Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Ciudad Pico Nevado
Al atardecer, el resplandor del sol poniente se derramó sobre el denso bosque. Bajo el grueso ramaje, sólo unos pocos rayos de luz pasaban a través de los huecos de las hojas, haciendo lucir el panorama algo fantasmagórico. Bai Yunfei corría rápidamente, suprimiendo el dolor en su cuerpo con la poca Fuerza de Alma que le quedaba. Se sentía un poco alegre por haber escapado del peligro, aunque también estaba fatigado y dolorido. Sin embargo, una profunda pena era lo que más se asomaba en su rostro. "La Espina de Hielo, mi Espina de Hielo…" Mientras corría, Bai Yunfei continuó rugiendo en su mente: "¡La he perdido...! ¡He tenido que sacrificar mi Espina de Hielo!" Siendo Bai Yunfei un aficionado a los objetos de alma, e independientemente de su poder real, había clasificado la Espina de Hielo por encima de la lanza Punta de Fuego, no sólo porque se trataba del primer ‘trofeo’ que adquirió, sino también por sus incomparablemente útiles efectos adicionales. A veces, Bai Yunfei incluso consideraba a la Espina, de grado Humano Ordinario, como una herramienta más versátil que la lanza, sin importar que esta última fuese de un grado mayor, siendo Tierra Ordinario... Analizando toda la batalla en retrospectiva, la Espina de Hielo fue de mayor utilidad que la lanza Punta de Fuego. Pero ahora, había perdido la Espina... Bai Yunfei sintió que su corazón lloraba sangre... Siguió corriendo, corriendo, y corriendo... No se imaginaba cuanto avanzó hasta que finalmente tuvo que detenerse después de consumir toda su Fuerza de Alma, siendo incapaz de seguir. Levantando la cabeza, miró el cielo nocturno repleto de estrellas a través de los huecos entre las hojas de los árboles. Sus oídos se llenaron con los múltiples chirridos de los insectos nocturnos. Y, curiosamente, pudo escuchar el rugido de una criatura desconocida. "Supongo... que nadie me alcanzará por ahora...", dijo Bai Yunfei, echando una cansina mirada detrás de él. "No puedo correr más... descansaré aquí por esta noche y si logran alcanzarme aun así, entonces tendré que aceptar mi destino". Después de encontrar un árbol imponente y subir a una de las ramas más gruesas de su tronco, Bai Yunfei estudió el panorama que le rodeaba, concluyendo que no se toparía con serpientes venenosas, bestias feroces o cualquier otro tipo de peligros. Se sentó en la parte superior de la rama; cerró los ojos para comenzar a recuperar su Fuerza de Alma y curar sus heridas. Al día siguiente, cuando el sol brilló con intensa fuerza, Bai Yunfei, todavía inmóvil sobre la misma rama, abrió los ojos finalmente. Respiró profundamente y exhaló suavemente. Posteriormente, levantó la mano derecha frente a su cara y apretó el puño antes de frotarse el hombro izquierdo, arrugando las cejas ligeramente. "Uh… Parece que no me he recuperado del todo. Afortunadamente no es muy grave, por lo que debería estar sanado dentro de dos días como máximo". Extrayendo algo de comida de su anillo interdimensional, empezó a llenar su estómago hambriento, a la vez que rememoraba lo ocurrido el día anterior. "Acabé con la pequeña bestia que podía rastrearme, por lo que no creo que puedan encontrarme fácilmente. Este bosque también es bastante amplio; si quieren entrar y buscarme, sería como encontrar una aguja en un pajar. Siempre que abandone este sitio al instante y luego proceda con precaución anticipándome a los movimientos de mis enemigos como hice antes, entonces no debería cruzarme con amenazas nunca más". "No tengo suficiente experiencia de combate y todavía no soy lo bastante hábil en el uso de las técnicas de alma. Soy incapaz de notar estos detalles cuando trato con gente normal o que es más débil que yo, pero al enfrentar a oponentes más fuertes estas deficiencias quedan expuestas..." "Es inútil ser más inteligente si de todos modos puedo ser contrarrestado por alguien más poderoso. En el futuro, no puedo seguir actuando tan confiado... ¡Mi mayor ventaja sigue siendo mi equipo fortalecido! ¡Los efectos adicionales y