Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

°° UN MAL ENTENDIDO°°
[Con LINSAY] La tarde comenzó a caer, el sol poco a poco descendió un lindo atardecer comenzó a terminar. ESTEBAN y LINSAY se encontraban caminando a las orillas del río dónde LINSAY lloró mucho. — El paisaje es muy lindo, no te parece ESTEBAN. - preguntó LINSAY soltando una sonrisa muy tierna. — No he visto, uno haci en muchos años de hecho eres la primera amiga con la que veo y mi única amiga. - dijó graciosamente. — Mira, hay unos helados muy raros allá. - dijó LINSAY apuntado a una esquina del río. — Iré a comprarlos esperame aquí. - argumentó ESTEBAN dando unos pasos para ir a comprarlos. ESTEBAN se fue corriendo tras el carrito de helados para comprarlos a LINSAY. De pronto unos gritos se escuchan en el agua, pidiendo auxilió, LINSAY sin pensalo salta al agua sin importar sus heridas que tenía en ambas manos, nado rápidamente a esa voz que pedía auxilió, en ese momento ESTEBAN escucha el gritó de una mujer que se encontraba a su lado diciendo: —¡Mi hija! - gritó desesperadamente. ESTEBAN volcó su mirada al río al ver que la mujer a su lado, gritó al darse cuenta de que LINSAY no estaba en el lugar que la dejó si nos más bien estaba nadando en el río. Tomo el impulso de correr hacía ella dejando caer los helados al suelo ante el peligro en el que se encontraba su única amiga. ESTEBAN salto rápidamente al río. LINSAY llegó al lugar de la extraña voz, jalo de la mano a la persona y al ver que era una niña se dio prisa, sin percatarse que sus manos rozaron con una pieza de metal que de la nada salió, parte del agua comenzó a teñirse de rojo, el dolor no sentía en ese momento por el susto de salvar a a la pequeña niña que había caído al río. ESTEBAN fue al encuentro, de LINSAY al ver que ella tenía dificultad de poder traerla a tierra para salvarla. — ¡Toma a la niña! - gritó LINSAY empujándola hacía ESTEBAN. — La tengo, la llevare a tierra para ayudarla, luego vendre por ti. — Yo puedo venir sola. — ¿Segura? — Si, ve de una vez. —Esta bien, ven con calma. - dijó ESTEBAN tomando a la niña en sus brazos para sacarla del agua. ESTEBAN poco a poco saco a la niña del agua, la tendió sobre la tierra le dió las primero auxilios al ver que la niña respondió rápidamente, ESTEBAN se sintió aliviado y con un cansancio dió un suspiró de alivió, con la ropa mojada, el agua que recorrió todo su cuerpo, vio a la niña al ver su ropa de sangre la revisó en busca de herida, cuándo se dió cuenta de que ella no tenia ningun rasguño miro rápidamente al río para buscar a LINSAY. Ya que si la sangre no venía de la niña, era de LINSAY, saltó al río nuevamente para ayudar a LINSAY al salir del agua. —¡LINSAY! - gritó ESTEBAN con toda sus fuerzas. LINSAY se encontraba nadando con dificultad, y casi al borde del desmayó. ESTEBAN la tomó entre sus brazos la cargo y la saco del agua al llegar a tierra, vendo sus manos rápido para evitar que la sangre de su amiga siguiera saliendo. Le dió los primeros auxilios al ver que su amiga comenzó a reaccionar, con una mirada de agradecimiento la abrazó cálidamente. De pronto la voz de una mujer le dice: — ¡Muchas gracias señor¡ mirándolo con mucha alegría. — Porque. — Salvo a mi hija, gracias por ayudarla. - dijo la madre. — No se preocupe cualquiera hubiese hecho lo mismo en mi lugar. — Ustedes dos son muy valientes gracias, pero la señorita, ¿esta bien? — No se preocupe señora son heridas ya sanara. - contestó LINSAY un poco cansada. – Tu novio fue muy valiente al saltar al río sin pensalo dos veces, se nota que te adora. —¿Cómo? - habló LINSAY. — Grito tu nombre desesperadamente. — No fue tanto haci. - dijo ESTEBAN. — Son una muy bonita pareja, me tengo que ir adiós cuídense y cuídala. - se despidió la madre de la niña para luego llevar a su hija aún hospital. ESTEBAN y LINSAY al ver que la mujer se hizo una idea errónea de ellos no supieron como hacerla cambiar de opinión. — ¡Vamos LINSAY volvamos a la base! — Vamos. Ambos retornaron nuevamente a la base para que LINSAY pueda curarse de sus heridas. [Al llegar] — Qué ocurrió no tenías que cuidarla. - dijo la instructora encargada de LINSAY, al verla llegar con las vendas llenas de sangre. — Tuvimos un inconveniente, LINSAY se lastimó. — Estoy bien, solo déjame en la habitación del Doctor. - pidio LINSAY. [5 meses después]... — ¿Como te sientes LINSAY? aún te duele tus heridas en la mano. - preguntó ESTEBAN. — No ya estoy mejor. — ¡Ustedes dos! que hacen los dos juntos, no deberían estar entrenando. - preguntando a ambos jóvenes, con una expresión muy molesta. — Mi instructora, solo el vino a ver como estaba. - argumentó LINSAY. — Si, ya que hemos entrenado por separado no he visto a LINSAY en semanas haci que hoy es mi descanso y vine a ver como seguía de sus manos. - dijó ESTEBAN, en un tono juguetón. — Hablando de su entrenamiento les tengo una nueva modalidad en la que serán entrenado ustedes dos. - habló la instructoras muy sería, algo que la caracterizaba.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

Populares

Populares

close 0/500