La Tercera hija del Rey

Capítulo 5
Días después de la llegada de los príncipes a la ciudad. —Alteza, no corra, arruinará su peinado. —No debo llegar tarde. Xana se acercaba cada vez más al grupo de personas que estaban en las puertas de la ciudad. —Disculpen mi tardanza. —No se preocupe gobernadora, como mujer debe gastar tiempo en su apariencia—habla el principe de Ronda con su mirada fija en ella —Asi es, príncipe —lo apoya y evade su mirada —Gobernadora, ¿qué hacemos aquí? —No se afane, alteza Los carruajes salen de la ciudad y se internan en las carreteras dentro del espeso bosque. Tras varios minutos de viaje llegan a la zona de caza. —Gobernadora, ha puesto su mejor esfuerzo organizando está jornada —Gracias. La dinámica de esta caza es la siguiente: quien recoja la mayor cantidad de presas será el ganador. —Nos parece bien—habla animado Witgate Todos los nobles se dispersaron por toda la zona en busca de presas, Xana montó su caballo y supervisaría la competencia. El caballo empieza un trote lento, mirando a los príncipes tomar sus caminos. Se adentró más en el bosque cuando sintió una presencia, miró atrás pero no había nada. —Gobernadora, al fin la encuentro —la voz resonaba tan fuerte como un trueno. —Alteza —Saluda —Permitame hablar con usted —Adelante —Sus ojos se me hacen extremadamente conocidos, ese peculiar color rojizo de sus pupilas solo lo he visto una vez en mi vida. No tengo duda que usted es la tercera hija del rey Franco, la pequeña princesa. Durante aquella visita se acordaron tratados comerciales entre ambas naciones. Si no recuerdo mal, usted casi muere ahogada. Xana mantiene su expresión neutra, no expresa el sin fin de emociones que siento, sobre todo miedo, mucho miedo. —Es usted una persona muy suspicaz, alteza —comenta con fingida serenidad —Pequeña princesa, usted es muy buena escondiendo sus intenciones, puede engañar al resto pero no a mí —No entiendo en absoluto sus palabras —Ambos sabemos el significado, Gobernadora —¿Que quiere? —Pregunta exasperada —En el pasado usted dijo que se casaría conmigo, ¿lo recuerda? Pues, le hago la misma propuesta —expresa con seriedad —¿Es una broma? —Yo nunca bromeo —Alteza, eso fue en el pasado... Cosas de niños, no debe darle importancia —Princesa, le estoy concediendo lo que una vez dijo que deseaba. —Sus planes y pensamientos no son tan simples, usted es una persona muy astuta, no responde a peticiones de una consentida niña. Usted busca otra cosa —Xana escupe las palabras mientras sus ojos de fuego consumen al hombre. —Usted no es solo cautelosa, además es inteligente y versada. No encuentro cualidades más útiles que esas. —Temo no concederle este deseo a su alteza, no estoy aquí como capricho, tengo cosas importantes que hacer, no perderé mi tiempo. Xana agarra las riendas de su caballo y se va cabalgando del lugar, dejando atrás al hombre. —Es toda una personalidad, digna de ser la emperatriz, mi emperatriz. *** —El ganador de esta jornada de caza es el principe de Witgate. Felicidades alteza, ¿qué recompensa quiere? —Gobernadora, soy fanático de la gloria. Sea creativa. —Sorprenderé a su alteza.—Xana muestra al hombre una sonrisa maliciosa. La noche cayó, aquella luna gigante entraba por la ventana de la tienda de la gobernadora adornando los planes de la joven —Alteza, el principe de Witgate es muy desagradable —Lizzy se queja —Witgate es orgulloso y pedante, entre el más quiera sobresalir más se humillará —dice antes de apagar los candelabros. La mañana de aquel día estaba hasta el tope de ocupaciones, la princesa hallaba absorta en la preparación del regalo del principe de Witgate. La ciudad estaba arreglada para la entrada honorífica que Xana preparó para el principe. La expresión segura de Xana entró a la ciudad encantando a todos los ciudadanos, sus pasos suaves dirigían el caballo que el príncipe montaba. Witgate la miraba con burla, pues, la estaba rebajando de su posición al haberla obligado a realizar aquella tarea que usualmente era realizada por un mozo. "El que ríe de último, ríe mejor, quizá esto se cumpla, alteza" pensó Xana. ⭐⭐⭐⭐⭐⭐ ¿Que creen que hará Xana? Dejen sus comentarios ⭐🌚
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
La Tercera hija del Rey

Populares

Populares

close 0/500