Especialista en Fortalecimiento de Objetos

¡Secreto Expuesto! – ¡Una Gran Crisis!
Ese mismo día, cuando Bai Yunfei llegó a la Ciudad Pico Nevado… Había tres personas sentadas dentro de un amplio salón en la sede de la secta Glacial. Se notaba con claridad que el amo del lugar había ordenado a todos los sirvientes que se retirasen, ya que se estaba realizando una reunión en la que se discutía algo importante. En el primer asiento, en la posición de la cabeza, se hallaba sentado un hombre de mediana edad con una tez parcialmente pálida. A pesar de mostrarse sin ninguna expresión, daba la impresión que un aura helada lo rodeaba. La temperatura en el salón incluso pareció haber descendido unos cuantos grados por su influencia. Esta persona, era el líder de la secta Glacial: Yu Fei. El hombre sentado a la izquierda del líder, aparentando cerca de unos cuarenta años, con un rostro tranquilo, era uno de los ancianos de la secta: Liu Cheng. Y la persona ocupando el asiento del lado derecho, que detalladamente les contaba algo a ambos, no era otro que el líder de la familia Zhang, ¡Zhenshan! "Después de eso, ese muchacho llamado Bai Yunfei, se dio la vuelta y huyó sin dudarlo..." Zhang Zhenshan parecía haber estado hablado durante bastante rato. Respiró suavemente, aliviado, y tomó un sorbo del té a su lado. Luego les echó una mirada a los otros dos hombres que le escuchaban, esperando por sus reacciones. Yu Fei permaneció en silencio por un breve momento y después habló: "Un joven cultivador del reino de Guerrero de Alma fue capaz herirte y escapar de ti. Hmmm… Según mencionaste, los objetos de alma que portaba eran realmente extraordinarios. Por cierto, la Espina de Hielo..." Cuando Zhang Zhenshan lo oyó, giró su mano derecha y la Espina de Hielo apareció en su palma. Su voz se tornó pesada al decir: "Se debió a esta Espina de Hielo que renuncié a continuar persiguiéndolo y me apresuré en volver a la secta. Necesitaba informarle acerca de esto cuanto antes, señor". ¿"Oh"? ¿De qué se trata?" Yu Fei levantó las cejas. "Señor, observe..." Zhang Zhenshan asintió ligeramente y luego centró su atención en un pilar que abarcaba las dimensiones de dos personas promedio. Con un movimiento de su mano derecha, una línea azul se trazó en el aire, haciendo contacto con el pilar en un abrir y cerrar de ojos, seguido de un suave sonido. Yu Fei y Liu Cheng revelaron un gesto de susto y sorpresa al ver como la Espina atravesó el pilar y se adhirió a la pared detrás de este. Los dos se quedaron atónitos durante más de diez segundos. Seguido, Yu Fei fue el primero en reaccionar. Su anterior expresión de indiferencia fue sustituida por una de excitación. En un parpadeó, su figura ya se encontraba en aquella pared, extendiendo la mano para remover la Espina de Hielo que estaba casi completamente enterrada en el muro. Sus ojos se llenaron de incredulidad. "¿Cómo es posible...? Este es el mismo objeto con el que recompensé a Han Xiao hace tan solo dos meses. Pero ¿cómo puede ser tan poderoso?" Zhang Zhenshan miró a Yu Fei, quien volvió a adoptar una expresión de incredulidad, y se dio cuenta que esa fue su propia reacción al comprender el gran poder que ahora poseía la Espina de Hielo la primera vez que la examinó. "Señor, estuve haciendo pruebas cuidadosamente. El poder de ataque de la Espina de Hielo se ha incrementado por lo menos en un 50% en comparación a como estaba antes. Y eso no es nada. Lo verdaderamente increíble es la velocidad y potencia con la que sale disparada. ¡Son al menos el doble de lo normal!" La incredulidad fue aún mayor en el semblante de Yu Fei al oír las palabras de Zhang Zhenshan. Estudió fijamente la Espina de Hielo en su mano por un largo rato, como si no pudiera creerlo. Entonces comenzó a probarla varias veces más en el mismo salón, hasta que varios pilares de piedra fueron perforados uno por uno. Después, retomó su asiento, algo