Contra los Dioses

Esto es interesante...
Durante las primeras veinte agujas, el manejo de Xiao Che fue muy sencillo. Sin embargo, cuando el sudor comenzó a aparecer en su frente, la mano izquierda que sostenía la aguja también comenzó a temblar. Además, sus movimientos claramente se ralentizaron bastante. Antes, podía colocar una aguja en el tiempo de una respiración, pero luego se convirtió gradualmente en varias respiraciones... después de treinta agujas, cada vez tardaba más tiempo. Si Xia Qingyue miraba hacia atrás en ese momento, se daría cuenta de que Xiao Che estaba usando su mano izquierda para el tratamiento de acupuntura. Él no era zurdo en absoluto, y era aún menos cierto que su mano izquierda era más hábil. Más bien, era porque la Perla Venenosa Celestial estaba contenida en su mano izquierda. Cada vez que una aguja de plata se clavaba, la Perla Venenosa Celestial en su palma parpadeaba ligeramente. Siguiendo las agujas de plata, el poder de la Perla Venenosa Celestial entraba silenciosamente en el cuerpo de Xia Qingyue. Por supuesto, este poder no era un veneno, sino una fuerza purificadora. La Perla Venenosa Celestial tenía la capacidad de purificar las decenas de miles de venenos del mundo. Además, estos "venenos" no tenían por qué ser necesariamente del tipo de venenos mortales, sino que también incluía venenos que dañaban el interior del cuerpo, así como impurezas superfluas. Sin embargo, esto no era para nada sencillo. Usar el poder de la Perla Venenosa Celestial sobre ella fue la principal razón por la que se esforzó tanto para averiguar cómo dar a Xia Qingyue un tratamiento de acupuntura. Dispersar el aire frío y despejar los meridianos eran sólo un pretexto. Lo que realmente estaba haciendo era "abrir lo profundo" en Xia Qingyue. Pasó un minuto... diez minutos... un cuarto de hora... De todas las agujas de plata salían lentamente chorros de aire frío. Después de media hora, la espalda de Xia Qingyue había sido perforada por cincuenta y cuatro agujas. Las manos de Xiao Che finalmente dejaron de moverse en este punto, pero después de detenerse no más de medio minuto, volvió a extender las manos, que comenzaron a bailar nuevamente. Retiró todas y cada una de las agujas de la espalda de Xia Qingyue con una rapidez incomparable. En un abrir y cerrar de ojos, las cincuenta y cuatro agujas habían desaparecido de la espalda de Xia Qingyue. El lomo de jade de Xia Qingyue seguía siendo luminosamente blanco como la nieve, como el más puro de los jades blancos. Bajo la técnica extremadamente hábil de Xiao Che, no quedó ni una sola marca. "Está hecho...". Xiao Che, habiendo recuperado todas las agujas, dio un largo suspiro de alivio. En el momento en que se retiraron todas las agujas de plata, Xia Qingyue sintió todo su cuerpo indescriptiblemente cálido y acogedor, como si estuviera flotando por el cielo. Le resultaba difícil creer, por el trance en el que se encontraba, que este era su propio cuerpo. Se volvió a poner la ropa e inmediatamente usó su fuerza profunda. Cuando el Arte de las Nubes de Hielo se precipitó, casi saltó del susto, porque su fuerza profunda se transfirió prácticamente en el momento en que el pensamiento cruzó su mente. La velocidad a la que circulaba dentro de su cuerpo era muchas veces más rápida que antes. Incluso después de practicar el Arte de las Nubes de Hielo durante cuatro años, todavía tenía momentos en los que no podía controlarlo completamente. Sin embargo, ahora, sintiendo el Arte de las Nubes de Hielo circulando por su cuerpo, estaba completamente segura de que con su cuerpo en su estado actual, podía controlarlo completamente. Su velocidad de cultivo, naturalmente, ¡también aumentaría drásticamente! En un principio, ella no tenía muchas esperanzas, así que se sorprendió gratamente desde el fondo de su corazón por este resultado. Al mismo tiempo, también estaba abrumadoramente asombrada... ¡asombrada de que todo lo que Xiao Che había dicho fuera cierto! Además, los resultados eran incluso mejores de lo que dijo que serían. ¡Creía que su estado corporal actual sorprendería incluso a su propia maestra, si lo viera! "Ahora... ¿me crees?". La voz de Xiao Che resonaba junto a su oído, pero parecía especialmente ronca y débil. Xia Qingyue volvió a sus sentidos y miró a Xiao Che que se apoyaba débilmente en la cabecera de la cama. Su frente y toda su ropa estaban