Tierra de Mercenarios

V1C25 - Los Túneles de Viento
Los dragones con altas habilidades mágicas pueden ser capaces de convocar a elfos de bajo nivel, por ejemplo, el dragón verde puede invocar elfos de hielo, mientras que el dragón rojo puede hacer lo propio con elfos de fuego. Cuando los elfos se llevan bien con los dragones, no solo se utilizan para proteger los nidos, sino que también se crea una simbiosis entre ambos. La vida de los elfos es casi infinita. Los elfos humanoides más pequeños, como los elfos del bosque o los de las estepas, tienen más de tres mil años, mientras que las vidas de los elfos mágicos no humanoides tienen casi la misma edad que el mundo mismo; debido a ello es fácil encontrar elfos de todos los elementos, puesto que estos existían cuando fueron creados dichos atributos. Llevarse bien con los dragones con alto poder mágico sirvió por mucho tiempo para mejorar las habilidades de los mismos elfos. Algunos de estos han vivido con los dragones sagrados durante miles de años, permitiendo funcionar como maestros para aquellos elfos de nivel bajo que desea convertirse algún día en elfos de nivel medio. Shan Hai Jin: Cuento de hadas. *** Lo que les esperaba a los aventureros tras el portal era una intensa ráfaga de viento aullante, era tan fuerte que incluso Drew, que acababa de ser teletransportado, fue levantado del suelo por la ráfaga; Daqingshan encogió todo su cuerpo detrás del escudo que llevaba en su mano izquierda y avanzó; la barba del Viejo Locke se extendió hacia el cielo; todos los miembros del grupo mercenario Espada Corazón Púrpura observaban como sus blancas ropas estaban ondeando en el aire como banderas. Frente a ellos se encontraba un nuevo túnel en lo alto de un monte, desde cuya entrada se liberaba todo el viento que les azotaba y parecía no detenerse nunca. Amy trató de invocar fuego mágico para alumbrar la entrada, pero el viento feroz le hizo incapaz de abrir la boca en absoluto, y mucho menos cantar hechizos. ¡Boom! Un fuego mágico fue invocado por uno de los magos, dado a que cuando alcanzan cierto nivel, pueden lanzar magia a voluntad sin cantar los hechizos, aunque la tenue luz del fuego temblaba en el viento. Drew luchó por subir al monte desde el suelo, Afeng hizo un gesto laborioso y todos se alinearon en dos filas, usando la espada de la persona anterior para bloquear el viento y ayudándose mutuamente a avanzar lentamente. Al acercarse al túnel, una luz azul apareció repentinamente, y dos elfos del mismo color aparecieron de repente frente a ellos. Brillaban constantemente y flotaban en el aire, como un águila volando sobre los cielos. La parte superior de éstos se encontraba cruzados de brazos, inmóviles, mientras que la parte inferior del cuerpo era un torbellino que giraba rápidamente. Hubo un ligero silbido desde la boca del elfo. Cada veinte metros, dos elfos azules brillaban a ambos lados del túnel. Todo el agujero estaba iluminado por un rayo de luz, y parecía tener al menos quinientos metros de largo, por lo que era imposible estimar el número de elfos dentro del mismo. Los rostros del gran mago Jess, el mago elfo Leslink, Afeng y Amy cambiaron repentinamente. No era de extrañar que el viento proveniente de la cueva fuera tan grande, según Lei Ge, cuanto más altos eran los elfos, más poder tenían. Podían, por ejemplo, controlar el hielo y la nieve y combinarla con el viento violento. Los elfos de aire pueden estallar relámpagos sobre sus cuerpos, incluso los de nivel medio, e incluso algunos podían invocar el viento suficiente como para destruir toda una aldea. Había tantos elfos de viento al mismo tiempo, lanzando hechizos a la vez, que la ráfaga convocada podía hacer añicos al equipo entero. El viento estalló repentinamente, los elfos elementales estaban notoriamente enojados con los extraños que habían interrumpido en su cueva. Comenzaron a transformar el viento en un brillante cuchillo con una longitud de un metro, que lanzaron al instante hacia el frente del grupo, en donde se encontraba el enano. Aunque el cuerpo del viejo era mucho más bajo que una persona promedio, el ritmo era mucho más estable que el de Afeng y Amy, pero a causa del fuerte viento, los movimientos del enano parecían estar congelados. Movió la cabeza con esfuerzo, la barba de medio pie de largo del enano fue rápidamente cortada por el viento anterior al ataque, dejando los pelos de la misma volando hacia atrás. Por suerte, Daqingshan logró bloquear a tiempo el daño, utilizando su escudo de batalla de acero para proteger al Viejo Locke. Al haber estado a punto de morir, la sombra de la muerte se reveló en el rostro de todos. La ráfaga de viento era tan grande, que nadie podía luchar directamente contra los elfos de viento, ni siquiera los dragones. Aunque fueran más grandes, también serían destrozados ante tales ráfagas a menos que fueran dragones de tipo viento, quienes pueden controlar libremente al elemento. Algunos mercenarios se voltearon, pensando en la retirada, no obstante, el portal mágico por el que acababan de entrar había desaparecido; se encontraban en un callejón sin salida, apilados a merced de los ataques de los elfos de viento quienes siquiera podrían escuchar sus súplicas para que les perdonen la vida, a causa del vendaval. ¿Era el final de la misión? ¿No por un dragón, sino que por unos elfos de viento? ¿Estaban los cuatro equipos de mercenarios allí por nada? El viento aullante de repente comenzó a disminuir, algo