Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Huyendo y preocupándose
Debido a la todavía persistente sensación de mareo en su cabeza, Bai Yunfei se movía un poco ralentizado. El descuido anterior le hizo quedar encerrado en medio de todos. El líder del equipo era el mismo Zhao Ping y el hombre de piel oscura que anteriormente reaccionó primero, atacando a Bai Yunfei con su sable, era el sublíder, Wei Xu, cuya fuerza se ubicaba en la etapa Tardía de Aprendiz de Alma. Después de forzar a que Bai Yunfei retrocediera, sin darle la oportunidad de canalizar su Fuerza de Alma, Zhao Ping gritó una vez más ‘atrápenlo’, y luego corrió directo a él. En su estado actual, Bai Yunfei no estaba apto para usar la lanza Punta de Fuego; había mucho desorden en su mente y acciones. Aunque sus oponentes eran bastantes, fácilmente entendió que no se encontraba ningún cultivador a su mismo nivel, por suerte. Pateó un taburete a su lado, disparándolo contra el grupo de hombres cerrándole el paso, y luego emprendió una carrera para intentar escapar. Todos esos hombres consistían en guerreros experimentados, varias veces más formidables que los bandidos de la Fortaleza Bosque Negro que Bai Yunfei había destruido. Estaban muy conscientes que si Bai Yunfei se aproximaba a ellos, no serían capaces de hacerle frente, por lo que saltaban en retroceso y formaban una hilera apuntando con sus armas, con la intención de bloquearle la retirada. Bai Yunfei se detuvo y pensó en saltar sobre todos, pero un ataque ya estaba por alcanzarlo y tuvo que girarse de vuelta para protegerse. Levantó su daga para bloquear la espada corta de Zhao Ping. Después esquivó el tajo de Wei Xu. Acto seguido, obligó a este último a tomar distancia con una patada mientras se recuperaba para retener con una mano la punta de una lanza que cargaba hacia él. Las venas de su brazo derecho se hincharon y, tomando la misma lanza del hombre que le atacaba, hizo un barrido horizontal que repelió a la multitud unos pocos metros. La ira ya se desbordaba en los ojos de Bai Yunfei. De no ser por el efecto de la droga, la situación sería diferente; no estaría rodeado por numerosos enemigos. Zhao Ping, tras ser obligado a retirarse de un salto, retomó la iniciativa inmediatamente y atacó otra vez a Bai Yunfei. Alzó su espada corta, lanzando un tajo al cuello del joven. Pero el cuerpo de Bai Yunfei se inclinó de repente y se movió hacia un lado, con un extraño movimiento, casi cayendo al suelo por un instante. Posteriormente, se incorporó velozmente y se dobló para atrás con una voltereta. Sus pies parecieron generar una serie de imágenes veloces e incomprensibles. En un parpadeo, se encontraba frente a Zhao Ping. ¡Había usado los Pasos Superpuestos! Bai Yunfei levantó su daga y apuntó a su oponente entre las cejas. Zhao Ping estaba tan horrorizado que levantó rápidamente su hoja para defenderse, pero de repente sintió un dolor en el abdomen, y fue enviado a volar con una patada. Justo cuando planeaba perseguir a Zhao Ping en el aire, un sable largo salió disparado en su dirección. Bai Yunfei gruñó mientras se inclinaba, dejando sombras residuales entre sus desplazamientos, esquivando varias armas entrantes en sucesión que iban dirigidas hacia él. Se desplazó entre los hombres, llegando a donde estaba de pie Wei Xu; sin detenerse, le lanzó un puñetazo. Solamente cuando Wei Xu se disponía a empuñar de nuevo su sable, fue que se percató que el enemigo se encontraba delante de sus ojos, a poco de asestarle el golpe. Lleno de pánico, elevó su hoja para protegerse el pecho. Con un feroz destello brillante en sus ojos, las venas del brazo derecho de Bai Yunfei se abultaron. Seguido de un corto y ligero sonido del viento siendo perforado, golpeó la hoja. Se oyó un curioso ruidito metálico, y el sable largo se rompió sorpresivamente. Antes que Wei Xu pudiese celebrar por creer haber bloqueado el