Cambia formas

La mujer maldita
En el pequeño reino de Zifria la mujer conocida como la más bella estaba desposada con un Barón, había nacido como hija de unos pobres campesinos, sin embargo logró ser desposada por un noble, al temer perderlo no había esperado mucho y quedó embarazada, se sintió afortunada, por fin había salido de esa sucia vida entre cerdos y excremento, su belleza la había salvado, como mujer codiciosa queria una vida comoda llena de lujos, estaba feliz cuando sirvientes le servían, pero cuando conoció a más nobles odio su propia ignorancia. Jovenes apuestos pusieron sus ojos en ella, nobles de alto rango, pero ahora ella estaba atada a un noble que doblaba su edad, su apariencia era deplorable y su riqueza patética para presumir, ahora que esperaba un hijo en su vientre, descendencia de ese hombre ¿quien la querría así? no pudo evitar a odiar a la vida que crecía dentro su vientre. Cuando nació, odió a esa criatura aún más, era una niña, no sería libre hasta que de un heredero ¿de que servía una niña? Pronto quedó embarazada otra vez, esta vez tenía esperanza de tener un heredero y poder separarse de su marido, sin embargo otra vez nació una niña, esta vez no odiaba a su hija, pero no la quería. La tercera vez en su intento dar un heredero, fue aún más infeliz, su belleza se perdía, ya nadie la querría, solía culpar de ello a sus hijas y solo las despreciada más, sin embargo una vez más nació una niña, a esta no la odió o fue indiferente, la crió con diligencia. Con el tiempo había usado cada oportunidad para castigar a las hijas que la habían condenado a esa vida y quitado su belleza, en especial a la mayor, que se iba convirtiendo en alguien que era mucho más hermosa de lo que era antes, su marido aún la trataba bien, después de todo, sus hijas eran tan hermosas, que noble no las querría cuando tuviera que casarlas, conseguir a un rey como yerno no sería un problema. Finalmente el hijo que había esperado nació, podría librarse de ese matrimonio, pero ahora nadie la querría, ese niño se transformó en su única salvación, fue al único que mimo y amo. La hija mayor que desde pequeña poseía una belleza hipnotizante fue amada y alabada por su inteligencia y talento, trajo muchos elegios por parte de maestros, sería una gran esposa, una vez que recibiera la bendición de la diosa podrían escoger con quien comprometerla, pero ese día frente a todos fue rechazada por el templo y los creyentes, la antigua gloria que trajo a su familia se desvaneció, fue maldecida por todos, el templó, la gente, su familia, ahora era una mujer maldita. Aún así alguien con sus cualidades no fue despreciada por todos, un noble de alto rango y poderoso la aceptó, alguien aún mayor que sus padres, bien podria ser su abuelo, a los catorce años fue obligada a casarse con aquel hombre, sin embargo antes de consumarse el matrimonio, dicho hombre murió cayendo borracho, cuán feliz estaba, sin embargo por las leyes del reino, ella no recibió nada y debía volver a su familia o desposarse con alguien de la misma familia. Su familia no la quería de vuelta, así que no duraron en ofrecerla al hermano de aquel hombre, está vez el matrimonio fue consumado, pero al día siguiente murió rompiéndose el cuello al caerse de las escaleras. Esta vez no debía volver a su familia y heredaría como derecho de esposa, sin embargo la familia de aquel hombre no solo la hecho, si no que le dieron el titulo de mujer maldita. Obligada a volver a casa de sus padres fue tratada peor de lo que antes era, con los golpes y el maltrato, su cordura se fue corroyendo y finalmente cansada un día incendio todo. Ese mismo día el reino fue invadido y la mansión en llamas era solo una más, miles murieron era noche así que nadie se molestó en ayudar a la familia del Barón Alava, Cádiz la hija mayor fue rescatada por un sirviente, nadie nunca sospechó que ella fue la causante del fuego en esa mansión. Cádiz al escuchar los gritos de su hermano menor, entro en la mansión en llamas y rescató a Kaytel, la única persona que la trató bien y que tenía valor en esa despreciable familia, el pequeño reino Zifria fue destruido y saqueado esa noche, aquellos que se no tuvieron la suerte de escapar fueron capturados y convertidos en esclavos o asesinados, muchos de los que escaparon se ocultaron en el bosque de los espíritus y fueron ayudados por los compasivos habitantesdel bosque, los pusieron bajo su protección, los curaron y alimentaron, entre ellos Kaytel fue el más protegido y amado, la única persona que no fue aceptada fue Cádiz, a quién curiosamente los espíritus resentian y tenían cierto aborrecimiento, ni siquiera tuvo la oportunidad de dar unnpaso dentro del bosque. Siendo rechazada, Cádiz notó el amor que le profesaban los espíritus a Kaytel y solo pidió que cuidaran a su joven hermano y lo llevaran a la salida dentro de un año, si no estaba allí, entonces que lo cuidaran otro año, si aun no volvía un año más, solo debía esperar cinco años hasta su regreso, si aún no volviera él debía olvidarla y vivir su vida como mejor pudiera. En el tiempo que fueron separados, Cádiz se volvió a casar y una vez más enviudo, la familia de su segundo esposó aún vivía y se mantuvo tan adinerada como siempre, no dudo en deshacerse de esa familia y volverse dueña de todo ese dinero, finalmente encontró un rey con el que casarse y pudo ir en búsqueda de su hermano. Su pequeño hermano se convirtió en el mejor mago en el mundo, una persona inigualable que había formado un contrato con al menos veinte espíritus. Cádiz al casarse usaría nuevamente su primer nombre, Odette, y ahora ya no solo era una vuida adinerada, además de la señora de las sombras, lider de mercenarios y asesinos, también había formado un contrato con un rey para convertirse en su esposa y ser la nieva reina de Ikhor. Tenía el suficiente poder, pero aún necesitaba más, debía conseguir los siete tesoros antiguos y para ellos debería tener el continente en sus manos.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Cambia formas

Populares

Populares

close 0/500