucedió algo?" "No es nada. Es posible que haya estado mucho tiempo fuera de casa, por lo que extraña mucho a su madre…" Liu Cheng no estuvo dispuesto a hablar de lo que le había sucedido a Liu Meng, por lo que rápidamente cambió el tema de conversación. "Por cierto, líder, no le dijiste nada acerca de Bai Yunfei a aquel miembro de la secta Domadores de Bestias, ¿verdad?" "Por supuesto que no. Sólo dije que queríamos atraparlo para vengar la muerte del hijo del anciano Zhang". "Bueno. Es mejor que nadie más sepa sobre ese asunto. A pesar que ahora estamos unidos a la secta Domadores de Bestias, si les hacemos saber sobre esto, eso solo le causara muchos problemas a nuestra secta Glacial…" "Antes de ir a la secta Sauce Verde y reclamar a aquel joven, debemos esperar…" En la secta Sauce Verde, Bai Yunfei se encontraba sentado sobre la cama en su habitación de invitados, con una gran pila de armas y accesorios frente a él. Lentamente, fue fortaleciendo uno por uno. Por el momento, no tenía que preocuparse por su seguridad; mientras permaneciera dentro de la secta Sauce Verde, podría agotar sus energías al emplear la Técnica de Fortalecimiento de Objetos sin preocupación, así conseguiría sanar sus heridas a la vez que mejoraba su Fuerza de Alma. Deseaba recuperarse rápidamente para luego marcharse de la ciudad, rumbo a la provincia Roca del Norte. No quería causarle más problemas a la secta Sauce Verde y esperaba poder irse antes que la secta Glacial hiciera su movimiento. De esa forma, la secta Sauce Verde no tendría que lidiar con una situación difícil. Sin embargo, él no sabía que el enemigo ya estaba poniendo manos a la acción y actuaría antes que pudiera marcharse…
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500