Contra los Dioses

Compartiendo la misma cama
Los hábitos son cosas que asustan y que pueden alterar la mente de una persona inadvertidamente. Durante la ceremonia de matrimonio, Xiao Che trató de ayudar a Xia Qingyue, pero ella le congeló el brazo sin piedad. La primera vez que la llamó "esposa", la enfureció sobremanera. Incluso la primera vez que la llevó de la mano, Xiao Che pudo sentir un aura fría y asesina que venía de ella... Sin embargo, en pocos días, las palabras "Qingyue, esposa mía", que salían de la boca de Xiao Che, se hicieron cada vez más suaves. No importaba lo que ella sintiera en su corazón, parecía que en la superficie había aceptado totalmente esta forma en la que Xiao Che se dirigía hacia ella. Incluso desnudarse delante de él ya no era tan incómodo, por no mencionar que ahora él la guiaba libremente agarrándola de la mano. Aunque Xiao Che continuó durmiendo en un rincón, no era tan incómodo con la gruesa manta extendida en el suelo. Cada vez que llegaban las tres de la mañana, se despertaba por su cuenta y usaba las agujas de plata para darle "tratamiento". En estos días, el asombroso cambio en el físico de Xia Qingyue era cada vez más notorio. La iluminación era tenue, pero la espalda de Xia Qingyue era como el jade, y su piel más brillante que la nieve. Xiao Che sostenía las agujas de plata en su mano mientras sus dedos revoloteaban. Al poco tiempo, estaba cubierto de sudor. Media hora más tarde, otra sesión de "abrir lo profundo" había terminado. Xiao Che quitó todas las agujas de plata, un largo suspiro de alivio se escapó de su boca. Estaba exhausto, su mente se sintió repentinamente mareada y su cuerpo se balanceó antes de colapsar sobre la espalda desnuda de Xia Qingyue. Una indescriptible sensación de calor y suavidad se extendió por su pecho. Xia Qingyue abrió abruptamente los ojos, y un destello de ira pasó a través de ellos. Estaba a punto de usar la fuerza para empujar a Xiao Che a lo lejos cuando sintió que su respiración actual era en realidad incomparablemente débil... era varias veces más débil que en cualquier otro momento anterior. Xia Qingyue retiró su fuerza profunda y usó sólo un poco de poder para empujar a Xiao Che a un lado. Luego se vistió rápidamente y extendió una mano para apoyar el cuerpo de Xiao Che. Mirándolo, preguntó, "¿Qué pasa?". El rostro de Xiao Che estaba tan pálido que no se veía ni un rastro de sangre. Sus ojos estaban medio abiertos como si hubiera perdido la fuerza para abrirlos completamente. Asintió ligeramente, y luego dijo débilmente, "No es nada... es solo que usé demasiada... de mi fuerza y energía... déjame descansar un poco y estaré bien". Los ojos de Xia Qingyue se movieron ligeramente, una sensación de dolor que no debería haber estado allí apareció una vez más en su corazón. Después del primer tratamiento de acupuntura, todo el cuerpo de Xiao Che había perdido fuerza. Cada vez que sucedía, era capaz de recuperarse con relativa facilidad. Sin embargo, estos últimos días, tuvo que hacerle la acupuntura todos los días. Cada aguja requería que utilice todo su qi profundo, pero su cuerpo era originalmente débil, exigirle tanto hasta el punto del agotamiento... ¿cómo podía permitirse eso? Era posible que esto le causara a su cuerpo un daño irreparable. "... No necesitas esforzarte tanto por mí", Xia Qingyue dijo con una mirada casi confundida en sus ojos. Xiao Che sonrió mientras reía, "No, tú lo vales... porque eres mi... ¡querida esposa!". Xia Qingyue permaneció en silencio… Xiao Che cerró los ojos y lentamente reunió sus fuerzas. Usando una voz muy tranquila, dijo, "Aunque te casaste conmigo para pagar una deuda de gratitud, nunca me consideraste tu marido. Pero no hay forma de que actúe como si no fueras mi esposa, a menos que te divorcies de mí. Tratar bien a su mujer es uno de los deberes más básicos y honores más importante para un hombre...". Después de decir esto, el pecho de Xiao Che comenzó a sentirse caliente... ¡quiero decir, yo! Incluso yo fui conmovido por esas palabras, ¡no creo que tú con tu corazón de mujer, no sientas nada! Durante un largo rato, no escuchó