Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Brecha de Poderes
Las venas en su brazo se abultaron con un color azul brilloso y, antes que la palma de su oponente le alcanzara, chocó su puño contra esta, produciendo un feroz y explosivo sonido. Arte de Olas Superpuestas: ¡Puño de los Nueve pilares! En el momento que Bai Yunfei lanzó su golpe certero, Zhang Zhenshan frente a él pareció demostrar una pizca de burla en su mirada. Un instante antes que el puño y su palma estuviesen a punto de chocar, esta última dejó de ser una sola para convertirse en dos; luego de dos pasó a ser cuatro. Apuntaban al hombro izquierdo y derecho, la cara, y el corazón de Bai Yunfei, respectivamente. En la horrorizada mirada de Yunfei, la palma que apuntaba a su corazón fue la que impactó con su puño, pero la atravesó como si fuera brisa. ¡Se trataba de una sombra residual! Para evitar esa otra palma que iba dirigida a su rostro, Bai Yunfei tuvo que inclinar a un lado la cabeza, aunque entró en un momentáneo estado de pánico al percatarse como la mitad de la mano lo alcanzaba. Sin embargo, no hizo realmente contacto. Era otra sombra residual. Sin que pudiera reaccionar, una cantidad inimaginable de fuerza le golpeó el hombro izquierdo. ¡Ese ataque si era verdadero! Lo más sorprendente fue que con esa última palmada, además del gran poder de impacto que tuvo, una energía gélida se propagó por el hombro de Bai Yunfei, haciéndole creer que su propia alma había sido congelada. Todo era muy complicado de describir, pero sucedió en un parpadeo. El puño derecho de Bai Yunfei se encontraba en posición para golpear, apuntando hacia adelante, pero su cuerpo fue lanzado de espaldas como un proyectil, dibujando el rastro de su propia imagen en el aire. "¡Hmph! ¡Niño estúpido! Sólo porque eres un poco inteligente, ¿crees que puedes engañarme? ¡Te sobreestimas!" La burla en los ojos de Zhang Zhenshan se intensificó; estaba a punto de levantar un pie para perseguir a Yunfei en pleno aire, no obstante, permaneció en el mismo sitio, con una nueva expresión rígida en su rostro, que luego se volvió incredulidad. Cuando Bai Yunfei, que había sido mandado a volar, estaba a punto de caer bruscamente en el suelo, volteó su cuerpo y aterrizó firmemente. Acto seguido dobló sus rodillas, presionó sus manos contra el suelo, y se deslizó hacia atrás por tres o cuatro metros completos antes de detenerse. Mientras miraba fijamente al sorprendido Zhang Zhenshan al otro lado del campo, un hilillo de sangre se deslizaba por un lado izquierdo de la comisura de la boca de Yunfei. Sentía ganas de toser y vomitar sangre, pero lo contuvo lo mejor que pudo. "Un error de cálculo... Como era de esperar, ¿sigo siendo demasiado ingenuo? Él está en el reino de Espíritu de Alma, es el jefe de la familia Zhang y tiene una gran experiencia en batalla. Lo juzgué muy mal... Si no fuera por el hecho de haber golpeado justo dentro del rango de protección de mi armadura Seda Dorada, me habría quebrado el hombro…" "Incluso con la defensa que me otorga la armadura fortalecida a +10, he sido seriamente lastimado. Pero lo más aterrador fue aquella sensación fría. Nuevamente debo agradecerle a la armadura Seda Dorada, su defensa me ofreció un pequeño intervalo de tiempo para canalizar mi Fuerza de Alma y resistir. De lo contrario, esa extraña energía hubiera entrado en mi cuerpo y estaría congelado. Y aunque no me hubiese congelado del todo, mi velocidad de movimiento habría disminuido considerablemente". "¿Ese es el poder que se obtiene en el reino de Espíritu de Alma? El control sobre los elementos..." Zhang Zhenshan miró como su enemigo se incorporaba y limpiaba la mancha de sangre a un costado de su boca. Luego, Yunfei hizo aparecer su lanza Punta de Fuego nuevamente. Zhenshan estudiaba sus acciones con una prolongada expresión de asombro y desconcierto. "¿Cómo es posible? ¿Apenas resultó herido por mí ataque? Aunque no estoy en mi mejor estado en este momento, ¿cómo podría un cultivador en el reino de Guerrero de Alma resistir el golpe de palma de otro en el reino Espíritu de Alma? ¡No hay manera!" "¡Hmph! ¡Por supuesto! ¡Me olvidé que lleva la armadura Seda Dorada de Han Xiao! Sin embargo, esa armadura es un objeto de alma de grado Humano Ordinario, ¿cómo puede tener tanta defensa? ¿Podría ser... que la cantidad de poder que puedo utilizar actualmente es más baja de lo que pensaba?" Ambos hombres se miraban el uno al otro, meditando y analizándose. La batalla parecía haber llegado a una especie de punto muerto. Bai Yunfei hizo circular vigorosamente su Fuerza de Alma para despejar el frío. Mientras miraba la lanza Punta de Fuego en sus manos, parpadeó unas cuantas veces. "Así que… puedo transferir el calor que genera la lanza directamente a mi cuerpo. No tenía idea que podía hacer eso. Hace un momento, inconscientemente intenté hacerlo para disipar este desagradable frío lo más rápido posible ¡y funcionó! Vaya, lástima que no lo descubrí antes... ¡Esto ayudará mucho en la batalla!" "No debo perder más tiempo. Ambos estamos recobrando