Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Comienzo del Contraataque
Y, justo en el momento en que la palma parecía haber llegado a su límite, los ojos de Zhang Zhenshan se volvieron vidriosos. Seguido de un resoplido, los músculos de su hombro derecho vibraron. El brazo simulo retirarse un momento, pero en ese mismo momento se expandió hacia adelante, ganando velocidad y acortando la distancia. Bajo la mirada horrorizada de Bai Yunfei, la palma de Zhenshan impactó directamente en su pecho. Técnica de alma: ¡Golpe del Brazo Largo! Esta era la misma técnica de bajo nivel que Zhang Yang había usado en su batalla con Bai Yunfei, y esa vez cuando la usó, sólo pudo extender su brazo por una pulgada como máximo. Pero ahora era Zhang Zhenshan quien empleaba la técnica, ¡y su brazo se extendió por casi tres pulgadas! Incluso siendo una técnica de alma de bajo nivel, ¡podía ser muy peligrosa si quien la usaba era alguien más poderoso! Otra vez, el cuerpo de Bai Yunfei fue arrojado hacia atrás, generando un fuerte sonido a través del viento. Estando en el aire, Yunfei estabilizó su cuerpo y aterrizó en el suelo, solo que en esta ocasión no fue de una manera sorprendente ni elegante, sino que hubo de usar la lanza Punta de Fuego para mantener el equilibrio mientras retrocedía cerca de cuatro o cinco pasos más hasta finalmente detenerse. Al levantar la cabeza, su rostro expresaba un toque de palidez; seguido fue un rubor, y no pudo contenerlo más. Vomitó una bocanada de sangre. Usando un brazo para limpiarse los restos de sangre de la comisura de su boca, Bai Yunfei miró fijamente a Zhang Zhenshan, que caminaba lentamente hacia él con un dejo de amargura en sus ojos. "¡Demasiada diferencia! Ya sea por la experiencia en la batalla o el uso de técnicas, no estamos igualados en absoluto... Si no fuera porque consumió excesivamente su Fuerza de Alma para alcanzarme, habría utilizado más poder en esas dos palmadas de antes. Eso hubiese más que bastado para matarme..." Zhang Zhenshan puso su mano derecha detrás de su espalda y se estremeció sigilosamente. Hizo circular su Fuerza de Alma para calmar los efectos secundarios que le provocaban el alterar con su propia energía la técnica de antes. Dio un paso hacia Bai Yunfei, diciendo: "¿Ya lo comprendes? ¿Ves la gran brecha que hay entre nosotros? Pequeño niño arrogante e ignorante. Aunque posea varios objetos de alma, aunque yo esté debilitado, ¡todavía puedo matarte fácilmente!" "¡Pero no te dejaré morir aún! Mi hijo fue torturado y mutilado por ti. Haré que padezcas ese mismo dolor, y luego te romperé los brazos y las piernas. ¡Serás un cadáver destrozado para cuando acabe contigo!" Zhang Zhenshan se volvía cada vez más histérico mientras hablaba. Casi que ruge, con los ojos prácticamente rojos como la sangre y echando chispas, pero debajo de esa mirada resentida, había también un indicio de... sufrimiento. Bai Yunfei observó detenidamente a Zhang Zhenshan, que parecía estar en un estado de frenesí, y retrocedió lentamente sin una expresión clara en su rostro. Pero Zhang Zhenshan avanzó aún más rápido, dando largos pasos. Entre tanto se retiraba, Bai Yunfei miró a su alrededor. De repente, una sagaz idea se manifestó con un destello en sus ojos. Respiró profundamente; canalizaba su Fuerza de Alma. Usando los Pasos Superpuestos, su cuerpo se movió diagonalmente dos metros a la izquierda, dejando atrás en una serie de imágenes residuales. Luego, abruptamente, mirando a Zhang Zhenshan, que se encontraba a tres metros de distancia tras haberse lanzado a perseguirlo, levantó su pie derecho y pateó con fuerza. Con la fuerza de la patada, una roca del tamaño de una cabeza fue dispara hacia Zhang Zhenshan, levantando al mismo tiempo una capa de tierra a su alrededor. El diestro maestro de la familia Zhang resopló fríamente, se movió a un lado y evadió la roca sin necesidad de elevar o inclinar su cuerpo. Sin embargo, seguido de ese ataque, una mota de sorpresa apareció ante sus ojos. Bai Yunfei había cargado en su dirección, desplazándose mucho más rápido que la misma roca lanzada anteriormente; blandiendo su lanza Punta de Fuego. Cuando la roca pasaba por el costado izquierdo de Zhang Zhenshan, la punta de la lanza ya estaba por alcanzarlo. Zhenshan se dispuso a esquivar de nuevo, pero detectó un extraño detalle: el objetivo al cual apuntaba la lanza no era realmente él, sino, esa gran piedra que voló a su lado. Las venas del brazo derecho de Bai Yunfei se abultaron y sus músculos se hincharon instantáneamente. La velocidad de su empuje llegó al máximo, sin interrupción, golpeando dos veces consecutivas. ¡Estocada de los Tres Pilares! Cuando el primer golpe toco la roca, esta sólo tembló ligeramente. Pero una vez se dio el segundo contacto, sucedió una inesperada explosión. Prácticamente en el momento que los ojos de Zhang Zhenshan siguieron la cadena de sucesos, se oyó un estallido a su lado y, en medio de su expresión de asombro, una ardiente llamarada se produjo desde la roca, rompiéndola en múltiples pedazos que salieron disparados en todas direcciones. A su vez, uno de los fragmentos muy cerca de él explotó, esparciendo una ola de calor y una serie de escombros adicionales. El área cubierta por los escombros era demasiado grande para que Zhang