Cambia formas

El corazón del Rey lobo (parte 5)
Mientras Odette contemplaba, si era mejor cortar la lengua de Harriet o solo envenenarla para que sus cuerdas vocales se vuelvan inutiles, en algún momento perdió la conciencia y se desmayó. Harriet suspiró de alivio y se apresuró a llamar al señor y al médico, ambos entraron y vieron de inmediato la condición del niño, preguntando, sin darle tiempo a informar sobre el desmayó de la emperatriz. Encontraron la escena sorprendente, no sabían que acababa de ocurrir, pero madre e hijo estaban intactos, definitivamente debía ser un milagro, ya que en ese momento Celthis también comenzó a abrir los ojos, por un momento Kaytel olvidó a su hermana hasta que quizo darle las gracias, fue en ese momento que la encontró en el suelo, la alfombra roja, las sábanas rojas y el hecho de que estaba en un lugar poco visible la habían ocultado de su vista. Para cuando fueron a revisar su estado ella ya había retomado su conciencia y comenzó a levantarse lentamente. El médico podía decir a simple vista que su estado no era bueno y quería tomar su pulso. " Su alteza, su tes no es buena, por favor permítame..." antes de terminar Odette lo rechazó, mientras agarraba con una mano su cabeza y con la otra se apoyaba para no caer. " no es necesario, hoy ha sido agotador así que me ire a descanzar, hermano felicidades, es un niño saludable " Después de despedirse fue a su habitación aún sintiendo mareos y un leve dolor de cabeza, al llegar vio sobre la mesa a los pichones que regañaban a Lil e intentaban picotearlo y a Lil que intentaba tocarlos con su pequeña pata peluda, Odette decidió ignorarlos y continuar, que los niños hagan lo que quieran. Lil se emocionó cuando vio a Odette regresar y de inmediato se olvidó de los pollos gruñones, Odette se recosto en la cama dispuesta a dormir, sin embargó sintió que alguen saltaba a su cama y sus pasitos se acercaban. " ¿desde cuándo eres tan atrevido? fuera" dijo Odette con voz suave casi imperceptible, sin aún abrir los ojos. Lil decidió no escucharla y se acurrucó a su lado. [" te calentaré, solo duerme"] "...Lil, fuera..." La fatiga había vencido, Odette dormía tranquilamente, mientras tanto Lil la observaba, cuando estuvo seguro de que ella no despertaría aún si se movía, salió de la cama y mientras saltaba al piso se transformó en un pequeño niño de la misma edad de Lasai, trajo unas mantas y con ellas cubrió a Odette, apago las luces y también cubrió a los pichones, la luz de luna que se filtraba llegaba al rostro de la emperatriz, no había una sonrisa, tampoco furia, solo estaba tranquila, Lil no paraba de mirarla y se acomodó frente a la cama para poder observarla un poco más. Era bueno verla tan tranquila. Al dia siguiente Odette despertó cuando luz solar golpeó su rostro, la calidez en todo su cuerpo la hacía sentir renovada, cuando vio al pequeño niño durmiente en sus brazos, no pudo evitarlo y toco su suave oreja, el pequeño Lil sonrió mientras sentía el suave toqué en su oreja, hace mucho que no sentía esa sensación, sin embargo pronto ese lugar se tornó doloroso. "¡nm!" El sonido de queja despertó a los pichones y ellos comenzaron a emitir también sus quejas. " tenemos hambre" "comida, comida" Es lo que ambos decían, sin embargó para Odette solo era un molestó "piiu, piiu" " Lil, estoy segura que dije ,fuera, ¿desde cuándo eres tan desvergonzado? y... ¿porqué estas en tu forma de niño?" Dijo Odette imponente mientras echaba al niño fuera de la cama, la alfombra era suave, así que al caer no se hizo daño, Lil volvió a su posición cómoda y la observó con una sonrisa, su cola y sus orejas se movían. " Lil... no actúes adorable, no caeré en tú engaño otra vez, además...¿estas seguro que eres un gato? deja de actuar como un cachorro y vuelve a tu forma de felino" [" esta bien, todos me han visto ya con esta forma"] Dijo Lil, sonriendo traviesamente, aunque no podía hablar, no era ningún problema comunicarse telepáticamente. " ...Lil, has crecido mucho, creo que ya es hora de que regreses al bosque " Dijo Odette con una expresión fria, levantándose de la cama, mientras evitaba a Lil. ["¡Noo!, obedeceré... lo siento"] Dijo Lil y de inmediato se transformó en un joven felino de pelo blanco. " no te disculpes, de todos modos en algún momento debes volver" [" ¿porqué?"] Odette que se quitaba la chaqueta roja, llena de manchas de sangre seca volvió a ver al felino que estaba sobre la cama mirándola y esperando una respuesta. "porque no tengo tiempo para cuidarte" Lil salto de la cama y se volvió a transformar, ya no tenia los rasgos de un niño con orejas y cola de gato, ahora era como cualquier joven humano, lo unico raro era su cabello blanco y ojos dorados de felino, tenia la misma altura que Odette. ["Dime el verdadero motivó"] dijo lamentable, rogando una respuesta y tomando la muñeca de Odette, ambos se vieron fijamente a los ojos. " ¿quieres saberlo?... Lil, eres una carga, quédate aquí y espera a que mi hermano te ayude, él se lleva bien con las criaturas del bosque de espíritus, seguro es capaz de llevarte" al terminar de hablar tiró de su mano y la solto del agarre de Lil. Ese niño se había vuelto muy dependiente. [" No, he decidido seguirte, no voy a cambiar de opinión "] Dijo Lil negando con la cabeza. Odette escucho sus palabras, mientras abría la puerta. " fuera, necesito cambiarme " como si no lo hubiera escuchado, decidió solo hecharlo, después sacar a Lil, solo dijo: " por cierto, ve y cuida de Lasia, también busca con que alimentar a esos pichones, ahora son tus hermanos, así que cuídalos" Sin darle tiempo a Lil para contestar, cerro la puerta casi golpeando su bonita nariz, Lil volvió a su forma de felino y fue ha hacer lo que Odette le había pedido. Mientras tanto Odette se recostó en el sofa y se quedó otra vez. No notó que por el hambre el gran pichón, se acercó y comenzó a picotear los tallos negros de una planta venenosa.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Cambia formas

Populares

Populares

close 0/500