Especialista en Fortalecimiento de Objetos

La Conspiración de los Long
Bai Yunfei no estaba usando el Golpe del Brazo Curvo. Lo que hizo fue reforzar y controlar los huesos y músculos de su propio brazo para poder girarlo de manera antinatural, pareciendo imitar la técnica de alma. Aunque esto lo lesionaría, pudo contrarrestar el ataque de su enemigo. ~¡Pam!~ Se oyó un ruido apagado. Y el ladrillo golpeó sólidamente la muñeca de Taogu. Aunque Long Taogu estuvo aterrado en un principio, se sintió aliviado al entender que el golpe del ladrillo solo consiguió desviar su brazo un poco. El dolor en su muñeca tampoco era nada grave, y además, nada extraño sucedió. Después de un instante, con el corazón latiéndole de alegría, Taogu se dijo internamente que se trataba solo de un ladrillo ordinario, y un destello de malicia cruzó sus ojos. Balanceó el brazo, doblándolo en un ángulo imposible otra vez, y trazando un círculo en el aire, atacando el hombro izquierdo de Bai Yunfei. Incluso si se estaba excediendo al utilizar el Golpe del Brazo Curvo varias veces consecutivas, no le importaba mientras consiguiera conectarle un fuerte golpe a su enemigo. Después de haber desviado el brazo de Taogu la primera vez sin que ningún efecto adicional se activara, un rastro de decepción se asomó en el semblante de Yunfei. Y justo entonces vio que su oponente planeaba atacarlo con la misma técnica de alma otra vez. Este segundo golpe iba con potencia y ferocidad; si golpeaba por el extremo del hombro izquierdo, donde la armadura Seda Dorada no alcanzaba a cubrir, posiblemente Bai Yunfei no podría seguir utilizando el brazo durante un corto periodo de tiempo debido a la lesión. No hubo tiempo para pensar. Bai Yunfei apretó los dientes y un toque de locura se entrevió en su mirada. Empleando el mismo truco de antes, cambió el movimiento de su brazo en un abrir y cerrar de ojos, bloqueando el golpe con el ladrillo al último segundo. ~¡Pam!~ Pese a usar el ladrillo como escudo, la fuerza del impacto causó que diera involuntariamente medio paso hacia atrás, entre tanto un fino dolor le surcaba el hombro izquierdo, sin embargo no radicaba en nada serio. Al retroceder, Yunfei sintió la Fuerza de Alma fluir a través del ladrillo. Esto significaba que un efecto se había desencadenado. Lo que no sabía era de cual se trataba... Pero en ese mismo momento, le bastó con levantar un poco la mirada para entenderlo; Long Taogu salió volando para atrás con una expresión de sorpresa. El confiable efecto de ‘lanzamiento’ continuaba activándose con mayor probabilidad que los otros. Dado a que se trataba de una rara y bueno oportunidad, Bai Yunfei no podía desaprovecharla. Tan pronto estabilizó su cuerpo, empleó los Pasos Superpuestos a una velocidad extrema, moviéndose incluso más rápido que Long Taogu en pleno aire. Long Taoyi se precipitó para atrapar a su hermano un poco antes que Bai Yunfei. No obstante, el gran primo recibió de todas maneras el golpe del puño izquierdo de Yunfei al verse incapaz de recobrar el equilibrio a tiempo. Arte de Olas Superpuestas: Puño de los Nueve Pilares. Long Taogu solo pudo cruzar los brazos sobre el pecho y canalizar su Fuerza de Alma para resistir el ataque. Se escuchó un sonido similar a huesos fracturados, y Long Taogu salió disparado de nuevo hacia atrás, pero esta vez acompañado de su hermano Long Taoyi. Yunfei respiró hondo y se detuvo durante un momento. Debido a los dos movimientos que realizó con su brazo derecho para cambiar la dirección de sus golpes con el ladrillo, se vio obligado a utilizar la mano izquierda con el Puño de los Nueve Pilares, lo que era naturalmente incómodo y menos poderoso. Ambos hermanos cayeron varios metros lejos finalmente consiguiendo estabilizar sus cuerpos. El brazo derecho de Long Taogu temblaba ligeramente. Se notaba un gesto de dolor en su cara. No tenía el brazo roto, pero si malherido. Aun siendo una batalla de tres contra uno, se les veía a los miembros de la familia Long inesperadamente en desventaja. Los ojos de Long Taogu estaban llenos de asombro e incredulidad, no sólo por la complicada habilidad de maniobra corporal de su oponente, sino también por el extraño ladrillo en su mano. "¡Ataquemos juntos! ¡Tengan cuidado de no ser golpeados por ese ladrillo!", dijo Taogu a sus