Contra los Dioses

Un cambio drástico (3)
Xiao Lie originalmente tenía grandes expectativas para la gente de la Secta Xiao. El hijo del maestro de la Secta Xiao debía ser como un dios dragón celestial. Sin embargo, a primera vista, se decepcionó mucho. No vio el aura, la gracia, el autocontrol y la altura apropiada que los discípulos directos de una gran secta deberían tener. Más bien, sólo vio arrogancia condescendiente y una mirada tiránica en sus ojos que le dejó un sentimiento de inquietud. Era como la de un niño mimado y consentido que había crecido entre aduladores. Pero al pensarlo bien, también se sintió aliviado... Después de todo, era imposible que la Secta Xiao prestara atención a este pequeño Clan Xiao. ¿Por qué enviarían a una "gran persona"? Que enviaran a alguien con el estatus de "el hijo del maestro de la secta" era meramente para expresar un respeto superficial a la muerte de Xiao Zheng. "Papá, acabo de oírles decir que tú y el maestro del clan se dirigieron a dar la bienvenida a la gente de la Secta Xiao. ¿Cómo es que has vuelto tan pronto?", Xiao Lingxi acababa de volver de entregar comida a Xiao Lie. Con la cara llena de curiosidad, preguntó, "¿Ya ha llegado la gente de la Secta Xiao? ¿Qué clase de personas son? ¿Tienen un aura realmente aterradora?". Las preguntas de Xiao Lingxi le recordaron al anciano que estaba detrás de Xiao Kuangyun. Él asintió, "Por supuesto, la gente de la Secta Xiao es insondable. Sin embargo, querida Lingxi, deberías evitar a la gente de la Secta Xiao tanto como sea posible en los pocos días que estén aquí. El joven que los dirige no es una persona benevolente. Evítalos tanto como puedas". "¿Ah?". Xiao Lingxi parpadeó sus ojos con incredulidad y luego asintió ligeramente, "Entiendo papá. De hecho, ya les tenía un poco de miedo. Después de todo, son de la Secta Xiao, deben ser súper súper poderosos". "Incluso si tienes curiosidad, deberías intentar alejarte de ellos". Xiao Lie advirtió una vez más. Luego, tomando un ligero respiro y, con una pesada carga en su mente, entró en el patio. "¿Papá? ¿Por qué parece que tienes algo en mente? ¿Pasó algo especialmente grande?", Xiao Lingxi preguntó nerviosamente. Como una hija que conocía bien a su padre, con sólo una mirada, Xiao Lingxi podía ver a través de la expresión facial de Xiao Lie. Xiao Lie se congeló por un segundo, y luego sacudió la cabeza, "No es nada...", se detuvo un momento al darse cuenta de que si no lo decía en voz alta, entonces esta inteligente hija suya podría no sentirse a gusto por el resto del día, así que sólo pudo responder lentamente, "La Secta Xiao trajo un regalo llamado " Polvo de Apertura Profunda". Por lo que dijo Xiao Kuangyun, este Polvo de Apertura Profunda tiene un gran efecto restaurador en las venas profundas dañadas. Así que...". "¡Ah! ¿Puede arreglar las venas profundas dañadas? ¿Es eso cierto?". Xiao Lie ni siquiera había terminado de hablar, pero Xiao Lingxi ya estaba gritando de emoción. De repente, sus pequeñas manos apretaron fuertemente los bordes de su ropa. Arreglar las profundas venas de Xiao Che siempre había sido su mayor deseo. Estos últimos años, ella había buscado sin descanso y sin parar todos los métodos posibles junto con Xiao Lie. Las palabras de Xiao Lie eran como el cielo concediéndole su deseo. "Los efectos de la medicina de la Secta Xiao no pueden compararse con los de la medicina ordinaria. Puede que realmente sea capaz de proporcionar resultados sorprendentes". Diciendo esto, la expresión de Xiao Lie se atenuó