Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Tratamiento de Heridas
Justo cuando Mu Wanqing y You Qingfeng se encontraban hablando sobre Bai Yunfei, un discípulo llegó repentinamente a informar que, aquella persona que les había informado en la tarde sobre la situación en la que se encontraba Bai Yunfei, estaba esperando a las afueras de la secta. "¿Es él?" Mu Wanqing frunció ligeramente el ceño, pareciendo un poco perpleja. You Qingfeng dijo algo dudoso: "¿Para qué ha venido aquí? ¿Podría ser por Bai Yunfei? Sin embargo, según mi análisis anterior, no deberían de tener una relación tan cercana…" Mu Wanqing observó en dirección a la puerta principal y dijo: "De cualquier manera, ya que él vino hasta aquí, creo que lo mejor sería ir a darle la bienvenida…" "Oh, sé a lo que te refieres. También siento lo mismo. Siempre y cuando no tenga malas intenciones, lo recibiremos adecuadamente", dijo You Qinfeng, asintiendo con la cabeza. Luego de esa breve discusión, ambos se dieron la vuelta y se dirigieron hacia la puerta principal. Hong Yin se encontraba aguardando de pie con una sonrisa en su rostro. Cuando vio a aquellas dos personas caminar en su dirección, dobló las manos en señal de disculpa y saludo, diciendo: "Por favor, disculpe mi repentina visita, líder Mu. Me gustaría permanecer en su secta por algunos días. Espero que me permita hacerlo". La sinceridad con la que habló Hong Yin sorprendió a Mu Wanqing. Entonces ella respondió con una sonrisa: "No tienes por qué ser tan educado, joven guerrero. Ahora que has venido hasta aquí, pidiendo ser un invitado, mi secta sin duda te dará la bienvenida. ¿Cuál es tu nombre?" "Hong Yin". "Oh, joven guerrero Hong Yin, ya es muy tarde, por lo que es mejor que descanses primero. Hare que alguien te escolte a una habitación junto a la de Bai Yunfei, ¿le parece bien?", preguntó Mu Wanqing. Hong Yin cruzó las manos otra vez. "De acuerdo. Muchas gracias, líder Mu". Luego de ver a Hong Yin marcharse bajo la guía de un discípulo, Mu Wanqing desvió su mirada para observar a You Qingfeng, quien frunció ligeramente el ceño, como si estuviera reflexionando sobre algo. "Qingfeng, ¿qué sucede?" You Qingfeng se quedó observando en la dirección donde Hong Yin se había ido. "Hong Yin… Creo haber escuchado ese nombre antes, pero no puedo recordar bien…" "¿Oh? ¿Podría ser que sea un excelente discípulo de alguna secta o familia?", preguntó con desconcierto Mu Wanqing. You Qingfeng lo pensó nuevamente durante varios segundos, sin embargo, no pudo recordar nada. Luego, sacudió suavemente la cabeza y dijo: "Quienquiera que sea, podemos deducir que definitivamente es más poderoso que nosotros dos. Sólo que está escondiendo su verdadera fuerza tan bien, que somos incapaces de conocer su verdadera fuerza, lo que también significa que debe ser mucho más poderoso de lo que podríamos calcular… Es mejor formar un vínculo amistoso con esa clase de persona. Incluso si eso no es posible, al menos deberíamos tratar de no ofenderlo de alguna manera… Parece tener en alta estima a Bai Yunfei, pero, ¿por qué razón…?" "Hmmm. Eso también me causa mucha curiosidad", dijo Mu Wanqing con un movimiento de cabeza. "A juzgar por su poder, habría sido más fácil que él mismo hubiera ayudado a Bai Yunfei cuando se encontraba en aprietos. Pero, tal parece que Bai Yunfei no hubiera querido tener que devolver tal favor, por lo que no tuvo más remedio que ayudarlo a través de nosotros, dejándonos ir a rescatarlo. Siento que no debe haber una relación muy profunda entre ellos. Por lo menos, Bai Yunfei todavía no está muy familiarizado con Hong Yin. Pero por alguna razón, Hong Yin se preocupa bastante por él…" You Qingfeng sacudió su cabeza suavemente, diciendo con una sonrisa: "No pienses mucho en ello, Wanqing. No tiene mucho sentido seguir especulando. Ahora que él se está hospedando aquí, esto puede ser beneficioso para nosotros. Si la secta Glacial realmente piensa causar problemas, tal vez él podría ayudarnos. En ese caso, tendremos menos cosas de las cuales preocuparnos, ¿verdad?" "Bueno, en eso tienes razón. Por ahora, vamos a esperar la reacción de la secta Glacial. Y veremos que sucede entonces…" En el patio del ala oeste, en la habitación de invitados, Bai Yunfei se encontraba sentado sobre la cama, perdido en sus pensamientos. Sin embargo, no pareció estar