parecía estar bloqueando el camino del viento, aunque ninguno podía distinguir bien de qué se trataba. Rápidamente, otro corte de viento fue dirigido hacia otro mercenario, Amy, y aunque el impacto dio contra su hombro, tan solo le hizo un leve rasguño. El viento era cada vez más pequeño, hasta que finalmente casi desapareció. La velocidad con la que volaban los elfos era cada vez más lenta, y el poder de lucha de estos no eran más fuertes que los rasguños de un gatito. Eso fue aprovechado por varios mercenarios que se lanzaron al ataque, cosa que asustó de sobremanera a los elfos quienes salieron despavoridos. En ese momento, los aventureros descubrieron el misterio de la detención del viento. La enorme cueva se había llenado repentinamente de plantas, desde el suelo hasta las paredes de la cueva estaban cubiertas de plantas trepadoras y enredaderas. Éstas crecían descontroladamente, y aunque en viento empujara sus hojas, estas volvían a crecer espontáneamente. Mientras más plantas crecían, el viento iba disminuyendo naturalmente, pues éste era sofocado por las plantas. Los pocos elfos que todavía volaban cerca de ellos se miraron entre sí y finamente desaparecieron de la cueva sin luchar. Incluso los espíritus de la naturaleza tenían que inclinarse ante los fuertes. —Anciano… Así que has sido tu… Las palabras del Viejo Locke, quien no volteó su cabeza, sorprendieron a todos. Se encontraba en cuclillas en el suelo, sosteniendo su gran hacha y llorando amargamente. Se decía que nunca se había visto llorar a un enano porque estos no poseían glándulas lagrimales, aunque en ese momento dicho rumor se hizo añicos. A excepción de él, el resto del grupo volvió la cabeza hacia atrás. Detrás de todos, en el centro de la cueva, se encontraba una gran planta solitaria, casi del tamaño de un pequeño árbol. Al observarla detenidamente, todos se dieron cuenta de que se trataba del gran mago Leslink, cuyas piernas se habían convertido en dos raíces que se hundían en la pared de roca de la cueva; su cuerpo se había convertido en un tronco, y su rostro sonreía amablemente como si estuviera tallado en el mismo. Su largo cabello, suelto y de color marrón grisáceo estaba en la parte superior, afirmada al techo como una red de donde le brotaba todo tipo de hojas; sus brazos estaban estirados como si quisiera agarrar algo. Todo indicaba que Leslink había creado un poderoso hechizo, que provocó que todas las enredaderas que emanaban de sus brazos rodearan todo el túnel, creciendo a toda velocidad. —¿Por qué? — las lágrimas del viejo enano estallaron — ¿Recuerdas la primera vez que nos conocimos hace setecientos años?, dijiste que todas tus luchas eran para convertirte en un elfo de alto nivel y entrar al bosque, orgulloso… qué iluso… Has sido un mercenario de nivel B durante tantos años, pero ¿quién puede saber cuantas tareas has renunciado? ¿Quién más podía saber que tu nivel de magia ya ha superado por mucho al de un archimago?, siempre has esperado ser una persona tranquila, alguien que no destaque, aún con todo tu poder… ¿Entonces por qué no te escondiste? ¿Por qué usaste tu propia vida como medio para usar la magia suprema de los elfos del bosque? … El Oasis de la Vida. La vida es grandiosa, única; sin duda, lo mayor que se puede hacer con ella era sacrificarse por la de sus compañeros, un pensamiento que era especialmente profesado por los elfos. Era un coraje inimaginable renunciar a miles de años de vida y abrazar la muerte con valentía, de lo contrario, Leslink hubiera sido el único de todos los mercenarios que probablemente hubiera sobrevivido en dicha travesía, pues los elfos no atacarían a otros si no hubiera una razón especial. No había viento, pero las hojas emitían un sonido alegre, moviéndose como al son de una canción. Parecía que Leslink le estuviera respondiendo la pregunta a su viejo amigo. Una flor de color rojizo floreció de repente en el tronco más cercano al viejo enano, y solo una. Las ramas del árbol se acercaron suavemente hacia Locke, y dejó caer sobre su cabeza un montón de pétalos de flores que aterrizaron sobre los hombros del enano. Sus lágrimas fluyeron aún más rápido. Afeng, Lixue, Daqingshan, Amy… Los ojos de todos se llenaron de grandes gotas de lágrimas. Afeng se le acercó y lentamente tomó de la mano al Viejo Locke, arrastrándolo por la fuerza hacia la siguiente cueva. —Viejo compañero… El rostro del enano miró hacia atrás para divisar al cuerpo de Leslink por última vez, mientras daba paso a la siguiente aventura. Las densas ramas y hojas abrieron automáticamente un camino a seguir para los aventureros, apuntando hacia la misma dirección. No había duda alguna de que el viejo elfo Leslink había identificado un portal mágico seguro para que ellos pudieran avanzar, por última vez. Después de que los mercenarios se habían ido, la “Misión SS” se convirtió en la canción más cantada entre la población de bardos. Un mercenario de nivel B llamado Leslink era el protagonista de esa canción legendaria, superando incluso a Afeng, quien era el más famoso en todo el mundo. Después de incontables años, innumerables mercenarios fueron a esa cueva para adorar a un frondoso árbol. Se dice que un amuleto hecho de sus hojas era el más valioso que cualquier mercenario podría obtener allí, ya que estaba hecho de la carne y la sangre del honorable Archimago Elfo.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Tierra de Mercenarios

Populares

Populares

close 0/500