Especialista en Fortalecimiento de Objetos

La ayuda llega
Una ráfaga de viento repentinamente asaltó su nuca. Apretando los dientes, Bai Yunfei vertió toda su fuerza de alma en sus piernas y pisó el suelo con ferocidad. Las losas de piedra que conformaban la calle bajo sus pies se rompieron y su cuerpo también se desprendió varias pulgadas en un abrir y cerrar de ojos, gracias a aquel estallido de fuerza de alma. Al ver que su agarre estaba a punto de fallar, Liu Cheng resopló y cambió su agarre a una palma. Su brazo derecho repentinamente se alargó un poco más, permitiendo que su palma golpeara a Bai Yunfei en el medio de su espalda. ¡Él había utilizado la habilidad de alma Golpe del Brazo Largo! ~¡Pam!~ Bai Yunfei escupió otra bocanada de sangre. Su velocidad nuevamente aumentó, pero esto se debió a que aquel golpe de palma lo había impactado fuertemente, enviándolo a volar hacia delante unos diez metros, antes de caer tirado en el suelo. Los ojos de Liu Cheng se tornaron fríos como el hielo. Sin desacelerar su paso, rápidamente se acercó Bai Yunfei, con la intención de querer agarrarlo. Sin embargo, cuando estaba a sólo tres o cuatro metros de distancia de Bai Yunfei, su expresión repentinamente cambió. ¡Inesperadamente, Liu Cheng detuvo sus movimientos y se apresuró a retroceder de inmediato! En el momento en que se retiró, un silbante sonido provino de la distancia, a través de la oscuridad. Un destello de luz fría se acercó a él y, en un abrir y cerrar de ojos, aterrizó en el lugar en donde se encontraba hace tan solo unos momentos antes. Una espada de un metro de largo había penetrado en la losa de piedra. Su empuñadura estaba temblando ligeramente, creando pequeños zumbidos. Liu Cheng se quedó observando aquella espada con cautela. “¡¿Quién se atreve a profanar el territorio de mi secta Sauce Verde?!” Una pregunta fue gritada y, entonces, varias siluetas repentinamente aparecieron en su campo de visión. A juzgar por sus apariencias, todas eran mujeres. Todas ellas vestían hermosas ropas blancas, adornadas con varios trozos verdes, los cuales parecían bellas hojas de sauce. Mientras caminaban, sus faldas se balanceaban ligeramente, haciendo que aquellas hojas de sauce revolotearan con el viento, emanando una tenue sensación bajo la débil luz de la noche. “¡Es la secta Sauce Verde!” Los discípulos de Liu Cheng se quedaron estupefactos. La expresión de Liu Cheng se tornó cada vez más severa. Aquel grupo de personas tampoco reaccionó de manera lenta en lo absoluto. Para cuando Liu Cheng pudo divisarlas claramente, ellas ya se encontraban al lado de Bai Yunfei. Dos hermosas figuras se precipitaron hacia él y lo ayudaron a levantarse del suelo. “Por fin vinieron…” Bai Yunfei limpió la sangre de las comisuras de su boca y miró a Qiu Luliu y Chu Yuhe, que eran las que lo estaban ayudando a levantarse. Dando una débil sonrisa, una extraña idea surgió en su mente: “¿Por qué los ayudantes siempre entran en escena en los momentos más críticos? ¿Por qué no pueden aparecer antes? De esa manera, no habría tenido que recibir aquella última palmada…” Chu Yuhe observó a Bai Yunfei, el cual tenía una extraña expresión en su rostro, con unos grandes ojos cristalinos por las lágrimas acumuladas, casi a punto de llorar, y preguntó ansiosamente: “¿Estás bien, hermano Yunfei? ¿Estás seriamente herido? Por favor, no me preocupes de esa manera…” Sorprendido, Bai Yunfei miró a aquella niña ansiosa y le sonrió entre dientes, diciendo: “Estoy bien, no te preocupes. Solo estoy un poco herido, pero no es tan grave”. Luego de decir aquellas palabras