empapadas de sudor y su tez estaba lo suficientemente pálida como para asustar a cualquiera, como si acabara de sobrevivir a una grave enfermedad. Pensando en cómo cada aguja había sido acompañada por su fuerza profunda, una sensación de dolor apareció repentinamente en el corazón de Xia Qingyue... como un pinchazo. Este sentimiento le hizo entrar en un estado de confusión mental, porque se suponía que no debía tener ningún sentimiento de dolor o preocupación por esta persona con la que sólo podía compartir el estatus de estar casada, y nada más. "Te creo... creo que realmente eres un maestro médico". Xia Qingyue le dio una mirada confusa, "Resulta que tú, que siempre fuiste despreciado por todos en la Ciudad de las Nubes Flotantes, en realidad tenías una habilidad tan asombrosa... Y a pesar de que, claramente sabes que no tengo ningún tipo de afecto por ti, y de que, después de un mes, te dejaré para siempre... ¿Por qué querrías exponerme todo esto? ¿Por qué me concedes un favor tan grande y... te esfuerzas tanto por mí?". Favor... este era realmente un favor incomparablemente inmenso. "Tres razones". El impotente Xiao Che jadeaba para respirar, pero aun así sonreía con toda su cara, "Casi todo el mundo me miraba con desprecio y tú tenías aún más razones para mirarme con desprecio. Pero no lo hiciste y, en cambio, siempre has protegido mi patética dignidad lo mejor que has podido... Anoche, incluso saliste a buscarme porque estabas preocupada, y también silenciosamente me entregaste una manta... ¡Todos los que me tratan bien, los trataré aún mejor!" Xia Qingyue se quedó en completo silencio. "La segunda razón... eres mi esposa". Xia Qingyue abrió la boca, pero no pudo encontrar las palabras. "La tercera razón es también la más importante...". La sonrisa en la cara de Xiao Che se volvió vaga, "Pensé que te verías realmente encantadora después de desnudarte". “…”. Siempre que Xiao Che se burlaba de ella, ella siempre lo trataba con una fría indiferencia. Sin embargo, esta vez, viendo la sonrisa vulgar en su pálido rostro, ella no podía enfadarse. "Eso es todo". Xiao Che extendió una mano señalando el frasco de medicina que había traído, "Qingyue, esposa mía, ve a sacar la medicina de ese frasco y bébetela". Xia Qingyue le dio una mirada muy profunda, luego se acercó sin preguntar qué tipo de medicina era, vertió el brebaje del frasco y lo bebió de un solo trago. "Este es el primer tratamiento. Si quieres mantener este estado para siempre, necesitas un total de siete 'tratamientos'. La mejor hora es a las tres de la mañana porque es la única hora del día en que la energía ‘Ying’ es más pesada y el resultado del tratamiento, más efectivo. Por supuesto, tanto si procedemos como si no, la decisión es suya". Después de decir todo eso, Xiao Che cerró los ojos con cansancio. Definitivamente no estaba fingiendo, su fuerza física había sido severamente sobrecargada. "Descansa bien". Después de hablar suavemente, ella salió y cerró la puerta sin hacer ruido. La confusión en la mirada de Xia Qingyue había aumentado. De pie en el centro del patio, Xia Qingyue levantó sus manos y miró sus palmas, con una expresión borrosa en sus ojos. ¿Qué clase de persona es Xiao Che realmente? Solo sé que, he estado equivocada sobre él todo este tiempo... Todos en la Ciudad de las Nubes Flotantes han estado equivocados sobre él... Después de que Xia Qingyue se fue, el cuerpo de Xiao Che cayó completamente torcido sobre la cama. Allí descansó, sin querer moverse en absoluto, mientras su boca ocasionalmente emitía un vago quejido. "Hmm... Mi resistencia actual es demasiado pobre. Casi me desplomo por el agotamiento sólo por esto...". "Me pregunto si el maestro bajaría del cielo para enseñarme una lección si supiera que le he pedido que se desnude...... Después de todo... podía practicar la acupuntura a través de la ropa a los trece años... y podía practicar la acupuntura a través de la ropa con los ojos cerrados a los quince... hmm... mejor me voy a dormir...". .............................. Todo el Clan Xiao había estado inmerso en una atmósfera extremadamente diferente desde que recibieron la carta de la Secta Xiao. El maestro del Clan y los Ancianos, cumplían sus deberes cada día con gran diligencia. De la mañana a la noche, se preparaban por miedo a mostrar el más mínimo descuido. La generación más joven cultivaba su fuerza