la sorpresa que causan en mis enemigos es la clave para conseguir la victoria!" "Pero ahora, las armas normales, incluso si les agrego efectos adicionales, apenas me servirían para luchar en contra de gente fuerte. Y de mis objetos de alma ya solo me quedan la lanza Punta de Fuego y la armadura Seda Dorada. Uh... ¡Demonios! Mi Espina de Hielo..." Bai Yunfei no pude evitar sentir el corazón roto al recordar a su perdida Espina. "¡Basta! ¡Recupera la compostura! ¡Ahora me persiguen como a un perro apaleado porque no soy lo suficientemente poderoso! ¡Debo restaurar mi Fuerza de Alma y fortalecer más objetos!" La frustración que reprimía derivó en una densa rabia, desencadenando una vez más el infinito deseo de fuerza que albergaba Bai Yunfei. "La Secta Alquimia... ¡Siempre y cuando pueda unirme a esa secta, seré capaz de crear mis propios objetos de alma! Y cuando llegue el momento, usando mi Técnica de Fortalecimiento de Objetos..." "Hmmm... ¿En qué estoy pensando? Lo principal es lidiar con los problemas actuales y salir de la Provincia Quing lo más rápido posible". A Bai Yunfei le tomó otro día completo salir del extenso bosque, y casi estalló en lágrimas cuando vio a una pequeña aldea situada no muy lejos. "Finalmente, podré pedir indicaciones..." Debido a que realmente necesitaba recobrar fuerzas, Bai Yunfei pidió a los aldeanos que le permitieran descansar en algún lugar tranquilo. Los campesinos le predicaron al joven un grato sentimiento de amabilidad; recibieron al extraño que apareció de la nada en su aldea sin ningún tipo de malicia. Incluso le prepararon un apetitoso plato de arroz y ofrecieron medicinas al enterarse que estaba lastimado... A la mañana siguiente, Yunfei se despidió de los aldeanos con mucha energía. Iba a dirigirse a cierta ciudad que le comentaron. Tres días más tarde, luego de atravesar otro pequeño bosque, Bai Yunfei entrevió una espaciosa carretera en su horizonte, con mucha gente caminando de ida y vuelta. Varias personas parecían viajar en caravanas y carretas de comercio, lentamente y con muchos artículos. "Esta debe ser la carretera principal. Si sigo a la gente, podré llegar a la ciudad..." Bai Yunfei miró a los viajeros yendo y viniendo. Vaciló un poco. "Debe haber todo tipo de personas en esa ciudad. No sé si la influencia de la familia Zhang llegará hasta allí…" Luego de meditar un rato, sacudió la cabeza y se dijo a sí mismo: "Si me preocupo por cualquier cosa, entonces jamás saldré de la Provincia Quing. Ni siquiera el mismísimo Zhang Zhenshan pudo matarme. Si me encuentro con sus subordinados, simplemente me abriré paso a la fuerza". "Además, la última vez fue sólo un accidente; no puedo ser tan desafortunado otra vez, ¿cierto?" Bai Yunfei miró una caravana de unas diez personas que se desplazaba lentamente por la carretera y asintió con la cabeza. "Bueno, debo mezclarme con la gente hasta llegar a la ciudad. Una vez allí, solo compraré algunas cosas importantes, descansaré y me marcharé enseguida. Ah, debo recordar conseguir también un mapa para no seguir perdiéndome". Habiendo tomado su decisión, Bai Yunfei se acercó a la caravana comercial. Las personas eran tranquilas y charlaron con él gentilmente. Con un simple intercambio de palabras, acordaron en dejar que ese joven ordinario se uniera a su grupo de viaje. Bai Yunfei pidió prestado un sombrero de paja para cubrirse la cabeza y ocultar parcialmente su rostro. Ocasionalmente, luciendo cabizbajo, ayudó a cargar la mercancía. Por la tarde, el grupo llegó ante una enorme puerta. Yunfei permaneció junto al resto de las personas de la caravana, que se adentraban calmadamente en la ciudad. Antes de entrar, ojeó las tres palabras escritas en la solemne entrada: Ciudad Pico Nevado. Sin embargo, lo que él no sabía era que la Ciudad Pico Nevado se trataba del lugar en el cual se concentraba la fuerza principal de la secta Glacial. La sede de la secta Glacial, se ubicaba justo debajo de la Montaña Pico Nevado, a solo dos días de camino de esta ciudad.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500