lentamente, "Sin embargo, el uso más importante del Polvo de Apertura Profunda es acelerar la velocidad de cultivo durante un cierto tiempo. En este momento, el maestro del clan y el resto de ellos consideran este "Polvo de Apertura Profunda" como un tesoro. Convencerlos de usar el "Polvo de Apertura Profunda" en el cuerpo de nuestro querido Che, que es considerado un bueno para nada a sus ojos... hay realmente poca esperanza. La expresión de Xiao Lingxi se volvió oscura. Las palabras de Xiao Lie fueron como un baldazo de agua fría que extinguió todo su entusiasmo. Se mordió los labios y dijo resueltamente, "No importa cómo, debemos obtener el Polvo de Apertura Profunda. ¡El pequeño Che definitivamente no es un bueno para nada! ¡Él es el que más necesita el Polvo de Apertura Profunda!". "Lucharé por él con todas mis fuerzas". Viendo la expresión de su hija, Xiao Lie dejó escapar un largo suspiro. Sin embargo, en su corazón, estaba perfectamente claro la poca esperanza que había de conseguir el Polvo de Apertura Profunda... por no decir que era absolutamente imposible. .............................. Al anochecer. "Hoy he visto a Xiao Kuangyun de la Secta Xiao". La luz de las velas se balanceaba débilmente dentro de la habitación. Xia Qingyue se sentó al lado de la cama y habló. "Oh... ¿qué clase de persona es?", Xiao Che bostezó antes de preguntar casualmente con una mirada indiferente. "Es un idiota". Las cejas de Xia Qingyue se torcieron ligeramente con un toque de asco al recordar la forma en la que Xiao Kuangyun la miró. Su maestra le había dicho que de los cuatro hijos del maestro de la Secta Xiao, los otros tres hijos eran considerados como dragones entre los hombres, pero este cuarto hijo era el único que era un completo idiota. Sin embargo, era el más favorecido por el maestro de la secta, posiblemente porque era el más joven y el único hijo de la esposa legal. "Es normal, si lo piensas, es bastante obvio qué clase de gente enviaría la Secta Xiao a este lugar. Pero de cualquier manera, todavía no tiene nada que ver conmigo. Como mucho, sólo tengo que presentarme mañana como una formalidad", Xiao Che se encogió de hombros mientras hablaba. Sus cejas se movieron repentinamente, y su expresión se agudizó ligeramente. Levantó la cabeza y preguntó, "Qingyue esposa mía, ¿dijiste que lo viste? Entonces, ¿él también te vio?". "Así es... ¿por qué?", Xia Qingyue levantó las cejas. Xiao Che levantó su mano para frotarse la barbilla, y de repente dijo, "Antes dijiste que era un idiota. Si es un idiota... Qingyue esposa mía, si no he adivinado mal, tu maestra debería estar cerca de la Ciudad de las Nubes Flotantes, ¿verdad?". "... ¿Cómo lo supiste?". Un rastro de asombro apareció en la cara de Xia Qingyue. Xiao Che no se explicó, en cambio, dijo con una expresión seria, "Ya que es así, piensa en una manera de comunicarte con tu maestra. Sería mejor que viniera a este lugar mañana...". Después de pensar por un momento, su expresión se relajó una vez más, "Ya que tu maestra está cerca, supongo que no habrá problemas. Vamos a dormir". Las delicadas cejas de Xia Qingyue se levantaron ligeramente, y luego reflexionó en silencio por un momento. Volvió a pensar en la expresión de los ojos de Xiao Kaungyun cuando la miró esa tarde y finalmente entendió el significado de las palabras de Xiao Che. Su expresión tuvo un repentino espasmo, e inconscientemente extendió la mano para apretar el talismán transmisor de sonido en su cintura. Viendo a Xiao Che extendiendo la manta en