confundido. "Señor, también hay algo extraño en las dagas arrojadizas que Bai Yunfei utilizó", dijo Zhang Zhenshan, sacando dos relucientes dagas y entregándoselas al silencioso Yu Fei. Posteriormente, volvió a ocupar el lugar a su izquierda, esperando por sus palabras. Sólo entonces Liu Cheng se recuperó de su aturdimiento y reflexionó por un momento, con una pesada expresión. "¿Crees que esto podría ser obra de la secta Alquimia?" "Imposible". Zhang Zhenshan pareció haber considerado esa posibilidad y sacudió la cabeza. "Aunque la secta Alquimia pueda refinar los objetos de alma para fortalecer su poder, nunca ha oído que fueran capaces de alterarlos hasta tal punto. Además, si ese Bai Yunfei gozara de la protección de la secta, no habría podido perseguirlo antes". En ese momento, Yu Fei, que meditaba con la cabeza baja, la levantó bruscamente y ordenó con voz seria y severa: "¡Encuéntrenlo! ¡Movilicen todas nuestras fuerzas y encuéntrenlo!" "¡No importa lo que deban hacer para ello, pero debemos adquirir el método que fue utilizado para mejorar esta Espina de Hielo!" En la Ciudad Pico Nevado, Bai Yunfei se despidió de la caravana después de cruzar la gran puerta. Comenzó a comprar varias cosas con las que abastecerse, siempre llevando el ancho sombrero de paja para no llamar la atención. También se mantuvo cabizbajo para evitar que los vendedores le reconocieran el rostro. Al finalizar sus compras, ya había anochecido, así que comió algo en una pequeña tienda y luego encontró una posada relativamente normal donde descansar. "No he detectado a nadie sospechoso por ahora. También he observado detenidamente a los camareros y al dueño de la posada; no parecen ser personas iguales a las de la última vez". Tumbado sobre la cama, Bai Yunfei pensó para sí mismo: "Ya he preparado todo lo que necesito. Me marcharé de aquí mañana temprano para dirigirme a la Ciudad Sauce Verde, en la frontera de la Provincia Qing. ¡Entonces finalmente llegaré a la Provincia Roca del Norte y estaré a salvo!" "Ciudad Sauce Verde... Me pregunto si tiene algo que ver con esa secta Sauce Verde". Pensando en esto, Bai Yunfei no pudo evitar recordar a Qiu Liliu y a Chu Yuhe. La imagen de una mujer envuelta en un atractivo vestido color verde jade apareció en su mente, y por un momento estuvo perdido en sus pensamientos. Después de un rato, su expresión cambió. Se sentó en el reborde de la cama, sacudió la cabeza de manera burlona, murmurando: "¿En qué estaba pensando? ¡Este es el momento adecuado para escapar de una vez por todas! Debo apresurarme en incrementar mi poder y salir de la Provincia Qing. Esa es la prioridad". A la mañana siguiente, Yunfei se despertó tras haberse puesto a cultivar gran parte de la noche. Exhaló ligeramente, se levantó de la cama y estiró su cuerpo, dejando salir un suspiro de insatisfacción. "¡Rayos! Si no utilizó la Técnica de Fortalecimiento de Objetos para acelerar mi entrenamiento, tardo mucho en mejorar mi Fuerza de Alma. Es una lástima, pero no puedo arriesgarme a quedar inconsciente al agotar mis energías". Al salir de la posada, compró unos bollos al vapor antes de dirigirse a la salida de la ciudad. Al cabo de unos minutos, cuando caminaba entre las calles principales y anchos caminos, su rostro fue tomando un matiz un poco turbo. "Me están siguiendo... ¡Maldita sea! ¿Cómo puede ser? ¿Por qué logran encontrarme sin importar lo cuidadoso que sea?" Bai Yunfei maldijo en voz baja. Después de salir de la ciudad, notó algo inusual y, aunque la persona que lo seguía era sigilosa, Yunfei, con la percepción de un Guerrero de Alma en la etapa Intermedia, pudo detectarla fácilmente. "Sólo me sigue. No parece haber cerca un gran número de hombres para cerrarme el paso. ¿Me equivoqué al pensar que era alguien de la familia Zhang? ¿O será que cuentan con pocas personas y saben que no pueden retenerme, por lo que me siguen mientras esperan refuerzos? Da