tratando sus heridas en lo absoluto. Era imposible saber que pasaba por su mente en ese momento. Entre tanto, suaves golpes se escucharon provenientes al otro lado de la puerta. Sobresaltado, Bai Yunfei dijo apresuradamente: "Puedes pasar". La puerta se abrió. Qiu Luliu y Chu Yuhe entraron en la habitación. Yuhe estaba sosteniendo un gran recipiente lleno con medicina líquida en sus manos. Ella caminó cuidadosamente hacía Bai Yunfei, le entregó el recipiente y, estando profundamente preocupada, dijo: "Hermano Yunfei, por favor, bebe este medicamento. Te ayudará a sanar tus heridas. Luego, debes canalizar tu Fuerza de Alma para digerir las propiedades medicinales; eso te hará recuperarte más rápido". Cuando Bai Yunfei observó a aquellas dos jóvenes, sus ojos brillaron con emoción ante la bondad de aquellas dos jóvenes. Recibiendo aquel recipiente, bebió el contenido en varios tragos y luego se lo devolvió a Yuhe, diciendo con una sonrisa: "Muchas gracias. No tienen que preocuparse por mí. Estoy bien y pronto estaré mejor". Qiu Luliu asintió con la cabeza. "Bueno, sé que no estás tan débil. Ahora, deberías tratar tus heridas correctamente. Ya no te molestaremos más. Si necesitas algo, búscanos en el Pabellón de Hojas Voladoras, en el tramo izquierdo del patio principal". Posteriormente, Qiu Luliu tiro suavemente de la ropa de Chu Yuhe y ambas salieron juntas de aquella habitación. Bai Yunfei observó detenidamente la puerta cerrada por un tiempo. Al final, soltando un suave suspiro, se sentó con las piernas cruzadas y comenzó a examinar cuidadosamente las heridas de su cuerpo. Dejando a un lado las lesiones que había sufrido al luchar en contra de aquellos dos Guerreros de Alma en la etapa Intermedia, él había sido golpeado por la Palmada Glacial de Liu Cheng dos veces. La primera vez, estaba bien preparado para tomar el golpe. Pero la segunda vez, fue golpeado en la espalda mientras intentaba huir. Aunque Liu Cheng no utilizó toda su fuerza en aquel momento, debido a su repentino cambio de táctica, el golpe aún así infligió un daño extremadamente severo en Bai Yunfei. Sus órganos internos estaban ligeramente dañados, sus costillas delanteras parecían estar levemente agrietadas y, además, había una corriente helada de energía recorriendo su cuerpo. Si está energía continuaba en su cuerpo, perdería sensibilidad poco a poco. Trató de canalizar su Fuerza de Alma para disiparla, pero no consiguió ningún resultado significativo. Con frustración, no tuvo más remedio que usar la lanza Punta de Fuego, haciendo que su ardiente calor se extendiera por todo su cuerpo. Sólo cuando efectuó aquella acción pudo finalmente neutralizar lentamente la energía helada. "No… Aunque parezco ser capaz de neutralizar ese poder utilizando este método, esta situación ya me ha ocurrido antes. Pensé que lo entendía claramente, pero la última vez, si no fuera por la ayuda del anciano Ge, habría terminado en un estado muy desfavorable. Ahora también podría haber energía helada que no puedo detectar dentro de mi cuerpo. Pero no tengo forma de saberlo, así que… ¿debería pedirle ayuda a alguien? Quizás la señora Mu o el señor Quinfeng puedan ayudarme, pero no quiero deber más favores…" Sacudiendo suavemente la cabeza, Bai Yunfei decidió dejar de pensar sobre este ‘peligro oculto’ y se concentró en tratar las heridas que podía sanar por el momento. Al amanecer del día siguiente, cuando la luz del sol entró en la habitación, Bai Yunfei fue abriendo lentamente sus ojos y luego respiró profundamente. Su aspecto había mejorado bastante. Parecía que se había recuperado correctamente. Colocando horizontalmente la lanza Punta de Fuego sobre sus piernas, la guardó posteriormente en su anillo interdimensional y apretó el puño derecho, asintiendo con satisfacción. "La medicina que me dio Yuhe funcionó de maravilla. Si hubiera utilizado únicamente mi Fuerza de Alma para sanar mi cuerpo, habría sido solamente la mitad de eficaz en el mejor de los casos. A juzgar por mi estado actual, me llevará tres días como máximo recuperarme por completo". Justo entonces, tenues golpecitos se oyeron en la puerta, seguidos de la tierna voz de Yuhe. "Hermano Yunfei, ¿ya te has despertado? Te he traído el desayuno". "Estoy despierto. Puedes pasar, Yuhe". La puerta se abrió lentamente y Chu Yuhe entró en la habitación, sosteniendo un