puñetazo, sintió como era sacudido por mil fuerzas invisibles, y salió volando sobre un metro de altura. Cayó a lo poco, de espaldas y estrepitosamente, chorreando sangre por la boca y sin aire en los pulmones debido al impacto. Aunque no estaba muerto, se quedó inmóvil en el suelo, incapaz de seguir luchando. Aquello había sido el Arte de Olas Superpuestas, ¡Puño de los Nueve Pilares! Bai Yunfei no tenía ganas de seguir luchando. Aprovechó el momento en que los hombres permanecieron aturdidos al ver el ataque y se apresuró hacia la puerta de la posada. Sin embargo, antes de llegar, su camino fue bloqueado por una espada corta; Zhao Ping se había recuperado. Bai Yunfei se detuvo, se encorvó un instante ante la mirada incrédula de su oponente y luego, comenzó a girar sobre su propio eje una y otra vez, al mismo tiempo que dibujaba una trayectoria circular alrededor del salón. Cuando paró e irguió su cuerpo, ya se hallaba al otro lado del hombre cerrándole el paso. Un destello frío se asomó en los ojos de Bai Yunfei. Sin pensarlo dos veces, apuntó su daga al corazón de su oponente. Zhao Ping simplemente no tuvo tiempo de resistir el ataque con su espada, así que se apartó lo mejor que pudo apretando los dientes, y gruñó dolorosamente mientras la daga se incrustaba en su hombro izquierdo. Con una pizca de decepción en su mirada, Bai Yunfei echó un raudo vistazo al grupo de hombres que reaccionaron y ahora cargaban contra él. Levantó un pie ferozmente y pateó el estómago de Zhao Ping. Con un fuerte sonido explosivo, la daga fue retirada, haciendo aparecer una línea de sangre en el aire, y el cuerpo de Zhao Ping fue disparado como una bala de cañón, estrellándose contra la multitud. Posteriormente, Bai Yunfei corrió otra vez rumbo a la puerta, con la esperanza de escapar. Tan pronto puso un pie al otro lado, una imagen negra apareció desde un extremo, sin previo aviso, dirigiéndose directamente a su cuerpo. Alarmado, Bai Yunfei sostuvo la daga frente a su pecho y al mismo tiempo intercaló un pie con otro, alejándose horizontalmente. Esa extraña mancha negra no parecía ser un ataque, sin embargo, rozó a Bai Yunfei, quien sintió el dorso de su mano derecha inesperadamente fría. En el momento en que salió de la posada, miró hacia atrás y vio la imagen posterior en el suelo; era una pequeña bestia gris parecida a una ardilla. Los hombres dentro de la posada miraron a Bai Yunfei desaparecer a la distancia. Después observaron a sus líderes, gravemente heridos, y por último se vieron todos unos a otros, sin saber que hacer… Zhao Ping acababa de sentarse en el suelo, con los dientes apretados y el sudor recorriéndole el cuerpo. La fuerza con la que Yunfei lo pateó no fue poca, pero de haber sido una persona normal, sin duda no estaría consciente en ese momento. "Se ha escapado… ¿Qué están esperando? ¡Vean a Wei Xu, rápido!" Al cabo de diez segundo en completo silencio, Zhao Ping respiró profundamente y apenas levantó la voz para maldecir. Mirando el enjambre de hombres que corrían a examinar a Wei Xu, Zhao Ping sacudió la cabeza. Hizo circular su Fuerza de Alma para recuperarse del daño sufrido en la batalla. "Que lamentable resultado… Fue un error de cálculo. Según la información que obtuvimos cuando ese hombre mató al joven maestro, se trataba de alguien en el reino de Personificación de Alma. Pero ahora, parece que se abrió paso al reino de Guerrero de Alma. Volverse tan fuerte en tan poco tiempo… Tal vez ya se encontraba en todo el apogeo del reino de Personificación de Alma en ese momento, en la etapa Tardía, pero ahora…" "Ese hombre fue un gran desafío. Sólo lo ataqué unas pocas veces durante la batalla, y no me dio la oportunidad de acorralarlo en absoluto. Además, el movimiento que usó para herir a Wei Xu… debe haber sido una técnica de alma. Y ese otro movimiento que lo hacía ver como una sombra, también; otra técnica de