para confortarla, él dirigió su mirada a Qiu Luliu, quien también lo observaba con una expresión profundamente preocupada, también le sonrió y le dijo: “Muchas gracias, Luliu…” “No tienes por qué agradecerme, Yunfei. Después de todo, eres el hermano de Yuhe”. Qiu Luliu sonrió y luego observó a una mujer de mediana edad, la cual estaba de pie frente a Bai Yunfei, mientras decía: “Ella es mi tía Mu Feng, una anciana de la secta Sauce Verde. Mi maestra le dijo específicamente que me acompañara para ayudarte”. Mu Feng inclinó un poco la cabeza para echar un vistazo a Bai Yunfei. Asintiendo levemente, la anciana se dio vuelta y levantó la cabeza para observar a Liu Cheng, diciendo con una fría sonrisa: “Me preguntaba quién eras. Resulta que eres Liu Cheng, un anciano de la secta Glacial. ¿Por qué entraste en mi ciudad Sauce Verde sin razón aparente, en vez de cuidar tu secta Glacial? Incluso intentaste dañar al invitado de mi secta. ¿Qué significa esto?” Liu Cheng frunció levemente el ceño, miró a Bai Yunfei por unos segundos y rápidamente desvió su mirada para observar detenidamente a Mu Feng de nuevo. Soltando un suave suspiro, dobló sus manos en señal de saludo y dijo: “Te lo estás tomando muy en serio, anciana Mu. No tenía ninguna intención de ofender a tu secta. Esto es sólo una disputa personal entre yo y este joven. Además, yo no sabía que él estaba relacionado con tu secta, así que…” “¿Ustedes dos tienen una disputa? ¿Qué podría hacer que un cultivador de alma de rango Espíritu de Alma en la etapa intermedia como usted se enfrentara contra solo un joven de rango Guerrero de Alma?”, interrumpió Mu Feng, preguntando con un ligero tono de burla. “Él…” Liu Cheng se quedó sin palabras por un tiempo. Luego de aquella pausa, continuó diciendo: “Él asesinó al hijo del anciano Zhang, perteneciente a mi secta. Así que, he decidido acabar con él…” “¿Oh? ¿Asesinó al hijo de Zhang Zhenshan? ¿Tienes alguna evidencia que lo pruebe?” Mu Feng levantó sus bellas cejas, mientras continuaba diciendo: “Además, ¿por qué no vino Zhang Zhenshan en persona a vengar la muerte de su propio hijo? ¿Por qué tuviste que venir tú en su lugar?” Liu Cheng volvió a quedarse en silencio por unos momentos ante aquellas palabras. Luego, dijo en voz alta: “¿Acaso esto significa que la secta Sauce Verde desea mantenerlo con vida?” “Como dije, este joven es un invitado de la secta Sauce Verde. Mientras permanezca en la ciudad Sauce Verde, mi secta no se quedará de brazos cruzados mientras es lastimado. Si realmente hay una disputa entre él y Zhang Zhenshan, por favor, dígale al anciano Zhang que venga aquí y lo confronte el mismo”. El tono de Mu Feng fue firme. Él era el único anciano en la secta Sauce Verde y era de rango de Espíritu de Alma en la etapa tardía, por lo que era incluso más poderoso que Liu Cheng. Además, en aquel momento, se encontraban en el territorio de su secta. Naturalmente, él no podía mostrar debilidad. Luego de decir aquellas palabras, hizo un gesto con la mano a la multitud detrás de él. Entonces, las mujeres rodearon a Bai Yunfei para protegerlo. Siendo ayudado a mantenerse parado por Qiu Luliu y Chu He, Bai Yunfei y los demás se alejaron lentamente de la puerta occidental de la ciudad. Al ver como se llevaban a Bai Yunfei, los ojos de Liu Cheng brillaron con un rastro de ira. Pero, al notar que Mu Feng lo estaba observando con cautela, finalmente no hizo nada y los vio alejarse con una expresión desagradable. Mu Feng extrajo suavemente la espada del suelo, la guardó en su funda y observó fríamente a los subordinados detrás de Liu