Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Secta Sauce Verde
Pese a estar poco decorado, el vestíbulo de la secta Sauce Verde emanaba un aire de elegancia y comodidad. Bai Yunfei y Qiu Luliu se encontraban sentados en una gran mesa. Bai Yunfei estaba sosteniendo una taza de té en su mano, escuchando atentamente a Qiu Luliu, la cual estaba explicando la situación actual de toda la ciudad Sauce Verde. “Por cierto, Luliu, ¿sabes si hay fuerzas subordinadas a la secta Glacial en la ciudad Sauce Verde?”, preguntó Bai Yunfei al tener un repentino pensamiento. “¿Oh? ¿Por qué lo preguntas?” Qiu Luliu se quedó estupefacta por unos momentos y luego, inmediatamente llego a una conclusión: “¿Te preocupa que… Zhang Zhenshan este empleando las fuerzas de la secta Glacial para encontrarte?” Bai Yunfei asintió con la cabeza. “Oh. No tienes que preocuparte por eso”. Qiu Luliu se río suavemente, mientras continuaba diciendo: “Si fuera un lugar diferente, no me atrevería a garantizar nada, pero esta es la ciudad Sauce Verde. La secta Glacial definitivamente no se atrevería a actuar descuidadamente. En este lugar, se encuentra mi secta Sauce Verde, ¿cómo podría mi secta dejarles causar problemas?” Bai Yunfei reflexionó con la cabeza baja durante unos momentos y dijo: “Durante los últimos dos días, siempre he tenido la sensación que algo está muy mal, pero no he detectado nada fuera de lo normal. Esa secta Glacial… Si saben que estoy aquí, pero no se atreven a causar problemas en la ciudad, entonces, temo que cuando me marche de la ciudad, terminare siendo emboscado por ellos. Sólo que no estoy seguro de si en verdad saben sobre mi paradero o no…” “Ya veo…” El rostro de Qiu Luliu mostró un rastro de seriedad. Luego de pensarlo por unos momentos, ella dijo: “Según mi conocimiento, no hay fuerzas de la secta Glacial en la ciudad. Pero, parece haber alguna conexión entre la familia Long y la secta Glacial…” “¿Qué? ¿La familia Long?”, preguntó sorprendido Bai Yunfei. Su rostro se tornó pálido. “¿Oh? ¿Conoces a la familia Long?”, preguntó dudosa Qiu Luliu, no habiendo esperado la reacción de Bai Yunfei. “Tuve un conflicto con los dos jóvenes maestros de la familia Long hace dos días. Ellos…” Bai Yunfei había dicho casualmente aquellas palabras, pero, repentinamente, se detuvo a la mitad de su explicación, pareciendo haber recordado algo. Frunciendo ligeramente el ceño, él meditó con la cabeza baja. Al verlo meditando, Qiu Luliu no lo interrumpió de nuevo. Sentándose cómodamente a un lado, ella siguió bebiendo su té. “Maestra, el hermano Yunfei está en el vestíbulo…” La encantadora voz de Chu Yuhe vino desde afuera. Ella había ido a invitar a su maestra. Ahora, deberían llegar juntas. Efectivamente, cuando ella había terminado de decir aquellas palabras, dos personas aparecieron en la puerta. Una de ellas era una mujer de mediana edad con una elegante postura y un aire de dignidad. Ella había entrado en la habitación acompañada por Chu Yuhe. En realidad, era algo inapropiado referirse a ella como una mujer de mediana edad, ya que, aunque tenía una figura regordeta y madura, parecía ser muy joven. A juzgar por su sola apariencia, definitivamente no podía ser mayor de los treinta años de edad. Aquella persona no era otra que la líder de la secta Sauce Verde, Mu Wanqing. “Maestra”. Al ver a las personas que entraron en la habitación, Qiu Luliu se levantó e inmediatamente saludó. En el momento en que escuchó la voz de Chu Yuhe, Bai Yunfei finalmente reaccionó, poniéndose en pie para saludar. Aunque estaba un poco sorprendido que la persona llamada ‘maestra’ por Qiu Luliu fuera tan joven, eso fue solo por unos momentos. Mientras se inclinaba, dijo: “Mi nombre es Bai Yunfei. Es un honor conocerla, señora”. Mu Wanqing les sonrió a ambos y luego, le dijo a Bai Yunfei: “No es necesario que te pongas en pie, joven héroe Bai. Vamos a sentarnos todos. No hay necesidad de ser tan formales”. Luego que todos se sentaron, Mu Wanqing observó detenidamente a Bai Yunfei durante unos segundos y dijo con una sonrisa: “Joven héroe Bai, realmente quería agradecerle en persona por haber salvado a Yuhe. Por lo tanto, me he tomado la libertad de invitarlo a mi secta. Espero no haberlo ofendido”. El hecho que ella, la líder de una poderosa y ancestral secta tuviera una actitud tan