Especialista en Fortalecimiento de Objetos

El Hijo Adoptivo del Rey Lobo Sanguinario, Hong Yin
Luego que aquel extraño anciano retrocediera casi diez metros, abruptamente, dejó de moverse. Una vez neutralizó completamente la fuerza del impacto del Puño de los Nueve Pilares, el anciano estrechó sus manos. ¡Inesperadamente, no parecía estar herido en lo absoluto! Sin embargo, en vez de atacar a Bai Yufei nuevamente, él agitó sus manos, diciendo: “¡Espera, espera! ¡Dejemos de luchar! Yo…” Pero, antes de que pudiera terminar de hablar, dos fríos destellos salieron disparados hacia él y llegaron enfrente suyo en tan solo un abrir y cerrar de ojos. Los ojos del anciano se ensancharon. Con un movimiento casual de su mano, él fácilmente atrapo aquellas dos dagas. Mirando fijamente a Bai Yunfei, el cual lo observaba con una mirada asesina y con otras dos dagas ya listas para lanzarlas, él anciano dijo con asombro: “¡Eres un mocoso despiadado! Ya te dije que dejaras de luchar, ¡y, aun así, sigues atacándome!” A pesar de las palabras del extraño anciano, Bai Yunfei no se relajó en lo absoluto. Todavía lo observaba fijamente, listo para lanzarle aquellas dos dagas en su mano en cualquier momento. Al mismo tiempo, él se retiró lentamente. Sólo cuando se encontró a unos veinte metros de distancia de aquel extraño anciano, Bai Yunfei preguntó lentamente: “¿Quién demonios eres? ¿Por qué me atacaste sin razón alguna?” Al oír sus palabras, el anciano pareció sentirse avergonzado por un momento y luego, agitando sus manos nuevamente, dijo: “No te preocupes, hermanito. Sólo quería confirmar una cosa. No tenía malas intenciones”. Bai Yunfei frunció levemente el ceño y volvió a preguntar: “¿Qué cosa querías confirmar?” “Bueno, sólo quería confirmar las dos habilidades de alma que acababas de utilizar”, dijo el anciano. Con una sonrisa en su rostro, continúo diciendo: “Ahora, ya he confirmado que son las habilidades de alma Pasos Superpuestos y el Arte de Olas Superpuestas …” “¿Conoces estas dos habilidades de alma?” Bai Yunfei se quedó atónito al oír las palabras de aquel anciano y dijo: “¿Conoces a Ge Yiyun?” “¿Oh? ¿Mi hermano mayor te dijo su nombre?” Esta vez, aquel anciano se sorprendió un poco, preguntando: “¿Acaso eres el discípulo de mi hermano mayor, Ge Yiyun?” “Sí, eso es correcto”. Bai Yunfei guardó silencio luego de decir aquellas palabras. No sabía si lo que decía el anciano era cierto, pero, al menos, no parecía tener malas intenciones. Además, agregando el hecho de que aquel anciano había sido capaz de recibir la fuerza del Puño de los Nueve Pilares con suma facilidad, Bai Yunfei podía determinar rápidamente que él mismo no era rival para aquella persona. Probablemente, fue porque el anciano tenía la intención de ponerlo a prueba que Bai Yunfei había sido capaz de detectarlo. Luego de guardar silencio por un tiempo, Bai Yunfei guardó sus dagas. Sin bajar completamente su guardia, dijo: “¿Qué quieres de mí, mayor?” “¿Qué quiero de ti?” El anciano se quedó aturdido al escuchar aquella pregunta. Luego de pensarlo un poco, dijo con cierta vergüenza: “Eh..., en realidad, no quiero nada de ti. Fue justo que, en la ciudad, por la noche, vi que parecías usar los Pasos Superpuestos cuando peleabas con aquellos hombres de la familia Long. Así que, vine a confirmarlo en persona y también para preguntarte sobre el paradero de mi hermano mayor”. “Siendo su hermano menor, ¿cómo es posible qué no sepas su paradero?”, preguntó dudoso Bai Yunfei. “A mi hermano mayor no le gusta estar en contacto con otras personas. Además, no soy lo suficientemente poderoso como para saber adónde ha ido…”, dijo el anciano con frustración. Bai Yunfei frunció ligeramente el ceño, mientras decía: “No conozco el paradero