fuerzas, pero seguramente él sabe hacerlo más rápido que yo. Definitivamente no puedo permitirle recuperarse, o si no, será muy peligroso". Pensando en ello, Bai Yunfei apretó los dientes, sacudió su lanza, y movió los pies entre numerosos pasos veloces y singulares. ¡Su figura generó una serie de imágenes residuales mientras cargaba hacia Zhang Zhenshan! "¿Ha visto de nuevo a través de mí? Él claramente es más débil, pero ya es la tercera vez que toma la iniciativa y ataca primero. ¡La habilidad mental de este muchacho es excepcional!" Viendo como Bai Yunfei se aproximaba, los ojos de Zhang Zhenshan destellaron con un toque de sorpresa. Dio un frío resoplido y a su vez se lanzó para adelante. Entendiendo que su oponente era un experto en el combate cuerpo a cuerpo, Bai Yunfei se mantuvo en guardia esta vez, confiando en la velocidad y la destreza de los Pasos Superpuestos, y empleando el rango de la lanza a su favor. Sin embargo, no fue capaz de hacer retroceder a Zhang Zhenshan. El poder ofensivo de la lanza Punta de Fuego era extremadamente alto y tenía su efecto adicional explosivo, pero el verdadero daño que podía provocar provenía de la punta. Yunfei necesitaba alcanzar a su objetivo con esta para que el efecto se activara. Zhang Zhenshan concluyó inicialmente que la lanza era extraordinaria, y no se molestó en desviar temerariamente sus ataques como hizo con la Espina de Hielo. Por lo tanto, aunque Bai Yunfei estaba concentrado en golpear a Zhenshan, toda su ofensiva era inútil. Ambos intercambiaron varias docenas de ataques continuamente. Pese a que Zhang Zhenshan temía del filo de la lanza y era temporalmente incapaz de contraatacar a gusto, manejaba la situación con facilidad. Empero, el corazón de Bai Yunfei latía cada vez más angustiado. Comprendió que su oponente solo evadía y prolongaba la batalla intencionalmente. Si seguían luchando de esa manera, iba a consumir demasiada energía, lo cual terminaría siendo un grave problema. Ansioso, Bai Yunfei aceleró sus movimientos. Mientras Zhang Zhenshan esquivaba, Yunfei sacudió ferozmente los pies, dio medio paso atrás a su vez que retiraba la lanza Punta de Fuego; los músculos de su brazo derecho se abultaron, y entonces disparó una veloz arremetida. ¡Estocada de los Tres Pilares! Frente a ese intrépido ataque dirigido a su abdomen, el asombro se reflejó en los ojos de Zhang Zhenshan, pero no entró en pánico. En el instante en que la punta del arma se acercó, apartó suavemente su cuerpo con un movimiento imperceptible y horizontal, ¡esquivando fácilmente el golpe! Luego, apenas inclinándose hacia adelante, se acercó a Bai Yunfei en un abrir y cerrar de ojos. Sin señal de advertencia, Zhenshan había retrocedió y avanzado en un abrir y cerrar de ojos. De hecho, parecía como si no se hubiese movido en absoluto. Usó una técnica de alma para maniobrar su cuerpo: ¡Pasos de Hielo! Los Pasos de Hielo no eran algo tan deslumbrante como los Pasos Superpuestos, que consistían en raudos movimientos corporales de izquierda a derecha, ni tampoco otorgaban una gran velocidad como estos. ¡Simplemente generaban un desplazamiento del cuerpo en un solo e inesperado instante! Al usar esta técnica, el cuerpo no se elevaba o inclinaba realmente de ninguna manera, sino que su controlador prácticamente parecía patinar sobre el hielo, por lo que, a menos que vieran directamente sus pies, nadie podría sospechar que estaba utilizando tal habilidad. Pero ¿qué clase de guerrero se pondría solamente a ver los pies de su adversario durante el combate? Otra estocada fue evitada por su oponente, y antes que Bai Yunfei pudiese siquiera lamentarse por fallar, Zhenshan ya estaba delante de él. Con la intención asesina desbordándose a través de sus ojos, Zhang Zhenshan levantó su mano derecha y empujó con la palma para golpear la frente de Bai Yunfei. Parecía haber una capa de niebla gélida rodeando su palma; la anomalía se extendía por toda la mano del hombre, y Bai Yunfei de pronto empezó a sudar frío. Ese golpe de palma era muchas veces más peligroso y aterrador que los anteriores. Las pupilas de Yunfei se encogieron. Ya era demasiado tarde para bloquear con la lanza. Apretando los dientes empujó el suelo con los pies, saltando hacia atrás con todas sus fuerzas. Bloquear o eludir, cual fuera el caso, debía asegurarse de no recibir ese golpe directamente. Y debido a su salto, el ataque a su frente cambió de rumbo a su pecho. Con ese último movimiento desesperado, Bai Yunfei creyó que había conseguido la distancia adecuada para no ser alcanzado, porque ese estimaba ser el caso. Y, justo en el momento en que la palma parecía haber llegado a su límite, los ojos de Zhang Zhenshan se volvieron relucientes. Seguido de un resoplido, los músculos de su hombro derecho vibraron. El brazo simulo retirarse un momento, pero en ese mismo instante se expandió hacia adelante, ganando velocidad y acortando la distancia. Bajo la mirada horrorizada de Bai Yunfei, la palma de Zhenshan impactó directamente en su pecho.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500