Especialista en Fortalecimiento de Objetos

El dúo de personajes secundarios
"Sin embargo, hace unos días, mi padre recibió una noticia... ¡Zhang Yang fue asesinado!" Liu Meng lo dijo con un tono fuerte, demostrando un poco de sorpresa e incluso un indicio de… ¿celebración? "Siempre supe que no era alguien bueno. Era incluso peor que ese hombre de ayer, el segundo joven maestro Long. Realizaba malas acciones confiando siempre que el apellido y poder de su familia lo mantendrían a salvo, por lo que nadie lo molestaba. Pero que irónico; aun así lo asesinaron..." "No siento nada por su muerte. Ahora no tengo que preocuparme por ese compromiso indeseado". "¡Pero nunca pensé que mi padre me ordenaría ir a Roca Caída para asistir al funeral de Zhang Yang como su prometida! No quise hacerlo y discutimos. Entonces, en un arrebato de ira, me fui de casa con Ning para olvidarme de todo. Planeaba regresar después de un tiempo..." "Así es como terminé en este lugar. Luego ocurrió lo de ayer y… te conocí, Yunfei..." "Desde que me desperté y te vi, he sentido que... no eres como los demás". Liu Meng se detuvo con una pequeña risita. "Como un cultivador de alma, que normalmente es incomparablemente poderoso ante los ojos de la gente común, no inspiras ni el más mínimo aire de arrogancia. Además, me ayudaste sin intenciones de cobrar ningún beneficio a cambio". "Y también, tu mirada… es un poco…" Las mejillas de Liu Meng se tornaron rojizas. No sabía que palabras usar para describirlo, por lo tanto, se saltó esa parte y continuó: "Puedo decir que no detecto malas intenciones provenientes de ti. Cuando me miraba, Zhang Yang se creía astuto y seguro pensaba que lo escondía bien, pero sus ojos me mostraban con claridad sus verdaderas intenciones". "Así que, no quería perder la oportunidad de convertirme en tu amiga. Te invité a esa casa del té como agradecimiento y también a venir hoy conmigo para dar un paseo en la Montaña Primaveral…" "Yunfei, somos amigos ahora... ¿verdad?" Bai Yunfei había estado escuchando atentamente, tratando de digerir toda la historia que Liu Meng. Sin embargo, sentía un extraño sentimiento revolviéndole el corazón. Parpadeó pausadamente, pensativo. Justo al escuchar la pregunta de Liu Meng, volvió a todos sus sentidos. Y, tras quedarse sin ideas por unos breves segundos, respondió: "Por supuesto. Ya somos amigos". "Je, je, que alegría. Por fin tengo un amigo. No uno que intenta acercarse a mí por interés propio, ¡sino uno que me he conseguido por mí misma!" Liu Meng desterró su anterior apatía y ahora se notaba contenta. Fue levantándose lentamente, mientras miraba una bandada de aves surcando el cielo. Se sentía particularmente feliz. Bai Yunfei percibió como se le aceleraba el corazón. No supo que decir; simplemente estaba inquieto, tirando subconscientemente de la hierba a un lado. Por un rato, permanecieron callados otra vez. "¡Ustedes…! ¡Ustedes han… ido demasiado lejos!" Un grito rompió el silencio, sorprendiéndolos a ambos. Al mirar por el camino a sus espaldas, distinguieron a Xiao Ning, quien finalmente alcanzaba la cima. Crujía sus dientes, contemplando gruñonamente a esos dos que la dejaron rezagada. Le llevó un tiempo a Liu Meng calmar a la muy enojada criada. Yunfei vio que realmente eran como hermanas, no compartiendo un trato de ama y sierva. Después de todo, ninguna criada se atrevería a perder el control y gritarle a su señora. Cuando decidieron almorzar, Liu Meng sacó de su anillo interdimensional una caja de comida de varias capas hecha con materiales especiales. Al abrirla, la comida en el interior se apreciaba caliente y humeante. Esto hizo que Bai Yunfei se sintiera avergonzado. También había preparado comida que guardó en su anillo, pero se trataban de dos pollos crudos que tenía intención de asar. Inmediatamente descartó su plan al considerarlo demasiado primitivo y maleducado, así que no se atrevió a sacarlos… Después de almorzar, los tres anduvieron por la montaña, atrapando pájaros, cazando conejos, recogiendo flores silvestres… La risa encantadora de las dos jovencitas se escuchaba a lo largo de los senderos cubiertos de maravillosa hierba verde. Al atardecer, tres siluetas aparecieron lentamente en el camino de la puerta este de la ciudad Sauce Verde. Eran, evidentemente, Yunfei y las dos chicas. Los tres tenían una compleja expresión en sus rostros. Yunfei caminaba por el lado derecho, Liu Meng en el medio, y Xiao Ning en el extremo izquierdo, parloteando algo emocionadamente. "¡Eres increíble, señor Yunfei! ¡Esa gran ave azul estaba volando muy alto y aun así pudiste atraparla!" Ning todavía seguía conmocionada al recordar la escena en la que Bai Yunfei saltó hasta un gran árbol, se impulsó al aire y atrapó al ave entre sus manos. Empero, preguntó con cierto pesar: "¿Por qué la dejaste ir al final? ¡A la señorita le gustaba