de Ge Yiyun. Pero debe de encontrarse en la provincia Qing. Hace varios días, lo encontré en una montaña al sur de la ciudad Sauce Verde”. Al ver la expresión pensativa del anciano, Bai Yunfei no ya quería quedarse en aquel lugar por más tiempo. Arqueando sus manos, él dijo: “Mayor, si no tiene nada más que decir, me iré ahora”. Mientras el anciano observaba la figura Bai Yunfei desaparecer en la lejanía, un rastro de asombro se vio en su rostro. Luego, sacudiendo ligeramente su cabeza, se dijo a sí mismo: “Parece que este mocoso todavía no confía en mí. ¿Hace falta que sea tan cauteloso? ¿Cómo puede un anciano de la secta Fortuna Celestial como yo engañarlo…? Sin embargo, eso también demuestra que hay algo especial en él. Al menos, no es malo ser siempre cauteloso. Mi hermano mayor lleva más de dos años viajando por el mundo. ¿Cuántas personas que pueden neutralizar la tribulación de nuestra secta ha encontrado…? Hace unos meses, un discípulo informó que mi hermano había ido a la provincia Qing. Pero, desde entonces, no ha habido ninguna noticia sobre él. A juzgar por lo que dijo este mocoso, todavía debería encontrarse en este lugar. ¿Pero, por qué? ¿Qué es tan importante como para que él permanezca aquí por varios meses? ¿Hay algo que lo está obligando a dedicar tanto tiempo?” Cuanto más lo pensaba el anciano, más dudoso se veía su rostro. Al final, dejó escapar un suave suspiro. Dando media vuelta, el extraño anciano desapareció en la oscuridad de la noche. Bajo el cielo nocturno, una erguida silueta se encontraba de pie sobre un techo relativamente alto, mirando pensativamente un callejón a más de mil metros de distancia. Lo que observaban sus ojos no era otro que el callejón en donde se encontraban Bai Yunfei y el anciano hace unos momentos. A juzgar por su apariencia, se trataba de un hombre que no debería tener más de treinta años. Su cuerpo era alto y recto. Vestía una túnica plateada y su cabello era bastante largo. A pesar que su apariencia no era demasiado atractiva, tenía un aire de heroísmo. En su hombro, se encontraba un pequeño animal blanco del tamaño de una palma, el cual parecía una rata. Aquel hombre miró en la distancia por un largo tiempo. Luego, desvió su mirada. Justo cuando estaba a punto de darse la vuelta y marcharse, la expresión en su rostro repentinamente cambio. Volteándose bruscamente, divisó a una persona, la cual estaba de pie en el techo, justo detrás de él. ¡Esta persona, no era otra que el anciano que acababa de hablar con Bai Yunfei! “Chico, usted ha estado observando durante mucho tiempo. ¿De qué se trata esto? ¿Es por mi o por ese pequeño?” El anciano pareció haber predicho las acciones de aquel hombre, observándolo fríamente mientras decía aquellas palabras. Aquel hombre se sobresaltó al principio, pero, inmediatamente volvió en sí. Retrocediendo dos pasos, se inclinó respetuosamente ante el anciano y dijo: “Yo soy Hong Yin. Es un honor conocerte, Qin Zheng”. “Oh. ¿Sabes quién soy?” El anciano llamado Qin Zheng se sorprendió un poco al escuchar aquellas palabras. “Hace veinte años, mi padre adoptivo me llevó junto a un par de jóvenes a visitar la secta Fortuna Celestial, en ese entonces, tuve la suerte de conocerlo”, dijo respetuosamente aquel hombre llamado Hong Yin. Luego, soltó un pequeño cumplido: “¿Quién habría pensado que seguirías teniendo el mismo comportamiento incluso luego de veinte años?” Al escuchar aquellas palabras, la expresión de Qin Zheng se relajó. Entonces, él preguntó: “¿Hace veinte años? Tu padre adoptivo no será…” “El Rey Lobo Sanguinario”. En el momento en el cual Qin Zheng oyó aquel nombre, se sobresaltó de gran manera. Luego, frunciendo levemente el ceño, preguntó dudoso: “¿Eres el hijo adoptivo del Rey