tres desamores una ciudad

Tácticas en el amor
Ya había pasado un par de semanas que Clarice regresó a la oficina, cuando su hombro comenzó a sentirse adolorido, intentó darse masajes ella misma pero resultó que le dolía aún más, estando frente a Bea hizo una mueca de dolor al tocarse el hombro. -¿Llamarás al doctor Roch?-Pregunto Bea. -¡No, para nada, me siento incómoda con él!-Respondió Clarice. -¿Sabes que está enamorado de ti? -¡Ni siquiera me conoce! Le pidió a Víctor tu número y además algunos datos como donde vives, tus hobbies, tus flores favoritas, tu gusto musical y primordialmente si sale con algún chico. -¿Sabes? ¡No necesito conversaciones como está mientras estamos revisando estos contratos! ¡Cambiemos de tema¡ ¿Si? -Por lo que vi en tu apartamento, podría asegurar que no sales con nadie y que llevas mucho tiempo sola, no encontré nada varonil, así que,¿Cuánto tiempo llevas soltera? -¡Juegas con tu suerte!¡Podría despedirte en este momento! -¡No lo harás! Llevó casi dos meses aquí, no has tenido ninguna queja de mi desempeño y un día escuché a las secretarias decir que has tenido una docena de ayudantes y que ellas a duras penas han sobrevivido aquí y es por qué no tienen contacto contigo. Así que ¿Cuánto llevas soltera? -¡No te importa! -¡Puede que sí! ¡Habla! Viendo Clarice que Bea no se daría por vencida contestó: -Casi tres años-. -¡Lo sabía, detrás de esa amargura y supuesta frialdad habría en el fondo un corazón que ardió de amor!¿Y que sucedió, por qué hace tres años? -¡De eso sí no hablaré! Afuera de la oficina administrativa se oía una llamada telefónica: -¡Ya te dije que no puedo acercarme a ella, sólo Bea puede! -recalcó Víctor. --Llevo dos semanas esperando información sobre ella y no has cumplido!-dijo con tono molesto Roch. -Te lo advertí, la chica no es fácil, no es como tus otras conquistas , puede que tus tácticas de amor no funcionen con ella.- -!Entonces deberé poner más fuerza en mis ataques! -¡Creo que si! Al día siguiente muy temprano, al salir del ascensor Clarice se topó con un ramo de rosas Rojas. -Son para usted señorita Clarice!- dijo una de las secretarias. -¡No me gustan! Prefiero los tulipanes salmón!¡ Te las obsequio! -¡Gracias!- le dijo la secretaria con ojos alegres. Un día después. -Señorita, ¡son para usted!-dijo otra de las secretarias. Hoy eran unos tulipanes color salmón. -No me gustan, prefiero le margaritas! ¡Te las obsequio! -¡Gracias señorita Clarice, son muy bellas! Al tercer día. -Señorita, alguien le mando esto-la tercer y última secretaria le notificó. -Ya sabes que hacer,¿No es así? -¡Si, lo se!-dijo agarrando el ramo de margaritas y llevándose al escritorio. Bea estuvo observando estos tres días el comportamiento de Clarice y no le había dicho nada pero luego de ver esto se fue directamente detrás de Clarice a la oficina. -¡Oye, yo no quiero flores! -¿Y quién te está obsequiando? -Las de mañana, a mi me tocan ¡Ya se te acabaron las secretarias!¿Por qué no las recibes y ya? -¡No me gustan las flores! -Pero, ¡a todas nos gustan! Clarice perdiendo la paciencia gritó: -¡Las odio, me recuerdan a mi boda! Bea se asombró, nunca la había visto así:-¿Estuviste casada?. -¡Vete! ¡ Sal de aquí! Bea no tuvo de otra que irse. Al salir Víctor se le acercó y le pregunto que había dicho Clarice sobre las flores. -Estuvo casada-dijo Bea sin salir del asombro. -¿En serio?¿Hoy, es viuda o divorciada? -¡No lo sé! Siguieron hablando luego de un rato Víctor le dijo que haría una llamada. -¡Hola, Roch! Tu chica al parecer estuvo casada, no sé si aún quiere continuar después de esto. -¿Casada?¡No creo! -Así, le dijo hace un rato a Bea. -¡Déjame pensar! ¡ Luego hablamos! ¡Adios! Luego Roch después de darle muchas vueltas al asunto en su cabeza hizo una llamada.: -¡Alo!¿Podrías investigar el pasado de una persona por mi? ¡ Te lo agradeceré! -¡Si por supuesto! ¡Si no es algo comprometedor! -¡No, nada de eso! -Dime. -Su nombre es Clarice Herr, es la propietaria de la compañía de diseño de interiores La y Le en Vista Linda.- -¡Entendido! ¡ Te llamaré
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
tres desamores una ciudad

Populares

Populares

close 0/500