igual de quien se trate; lo mejor es ser cuidadoso y despistar a esa persona lo antes posible". Al llegar a una bifurcación, Bai Yunfei aumentó bruscamente su velocidad. Fue por el sendero de la derecha y caminó todavía más rápido, casi desapareciendo en tan solo unas pocas respiraciones; cerca de un recodo no muy lejano. En la carretera principal, un hombre delgado, vestido como un vulgar campesino, se quedó atónito cuando Bai Yunfei giró y desapareció al instante. Sus cejas se arrugaron con sorpresa, diciendo para sí mismo: "¿Me descubrió? Como era de esperar del hombre que pudo escapar del anciano Zhang... Ahora bien, ¿debería ir tras él… o no?" Después de considerarlo por un momento, sacudió la cabeza ligeramente y se dio la vuelta para retomar el camino de regreso. "Es debido a que no tengo el poder para derrotarlo que lo seguí cautelosamente, esperando a que los ancianos llegaran. Pero ahora que ya me ha descubierto, sería simplemente una sentencia de muerte para mí el perseguirlo. De todos modos, ya conozco parte de la ruta que planea seguir; solo hay que esperar a que vengan a perseguirlo". Bai Yunfei se escondió detrás de una pequeña colina durante varios minutos. No vio que nadie continuara siguiéndolo, así que después de otro largo rato, salió de su escondite y se propuso a continuar su camino. "Tal vez estoy siendo demasiado cuidadoso... Puede que se tratara de un simple bandido..." Sin saber nada de la situación, Bai Yunfei paseó frente a la entrada de la secta Glacial. Y posteriormente se marchó sin que ocurriera ningún incidente… Al día siguiente, cuando Zhang Zhenshan regresó junto a Liu Cheng a la Ciudad Pico Nevado, recibió el informe de uno de sus subordinados: el hombre que estaba buscando había llegado a la ciudad la noche pasada y se fue temprano por la mañana. Al recibir esta noticia, ambos se veían un poco aturdidos. Segundos después, Zhang Zhenshan resopló fríamente y gritó: "¡Cómo se atreve ese Bai Yunfei! ¡Cómo se atreve a pasear delante de las narices de nuestra secta Glacial! Partiré inmediatamente; no lo dejaré escapar esta vez, ¡me aseguraré que pague por la vida de mi Yang'er!" "¡Hermano Zhenshan, espera!" Liu Cheng puso una mano sobre el hombro de Zhang Zhenshan. "¿Has olvidado las órdenes de Yu Fei? Este asunto ya no solo te concierne a ti, ¡sino que está relacionado con el futuro de la secta!" Mirando la casi retorcida expresión del rostro de Zhang Zhenshan, Liu Cheng suspiró y continuó aconsejándolo: "En tu estado actual, no eres el más adecuado para perseguirlo. Si lo matas, llevado por un arrebato de ira, ni siquiera yo podré rogarle a nuestro líder que tenga misericordia por tu vida..." "Deja que yo maneje la situación". Liu Cheng miró a Zhang Zhenshan, que parecía calmarse, y continuó: "No te preocupes, una vez que tomemos de él la información que queremos, ¡será todo tuyo!" La cara de Zhang Zhenshan cambió de tono. Al final, respondió: "Está bien, seguiré tus consejos. No haré nada hasta que descubramos su secreto. Sin embargo, ¿qué método piensas utilizar para tratar con él? La mente de ese joven es sorprendente y no creo que preguntarle directamente sirva…" "Bueno, encerrarlo y torturarlo es la última alternativa. Entonces, sólo hay una forma de hacer esto. Hay que engañarlo y... ¡hacer que nos cuente el secreto voluntariamente!" En este punto, Liu Cheng se quedó en silencio por un momento, rememorando toda la información que conocía sobre Bai Yunfei. "Estuvo en la ciudad y compró no sólo un mapa general del Imperio, sino también mapas detallados de las tres provincias, Qing, Roca del Norte y Pingchuan, esta última también conocida como la provincia de las grandes llanuras. Puedo estimar que su objetivo es dirigirse a la Provincia Roca del Norte". "En ese caso, el lugar más probable por el que puede pasar es... ¡La Ciudad Sauce Verde!"
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500