la esquina de la habitación, su mirada vaciló levemente. Sus labios dudaron y se movieron varias veces hasta que finalmente dijo, "Ven a dormir a la cama". "¿Ah?". Xiao Che giró su cuerpo hacia ella y dijo con los ojos abiertos, "Qingyue, esposa mía, ¿qué has dicho?". Xia Qingyue inmediatamente apartó la cara para ocultar la expresión en su rostro, y respondió fríamente, "¡Si no lo has oído, entonces olvídalo!". "¡Lo he oído! ¡¿Cómo podría no haberlo oído?!", Xiao Che inmediatamente asintió con la cabeza como un pollo que picotea arroz. Tiró la manta en su mano y rápidamente se arrojó sobre la cama, luego miró a Xia Qingyue con una sonrisa feliz, "Qingyue, esposa mía, ¿dormirás dentro o fuera esta noche?". “…”, Xia Qingyue no respondió. Con un gesto de su blanca mano, apagó todas las velas rojas en la habitación en un segundo. Inmediatamente, la habitación se tornó completamente negra, y su corazón suspiró en secreto. Extendió la mano y empujó a Xiao Che hacia el interior, tirando de la manta para cubrir sus cuerpos con ella. Acostada de lado, de espaldas a Xiao Che, dijo en voz baja y fría, "No te hagas la idea equivocada, sólo lo hago para que te sea más facil tratar mi cuerpo a las tres de la mañana... ¡Que no se te ocurra hacer nada raro! ¡Si no, no te dejaré volver a dormir en la cama!". "¡Como ordenes, mi querida esposa!", Xiao Che habló mientras daba un tirón a la manta y olía el resto de la fragancia de la joven dama que aún estaba en ella. Ahora, Xiao Che la llamaba "esposa" varias docenas de veces al día. Al principio, a ella no le gustaba, pero ahora, no sólo se sentía incomparablemente natural, sino que al mismo tiempo le sentía una especie de indescriptible sensación de "soy su esposa". Este sutil cambio le causó una gran agitación y confusión en su corazón. Cerró los ojos y se esforzó por evitar pensar en esas cosas que le desordenaban sus emociones. No mucho después, se durmió tranquilamente. Sin darse cuenta se había convertido en las tres de la mañana. Era la hora más oscura antes del amanecer, y todo el Clan Xiao estaba en paz. Los únicos sonidos que se podían oír eran los zumbidos ocasionales de los insectos. En la oscuridad, en el patio de Xiao Lingxi se escuchó un ligero sonido de chirrido y, después de ese sonido, la puerta de la casa, bien cerrada, se abrió lentamente. Una pequeña sombra se escabulló lentamente y, después de mirar a los alrededores durante un rato, rápidamente huyó fuera. La sombra no había podido salir de la puerta del patio cuando una figura alta y gris cayó repentinamente del cielo, aterrizando delante de ella. El sonido del grito de alarma de una niña se elevó, y poco después llegó una voz solemne, que con gran esfuerzo trató de mantener el tono de voz bajo, "Querida Lingxi, ¿a dónde vas tan tarde en la noche?". "¡Ah! ¡Papá... papá!". La sombra asustada bajó el sudario que cubría su rostro, revelando el rostro de una encantadora y conmovedora niña, realmente era Xiao Lingxi. Mirando a Xiao Lie, que había aparecido repentinamente delante de ella, se asustó sin saber que decir, "Yo... Yo... Yo...". "¡Ah!", Xiao Lie dio un largo suspiro, y luego dijo en voz baja, "Querida Lingxi, quieres ir a robar el Polvo de Apertura Profunda, ¿verdad?". "Yo... Yo...", Xiao Lingxi bajó la cabeza mientras titubeaba. "Eres mi hija. ¿Cómo podría no saber lo que estás pensando en tu corazón?", Xiao Lie una vez más dejó escapar un largo suspiro y luego dio una palmadita a su hija en su hombro. "Después de que te fuiste esta tarde, pensé que