Cheng, diciendo con indiferencia: “Anciano Liu, si quieres volver a la ciudad Sauce Verde como nuestro invitado, mi secta Sauce Verde definitivamente le dará la bienvenida, y si tienes tiempo para visitar mi secta, te trataré cortésmente… Sin embargo, si en secreto deseas causar problemas en esta ciudad, considerando inferior a mi secta, ¡entonces, mi secta Sauce Verde no se dejará intimidar! ¡Este lugar no pertenece a tu secta Glacial como la ciudad Montaña Pico Nevado!” Habiendo dicho aquellas palabras, Mu Feng se dio la vuelta y se marchó, sin preocuparse por lo que pensaba la otra parte. El color de la cara de Liu Cheng se alternó entre azul y blanco. La furia lo consumía por dentro, pero no había nada que pudiera hacer al respecto. Ciertamente, aquel lugar no era la ciudad Montaña Pico Nevado. Por el momento, no se atrevió a entrar en conflicto con la secta Sauce Verde. Sólo había traído a dos discípulos de su secta con él a aquella ciudad, con la intención de no levantar sospechas. A pesar de que su plan se había llevado a cabo, esto se había debido a que la familia Long le había prestado sus fuerzas ya que tenía una conexión bastante estrecha con la secta Glacial. “Anciano, ¿qué debemos hacer ahora?” El discípulo a su lado no pudo evitar preguntar, mientras observaba a Liu Cheng permanecer en silencio. Al ver que Mu Feng y su grupo habían desaparecido en a la lejanía, Liu Cheng suspiró frustrado y agitó la mano, diciendo: “Envía a alguien a vigilar de cerca los alrededores de la secta Sauce Verde. Si Bai Yunfei se marcha, ¡infámamelo inmediatamente! Ya está herido. Él debería permanecer en la secta Sauce Verde hasta que sus heridas hayan sanado. Informa al líder sobre la situación aquí de inmediato, para que él decida nuestro próximo movimiento. ¡Hasta entonces, no tomaremos ninguna acción precipitada para no entrar en conflicto con la secta Sauce Verde!” Cuando Liu Cheng condujo a sus subordinados de regreso, él seguía frunciendo el ceño con fuerza, estando muy irritado por dentro. Jamás esperó que el plan que había organizado cuidadosamente fuera arruinado por un accidente tras otro, tanto, que al final no hubo ganancia alguna. “Desde el día en que Bai Yunfei apareció en esta ciudad, ya había enviado a alguien para informarle a la secta. Entonces, ¿por qué el líder aún no ha venido aquí? Es imposible que no tenga algún interés en Bai Yunfei. ¿Podría ser que… algo habría sucedió en el interior de la secta? ¿Por lo que terminó demorándose? Con todo lo que ha estado sucediendo, solo podemos esperar, ya sea que terminemos enfrentándonos o no con la secta Sauce Verde..." Cuando aquel grupo de hombres se alejó lentamente, el silencio volvió a reinar en aquella calle. Desde la entrada de un callejón cercano, una silueta salió lentamente. El cuerpo entero de aquella persona se había escondido en la oscuridad. Había estado observando todo lo que sucedió en la calle desde hace tiempo, sin haber sido detectado por nadie. Aquella persona no era otra que Hong Yin. Él reflexionó durante un tiempo y, luego, se volvió hacia la puerta occidental de la ciudad… Frente a la puerta de la escuela Sauce Verde, Bai Yunfei observó a Mu Wanqing y You Qingfeng. ¿Quién habría pensado que ellos dos estarían esperando a todos en la puerta de la mansión? Bai Yunfei apartó suavemente las manos de las dos jóvenes, las cuales lo estaban apoyando. Con gran dificultad, se paró erguido y dobló las manos ligeramente a toda la multitud, diciendo sinceramente: “Esta vez, tengo que agradecerte por tu ayuda. Si no fuera por ti, habría caído en manos de la secta