familiares al ver como Bai Yunfei cargaba contra ellos nuevamente. Posteriormente, fue el primero en lanzarse al ataque, ignorando el dolor en su brazo. Bai Yunfei sacudió con suavidad la muñeca derecha, sintiéndose mucho mejor. Cierta duda circulaba por su cabeza, pero, no podía darle menos importancia por ahora. La situación estaba a su favor. Necesitaba derrotar a sus tres enemigos para salvar a Liu Meng. La batalla continuó siendo de uno contra tres: los cuatro se movieron alrededor del salón, luchando hasta llegar a un punto muerto. Los oponentes de Yunfei sabían lo importante de evitar hacer contacto con el ladrillo, por lo que actuaban con mucha cautela. Por otra parte, mientras los ataques de sus enemigos entraran en el rango de protección de la armadura Seda Dorada, Bai Yunfei no se veía en la necesidad de esquivarlos a menos que fuera sumamente necesario, y usaba los Pasos Superpuesto si se presentaba el caso. Sin embargo, por la naturaleza del combate, nadie llegaría a obtener la victoria si proseguían de esa manera. Tras varios minutos de lucha, Bai Yunfei finalmente encontró una pequeña oportunidad, comprendiendo el ‘punto débil’ de sus enemigos. Atrajo la atención de Long Taoyi para que le lanzara un puñetazo. Entonces levantó el brazo para bloquear con el ladrillo. El rostro de Long Taoyi cambió de expresión dramáticamente en el momento que su puño impactó con el ladrillo, pensando que saldría repelido por los aires otra vez. Pero después de esperar un instante, no ocurrió nada. Celebró internamente, y entonces sintió un dolor en el abdomen; Bai Yunfei aprovechó para darle una patada. Mientras Long Taoyi salió volando horizontalmente por la fuerza de la patada, Bai Yunfei se giró para resistir un golpe de Long Tao el mayor de lleno en su espalda. Automáticamente se dio la vuelta, dirigiendo el ladrillo hacia el costado derecho de su cara. Lleno de terror y sorpresa, Long Tao se apresuró a esquivar el ataque, pero igual fue alcanzado en el hombro izquierdo. Perdió equilibrio a causa de su precipitado movimiento anterior, queriendo esquivar, y Yunfei ahora dirigía otro golpe del ladrillo directamente a su cabeza. Al ver que Long Tao había sido golpeado, Taogu, a su lado, resopló. Lanzó un puñetazo contra la parte frontal de la cabeza de Bai Yunfei, pero cuando su puño ya iba a mitad de camino, algo sorprendente ocurrió. Sin previo aviso, recibió un sólido golpe en el lado derecho de su cara y su cuerpo salió girando por los aires. ¡Su atacante resultaba ser el propio Long Tao! ¡El efecto de confusión del ladrillo fue activado exitosamente! Bai Yunfei sonrió de alegría. No esperaba que se activara el efecto con el menor porcentaje de probabilidad. Long Tao pensaba atacar a Bai Yunfei, pero no podía apuntar correctamente a su objetivo. Luego de golpear a su gran primo, continuó atacándolo como si estuviera loco. Yunfei se retiró con un salto, esquivando una frenética patada del confundido Long Tao. Sin embargo, Long Taoyi quien regresaba para atacar a Bai Yunfei por sorpresa, no tuvo la misma suerte y recibió otra patada de Long Tao, siendo enviado por los aires una vez más con el rostro distorsionado por la sorpresa. Los tres Long se hallaban separados uno del otro. Los ojos de Yunfei brillaron con astucia. Cuando Long Tao salió de su temporal estado de caos y no entendió que estaba pasando, recibió el Puño de los Nueve Pilares en la boca del estómago, derribándolo varios metros sobre el suelo. Entonces, generando una serie de imágenes residuales, Yunfei se acercó en un abrir y cerrar de ojos a Long Taoyi, trazando una patada a la altura de la cintura, de modo que, aunque pudiese esquivar, no conseguiría mantener el equilibrio. Bai Yunfei no le dio oportunidad de respirar; atacaba ininterrumpidamente. Aunque Long Taoyi se las arregló para evitar la mayoría de los golpes, al final fue alcanzado por el ladrillo y… ¡otra vez fue mandado a volar justamente a donde Long Taogu recién se incorporaba tras haber sido golpeado anteriormente por su primo! Bai Yunfei no disminuyó su velocidad y alcanzó a Long Taoyi en pleno aire. Sujetando el ladrillo con la mano izquierda, los músculos de su brazo derecho se abultaron y lo golpeó en el abdomen. Long Taoyi no pudo resistir el Puño de los Nueve Pilares. Escupió una