hablar a Xia Qingyue. Luego abrió los ojos, respiró ligeramente y dijo con una expresión lastimera, "Qingyue, esposa mía, puede que no sea capaz de caminar muy bien. ¿Puedes... ayudarme con eso?". Con sus ojos, indicó hacia la esquina... el lugar donde dormía. Xia Qingyue le dio una mirada a la manta que cubría el suelo y aquella sensación de dolor en su corazón, que no debía estar allí, se intensificó ligeramente. Sacudió la cabeza, con el cuerpo girando hacia la cabecera, "Tú duerme en la cama, yo dormiré allí". Al escuchar estas palabras, Xiao Che se alarmó repentinamente. Tomando fuerzas de quién sabe dónde, rápidamente extendió la mano y agarró el brazo de Xia Qingyue, "¡Imposible! ¡Eso está definitivamente fuera de discusión! Aunque seas más fuerte que yo en todos los aspectos... ¡Yo soy un hombre, tú eres una mujer! Como hombre, ¡cómo podría dormir en la cama y dejar que una mujer duerma en el suelo! ¡Si quieres dormir allí, entonces prefiero dormir en el patio!". Su voz era urgente, y contenía un tipo de resolución irrefutable. Al terminar de hablar, también luchó por levantarse, como si quisiera salir de la cama. Una expresión compleja apareció en el rostro de Xia Qingyue. Se mordió ligeramente el labio y, después de una breve lucha, finalmente tomó una decisión. Extendió la mano y le dio al débil cuerpo de Xiao Che un ligero empujón hacia atrás, agarró la manta carmesí y cubrió su cuerpo y el de ella con ella. "No tienes permitido tocarme". Xia Qingyue se acostó en la mitad exterior de la cama, de espaldas a Xiao Che, ocultándole su expresión en ese momento. Xiao Che sonrió en silencio. Rápidamente adoptó una postura para dormir y cerró felizmente los ojos. "Descansa tranquila. Con tu fuerza profunda, aunque quisiera, no podría hacerte nada... hmm, compartiendo la misma cama... sólo así podemos ser considerados marido y mujer...". Xia Qingyue permaneció en silencio… "Estoy tan cansado... Qingyue, esposa mía, me dormiré primero... mañana haré que mi tía pequeña me haga un poco sopa de pollo con ginseng para recuperarme...". La voz de Xiao Che se volvió más y más suave. A medida que su voz se desvanecía por completo, su respiración también se volvió excepcionalmente estable... se durmió tranquilamente en medio de su inmenso cansancio. Xia Qingyue se volvió silenciosamente hacia él. Viendo el rostro de Xiao Che de cerca, su mirada tembló con una expresión compleja... Desde que se había unido al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, había decidido suprimir sus sentimientos y deseos para toda la vida. Nunca pensó que habría un día en el que dormiría en la misma cama que un hombre. Antes de casarse con Xiao Che, no le hubiera permitido ni el más mínimo toque... Pero ahora, ella estaba durmiendo en la misma cama que él. No sólo eso, en su corazón, sorprendentemente, ella aceptaba esto... ¿Qué me pasa? ¿Es porque me siento culpable por su agotamiento? Tal vez... Sus pensamientos se agitaron y, sin darse cuenta, también se hundió en sus sueños. Ser capaz de dormirse tan rápido con un hombre claramente a su lado significaba que inconscientemente, su corazón ya no tenía ningún sentimiento de recelo o rechazo hacia Xiao Che. Xiao Che durmió hasta tres horas después del amanecer. Cuando abrió los ojos, Xia Qingyue ya no estaba, y no había rastro de ella en la habitación. A pesar de que había descansado toda la noche, su cuerpo aún estaba lleno de un dolor bastante severo. Xiao Che se sentó, exhaló pesadamente y se dijo a sí mismo, "A este ritmo, hay una posibilidad real de que mi cuerpo se derrumbe por el agotamiento, parece que he sido demasiado ambicioso". "Sin embargo, esta es la única manera de que ella busque voluntariamente esas tres cosas para mí". Xiao Che se levantó de la cama y se cambió de ropa. Después de quitarse la ropa, sostuvo el colgante que llevaba colgado al cuello y lo observo, pensativo... El primer día de su renacimiento, los recuerdos superpuestos dieron lugar a una inmensa sospecha sobre este colgante. Eso es porque en su vida en el Continente de las Nubes Azules, también tenía un colgante alrededor de su