Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

°° LAS HERIDAS SANARAN°°
ESTEBAN se quedó solo con LINSAY en su habitación, luego de todo lo ocurrido no pudo evitar sentir mucha tristeza por élla, y no saber cómo ayudarla. Solo se quedo parado frente a ella con una tristeza que su mirada lo reflejaba. [ Con los Instructores ]... — Ire a ver como podemos ayudarla. - argumentó el instructor a cargo del proyecto. — Esta bien. - dijieron los dos. Los dos Instructores se fueron a la habitación de entrenamiento, al verlo abierto fueron a ver el lugar. La Agente Tr ingresó, junto con su colega, al entrar vio todas las bolsas destruidas y toda la sangre que estab en el suelo. — Pobre estudiante, mira toda esa sangre debió destruirse sus manos, realmente está muy dolida. - dijó su compañero al ver todo lo ocurrido. — Una mujer traicionada es muy peligrosa, por eso hay que canalizar todo su odio y ayudarla a transformarlo en su mayor fuerza o si no ella terminará haciendose daño a si misma, no quiero imaginar por todo lo que debe estar pasando. - hablo la agente Tr. — Tu le dijistes que destruyera esto nove. — Si, le di esa órden pero ella no pudo hacerlo, se dio por vencida y eso me dejo duda de su capacidad. — Porqué eres tan dura con élla. — Solo quiero ayudarla a sacar su verdadero potencial, élla lo tiene pero el odió no la deja primero hay que sanar sus heridas. — Como sabes, todo lo que siente. Si tu no recuerdas tu pasado. — No hace falta que me lo recuerdes, que no tengo pasado, yo me encargaré de élla a partir de hoy, sere su mentora. — No me mal interpretes no quise decir eso, sólo que me da curiosidad, de cómo tan rápido cambiaste de opinión sobre élla. — Nunca dije que no la entrenaría. —Pero eso le diste a entender. — Solo déjame hacer esto a mi modo, solo eso te puedo decir. — Esta bien, ire a ver a mi amigo, adiós descansa. - Dijó su colega, mientras salía del lugar. La agente Tr se quedó sola en el lugar, miro la sangre de LINSAY y no pudo comprender cuál herida estaba. — Eres una chica muy valiente y temeraria, llegarás muy lejos si te lo propones. - se dijó a si misma. [ En la boda ] — La noche había llegado, los invitados poco a poco se fueron marchando del lugar, hasta dejar solos a los recién casados. JAYDEN y TATIANA se fueron a su nueva casa o la que sería su casa a partir de hoy, JAYDEN bajó del auto, rápidamente abrio la puerta de su casa, sin esperar a TATIANA. — ¡JAYDEN! porqué no me ayudas. - reclamó TATIANA. — Simple no me importas, tengo que ir a otro lugar. - respondió entrando a la casa. — Imbécil, susurró TATIANA bajando del auto para ingresar. JAYDEN entro a la sala subió las escaleras, y entro al cuarto más apartados que había en la casa, TATIANA subio tras de él, y vio que no entro a la habitación de parejas, y se fué junto a JAYDEN. — Porqué no entraste, a nuestra habitación que haces aquí. - lo cuestionó. — Que tu papi no te lo dijó, acepte hacer la dichosa fiesta con una sola condición que no compartiría con tigo la misma cama. — Pero nos casamos debemos consumar el matrimonio. — Si es verdad, nos casamos por un contrató de poder, haci lo quisieron nuestros padres, yo no te amo, nunca formaría una familia a tu lado, haci que vete a tu gran habitación y déjame en paz. - grito JAYDEN cerrándole la puerta es su cara. TATIANA regresó a su habitación, entre lágrimas no sabía si había tomado la desición correcta a pedir casarse con él. Élla se cambió de ropa y escuchó la puerta sonar, salio de su habitación, al darse cuenta era JAYDEN que salía muy bien cambiado, ella lo tomó del brazo. — A dónde vas, no te quedarás en casa. — No tengo que darte explicaciones es mi vida, tu no importas. Tengo que ir aún lugar dónde me conceden mis deseos haci que haste un lado. - dijó JAYDEN esquivando a TATIANA. TATIANA esa noche se quedo sola en una gran casa, con el único consuelo de llorar hasta no poder. [En Shanghai ] La mañana llegó rápido y en las manos de LINSAY había un joven que estaba a su lado tomando su mano, y que no había ido a dormir en toda la noche. LINSAY abrió sus ojos lentamente al sentir que alguién tomaba su mano giro su cabeza para identificar a la persona que la acompañaba. — ESTEBAN, que haces aquí. - preguntó LINSAY muy débilmente. — ESTEBAN, al sentir que LINSAY se movio y le hablo levanto su cabeza y dijo: Estas despierta llamaré al Doctor. ESTEBAN salió, a toda prisa tras en busca del Doctor, para decirle que LINSAY estaba despierta. — ¡Doctor LINSAY acaba de despertar! - dijo tocando su puerta. — Enserio vamos a verla, - argumento sorprendido, tra abrir su puerta. Ambos se dirigieron a la habitación de LINSAY, llegaron hasta élla. El Doctor ingreso puso sus cosas sobre una mesa, saludo a LINSAY y la reviso sus heridas y su estado. — Al verla, esta bien es muy sorprendente que despúes de una noche este despierta generalmente, tardan 1 semana en hacerlo, estas bien LINSAY. ¿Cómo te sientes? — Doctor estoy bien, gracias por ayudarme la verdad creo que hubiese muerto. - comentó LINSAY. — A decir verdad, no fue todo por mi, vez a este muchacho aquí el te encontro y te trajo aquí, grito todo escandalizado por todos lados en busca de ayuda, eso sin contar que se quedo contigo toda la noche para cuidarte. Haci que creo que todo el mérito se lo merece él. — Es verdad. - preguntó LINSAY. — No es para tanto, solo hice lo que cualquiera en mi lugar haría. - argumento ESTEBAN un poco avergonzado. — No seas tímido que no te queda, me voy tengo otros pacientes que atender, cuidate LINSAY. - dijó el Doctor como forma de despedida. — Iré a ver algunos asuntos, - dijó ESTEBAN para salir de la incomoda situación. [ Medio día ] — LINSAY salió de su habitación se vendo las manos, y quizo respirar aire fresco. Al salir a la sala se dio cuenta de que las teles del lugar fueron quitadas, no había ninguna cosa tecnologica serca del lugar, eso la sorprendio demasiado ya que es un lugar muy lujoso para no tener este tipo de cosas. — ¿Que haces a fuera?- preguntó su mentora. — Mentor, lo siento dijo agachándose. — Que te dije, no te disculpes. — Que digo entoces. — Responde con fuerza y con seguridad. — Quize salir como en mi habitación es un poco abrumadora. — Es verdad, espera un segundo. ESTEBAN - gritó la agente. — Que hace. — ESTEBAN fue corriendo hacia élla. — ESTEBAN lleva a LINSAY aún paseo en auto, que se distraiga está muy tensa. — No es nesesario puedo hacerlo sola. — No es una pregunta si no una orden. —Esta bien ya llevare. - argumento ESTEBAN. — Vamos LINSAY, - dijó ESTEBAN. — LINSAY lo miro de reojo, vamos. Ambos salieron del lugar ESTEBAN, como siempre muy humoristico no paraba de hacerle chiste cortos a LINSAY para hacerla reir mientras llegaba al auto. Ambos subieron al auto, ESTEBAN con toda la delicadeza de un cristal, cuido a LINSAY y la ayudo a subir.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

Populares

Populares

close 0/500