mucho!" "Las aves pertenecen al cielo. Es parte de su vida el volar libremente. Atrapé a esa ave solo porque estábamos jugando. ¿Cómo podría encerrarla en una jaula y privarla de su libertad?" Bai Yunfei rió suavemente. "Pero ¿no hay gente que las mantiene encerradas en jaulas? Bueno, no importa; fuiste tú quien la atrapó y decidías que hacer con el ave. Al menos me hubiera gustado quedarme con aquel conejito tan lindo… Espera, incluso si lo atrapabas, seguramente lo liberarías también, ¿verdad?" "¿El conejo, eh? No. Es una pena que se haya escapado. De haberlo atrapado…" Yunfei adoptó un rostro muy serio. "¿Pensabas conservarlo de mascota?" "No, me lo habría comido..." "¡Ah! ¡Eres cruel!" "Eh, Ning, creo que parte de lo que comimos hoy fue carne de conejo, ¿cierto?" "Pues..." "Ay, Ning, ¿no te cansas de parlotear todo el camino?" Liu Meng no pudo evitar reírse al ver la linda cara fruncida de su criada. Mientras bromeaban, los tres ingresaron en la ciudad, andando por las espaciosas y solitarias calles. Al cabo de unos minutos, fueron interceptados por un grupo de personas. "¡Hermano, es él! ¡Él es el sujeto que ofendió el apellido de nuestra familia!" Se oyó una voz gruñona. Dos hombres salieron de entre el grupo bloqueando el camino. Uno de ellos era el segundo joven maestro de la familia Long, el mismo canalla que intentó aprovecharse antes de Liu Meng y terminó siendo intimidado y espantado por Bai Yunfei... Bai Yunfei le dijo a las dos chicas que retrocedieran y él mismo dio un paso adelante. Observó con el ceño fruncido a los dos sujetos frente a él. "Ey long-tao, ¿ya volviste de tu descanso?" "¿Qué?" Long Tao no se esperaba eso. Seguía sin comprender el significado en las palabras de Bai Yunfei. Y no solo él. Sus hombres tampoco lo entendieron. Sin embargo, resultaba obvio que Yunfei desafiaba su autoridad. "¡Mocoso arrogante! ¡Parece que realmente no tienes respeto por la familia Long!" No fue Long Tao quien habló. El hombre alto y barbudo a su lado era quien se pronunció. Bai Yunfei alternó la mirada entre él y Long Tao. Ambos se parecían mucho, por lo que, confundido, preguntó: "¿Eres su padre? ¿Long Ga… no sé qué?" "¡Yo soy su hermano!", rugió el hombre barbudo con el semblante enrojecido. "¿Su hermano?" Bai Yunfei los comparó de nuevo y dijo: "Si eres su hermano… eso te vuelve el primer joven maestro Long. ¿Cuál es tu nombre?" El mayor de los hermanos Long resopló fríamente y dijo con gesto altivo: "¡Soy Long Tao!" Bai Yunfei contrajo la comisura de los labios. Tuvo que tomar una gran bocanada de aire antes de soltar una gran carcajada durante un largo momento. "¡Después de hablar tan arrogantemente, resulta que tú también eres un extra! ¡No me sorprende que sean hermanos! Son el dúo long-tao. Ja, Ja, Ja..." Bajo las ceñudas miradas de toda la gente, Bai Yunfei simplemente rio desenfrenadamente. El nombre de los dos hermanos le era demasiado gracioso. Pero esto se debía a que solo él sabía el significado de la palabra ‘long-tao’, aunque no sabía porque sabía, sencillamente lo sabía. Aquellas extrañas memorias de siempre, ahora le servían para reír a carcajadas. "¡Habla de forma estúpida y desquiciada! ¡Vayan todos! ¡Primero rómpanle las piernas! ¡Luego lo arrastraremos por las calles para que sufra!" Long Tao temblaba de rabia ante la inexplicable mofa de Bai Yunfei. Bai Yunfei paró de reír y observó al grupo de hombres acercándose poco a poco. No existía ni una pizca de miedo en sus ojos. Con un gesto, les indicó a Liu Meng y a Xiao Ning detrás de él que se mantuvieran al margen. Ellas tampoco mostraron ningún signo de pánico. Yunfei era un cultivador de alma; la gente normal no podría hacerle nada. La batalla terminó tan pronto como empezó. Se pudo comprender que veinte personas se precipitaron en contra de Bai Yunfei y luego todas se doblaron sobre el estómago, para acto seguido retorcerse sobre el suelo y echar espuma por la boca. Mirando a Bai Yunfei, quien tenía una singular expresión de decepción en sus ojos, el rostro de Long Tao se torció de una forma horrenda. "¡¿Eres un cultivador de alma?! ¡Yo personalmente me encargaré ti!" El musculoso, barbudo y furioso Long Tao caminó en dirección de Bai Yunfei. Este último lo estudió rápidamente, adivinando su fuerza: etapa Tardía de Personificación de Alma. El reino de Personificación de Alma ya no era amenaza para él. Como Yunfei todavía no desataba su Fuerza de Alma, su enemigo no sabía que tan poderoso era y se precipitó sin cuidado. Yunfei no quiso perder más tiempo; sus ojos destellaron, inclinó levemente el cuerpo y, en un santiamén, estrelló su puño derecho en el estómago de Long Tao, mandándolo a volar a su vez que exclamaba una serie de palabras que nadie aparte de él entendía. "¡Se acabó tu turno! ¡Personaje extra número dos, fuera de escena!"
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500