cortes, hizo que Bai Yunfei se sintiera incómodo. Él inclinó su cabeza levemente, diciendo: “Por favor, no sea tan formal, líder de la secta. No soy digno de tales elogios. Había una disputa entre Zhang Yang y yo. Así que, en aquel entonces, salvé a Yuhe incidentalmente. No necesita darme las gracias…” “Bueno, dado que el joven héroe Bai es tan modesto, no mencionare el tema de nuevo”. Mu Wanqing hizo una pausa que duro unos segundos y luego, continuó diciendo: “En cuanto a la secta Glacial, usted no tiene por qué preocuparse por eso mientras permanezca en la ciudad Sauce Verde. Si se atreven a causar problemas en la ciudad, mi secta Sauce Verde no se sentará de brazos cruzados”. Bai Yunfei se alegró cuando escuchó las palabras de la líder, ya que ella había dicho claramente que lo ayudaría. Aunque no sabía porque ella estaba tan entusiasmada en ayudarlo, siempre era bueno tener un ‘respaldo’. “Oh, muchas gracias por tu ayuda, líder. Tengo la intención de abandonar la provincia Qing mañana o pasado mañana. Una vez haya llegado a la provincia Roca del Norte, siempre y cuando sea cauteloso con mis acciones, no creo que la secta Glacial sea capaz de hacerme nada”. “¿Oh? ¿Te iras tan pronto? Umm… Los jóvenes de hoy en día aspiran a viajar lejos y dejar su huella en el mundo. Y en tú caso, parece lo más correcto; ya que tienes la suerte de haber sido entrenado por alguien de la secta Fortuna Celestial, así que, no deberías limitarte a permanecer en un lugar tan pequeño como la provincia Qing. Deberías salir al exterior y tratar de hacerte de un nombre”. La repentina mención de la secta Fortuna Celestial había sorprendido mucho a Bai Yunfei. Echando un vistazo a Qiu Luliu, la cual se encontraba a un lado, él dijo modestamente: “Me halagas, líder de la secta. Sólo quiero ir a explorar el mundo exterior. En cuanto a que Ge Yiyun, perteneciente a la secta Fortuna Celestial, accediera a enseñarme fue solo por pura suerte”. Al oír el nombre ‘Ge Yiyun’ de Bai Yunfei, Mu Wanqing levantó ligeramente sus bellas cejas, pero, inmediatamente, su expresión se relajó. Ella echó un vistazo a Chu Yuhe a un lado. Pareciendo pensar en algo, ella dijo: “De acuerdo, joven héroe Bai, ¿qué piensa usted de la niña Yuhe?” “¿Eh?” Bai Yunfei se quedó estupefacto al escuchar aquellas palabras, incapaz de mantenerse al día con el repentino cambio de temas. Sólo después de permanecer aturdido durante un tiempo, dijo dudoso: “Yuhe… ella es muy buena. He oído de Luliu que ella es bien educada, sensata y hasta tiene mucho talento para el cultivo…” “Entonces … ¿Estarías dispuesto a aceptarla como tu hermana menor, joven héroe Bai?” Luego de asentir con una sonrisa, Mu Wanqing había dicho aquellas palabras, las cuales terminaron asombrando a las tres personas presentes. Bai Yunfei sintió que la velocidad de pensamiento de la líder era muy superior a la suya. Por un tiempo, él se quedó estupefacto, no pudiendo reaccionar de ninguna manera. Mu Wanqing frunció levemente el ceño, mientras decía: “¿Qué sucede, joven héroe Bai? ¿Podría ser que Yuhe no merece ser tu hermana menor?” “¡Ah! No, no, eso no es lo que pienso. La señorita Yuhe es muy inteligente y encantadora. Cómo podría…” “Oh, ¿eso significa que está de acuerdo?” Mu Wanqing entrecerró los ojos ligeramente. Mostrando una sonrisa, ella continuó diciendo: “Entonces, esta decidido. A partir de ahora, ustedes dos serán hermanos. De esta manera, Yuhe ya no se sentirá culpable por no haber podido agradecerte adecuadamente por haberle salvado la vida. “Yuhe, ¿estás dispuesta a aceptar al joven héroe Bai como tu hermano mayor?” Mu Wanqing se volvió hacia Chu Yuhe y le preguntó amablemente. Al principio, cuando Chu Yuhe escuchó que Mu Wanqing la mencionó, ella tuvo una expresión confusa. Luego, cuando escuchó a su maestra preguntarle a Bai Yunfei su opinión sobre ella, su rostro se había enrojecido ligeramente. Entonces, cuando oyó que su maestra le decía a Bai Yunfei que la aceptara como su hermana menor, su rostro se llenó de asombro, pero, no se atrevió a protestar. Ahora, cuando escuchó la pregunta de Mu Wanqing, ella se había quedado estupefacta. Con una débil voz, Chu Yuhe respondió: “Por-Por supuesto que estoy dispuesta. Estoy muy feliz de tener a Yunfei como mi hermano mayor”. “Oh. Eso es bueno. A partir de ahora, el joven héroe