Glacial, y no sé si hubiera podido sobrevivir a eso”. Mu Wanqing habló con una suave sonrisa: “No tienes que agradecer, Yunfei. Ya que te has convertido en el hermano de Yuhe, es el deber de mi secta ayudarte en todo lo que pueda. Además, como la secta Glacial menospreció a mi secta Sauce Verde, si no hubiéramos tomado ninguna acción, luego de saber que estaban secretamente llevando a cabo un plan en la ciudad, mi secta habría perdido la cara”. Aquellas palabras lo hacían sonar demasiado fácil, pero Bai Yunfei sabía que lo habían ayudado a riesgo de entrar en conflicto con la secta Glacial. Por lo que le habían hecho un gran favor. “Entonces, muchas gracias, líder. Nunca olvidaré la gran ayuda que me ha proporcionado tu secta, pase lo que pase. Más tarde, si tengo la oportunidad, ¡definitivamente lo pagaré!” Luego de decir aquellas palabras, pareciendo haber afectado sus lesiones, no pudo evitar toser un par de veces y la sangre se desbordó de las comisuras de su boca una vez más. Chu Yuhe se puso muy ansiosa de nuevo. Apresuradamente, se acercó y lo ayudó, diciendo entre sollozos: “Hermano Yunfei, por favor, deja de hablar. Date prisa y trata tus heridas”. La expresión de Mu Wanqing también cambió ligeramente. No había esperado que Bai Yunfei terminara lesionado tan severamente. Frunciendo levemente el ceño, observó momentáneamente a Mu Feng. Luego de que sus ojos se encontraran, antes de que pudiera preguntar, Mu Feng respondió: “Líder, ya que estábamos esperando afuera de la puerta de la ciudad oeste antes de recibir la noticia, cuando vimos al joven héroe Bai aparecer, mientras era perseguido y atacado por Liu Cheng, ya había…” “Por favor, no culpe al mayor Mu, líder. No lo pensé con cuidado y ya estaba herido antes de que ella llegara”, dijo apresuradamente Bai Yunfei. Luego, se limpió la sangre de las comisuras de su boca y continuó diciendo con cierta vergüenza: “Eh, líder Mu, creo que deberíamos entrar primero. Necesito tratar mis heridas rápidamente. Mañana, vendré a agradecerles a todos”. “Oh, casi se me olvidaba. Luliu, Yuhe, lleven a Yunfei a la habitación de invitados para descansar y luego prepárenle algunas medicinas”. Mu Wanqing sonrió con dulzura y condujo a todos a entrar en la mansión. Luego de que Bai Yunfei fuera llevado a una habitación de invitados, Mu Wanqing y You Qingfeng caminaron lentamente en la otra dirección. You Qingfeng no había dicho nada al principio, pero ahora, le preguntó a Mu Wanqing: “Wanqing, ¿Vale la pena que ayudes a aquel joven de tal manera?” “¿Oh?” Mu Wanqing se sobresaltó y luego, dijo riendo: “¿Por qué preguntas eso otra vez? ¿No te había dicho ya que mientras aquel joven logre algo en el futuro, mi secta también se beneficiará de ello?” “Pero, ahora te has enemistado con una secta comparable a la secta Sauce Verde, y todo fue por su culpa”. “¿La secta Glacial? Ambas somos las dos sectas más poderosas en el norte de la provincia Qing. Por lo que, nunca hubo mucha armonía entre nosotros. Además, jamás dije que tendríamos que enfrentarnos contra ellos. Por el momento, sólo estoy asegurando el bienestar de Bai Yunfei dentro del límite aceptable. Si algo imprevisto sucede más tarde, pensare en otros planes…” Mientras Mu Wanqing hablaba, un discípulo apareció repentinamente para informar que había alguien fuera de la puerta principal que venía de visita. Aquella persona no era otra que la que había venido por la tarde, informándoles de la situación en la que se encontraba Bai Yunfei en aquel momento para que pudieran ayudarlo.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500