Contra los Dioses

Abriendo lo profundo
Después de escuchar las palabras de Xiao Che, Xia Qingyue trató de concentrar su profunda fuerza en sus manos. De repente, su corazón se conmocionó una vez más, porque la fuerza profunda que fluía en sus manos se sentía mucho más natural y no estaba obstruida por esa sensación de pesadez como antes. Su velocidad era también más rápida en un veinte o treinta por ciento. Viendo la reacción de Xia Qingyue, Xiao Che asintió con satisfacción, "¿No sientes que está mucho menos congestionado y es más suave y rápido que antes? Si liberamos el resto del aire frío de tu cuerpo y despejamos tus meridianos, tendrás la misma temperatura corporal que una persona normal cuando no estés usando el Arte de las Nubes de Hielo". Ninguno de los efectos secundarios negativos se manifestará y la velocidad a la que podrás usar tu fuerza profunda aumentará por lo menos a la mitad. No sólo eso, de ahora en adelante, la velocidad a la que cultives el Arte de las Nubes de Hielo aumentará al menos un treinta por ciento. Oh, sólo lo estoy comentando, y tú solo me estas escuchando, entiendo que jamás me permitirías hacer esto". Mientras Xiao Che hablaba, ya había empezado a guardar las cosas que había traído de la enfermería. "¿Acabas de decir... que la velocidad a la que cultive el Arte de las Nubes de Hielo aumentará en un treinta por ciento?", Xia Qingyue giró repentinamente la cabeza. La declaración de Xiao Che la conmocionó tanto que quiso creerle, pero no se atrevió a hacerlo. Una píldora que permitiera a una persona, durante uno o dos años, avanzar un diez o veinte por ciento más rápido sería, sin discusión, clasificada como un raro tesoro, tanto que causaría un enorme revuelo que daría lugar a un sangriento campo de batalla. Sin embargo, el significado de las palabras de Xiao Che... ¡era en realidad un aumento permanente del treinta por ciento! ¡Esta frase era mucho más que sorprendente! Si había algo, o alguna condición, que permitiera que la velocidad de cultivo de una persona aumentara permanentemente hasta un treinta por ciento, Xia Qingyue creía sin duda que todos los héroes del mundo acudirían en masa para obtenerlo con todo su poder. "Sí". Xiao Che asintió. "Siéntete libre de creerlo o no". Las palabras de Xiao Che de "creerlo o no" hicieron que Xia Qingyue creyera en él un poco más. Eso, junto con los efectos del tratamiento que ella había experimentado personalmente, hicieron que no pudiera cuestionar mucho las asombrosas cosas que él había dicho tan tranquilamente. Este sentimiento hizo que se sorprendiera a ella misma. El enorme Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo había existido en el Imperio del Viento Azul durante miles de años, pero nunca había oído hablar de la existencia de un método con este tipo de resultado sorprendente. En esta pequeña Ciudad de las Nubes Flotantes, un joven de sólo dieciséis años con las venas profundas lisiadas podía decir esto con una inesperada confianza... y además, ella, creía todo lo que él decía. "Si es realmente tan efectivo como dices que es... ¿por qué dices que no estaría de acuerdo con que lo hagas de nuevo?", Xia Qingyue preguntó. "Bueno...", Xiao Che levantó la comisura de su boca y se quedó paralizado, "Es realmente simple. Si lo piensas, lo entenderás. Para extraer el aire frío de todo tu cuerpo y limpiar los meridianos, definitivamente necesitas tener agujas en todo tu cuerpo. Ya que necesitas tener agujas en tu cuerpo, entonces por supuesto tendrías que desnudarte. Al menos tendrías que mostrarme toda tu espalda... Ni siquiera me dejas tocar tu mano, ¿estarías dispuesta a desnudarte delante de mí?". Xia Qingyue se quedó en silencio por un momento. "Bien, las agujas de plata han sido usadas. Debería llevarlas a la enfermería". Xiao Che le dio a Xia Qingyue una leve sonrisa, "No hay necesidad de agradecerme. Después de todo, eres mi esposa. Ayer, en plena noche, saliste corriendo a traerme una manta, así que es justo que haga algo por ti". Viendo la espalda de Xiao Che mientras empacaba todo, la expresión de Xia Qingyue cambió continuamente. Finalmente, rompió el silencio y dijo, "Siempre he sabido de la acumulación de aire frío en mi cuerpo. También sé que las primeras etapas del Arte de las Nubes de Hielo congestionarán mis meridianos. Quizas sea cierto que dispersar el aire frío y limpiar los meridianos realmente puede aliviar la incomodidad del cuerpo, y también mejorar el uso de la fuerza profunda pero... ¿qué tiene que ver con el aumento de la velocidad a la que cultivo la fuerza profunda?". "Esto involucra un conocimiento médico