Bai será tu hermano mayor. Tienes que respetarlo como tal, ¿entendido?” Mu Wanqing asintió con satisfacción, mientras decía aquellas palabras. “Sí, voy a recordarlo…” Así fue como Bai Yunfei obtuvo a su hermana menor de una desconcertante manera. Mirando a Chu Yuhe, quien ahora tenía sus mejillas ligeramente sonrojadas y una alegre expresión, Mu Wanqing, secretamente, soltó un suspiro de alivio. En realidad, Mu Wanqing se había esforzado mucho para llegar a aquella ‘repentina’ sugerencia. Justo luego de saber que Bai Yunfei había salvado a Chu Yuhe, ya había notado que ella tenía un vago amor por él. Sólo que la niña parecía ignorarlo todavía. Por lo tanto, Mu Wanqing aprovechó aquella oportunidad para convertir su amor en ciernes en admiración por su hermano. Para Chu Yuhe, aunque estaba algo confundida, la situación no podría ser mejor. Ahora tendría un nuevo motivo para poder ver y hablar con Bai Yunfei más seguido. Mu Wanqing había logrado su objetivo. Ahora, la niña ya había escuchado las palabras de su maestra, considerando a Bai Yunfei como un hermano mayor… Mu Wanqing quería facilitar un amor entre los dos también, sobre todo al saber que había una conexión entre Bai Yunfei y Ge Yiyun. En aquel momento, ella no pudo evitar que su corazón palpitase con ansiedad. Ya que un joven valorado por Ge Yiyun definitivamente obtendría logros extraordinarios en el futuro y si pudiera construir una buena relación con él, eso beneficiaría en gran medida a la secta Sauce Verde en u nfuturo. Sin embargo, ella también podía decir que Bai Yunfei no tenía ese tipo de sentimiento hacia Chu Yuhe. Por lo tanto, con tal de evitar que su pequeña discípula sufriera en un futuro, no tenía más remedio que manipularlos para convertirlos en hermanos de tal desconcertante manera. Al ver que las otras tres personas aún se encontraban desconcertadas, observándola pensativamente, Mu Wanqing soltó una suave risa y le dijo a Bai Yunfei: “Bien, joven héroe Bai, estas en la ciudad Sauce Verde…” “¡Líder, hay un invitado que desea verla!” Antes que pudiera terminar lo que estaba diciendo, una voz se escuchó desde la puerta de entrada a aquella habitación, interrumpiendo lo que Mu Wanqing estaba por decir. Mu Wanqing frunció levemente el ceño y dirigió su vista hacia la puerta. Observando al discípulo que le había dicho aquellas palabras, preguntó: “¿Quién es? Llévalo primero al vestíbulo lateral del ala oeste. Iré allí en un momento”. “Líder, este asunto es más importante. Es Qingfeng, de la secta Madera”. El discípulo vaciló durante un tiempo y luego dijo aquellas palabras. Luego que Mu Wanqing escuchara lo que aquel discípulo había dicho, su rostro, inicialmente indiferente, repentinamente se congeló por unos momentos y luego, mostró una alegre expresión. A pesar que ella inmediatamente suprimió aquella expresión, aquel destello de felicidad infantil había cautivado a Bai Yunfei en el momento en que la vio. “Joven héroe Bai, tu sigue charlando con Qiu Luliu y Chu Yuhe. Creo que los tres deben tener muchas cosas de las que hablar. Luego, puedes dejar que te lleven a dar un paseo por mi secta…” Mu Wanqing se levantó mientras le decía aquellas palabras a Bai Yunfei con una sonrisa. Él asintió con la cabeza, diciendo: “Oh, está bien. No dude en ir y recibir a su invitado. No hay necesidad de preocuparse por mí”. Sólo después que Mu Wanqing se hubiera marchado, Bai Yunfei le preguntó a Qiu Luliu dudoso: “¿Quién es esa persona llamada Qingfeng…?” “El señor Qingfeng es un destacado discípulo de la secta Madera perteneciente a la secta Cinco Elementos. Como un Ancestro de Alma en la etapa Tardía, ¡es aún más formidable que mi maestra!”, explicó Qiu Luliu. Mirando en silencio a la puerta, como si estuviera confirmando que su maestra ya no se encontraba en el lugar, agregó en voz baja: “¡Es el primo de mi maestra! Si ella no hubiera sido incapaz de abandonar la secta Sauce Verde, probablemente habría ido junto con él a la secta Madera. Ellos…” En aquel momento, como si repentinamente hubiera reaccionado a algo, Qiu Luliu inmediatamente se enderezó y hablo con una expresión seria: “Como discípulos, no podemos discutir los asuntos de nuestros mayores”. Pero, aquella expresión le decía claramente a Bai Yunfei: "Tú entiendes..."
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500