Zhenshan pudiera moverse a los lados y esquivar, por lo que sólo pudo usar sus Pasos de Hielo lo más precisamente posible, deslizándose hacia atrás y entrelazando rápidamente sus brazos frente al rostro, mientras que su Fuerza de Alma circulaba y un ligero retorcimiento de su carne fortalecía sus defensas. Se oyó un eco crepitante. Zhang Zhenshan sintió una serie de severos dolores en todo su cuerpo, horrorizándolo. "¡Simples trozos de piedra son así de poderosos!" La arremetida de las numerosas piedras que salieron disparadas acabó en pocos segundos. Zhang Zhenshan permaneció de la misma postura al retroceder, con los brazos cruzados delante de la cara. Sin embargo, lo que entraba en su campo de visión era una deslumbrante luz roja. Bai Yunfei parpadeó con intención asesina. El filo de la lanza estaba envuelto en una lengua de fuego rojizo, apuntando directamente a Zhang Zhenshan. Después de una fracción de segundo, Zhenshan no vaciló y extendió su mano izquierda instantáneamente delante de su pecho, sujetando la lanza e impidiendo ser apuñalado. Luego, inclinó la palma de la mano; los músculos del brazo izquierdo se abultaron y cambió el curso de la lanza al empujarla hacia arriba mientras deslizaba los pies sobre la tierra. No obstante, antes de soltar el arma, su filo se deslizó por la superficie de su mano, hiriéndolo y regando algo de sangre cuando retrocedía de un salto. El terror en los ojos de Zhang Zhenshan se hizo mayor. Sin detenerse, se retiró a decenas de metros de distancia en casi un parpadeo, hasta que vio que Bai Yunfei no tenía intención de perseguirlo. Comenzó a jadear con frustración. "¡¿Cómo puede ser, cómo puede ser?! Sólo está en la etapa Intermedia del reino de Guerrero de Alma, ¡¿cómo puede realizar esa clase de ataques?!" Zhang Zhenshan miró fijamente a su enemigo con expresión mortal y rugió en su corazón: "¡Aunque esa lanza sea un objeto de alma de grado Tierra, aunque pueda reunir energía de elemento fuego y producir una explosión, se necesita al menos el poder de un Guerrero de Alma en la etapa Tardía para hacer eso! ¿Por qué demonios fue capaz de realizar tal ataque?" Levantando su mano izquierda frente a sus ojos, vio el largo tajo que apareció en su guantelete Seda de Hielo, que era del de grado Humano Alto. Bajo el agujero del guante, una herida profunda llegaba hasta el hueso, extendiéndose en medio de la palma y entre los dedos pulgar e índice. A pesar de emplear su Fuerza de Alma para tratar el daño nada más al recibirlo, no paraba de sangrar, y manchaba el guante izquierdo con un color rojo brillante. Además, otro tono negro se apreciaba a los extremos de la herida; una especie de carbonización que propagaba calor desde la mano de Zhenshan. Solo cuando concentró su Fuerza de Alma, pudo despejar la sensación. Al poco tiempo de seguir viendo la herida en su mano, que gradualmente dejó de sangrar, Zhang Zhenshan echó una mirada nerviosa a la lanza carmesí de su enemigo. Suspiró aliviado. "Afortunadamente reaccioné a tiempo al final... ¡No debo ser tocado por la punta de esa lanza otra vez! Si una explosión como esa ocurriera mientras soy apuñalado..." Pensando en las posibilidades, Zhang Zhenshan no pudo evitar sentir que su corazón latiera de temor, evaluando la lanza con mayor cuidado. A docenas de metros de distancia, la mano izquierda de Bai Yunfei sujetaba su brazo derecho, que temblaba ligeramente. Apretó los dientes con fuerza mientras su Fuerza de Alma le aliviaba los músculos tensos por haber usado la técnica anterior, hasta que el agudo dolor se redujo un poco antes de calmarse con un suspiro. También centró la mirada en Zhang Zhenshan al otro lado del campo. De hecho, Bai Yunfei se alegró en secreto que Zhang Zhenshan se hubiera retirado por temor, de lo contrario, si hubiese lanzado inmediatamente un contraataque después de esquivar la puñalada de la lanza Punta de Fuego, su situación sería una autentica crisis. Aunque ya estaba preparado para resultar herido nuevamente si fallaba el golpe de antes. "Es una lástima que la última puñalada en la palma de su mano no haya desencadenado el efecto explosivo de la lanza; de ser así, ¡habría ganado la batalla!" Cuando Bai Yunfei vio que el oponente parecía estar tratando sus heridas, una pizca de decepción relució en sus ojos. "Usé la Estocada de los Tres pilares y también el efecto explosivo con la roca, pero sólo he logrado dañarlo levemente a duras penas. Seguramente a partir de ahora será más cuidadoso; se protegerá a como dé lugar de la lanza Punta de Fuego. En este caso… ¿no me queda más alternativa que usar ‘eso’? Justo cuando Bai Yunfei meditaba su próximo plan de acción, Zhang Zhenshan se calmó e inmediatamente notó algo inusual en él. "No viene por mi… Por como se ve, parece que... ¡su brazo derecho resultó lesionado! Sí, no importa el método que usó para realizar esa técnica. Para un cultivador en el reino de Guerrero de Alma, ¡el efecto secundario que produce es realmente dañino! ¡Maldita sea, así que desperdicié la oportunidad de atacar!" Lamentándose mentalmente, Zhang Zhenshan, no quiso darle a su enemigo otra oportunidad de respirar. Apretó su puño derecho, y con un feroz brillo en sus ojos, ¡se precipitó hacia Bai Yunfei!
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500