El umbral

c9
Nota: El presente capitulo estára narrado de diversas perpectivas. _____________________________²¹_______________ °Presente: 8 de octubre de 2025° °Hora 8:00 am° Narra Antonia: Respiro cortadamente, hoy es el día que le digo un definitivo Adiós a mi hermosa mejor amiga. Bueno, si se puede decir adiós a una tumba vacia. Pienso mientras ingreso a la facultad “Facultad de historia y derecho" se lee en el gran cartel que decora la entrada. Ingreso por el oscuro pasillo , volteo sin pensar a la derecha y hai los veo. Los chicos. Anamaria está sentada sobre la piernas de Mauro, el amor de esos dos es casi enfermizo. Y pensar que aquella noche en la cual ella desapareció, estaba comprometida con el Mauricio. Jess está sentada frente a su computadora, viste su uniforme de medicina. Sebastián su novio, se encuentra sentado a su lado, teniendo una animada conversación con la morena. Ese grupo me enferma. Siempre se han tapado las mentiras entre ellos. La verdad me esperaba cualquier cosa de Anamaria pero del resto... No esperaba que los chicos que por muchos años considere mis mejores amigos solo me dieran la espalda. Amistad mis pelotas. Cuando más lo necesitamos nos dieron la espalda. Cuatro pares de ojos se clavan en mi persona, lo sé. Jaden y yo tenemos prohibido estar donde ellos estén. Una regla absurda. Pero, impuesta por Jess, dos dias después que ella desapareció. Por muchos años nos culparon por lo sucedido. Solo Jade y yo somos los culpables de su desaparición... Pero, no puedo siemplemente dejar de existir. Tengo que entregar el documento y debo ser puntual. Ay, Mary si vieras cuánto han cambiado las cosas... ________________²¹ °Presente° Narra Anamaria: —Por eso, osea la nena está mal de la cabeza. ¿Que le pasa? Yo no soy de las personas que a venden —escuchaba hablar a Sebastián. Muevo ligeramente mi retaguardia sobre el frente de mi novio. Mauro me agarra la cadera. Lo que menos quiere, es una erección. Mi novio es lo más tierno. —No es que te vendas, es que eres agradable a la vista. —me íntegro a la conversación. —¡Pero, tengo novia!—dice bruscamente Sebastián. Río ante su reacción, definitivamente este chico no capta mi sarcasmo. Veo como la vista de Jess pasa de su computadora a enfrente de ella. ¿Que estará observando? Dirijo mi mirada a el lugar donde ella está observando. Antonia está parada a unos metros de nosotros, no tengo claro cuánto tiempo lleva aquí. Pero de solo pensarlo me incomoda. Ella y Jaden después del fatídico suceso, o debería decir fabuloso suceso (para mí). Se separaron abruptamente de nosotros. _____________²½ °Presente° Narra Jess: Seis, ocho, diez, doce, catorce ... todavía me faltan al rededor de 20 lineas para concluir el trabajo. Nunca fui buena con la escritura, odio hacer trabajos escritos. ¿Por qué debo hacerlos? Claramente soy mejor en los trabajos de manuelidades. ¿Por qué tenía que entregar reportes? No es suficiente con decir: "lo lamentamos pero la persona no sobrevivio el tratamiento". Después de todo, la medicina es ayudar al otro. Pero, si el otro no colabora. Pues, se intento y eso es lo importante. Un sentimiento de ser observada me alberga, elevo mi vista y veo Antonia. Se encuentra a unos metros de nosotros. Sus ojos llorosos y las bolsas debajo de sus ojos me indican que a vuelto a tener problemas de insomnio. Cómo muchos de nosotros, los primeros días. Pero, ¿a qué se debe su estado actual? Le quitó importancia al asunto. No, ella no puede llegar a tener información de Mary. Su separación de nuestro grupo la verdad lo ví venir, siendo una persona tan...sensible. Los grandes impactos tienden a herirla. Y más cuando ella se hacía llamar "Su mejor amiga". Lo lamento por ella pero, los débiles deben irse. ____________²¼ °Presente° Narra Sebastian: —Por eso, osea la nena está mal de la cabeza. ¿Que le pasa? Yo no soy de las personas que se venden — dije algo alterado, quería llegar formar disputa entre mis amigos. Quería hablar mal de la chica. Mis amigos amaban el chisme, al igual de burlarse de la gente exterior a nuestro grupo. —No es que te vendas, es que eres agradable a la vista. —interumpio Anamaria. La morena se movió levemente sobre la piernas de mi mejor amigo. ¡Ja! mucho suertudo. Se deshizo de un pez muerto para encontrar esta especie endémica. Y el que decía, que Anamaria no lograba llegar ni a los talones de Mary. Tendrá que tragarse sus palabras. Ahora tiene un diosa claramente. Recorrí con mi vista, las curvas de la morena, está chica está como quiere. —¡Pero, tengo novia!—dije bruscamente volviendo a la charla. Sería una pena que él supiera de mi aventura con su novia. ___________²⅒ °Presente° Narra Mauricio: Mi mente divaga en ideas absurdas, estoy a unos meses de graduarme de mi segunda carrera. Si, soy Ingeniero y próximamente me graduare de historiador. La verdad estudiar historia nunca se me había pasado por la mente. Pero, hay que decir que conocí a alguien que revolvió mi mundo entero y me hizo amar la historia tanto como ella. Anamaria se mueve bruscamente encima mío, agarró firmemente su cadera. No puedo quejarme, Anamaria llegó a mi vida en el momento más oportuno. Compartió con migo inumerables noches de insomnio, me apoyo y brindo su calida mano en cada uno de mis tropiezos. Pero, nadie podrá nunca remplazar a Mary. Ambas chicas son polos opuestos, por un lado Mary era demasiado inocente hasta el punto de alterar a Sebastián. No captaba ningún chiste sucio proveniente de su boca. Mientras, Anamaria es un caso totalmente aparte. Hace cuatro años, si me hubieran preguntado si creía que mi prometida estaba con vida había afirmado sin dudarlo. Hoy, es muy difícil seguir afirmandolo. Pienso, que está en algún lugar cuidandonos. Me gusta pensar en eso, después de todo ella nunca participó en juegos o retos que hirieran su integridad. Un hermoso ángel, en un plano diferente al nuestro, cuidandonos. Ese es mi Mary. __________²⅙ °Presente: 8 de octubre de 2025° °Hora: 10:20 pm° Narra Jaden: —¿Como te fue entregando el informe?— preguntó mientras veo a Antonia atravesar el pórtico. —Normal— dice ella. La conozco demasiado para saber que algo no está bien. —¿Todo bien? —pregunto mientras guardo el control de Xbox. —No, mira que no. Nada está bien —Antonia se agarrar con desesperación el cabello, está sumamente estresada— Desde hace cuatro años nada está bien, todo se fue al caño. Pero, parece que todo el mundo dejo de importarle. Todos e Incluyendote a ti.—Resopla— ¡¿Jaden y si Mary está afuera?! —dice antes de estamparme la puerta de nuestra habitación en la cara. A pasado cuatro años es imposible... pero me gustaría pensar que si. Haría cualquier cosa, si solo recibiera una señal... Después de todo, es exclusivamente mi culpa, si tan solo no hubiera insistido su presencia aquella noche.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
El umbral

Populares

Populares

close 0/500