alma. Definitivamente es poderoso, por no estaba interesado en seguir luchando. Pese a llevarnos la ventaja, decidió escapar... Ese hombre también tiene una mente extraordinaria para tomar decisiones". "Según nuestra investigación, hace dos meses no era más que una persona normal. ¿Qué ocurrió para que se volviera así de poderoso?" "No fue fácil encontrar su paradero, pero igual escapó después de todos los preparativos que hicimos para atraparlo. Afortunadamente, ya está marcado por mi rata gris rastreadora. ¡No importa donde vaya, no podrá huir de nosotros! Ahora sólo tenemos que esperar a que llegue el amo y confiar que daremos con él rápidamente". "El tiempo límite antes que la marca de rastreo desaparezca es de tres días. El ave mensajera ya fue enviada para notificar al amo. Con su velocidad, debería ser capaz de llegar mañana por la noche. Ese hombre no sabe nada al respecto; bajará la guardia tras estar huyendo un día como máximo. Entonces el amo tendrá tiempo suficiente para alcanzarlo…" "Este evento no fue del todo un fracaso..." Bai Yunfei no paró de correr ni un minuto, sino que cambió de dirección un par de veces. Avanzó durante cuatro horas antes de detenerse finalmente en un pequeño río. El uso incesante de los Pasos Superpuestos a lo largo del camino por poco había agotado su Fuerza de Alma, así que tuvo tomar un descanso antes de planear que hacer a continuación. De hecho, si hubiese querido, ningunas de las personas en la posada seguirían con vida. No obstante, desconocía si llegarían refuerzos en cualquier momento. Desperdiciar un minuto más luchando pudo haber sido altamente peligroso. Matarlos no le beneficiaba realmente en nada; lo importante era huir. El malestar en su cabeza desapareció al fin, y Bai Yunfei se sentó sobre una gran roca, recuperando lenta y silenciosamente su Fuerza de Alma. "Aun teniendo poco conocimiento del mundo, caí en una trampa tan tontamente... Por suerte, no tolero beber, de lo contrario..." Recordando la sensación al ser drogado, Bai Yunfei aún no pudo evitar sentir un poco de miedo. "Maldita sea, ¿qué tan grande es la influencia de la familia Zhang? ¿Cómo puede haber tantos hombres en este pueblo? ¿Es cierto lo de buscarme hasta debajo de las piedras? Imposible. Había dos cultivadores de alma en ese grupo de antes… Sin embargo, no importa cuán poderosa sea la familia Zhang, es imposible para ellos organizar una búsqueda en cada pueblo que exista. Entonces... ¿simplemente tengo mala suerte?" Pensando en esto, Bai Yunfei sacudió la cabeza en señal de frustración, sintiéndose bastante indefenso. La verdad fue dicha: Yunfei tuvo muy mala suerte. Zhao Ping y sus hombres rastrearon su paradero justo después de recibir el aviso del posadero. Resulta que no estaban muy lejos... "Ahora que he sido expuesto, creo que Zhang Zhenshan vendrá definitivamente a por mí. No puedo quedarme en este lugar, debo marcharme más lejos". "Y había algo realmente extraño en ese pequeño animal que saltó hacia mí. ¿Por qué hizo eso? Esto que tengo pegado en la mano parece ser saliva y no se quita". Bai Yunfei mantuvo el dorso de su mano derecha frente a sus ojos, observándola cuidadosamente a la luz de la luna. Nada parecía muy diferente. Pero, luego de oler su mano, de repente levantó las cejas. "Hay un ligero aroma. Esto es... ¡una marca de seguimiento!" Yunfei adoptó un gesto despectivo. Se levantó y caminó hasta el río, introdujo sus manos e intento lavarse. Extrajo algo de polvo para lavar ropa de su anillo interdimensional y continuo frotándose una y otra vez. Al cabo de diez minutos, la piel de sus manos estaba roja. Al finalizar de lavarse, no siguió percibiendo el olor, y pudo sentirse un poco más tranquilo, empero, un leve sentimiento de preocupación se quedó atorado en su pecho. "Parece que tendré que irme mucho más lejos de lo previsto…"
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500