cuenco con avena. Sonriéndole a Bai Yunfei, lo depositó sobre la mesa. "Hermano Yunfei, ¿te sientes mejor?" Bai Yunfei sacudió suavemente la cabeza, sonriendo. "Sí. Ya me siento mucho mejor. En dos días más, debería ser capaz de recuperarme por completo. No tienes por qué preocuparte, Yuhe". "Eso es bueno. Debes comer un poco de avena primero y luego puedes seguir tratando tus heridas. También puedes salir a dar un paseo y respirar un poco de aire fresco". "Muy bien. Muchas gracias, Yuhe. Si necesito algo, te lo haré saber", dijo Bai Yunfei, asintiendo con la cabeza. "Entonces… no seguiré interrumpiendo tu tratamiento de heridas, hermano Yunfei. Más tarde, te traeré más comida". Luego de ver a Chu Yuhe marcharse, Bai Yunfei comenzó a comer la avena. Después se sentó sobre la cama y cultivó su Fuerza de Alma durante largo rato. Sin embargo, no dejaba de sentirse incómodo por alguna razón, por lo que no pudo concentrarse del todo bien. Frustrado, no le quedó otra opción que ir a dar un paseo por los alrededores para intentar calmar su mente. Luego de salir de la habitación, miró el panorama; aquel patio en donde se encontraba tenía cinco habitaciones en las proximidades. También se encontraba un pequeño camino pavimentado con losas de piedra. Los extremos estaban llenos de hierba y flores de varios colores, que se balaceaban suavemente con el viento. A primera vista, eran agradables tanto para los ojos como para la mente. Cuando Bai Yunfei quiso acercarse a echar un vistazo, una persona salió de la habitación al lado derecho del patio. Tan pronto como tuvieron contacto visual, Bai Yunfei se sintió sorprendido, y aquella extraña persona le sonrió. "¡Hong Yin! ", exclamó Yunfei con asombro. "¿Por qué estás aquí?" Hong Yin mantuvo su sonrisa al responder: "¿Qué? ¿Acaso no puedo estar aquí?" "Eh. No es lo que quise decir. A lo que me refería es a si eres un discípulo de la secta Sauce Verde". "¿Es alguien que se hospeda en la secta Sauce Verde necesariamente un discípulo de la misma? Tú también te quedas aquí, ¿no? Ja, ja. Sólo he venido para pasar unos días". Bai Yunfei lo miró seriamente. Sin evadir su mirada, Hong Yin también lo observó, pero con una sonrisa. Yunfei rápidamente retiró sus ojos y, luego de reflexionar durante un momento, preguntó: "¿Por qué me ayudas tanto? No deberíamos… tener ninguna relación en especial, ¿verdad?" "Ja, ja, correcto. Anteayer, ni siquiera nos conocíamos". Hong Yin asintió con la cabeza. "Pero, tampoco tienes que sospechar tanto. Al menos, no tengo malas intenciones, ¿verdad?" Viendo que la duda aún permanecía en los ojos de Bai Yunfei, Hong Yin no pudo evitar decir: "Muy bien, te contaré un poco más. Sé que hay alguna conexión entre tú y la secta Fortuna Celestial. Además, el mayor Ge Yiyun personalmente te buscó. Así que deseo ser tu amigo. Tal vez, más tarde, podremos ayudarnos el uno al otro…" "¿Cómo podría ayudarte? Eres mucho más poderoso que yo. ¿En qué te podría ser de utilidad?" "Bueno, eso es cierto ahora. Pero ¿quién podría confirmar si no me serás de ayuda en un futuro?" Bai Yunfei frunció el ceño. Tras de pensarlo un poco, dijo: "De cualquier modo, debo agradecerte por tu ayuda. Si no fuera por ti, no habría podido tomar mi decisión tan fácilmente". Aquella vez, en aquel callejón, Hong Yin le había dicho a Bai Yunfei que cuando estuvo en la Casa del Placer Oculto, Liu Cheng lo observaba en secreto. Además, también le mencionó que la apariencia de Liu Cheng era muy similar a la de Liu Meng, dando a entender que tenían algún tipo de parentesco. Fue sólo gracias a sus advertencias que Bai Yunfei fue capaz de confirmar sus sospechas. Y también, cuando decidió ir a encarar al anciano de la secta Glacial, anteriormente buscó a Hong Yin y le pidió que llevara un mensaje a la secta Sauce Verde, pidiéndole que enviaran gente para ayudarlo. "Ja, ja. Es bueno que puedas confiar en mí, hermanito Yunfei. De hecho, es bueno ser honesto y cauteloso, no hay nada de malo en ello. Pero si eres demasiado hostil y escéptico, parecerás frío y distante, ¿no es así?" Al escuchar las palabras de Hong Yin, Bai Yunfei no pudo evitar sorprenderse. Dobló las manos en gesto de agradecimiento y habló con una pizca de vergüenza en su rostro. “Eh… Muchas gracias por tu consejo, hermano Hong Yin".
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500