Varios Relatos De Terror y Suspenso

Desaparecieron EP01
2020, maldito año de @#$&/... La pandemia, la guerra, los meteoros y finalmente, la desaparición... yo soy uno de los que desaparecieron... Fui a comprar algunas golosinas para mi bebé (una niña de 1 año y medio), cuando sucedió. La encargada de la tienda me dijo el precio y saqué los billetes para pagar. Al extender mi mano, mientras con la otra sostenía a mi hija, la muchacha abrió mucho los ojos y dió dos pasos hacia atrás, chocando con la estantería de productos. Yo la miré desconcertado y ella corrió hacia la parte trasera de la tienda. Yo salí a la calle pensando que tal vez había visto algo detrás de mí, pero no había nada. Entonces empezó. Escuché una mujer gritar, otro grito a la distancia y muchas otras personas exclamando cosas ininteligibles. Fue tan rápido... ni siquiera me dió tiempo a intentar averiguar lo que pasaba, las personas a gritos le explicaban a otros lo que habían visto y los que no lo vieron, no tardaron en creer lo que les decían. Al instante de girar, alterado por el sonido que provocó un coche al chocar contra un poste de alumbrado público, escuché las exclamaciones "desapareció", "te juro que estaban en mi frente y desaparecieron", "estaba ahí con la beba y frente a mis ojos desapareció"... No sé si alguno de ustedes habrá recibido un descarga eléctrica alguna vez, pero esa fue la sensación que sentí en el momento, la que solamente fue anulada por el llanto de mi hija, que se estaba asustado por todo el ruido en la calle y los gritos de las personas. Decidí correr hasta mi casa, necesitaba corroborar qué había pasado con mi esposa. Estaba seguro de que sea lo que sea que me haya pasado a mí, mi hija estaba en la misma condición porque la tenía en mis brazos y reaccionaba a mis intentos de calmarla, así que, lo que quedaba era buscar a su madre para ver si estaba con nosotros o no... y no. Al llegar la avisté en la vereda, asomada, viendo hacia los lados de la calle con desesperación, tal vez esperando vernos volver en cualquier momento. Lo intenté... realmente intenté hacer que me notara. Incluso levanté la voz, casi gritaba, me contenía simplemente para no asustar a mi hija, aunque de todos modos fue inútil. El pánico se apoderó de las calles en menos de una hora. Mi esposa sin saber qué hacer, corrió hacia adentro de nuestra casa, trabó las puertas y ventanas. Fue cuando noté que no necesitaba abrir la puerta para entrar. Quise golpear la puerta y la atravesé. El pensamiento más lógico se hizo presente en mi cabeza; "estoy muerto"... miré a mi hija, e intentando evitar mis lágrimas, pensaba lo injusto que era, ella no tendría la oportunidad de vivir. Mi eposa miró hacia afuera unos minutos apartando las cortinas y en un momento de sobresalto corrió a la habitación, recurriendo a las armas que yo guardaba en varios lugares, mientras se escuchaba más y más el ruido en las calles. No sé me ocurrió antes, pero mi hija me hizo entender algo muy simple; si yo podía ver a mi esposa, entonces mi hija también debería poder hacerlo. Al ver a su madre, mi niña la llamaba. Tuve que tomar una decisión muy triste, debía irme. Pero tenía miedo de que mi esposa termine siendo víctima del caos. Tal vez si le pasara lo peor, vendría a estar con nosotros, pero tenía mucho miedo. Al final, me fui. Caminaba y pensaba en lo que estaba pasando y de repente, otra revelación. Mi hija y yo nos veíamos el uno al otro, entonces, ¿podríamos ver a otros que estaban en nuestra misma situación? Busqué responder esa pregunta, gritaba queriendo llamar la atención, pero el desorden en las calles era tanto que mi voz era solamente una más entre tantas. Me alejé del centro de la ciudad, me fui a un lugar más tranquilo dónde recostarme, un lugar donde iba cuando era niño para jugar. Caía la noche, empecé a tener sueño, me preguntaba porqué tendría sueño estando muerto. Miré a mi niña a mi lado, estaba durmiendo. Empecé a preocuparme, si teníamos sueño, podríamos tener hambre. La tome entre mis brazos con cuidado de no despertarla y salí en busca de algo que comer... fue mi primer gran error.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Varios Relatos De Terror y Suspenso

Populares

Populares

close 0/500