muy complejo. Bueno, es muy complejo, así que no quiero hablar de ello. Además, apuesto a que aunque te lo explicara, no serías capaz de entenderlo", respondió vagamente Xiao Che. Su frente casi estalla en sudor frío... Originalmente creía que las palabras anteriores junto con el tratamiento de acupuntura ya habrían logrado convencer a Xia Qingyue. No esperaba que ella preguntara sospechosamente sobre ello, y que fuera directamente al grano... Eso era porque no había la más mínima relación entre la velocidad de cultivo, y el aire frío y los meridianos. Afortunadamente, Xia Qingyue no continuó con su interrogatorio. Justo cuando Xiao Che terminó de envolver todo, volvió a hablar, "Estas cosas, ¿dónde las aprendiste? Tu técnica de acupuntura, ¡definitivamente tienes las calificaciones para unirte a las mejores escuelas de medicina! Si realmente tienes la habilidad de hacer lo que acabas de decir, entonces no solo la pequeña Ciudad de las Nubes Flotantes, sino que todo el Imperio del Viento Azul conocería tu nombre. ¿Cómo puedes permanecer desconocido y, en cambio, tener esta reputación de lisiado?". ¿Unirme a las mejores escuelas de medicina? Xiao Che frunció sus labios con desdén. Luego se dio la vuelta y declaró serenamente, "Todas estas cosas me las enseñó mi maestro". "¿Tu... maestro?", Las cejas como de luna de Xiao Qingyue se movieron ligeramente. Nunca había oído hablar de que Xiao Che tuviera algún tipo de maestro. "Mi maestro era un gran santo médico. Pasó toda su vida usando sus conocimientos para ayudar a la gente, y salvó a innumerables muertos y heridos. Lo conocí cuando era muy joven. Me enseñó las cuatro formas de diagnóstico médico, cómo usar la aguja, y los principios de farmacología y toxicología. Me enseñó que bajo el cielo, hay un sinnúmero de medicinas y venenos, plagas y hierbas. Soy su único sucesor. Su bondad hacia mí fue tan pesada como una montaña, imposible de pagar en esta vida... Por eso conozco algunas técnicas médicas. En cuanto al resto, no deberías hacer demasiadas preguntas, no quiero hablar mucho sobre mi maestro. Además, no le digas a ningún forastero que practico la medicina. Incluso mi abuelo y mi tía pequeña no lo saben. Aparte de mí, tú eres la única persona que lo sabe". Mientras pensaba en su maestro muerto, Xiao Che no pudo evitar que su rostro mostrara una expresión triste y nostálgica. Esta era su más sincera emoción, sin una pizca de falsedad o artificio. Esta sincera emoción también afectó a Xia Qingyue, quien, con total convicción en las palabras de Xiao Che, dijo gentilmente, "Para que seas tan joven y sin embargo tengas una habilidad tan impactante en la acupuntura, parece que tu maestro realmente debe haber sido un gran médico". "¡Era el mejor médico del mundo, sin igual!", Xiao Che dijo firmemente. La sinceridad y firmeza de Xiao Che causó que la duda interna de Xia Qingyue disminuyera inconscientemente un poco. Después de dudar por un momento, finalmente se decidió, "... Entonces, ¿estás seguro que esto aumentará mi velocidad de cultivo en un treinta por ciento permanentemente... verdad?". "Claro, jamás deshonraría el nombre de mi maestro como médico. ¿Hmm? ¿No estarías... pensando en intentarlo?", Xiao Che se dio la vuelta y la miró con una cara llena de asombro. Xia Qingyue dejó escapar un pequeño suspiro y giró su mirada ligeramente hacia los lados, "¿Estás seguro de que sólo necesito desnudar mi espalda?". Los ojos de Xiao Che se iluminaron y su cara se inclinó hacia adelante, sonriendo, "Si realmente quieres mostrarlo todo, entonces está bien también...". Las cejas de Xia Qingyue se torcieron y sus mangas rojas se desplegaron. Una repentina ráfaga de viento frío asaltó todo el cuerpo de Xiao Che, causándole escalofríos. Caminó hacia la cama, diciendo débilmente, "Vamos a empezar. Déjame ver si tus técnicas médicas son tan milagrosas como dices... Sin embargo, si te atreves a tener otros pensamientos, definitivamente no te perdonaré". Xiao Che se rió, "Podrías matarme con una sola bofetada. Aunque tuviera otros pensamientos, no me atrevería a intentar nada". La caja de agujas de plata y el frasco de jugo de girasol carmesí que acababa de ser guardado fueron sacados una vez más. Después, se dirigió a la cabecera de la cama y ordenó con cara seria a Xia Qingyue que ya estaba sentada en la cama, "¡Quítate la ropa!". Eran tres palabras muy puras, pero cuando fueron gritadas por Xiao Che, dio la impresión de que un matón se estaba imponiendo ante una mujer inocente. Uno podía imaginar que Xia Qingyue, que siempre había sido pura y fría, como un loto orgulloso, reaccionaría en