cuello que era exactamente igual a este. El colgante parecía estar hecho de plata, y podía abrirse para revelar dos brillantes y limpios espejos a cada lado. Sin embargo, eso era todo. No había nada más de especial en él. En el Continente de las Nubes Azules, su maestro le dijo que este colgante estaba alrededor de su cuello cuando lo recogió. Además, el que tiene ahora en el cuello también ha estado alrededor de él desde que tiene memoria. El abuelo le dijo que esto era algo que su padre, Xiao Ying, le había dejado. Desde que nació, ha estado alrededor de su cuello y también ha servido como un recuerdo de su padre. Dos vidas... el mismo colgante... ¿qué está pasando aquí exactamente? Después de cambiarse de ropa, Xiao Che entró en la Perla Venenosa Celestial. Dentro del mundo verde esmeralda, la chica de pelo rojo escarlata seguía flotando pacíficamente, sin mostrar signos de despertar. Durante estos dos días, había preguntado al abuelo y a Xia Qingyue si conocían algún lugar donde viviera gente de pelo rojo. La respuesta que obtuvo fue, "Esta es la primera vez que lo escucho". Lo que hizo que Xiao Che se sintiera aún más curioso y desconcertado sobre la identidad de la chica. Sin embargo, no le dijo a nadie de la existencia de esta chica. Después de ponerse ropa ligera y estirar su cuerpo, un seductor y delicioso olor pasó por delante de la nariz de Xiao Che, causando que salivara instantáneamente. Siguió el olor y, al ver una olla de sopa en la mesa, se precipitó a toda velocidad. Al abrir la tapa, una ráfaga de vapor acompañada de un exquisito aroma se elevó lentamente. "Sopa de pollo con ginseng... ¡Ah! ¡La tía pequeña es la mejor después de todo!". El estómago de Xiao Che inmediatamente se estremeció. Tomó los palillos y comenzó a tragar la comida. Después de comer un rato, la puerta principal se abrió de golpe, y Xiao Lingxi, vestida de amarillo claro, entró encantadoramente. Al ver lo que Xiao Che estaba comiendo, abrió la boca para decir, "¿Eh? ¿Sopa de pollo? ¡Huele delicioso! Y parece tener el olor del ginseng. Pequeño Che, ¿quién te hizo esta sopa de pollo? Hmph, ¡comiendo a escondidas aquí solo! ¿No pensabas decírmelo?". Las palabras de Xiao Lingxi causaron que Xiao Che se quedara pensando por un momento, "Tía pequeña, ¿no fuiste tú quien trajo esto?". "¡Claro que no!". Cuando Xiao Lingxi terminó de hablar, la expresión de sus ojos se volvió extraña, "¿Quién más en el Clan Xiao haría sopa de pollo para ti además de mí? Hmm... ¡Sólo puede ser tu esposa, Qingyue! Parece que la relación entre ustedes dos como marido y mujer es bastante buena". Las palabras de Xiao Lingxi estaban claramente mezcladas con una sensación de amargura. Xiao Che dejó sus palillos y murmuró, "Ella... ¿Cómo podría... hacer sopa de pollo para mí...?". ¡Esto no era posible! "¡Hmph! No importa quién lo hizo para ti. Sé que te encanta la sopa de pollo, así que bébetela toda... He venido a decirte que la gente de la Secta Xiao llegará por la tarde. En este momento, todo el Clan Xiao se está preparando para ello. Cuando llegue el momento, tienes que tener mucho cuidado. No debes ofender a la gente de la Secta Xiao por algún descuido", Xiao Lingxi dijo muy seriamente. "Lo sé. En el peor de los casos, no saldré. Es imposible que me elijan de todas formas", Xiao Che respondió con indiferencia. "No puedes quedarte dentro". Xiao Lingxi sacudió su dedo de jade hacia él, diciendo severamente, "Por lo que dijo el maestro del Clan, el Joven Maestro de la Secta Xiao quiere revisar a todos los del Clan Xiao... ¡No puede faltar ninguno! Cuando llegue el momento, no debes olvidar tus modales". "Entonces hay incluso menos de qué preocuparse. No es que la tía pequeña no lo sepa, siempre he sido el más educado", Xiao Che respondió con una sonrisa. Entonces inclinó la cabeza y comenzó a tragar la comida de nuevo. "Está bien. Entonces voy a ir a ayudar a la casa de papá primero. Sería bueno que te unieras a nosotros después de que termines de comer la sopa de pollo", Xiao Lingxi se giró y se fue tan pronto como terminó de hablar.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500