Tierra de Mercenarios

V1C31 - Los vencedores
Memorial para Yinfeng. Nuestro camarada Yinfeng fue un dragón ancestral de más de mil años, para ayudar a los pueblos del mundo contra el hegemonismo, fue enviado desde los fines de la oscuridad y se entrenó con mucho esfuerzo. Participó por primera vez en el contraataque del Imperio Panglu, siendo un héroe solitario. En un momento crítico, utilizando su gran poder de dragón, aplastó por completo el agresivo plan de Panglu, asesinando al propio príncipe. Más tarde, para salvar al mundo de la avaricia y la obsesión por el dinero, organizó una serie de programas de transferencia. Frente a feroces avaros y capitalistas, que hicieron una fortuna explotando el arduo trabajo de los demás, Yinfeng nunca fue misericordioso. No obstante, para seguir explotando a la gente y para eliminar las esperanzas de los trabajadores, Las Tres Montañas enviaron una serie de fuerzas especiales para atacar al camarada Yinfeng. En la lucha contra el representante de Las Tres Montañas, el Dios Dragón Palott, Yinfeng fue particularmente valiente, además de astuto, pues ejecutó la conocida como “guerra de guerrillas” y se retiró cuando se vio sobrepasado en número. Todos debemos aprender de su espíritu altruista, es decir, que cada uno de nosotros puede ser como Yinfeng y convertirse en una persona que beneficie enormemente a los demás. Las habilidades pueden ser grandes o pequeñas, pero mientras se tenga ese tipo de espíritu, uno puede ser noble, puro, moral; una persona libre de gustos de bajo nivel, alguien beneficioso para la gente. El libro prohibido, “Mirando el problema desde otro ángulo”. *** La copa del oscuro sauce ondeaba con el viento, dejando caer pequeñas flores brillantes al suelo. El ruido ininterrumpido de la barra del Bar del Árbol se podía escuchar a metros de distancia mientras los chicos llegaban a su destino. No hubo sorpresas ni peligros en el camino de regreso. Al principio, Amy siguió intentando montar a Lu’er, y aunque él estaba bastante contento con ello, descubrieron que no era posible que el dragón volara mientras llevara un objeto pesado. La cabeza de Yinfeng seguía siendo inesperadamente grande, así que cuando llegaron finalmente al Bar del Árbol, se dieron cuenta que esta no cabía por la puerta. Aquello no fue impedimento para que casi toda la gente se reuniera afuera del bar para presenciar la enorme cabeza decapitada del dragón, además, de poder ver a un dragón vivo volando alrededor de la misma. La conmoción alertó a los tres gremios. El gremio de Magos era el más apegado a la puerta, y un gran mago con túnica roja salió inmediatamente del bar para ver lo que acontecía. Cuando se dio cuenta, señaló a dos elfos empleados del bar e inclinó la cabeza pronunciando unas palabras, tras esto, los elfos se fueron rápidamente. Después de un tiempo, la puerta del bar comenzó a cambiar automáticamente, los umbrales hechos con tronco de árboles comenzaron a doblarse por ambos lados, estirándose y permitiendo que la cabeza del dragón pudiera ser empujada suavemente hacia adentro. Una vez allí, la puerta volvió a la normalidad. La cabeza del dragón gigante finalmente fue llevada hacia la unión de mercenarios, ocupando tres quintos de toda la habitación. Todos se sorprendieron al ver semejante bestialidad, incluso el berserker más alto que se encontraba de pie al lado de la cabeza podía siquiera llegarle a los ojos. —¡Negocios! — exclamó alegremente Amy, mientras quitaba el papel de la misión SS del tablero y se acercaba al mostrador. —¿Qué tarea? — preguntó el secretario. —¡SS! ¡Boom! Un hervor tanto por dentro y fuera de la puerta se había provocado a penas Amy dijera esas palabras, aunque lo cierto era que el chico ya se lo había imaginado así, por lo que sonría alegremente. —Este jefe que hemos derrotado tiene un nombre que es conocido por todos — continuó alardeando Amy —, se trata de