tenías una extraña mirada en los ojos. Me sentí incómodo, así que vine aquí a hacer guardia... Como era de esperar, estabas pensando en ir a robar el Polvo de Apertura Profunda... Querida Lingxi, realmente eres demasiado obstinada. ¿Sabes lo peligroso que es esto? Ese Polvo de Apertura Profunda no es algo ordinario, es un regalo de la Secta Xiao. Si tus huellas fueran descubiertas, entonces estaría en la jurisdicción de la Secta Xiao. En ese momento, si esos cuatro de la Secta Xiao decidieran que eres culpable, sin mencionarme a mí, no habría nadie en toda la Ciudad de las Nubes Flotantes que pudiera salvarte". Xiao Lingxi bajó la cabeza y se mordió los labios, "Yo... yo sé todo eso. Pero... pero... el estado del pequeño Che es tan lamentable. Claramente él es una buena persona, pero siempre es ridiculizado por la gente, despreciado y tratado como basura por todos. Si pudiera arreglar sus venas profundas, entonces ya no reirían de él. ¡Ya no sería menos que nadie!". Xiao Lie abrió y cerró su boca, una mirada de tristeza apareció en su cara. "Siempre me pregunté por qué Xiao Che era el que tenía las venas profundas deformadas, y no yo... Este mundo es tan injusto para él... Papá, ¿lo sabías? Cada vez que veo que se ríen del pequeño Che, y que él todavía trata de adoptar una mirada indiferente y en cambio viene a consolarme, mi corazón se llena de inquietud... Si pudiera arreglar sus venas profundas, incluso si tengo que convertirme en una ladrona... incluso si recibo la pena de muerte, aun así estaría dispuesta a hacerlo cien veces...”. Mientras hablaba, los ojos de Xiao Lingxi ya estaban llenos de lágrimas. Luego se cubrió la cara con las manos y finalmente no pudo evitar empezar a sollozar. Un violento espasmo pasó por la cara de Xiao Lie. Mientras miraba a su sollozante hija, su corazón también se afligía, e intentó consolarla tranquilamente, "Queria Lingxi, sé que estás haciendo esto de todo corazón por nuestro querido Che. Pero, dejando de lado las consecuencias, Xiao Yunhai no le dio la caja con el Polvo de Apertura Profunda a nadie después de haberla recibido, así que debe llevarla en su cuerpo. Con tu fuerza, ¿cómo podrías robar algo de Xiao Yunhai? Escúchame, vuelve a dormir, en cuanto al Polvo de Apertura Profunda, no escatimaré esfuerzos para pensar en algo. Aunque no he intervenido o discutido sobre nada en estos últimos años, todavía tengo voz y algo de poder en el Clan Xiao. Obtener el Polvo de Apertura Profunda no es necesariamente imposible. No tienes permitido hacer este tipo de tonterías en el futuro. Si algo realmente te pasara... ¿quién cuidaría y protegería a nuestro querido Che después?". La última frase de Xiao Lie golpeó suavemente el tierno corazón de Xiao Lingxi, dejándola con un repentino y persistente miedo... ¡Era cierto! Si no tenía éxito, si era atrapada y recibía un gran castigo, ¿qué le pasaría al pequeño Che...? "Yo... yo entiendo". Xiao Lingxi se quitó su ropa negra y la dejó caer a un lado, se limpió las lágrimas de su rostro y dijo con cara de culpable, "Papá, lo siento. Hice una cosa estúpida y te hice preocupar de nuevo. Ahora me dormiré obedientemente y no volveré a hacer algo así... Papá, deberías volver rápidamente y descansar... Prometo que no iré a robar el Polvo de Apertura Profunda". "Oh, sólo sé obediente", Xiao Lie asintió con la cabeza y sonrió cálidamente. Pero antes de irse, aún se sentía incómodo mientras recogía la ropa negra en el suelo y se la llevaba.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500