bocanada de sangre y se estrelló con su hermano mayor. Long Taogu, con ojos horrorizados, rápidamente atrapó a su hermano. Muy agitado, se retiró varios metros de distancia. "¡Espera, espera!" El gran primo echó una mirada a su hermano, quien había perdido el conocimiento. Después miró a Bai Yunfei, dispuesto a atacar, y entonces gritó: "¡Se acabó la pelea! ¡Admitimos la derrota, llévate a la chica contigo!" Bai Yunfei se detuvo y lo miró con algo de confusión. Parpadeó un par de veces, como si estuviera pensando en algo, y agitó la mano derecha. El ladrillo desapareció. Lentamente, sin apartar la mirada de sus enemigos, caminó en dirección a Liu Meng. Yunfei ayudó a la chica a levantarse y después caminaron juntos hacia la puerta. En ningún momento dejó de observar a Long Taogu hasta que salieron completamente del salón y desaparecieron al final de la calle. Solamente cuando la presencia de Bai Yunfei ya no se percibía, Long Taogu suspiró y dijo amargamente: "No pensé que tendríamos que admitir la derrota. ¡Los tres juntos no fuimos rivales para él en lo absoluto! Aunque no volvió a usar su lanza carmesí, empleaba poderosas técnicas de alma y ese extraño ladrillo. Perdimos completamente..." Sacudiendo la cabeza con impotencia, miró a su hermano, y a su primo tendido sobre el suelo. Al menos no sufrieron demasiado daño y se recuperarían después de unos cuantos días de descanso. Y en cuando a Long Tao, el menor, su presencia fue inexistente desde el principio de la batalla. Permaneció oculto en un rincón y todavía miraba con miedo la dirección en la que se había marchado Bai Yunfei. Long Taogu escudriñó la sala, vuelta todo un desastre por el resultado de la pelea. Incluso se apreciaban tenues hundimientos en el suelo, producidos por las vigorosas pisadas de todos los combatientes. Retirando la mirada, levantó la cabeza para ver al segundo piso y dijo: "Anciano Liu…" "Buen trabajo". Una voz profunda provenía de una habitación en el segundo piso. Cuando se abrió la puerta, un hombre de aproximadamente cuarenta años salió. Este era uno de los ancianos de la secta Glacial, ¡Liu Cheng! De pie en el segundo piso, Liu Cheng echó una mirada a las cuatro personas del nivel inferior y dijo pausadamente: "Lo hicieron bien. Vuelvan a casa y sanen sus heridas. Una vez este asunto haya finalizado, recibirán las recompensas que acordamos". Long Taogu se veía complacido. Muy respetuosamente contestó: "¡Gracias, anciano Liu!" El gran primo llamó a Long Tao el menor y ayudó a sus compañeros heridos a abandonar el lugar. Liu Cheng bajó la mirada, observando un objeto en su mano con gesto reflexivo. Aquello que sostenía era el brazalete que Yunfei le obsequió a Liu Meng esa misma mañana. "No cabe duda; definitivamente había algo extraño en esa lanza que usó al principio de la batalla. Y también en aquel ladrillo que no fue mencionado por el hermano Zhenshan". Miró fijamente el brazalete. La extrañeza en sus ojos se intensificó. "Esto era un simple accesorio que compró hace tres días cuando llegó a la ciudad. Pero ahora…" ¡Por sus palabras, resultaba evidente que conocía los movimientos de Bai Yunfei desde que llegó a la ciudad Sauce Verde! "No esperaba que se involucrara con la secta Sauce Verde… No podemos perder más tiempo. ¡Tendremos que implementar el plan antes de lo previsto!" Mientras meditaba sobre la situación, Liu Cheng salió lentamente de la Casa del Placer Oculto, desapareciendo por otra calle. A pesar que el anciano de la secta consistía en un cultivador en el Reino Espíritu de Alma, etapa Intermedia, no se percató que en la cima de un tejado, aproximadamente a mil metros de distancia, una figura se apoyaba en una alta columna, mirando con detenimiento el sitio de donde salió. Esta persona tenía unos veintitantos años, vestía una túnica plateada, y llevaba el cabello largo de forma normal. Tenía un pequeño animal blanco similar a un ratón sobre un hombro. Se trataba del mismo joven que conversó con Qin Zheng de la secta Fortuna Celestial y se llamó a sí mismo el hijo adoptivo del Rey Lobo Sanguinario: Hong Yin. No fue hasta que vio a Liu Cheng desaparecer en el callejón, que retiró su mirada y, después de un momento de contemplación, desapareció con un veloz movimiento.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500