Yinfeng. —¿Yinfeng? —¿Ese Yinfeng? —¿El malvado dragón de viento? —¿De verdad? —¿El temible dragón Yinfeng fue asesinado? Una serie de preguntas y cuchicheos se dejaron oír desvergonzadamente por la habitación. Todo el Bar del Árbol estaba hirviendo de curiosidad y expectación. —Todos en silencio, primero revisemos la tarea — replicó el secretario —. Después de eso les diré el proceso: específicamente, veinte monedas por persona y el límite es de cincuenta personas. —¡Oye, no seas tacaño! — interrumpió Amy golpeando al piso — ¿Sabes? Esta misión sacrificó a dos mercenarios de nivel A y a un gran mago. El nivel de tragedia es inimaginable, además, de seguro a todos les gustaría saber por qué solo trajimos una de las cabezas del dragón, ¿a dónde se fue el otro? Preparen rápidamente el dinero, y le daremos más información. —Amy… — dijo Daqingshan en voz baja, pero arrepintiéndose de interrumpir. —Por cierto, el cuerno de dragón en esta cabeza tiene una historia de mil quinientos años, y también tiene un precio — prosiguió el joven —, todos deberían prepararse rápidamente, de lo contrario me lo llevaré a la capital para venderlo. —Cuenta conmigo. Ding Dong. Dos monedas de oro púrpura se dejaron caer sobre la mesa. Se trataba de un Gran Mago del Gremio de Magos. —Después de que me cuenten la historia, necesito que vuelvas a reevaluar tu nivel. —Está bien, gracias — respondió Amy, tomando inmediatamente las monedas de oro y le dio una señal a Daqingshan —. Esto comienza aquí, Daqingshan, sal a recolectar dinero, recuerda que no menos de una moneda de oro y hasta cincuenta personas, nuestro relato debe inspirar a muchos. ¡No me mires de esa forma! Lu’er ha crecido y come más, no quieres matarlo de hambre ni obligarle a robar, ¿verdad? La última oración terminó de convencer a Daqingshan. Las generaciones posteriores estarían muy desconcertadas por el chico, quien era una figura absolutamente consciente de sí mismo y sus valores, pero que en el momento más crítico, a menudo se convertía en el ayudante de Amy. —¿De verdad han terminado la misión? — preguntó el secretario con desconfianza. —Por supuesto, éramos cinco equipos mercenarios que participamos juntos en la tarea: Una división de Los Lobos Grises, Los Hierrolobos Hami, los Berserker, los Mercenarios Espada Corazón Púrpura y el nuestro. >> De entre ellos, los Hierrolobos Hami y los Berserker fueron aniquilados. De Espada Corazón Púrpura solo sobrevivió una persona: Afeng White, de los Lobos Grises sobrevivió también una persona: el enano Viejo Locke, de los Pequeños Mercenarios todos los hombres y monturas están intactos. —¿Afeng White? ¿El viejo Locke? — comenzó a murmurar sorprendido el recepcionista — Usted dos son mercenarios de nivel G, ¿sobrevivieron siendo miembros de la reserva? —¡Qué va! — exclamó Amy palmeando fuertemente en la mesa — Fuimos la fuerza principal, y al final matamos al dragón. Tanto Afeng como el Viejo Locke fueron noqueados, si no te lo crees mira. Amy se subió las mangas, dejando entrever sus cicatrices de combate. —Esta cicatriz la dejó el dragón oscuro Landa — señaló mientras sacaba un libro en donde había escrito un mensaje —. Esto es el libro de finalización de tareas escrito por Locke, ja, ja, está bastante claro, míralo, ¿Puedes leerlo? Al leer el libro de finalización de tareas firmado por Afeng y Viejo Locke, con el sello especial en el diario de mercenarios – que tenía una autoridad absoluta en el gremio – nadie podía sospechar que estos dos pequeños mercenarios de nivel G no habían hecho lo que decían. —Oh, bueno, de acuerdo con las reglas obtendrás la mitad de todas las bonificaciones, y el resto se dividirá en partes iguales entre varios grupos de mercenarios y todo el ejército ya no se contará — comenzó a explicar el secretario —. En cuanto a los mercenarios que han muerto en batalla, por favor te pediré que me proporciones una lista y la