profunda más desesperadamente que nunca, como si hubieran tomado algún tipo de droga. Todos soñaban con tener un gran avance en estos pocos días, aumentando así la posibilidad de ser llevados por la Secta Xiao... Sin embargo, todo esto claramente no tiene nada que ver con Xiao Che, quien podría ser considerado como la persona que estaba más tranquila de todo el Clan Xiao. En este día, en la montaña trasera del Clan Xiao... Había un cementerio en la montaña trasera del Clan Xiao. Después de que un miembro del Clan Xiao muriera, era más que probable que fuera enterrado allí. Xiao Lie estaba de pie en silencio frente a una lápida. Su pelo blanco, el resultado de haber pasado por muchos cambios y penas, revoloteaba libremente en el viento. El viento silbaba generando un clima de completa desolación. En esta lápida, las dos palabras "Xiao Ying" estaban grabadas. "... Querido Ying, sé que desde la infancia siempre soñaste con cumplir las esperanzas de tus antepasados y volver a la Secta Xiao, para revivir el deseo de nuestro linaje abandonado. Ahora, esta oportunidad ha llegado finalmente, sólo que... dieciséis años tarde". La expresión en los ojos de Xiao Lie estaba nublada. Se quedó allí, rígido, con la boca pronunciando una especie de murmullo involuntario... "Sé, aunque han pasado tantos años, que todavía tienes muchas preocupaciones... Las venas profundas de nuestro querido Che han estado lisiadas desde su infancia... Esto no es del todo malo. Aunque esté destinado a una vida de mediocridad, no habrá luchas ni odio. Ahora, nuestro querido Che ya está casado. Espero que a partir de ahora pueda vivir en paz... Aunque él no sea tu verdadero hijo, sigue siendo el que ustedes dos acogieron con sus vidas, y con la vida de su hijo, para protegerlo. Haré todo lo posible para mantenerlo a salvo...”. De pronto, Xiao Lie escuchó un ruido. Un silencioso chasquido entró en el oído de Xiao Lie, sorprendiéndole. Volvió en sí en un instante y giró la cabeza, gritando, "¿Quién anda ahí?". Siguiendo su grito, la figura de Xiao Yulong se acercó por detrás de un árbol grueso y sólido que estaba en el centro del patio. Miró distraídamente a Xiao Lie, caminó hacia delante unos pasos y asumió la etiqueta adecuada de un menor, "Yulong saluda al Quinto Anciano... No creí que el Quinto Anciano estuviera aquí... ¿Molesta Yulong al Quinto Anciano?". Los ojos de Xiao Lie revelaron su confusión... Estaba tan distraído por su dolor que no se había dado cuenta de que alguien se había acercado al lugar. Tampoco sabía si este Xiao Yulong le había oído hablar consigo mismo hace un momento. Frunció el ceño y preguntó, "Yulong, ¿qué estás haciendo aquí?". Xiao Yulong respondió rápidamente, "Los emisarios de la Secta Xiao llegarán mañana. Padre cree que este es un gran evento que cambiará el destino del Clan Xiao, y creyó que debía informar al abuelo fallecido. Así que me hizo venir... Sin quererlo, perturbé al Quinto Anciano, Yulong cometió un error". "¿Entonces escuchaste lo que acabo de decir?". La voz de Xiao Lie de repente se volvió fría y dura, y un aura invisible presionó ferozmente a Xiao Yulong. La fuerza profunda de alguien en la cima del Reino Profundo Espiritual era más de lo que Xiao Yulong podía soportar con su habilidad actual. Su tez palideció e inmediatamente sacudió la cabeza, "Yulong también acaba de llegar. Si el Quinto Anciano no hubiera hablado entonces, no habría descubierto al Quinto Anciano. Definitivamente no escuché al Quinto Anciano decir nada... ¡Si el Quinto Anciano no desea ser molestado, Yulong se irá inmediatamente!". Xiao Lie no pudo detectar ningún hueco en la expresión de Xiao Yulong. Sus pensamientos se relajaron un poco y su aura se retrajo. Su expresión también se relajó, "Olvídalo, no es nada. El emisario de la Secta Xiao llegará mañana. Tú eres el que más probabilidades tiene de ser seleccionado. Cuando llegue ese momento, estarás reviviendo el mayor deseo de nuestro linaje". "Las palabras del Quinto Anciano son demasiado para Yulong, no las merece", dijo Xiao Yulong humildemente. Xiao Lie asintió con la cabeza y se dio la vuelta para irse. Después de irse, la expresión de Xiao Yulong cambió gradual y sutilmente. Se frotó la barbilla con la mano derecha y murmuró con el ceño fruncido, " Podría ser... si esto es verdad, sería muy interesante...".
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500