Lobo? ¿Es usted aquella rumoreada persona? ¿Tienes algo que lo pruebe?” El pequeño animal en el hombro de Hong Yin pareció notar el tono sospechoso de Qin Zheng. Arqueando ligeramente su espalda, aquel animal le chilló un par de veces, estando aparentemente enojado. “¿Oh? ¡Acaso esa bestia de alma es… una rata merodeadora de rio! Por si fuera poco. ¡Es una de nivel 5!” Anteriormente, Qin Zheng no se había preocupado por aquel pequeño animal en lo absoluto. Pero, luego de haberlo observado atentamente durante un tiempo, terminó diciendo atónito aquellas palabras. Cuando Hong Yin escuchó lo que Qin Zheng dijo, no pudo evitar sonreír ligeramente. Acariciando al pequeño animal en su hombro para calmarlo, le respondió: “Eres tan observador, mayor. Es mi amigo, Xiao Tang”. Luego, con un movimiento de su mano, una daga blanca apareció en la misma. En realidad, era algo inapropiado considerarlo una daga, ya que, si se lo observaba detenidamente, se parecía más a un colmillo de algún tipo de animal. “Creo que este objeto debería ser suficiente para probar mi identidad, ¿verdad?” En un principio, Qin Zheng estaba sorprendido por el hecho de que Hong Yin llamara ‘amigo’ a una bestia de alma. Pero, viendo aquella daga blanca, él levantó las cejas nuevamente, diciendo con un ligero asombro: “¡Un Colmillo Sanguinario! Bueno, eso prueba que lo que dijiste era verdad”. Luego de reflexionar por unos momentos, Qin Zheng continuó preguntando: “¿Entonces, por qué estás aquí? ¿Podría ser por aquel joven? Es muy probable que él sea extremadamente importante para mi secta Fortuna Celestial en un futuro. ¡No puedes tocarlo!” Hong Yin quedó estupefacto por unos momentos. Una vez volvió en sí, le explicó apresuradamente: “Estás equivocado, mayor. No conozco a ese hermanito. He estado observando desde este lugar sólo porque te había visto”. “¿Oh? ¿Me estabas observando a mí? ¿Qué quieres conmigo?” Preguntó dudoso Qin Zheng. “De hecho, quiero preguntarte acerca del paradero de Ge Yiyun”. Pensando algo por unos momentos, Hong Yin continuó diciendo: “Hace unos días, accidentalmente descubrí que el mayor Ge Yiyun se encontraba en la provincia de Qing. Así que, he venido aquí de inmediato. Quiero invitarlo…” “Se trata de eso otra vez, ¿verdad?” Antes de que Hong Yin pudiera terminar lo que estaba diciendo, Qin Zheng ya sabía lo que iba a decir. Dando un suave suspiro, continúo diciendo: “Tu padre adoptivo ya debería haberte dicho que ese asunto es casi imposible de resolver, ¿verdad?” Al escuchar aquellas palabras, la expresión de Hong Yin se oscureció y, por un momento, pareció decepcionado. Inmediatamente, se recuperó y hablo con un rostro lleno de determinación: “¡No importa lo que pase, quiero intentarlo! Tal vez… si el mayor Ge Yiyun está dispuesto a darle otra oportunidad, quizás podamos encontrar una manera…” “Desgraciadamente… Como ya has tomado tu decisión, no lo mencionaré de nuevo. Haz lo que quieras. Esperemos que con tu identidad especial puedas cambiar ese ‘destino’ que el clan entero Domadores de Bestias ha sido incapaz de cambiar por más de mil años…” En aquel momento, Qin Zheng no pudo hacer más que sacudir su cabeza. “También tengo algo importante que hacer, así que no me quedaré aquí. Mi hermano mayor… Yo tampoco sé dónde está. Si quieres verlo, ¡búscalo por ti mismo!” Al terminar sus palabras, Qin Zheng se dio la vuelta y se marchó. Pero, inmediatamente luego, una advertencia llegó a los oídos de Hong Yin. “Mientras permanezcas en la ciudad de Sauce Verde, tu destino muestra una tendencia de ‘alteración del destino’. No puedo mirar demasiado tu futuro y tampoco puedo decirte mucho. Así que, asegúrate de comprenderlo por ti mismo…”
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500