su interior al escuchar estas tres palabras... Sin embargo, la tentación de aumentar permanentemente la velocidad de cultivo en un treinta por ciento era demasiado grande. ¡Tan grande que podría decirse que era imposible para cualquier practicante de fuerza profunda resistirse! Porque si tenía éxito, significaría que tres años de avance en el cultivo con la misma comprensión de talento, las mismas habilidades profundas y los mismos recursos ambientales, ¡equivaldrían a cuatro años de cultivo adicionales! Después de cien años, ¡tendría una ventaja de treinta años! Xiao Che también estaba seguro de que aunque Xia Qingyue tuviera que desnudarse, no se negaría. Eso era porque Xia Qingyue era claramente una chica que buscaba escalar a la cima en cuanto a fuerza profunda, si no, no se habría unido al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo sin preocuparse por las consecuencias de abstenerse tanto de la emoción como de la pasión. Si todo sucedía como él decía, entonces este tipo de precio valdría absolutamente la pena... Sin mencionar el hecho de que sólo era la espalda. Xia Qingyue lo pensó así y le dio la espalda a Xiao Che. Se acostó suavemente sobre su estómago, con el corazón quieto como un espejo. Cerró los ojos y se desabrochó el vestido. Su vestido carmesí se deslizó lentamente a lo largo de las líneas de sus fragantes hombros y brazos de jade. La deslumbrante espalda blanca de una hermosa chica, completamente desnuda, apareció frente a los ojos de Xiao Che. Se detuvo sobre la colcha, sosteniéndola en su pecho. El vestido rojo continuó deslizándose hacia abajo, revelando un amplio y atractivo fondo, exponiendo las curvas de su espalda de jade. Su espalda era delgada, pero elegante, clara y lustrosa sin par. La piel de su cuello y hombro era perfectamente suave y aparentemente rosada y tierna. La mirada embelesada de Xiao Che se amplió, como si estuviera en trance. "¡Comienza inmediatamente! ¡No te atrevas a tener otro pensamiento!", Xia Qingyue cerró los ojos y habló fríamente. "¿No se supone que el cuerpo de una mujer debe ser visto por su marido?", Xiao Che murmuró cuidadosamente, luego cerró la boca y tomó una aguja de plata. En el momento en que la aguja estaba en su mano, su expresión se volvió pesada por la concentración. Cuando Xia Qingyue sintió la estabilización del aliento de Xiao Che detrás de ella, no habló más, cerrando ligeramente los ojos. Aunque todavía era algo incapaz de creer que lo que Xiao Che decía era cierto... no podía resistir la tentación de un aumento del treinta por ciento en la velocidad de su cultivo, por pequeña que fuera la posibilidad. El sonido del viento podía oírse acompañando el movimiento de las muñecas de Xiao Che. Una aguja de plata perforó con ligereza y precisión el punto de acupuntura de “Tian Zong” en la espalda de jade de Xia Qingyue, sin que sus dedos tocaran su piel en absoluto. Xiao Che comenzó a mover sus dedos como si estuvieran volando, las agujas de plata fueron recogidas por él una a una, perforando rápida y precisamente la espalda de Xia Qingyue. Fue casi hasta el punto en que todo lo que se podía ver era una sombra que se movía fugazmente. Xia Qingyue cerró los ojos, poniendo toda su atención en su espalda. Empezó a notar que cada vez que una aguja de plata le perforaba la espalda, siempre había un rastro de fuerza profunda acompañándola. Este descubrimiento causó inmediatamente que el corazón de Xia Qingyue se sorprendiera. Ella tenía perfectamente claro el estado del cuerpo de Xiao Che. Con sus venas profundas dañadas, sólo podía detenerse en el primer nivel del Reino Profundo Elemental. El único qi profundo que podía usar era el más básico y pequeño. Sin embargo, a medida que cada aguja era insertada en su espalda, aunque el qi profundo que la acompañaba era diminuto, ¡estaba en el límite superior del primer nivel del Reino Profundo Elemental! Ella no sabía por qué Xiao Che necesitaba añadir fuerza profunda a las agujas. Sin embargo, esto significaba claramente que con cada aguja, estaba usando toda su fuerza. Ella no se dio cuenta de las primeras ocho agujas porque fueron colocadas demasiado rápido y su concentración estaba puesta en la técnica de Xiao Che. Todo esto hizo momentáneamente imposible calmar la agitación en su corazón. En este punto, su espalda había sido perforada por veintitrés agujas. La velocidad de Xiao Che también disminuyó notablemente. Si Xia Qingyue hubiera mirado hacia atrás en este momento, habría visto que la cara de Xiao Che estaba completamente roja y cubierta de sudor.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500