compararemos con el momento en que se recibió la tarea, tras ello, la lista de pensiones se enviará por correo a sus respectivas casas. El recepcionista sacó una especie de papel y se lo entregó a Amy. Después de verificar la veracidad de las palabras del chico, el hombre mostró una velocidad sumamente profesional. —Aquí está la lista de pago de seis mil quinientas monedas de oro, puedes ir a cualquier banco para cobrar el dinero — el hombre sacó otro papel debajo del anterior —. Esta es la garantía que brinda el Reino Norhami para firmar contrato con los Espíritus de Hielo, puedes usarlo en cualquier momento o regalárselo a alguien. —Ja, gracias — dijo Amy, recogiendo las cosas de la mesa y dándose la media vuelta, a punto de empujar la cabeza de dragón para otro espectáculo. —¡Espera! — le llamó nuevamente el empleado — Necesitamos volver a evaluar a su grupo de mercenarios, a usted y a su compañero. Amy se volteó y pudo ver al hombre escribiendo rápidamente sobre una hoja de papel y murmurando. —Una tarea exitosa de nivel SS es igual a la finalización exitosa de veinte tareas de nivel S, una tarea de nivel S exitosa es igual a la finalización exitosa de quince tareas de nivel A, y una tarea exitosa de nivel A es igual a la finalización exitosa de diez tareas de nivel B — continuó anotando —. Una misión de nivel B con éxito equivale a completar ocho misiones de nivel C con éxito… —Oye, ¿qué tanto haces ahí? — interrumpió Amy. —¿Crees que me gusta contar? — le miró desdeñoso — Ninguna persona de nivel G ha completado una tarea de SS anteriormente, así que tengo que sacar cálculos antes de poder saber tu nuevo nivel. El dependiente nuevamente bajó la cabeza y empezó a calcular en el papel. —Una tarea de nivel C completada con éxito son siete tareas de nivel D, una tarea de nivel D exitosa es igual a terminar seis tareas de nivel E, y una tarea de nivel E exitosa es igual a finalizar cinco tareas de nivel F — hizo una pausa para tomar aire — Una tarea de nivel F con éxito equivale a completar tres tareas de nivel G. Amy observó el papel del hombre. En él había una serie de cálculos inentendibles en donde se mezclaban las letras y los números con resultados que no podía comprender. El hombre los comenzó a leer en voz alta, pero Amy solo logró entender algunas palabras… —… promoción al D… Felicitaciones, ya han logrado avanzar a un grupo de mercenarios de nivel medio. El empleado estrechó la mano de Amy como un trámite y prosiguió con los cálculos. —… promoción de nivel CB… Felicidades, ya son conocidos como mercenarios de alto nivel. Nuevamente, le extendió su mano mecánicamente y con cierta incredulidad. Amy quedó completamente atrapado en los cálculos digitales del hombre, aunque no le preocupaban en lo absoluto debido a las felicitaciones constantes que recibía. —…actualización de grado B a grado A… Felicidades… — de pronto, la lengua del secretario comenzó a temblar — tú… ya subiste tu propio nivel y el de tu equipo ultrarápido. ¿Eran ya un grupo de mercenarios de nivel A? ¿No había solo cuatro en todo el mundo, sin contar que solo había uno en todo el continente? ¿Nacería hoy su propia historia? ¡Boom! Tras un pequeño estallido, en la portada de los diarios de mercenarios de Amy y Daqingshan se comenzó a emitir un pequeño destello de fuego. El logotipo que marcaba las siglas EG de pronto se convirtió en las letras AA. Cuando Daqingshan, quien se encontraba en la puerta del gremio, pudo ver cómo su libro se había vuelto de color púrpura, todo el mundo cercano a él observó cómo las letras AA se materializaban en la portada. Era el nacimiento de un nuevo grupo mercenario del nivel A… —¡Ah! — exclamó la voz de Amy quien se acercaba a su amigo —. Esto significa que podremos recolectar más dinero en el futuro, ja, ja, ja.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Tierra de Mercenarios

Populares

Populares

close 0/500