Contra los Dioses

Soy un experto médico, ¿me crees?
Si Xia Qingyue estaba o no en el décimo nivel del Reino Profundo Elemental, Xiao Che lo sabía muy bien, pero Xiao Yulong ciertamente no lo sabría. Xia Qingyue se había enfadado de verdad y había usado al menos el setenta por ciento de su fuerza profunda en ese momento. Mirando a Xiao Yulong tendido en el suelo, retrajo la palma de su mano y luego dijo indiferentemente, "Parece que el joven maestro Xiao no es tan bueno intercambiando consejos, por favor, regrese a su patio". Xiao Yulong, que estaba tirado en el suelo, estaba completamente confundido... Originalmente creía que con su fuerza profunda en el tercer nivel del Reino Profundo Naciente, aprovecharse de Xia Qingyue sería tan fácil como extender su mano. Jamás hubiera imaginado que con tan solo un movimiento de su mano terminaría en el suelo con todo su cuerpo magullado y golpeado sin siquiera una oportunidad de reaccionar. Miró fijamente el suelo delante de él y pudo ver sus dos dientes frontales ensangrentados, que acababan de caer de su boca. Xiao Yulong se levantó inmediatamente, con la cara temblorosa. Sabía lo miserable que era su aspecto en ese momento. Podría decirse que con su estatus de joven maestro del Clan Xiao, nunca en su vida había estado en un estado tan lamentable... y también delante de la mujer que más admiraba y deseaba. Sin embargo, el joven maestro Xiao seguía siendo el joven maestro Xiao. Se tragó a la fuerza la sangre salada de su boca, y su cara reveló una sonrisa que incluso podría considerarse cálida y elegante, "El décimo nivel de fuerza profunda de la señorita Xia del Reino Profundo Elemental es digno de su renombre. Te estaba probando casualmente hace un momento y parece que te subestimé un poco. Asique ahora, la señorita Xia debe prestar mucha atención". Habiendo perdido sus dos dientes delanteros, la boca de Xiao Yulong goteaba mientras hablaba. Después de hablar, ya había levantado las manos y movilizado toda su fuerza profunda... Creyó ingenuamente que la razón por la que acababa de estar en desventaja era únicamente porque había actuado con descuido, mientras que Xia Qingyue había reaccionado despiadadamente con toda su fuerza. Con su tercer nivel de fuerza profunda del Reino Profundo Naciente, ¡¿cómo no podría lidiar con el décimo nivel de Xia Qingyue del Reino Profundo Elemental?! Xiao Yulong caminó hacia adelante. Tres pasos después, ambas manos salieron disparadas simultáneamente, buscando rodear inmediatamente el brazo de Xia Qingyue. Sus acciones causaron que Xia Qingyue perdiera toda su paciencia, su brazo derecho se balanceó abruptamente hacia afuera acompañado de su roja manga. Una ráfaga de fuerza profunda con un toque de frío glacial barrió la cara de Xiao Yulong. Este poco de fuerza profunda no llevaba ningún rastro del Arte de las Nubes de Hielo, pero aun así no era algo que Xiao Yulong pudiera manejar. La mejilla derecha de Xiao Yulong se hundió hacia abajo con un fuerte sonido y todo su cuerpo voló hacia atrás. Giró en el aire por lo menos siete u ocho veces como un trompo antes de aterrizar pesadamente fuera del patio. Tres dientes ensangrentados también cayeron sucesivamente, dos de ellos clavándose directamente en la cara de Xiao Yulong. "El intercambio de consejos ha terminado". Xia Qingyue ni siquiera lo miró, su voz de hada era fría como el hielo. Toda la mejilla derecha de Xiao Yulong era una gran mancha roja, como si estuviera teñida de sangre. Ahora mismo, aunque fuera un idiota, debería entender que su tercer nivel de fuerza profunda del Reino Profundo Naciente no era suficiente para hacerle frente a Xia Qingyue. Sostuvo la parte palpitante de su rostro derecho y le dio a Xia Qingyue una mirada teñida con un matiz de terror. Respirando con dificultad, se alejó tambaleándose sin decir una palabra. Xiao Yulong había llegado a la enfermería y estaba a punto de entrar cuando vio a Xiao Che saliendo, con su mano izquierda sostenía un frasco de medicina y con la derecha, un paquete. Al ver a Xiao Yulong, Xiao Che le saludó afectuosamente, "Hermano Yulong, ¿qué estás haciendo aquí? ¡Uy! Hermano Yulong, tu cara... ¿qué... qué ha pasado?". Viendo a Xiao Che, Xiao Yulong apretó ferozmente los dientes, soltó un resoplido frío e inmediatamente se apresuró a entrar en la enfermería. Poco tiempo después, la impactante y perdida voz de Xiao Gu, el médico jefe del Clan Xiao, se pudo oír desde dentro. "Joven maestro... ¡¿Quién... quien sería tan audaz para hacerle una cosa tan despiadada?!". "No pasó nada... Me caí accidentalmente mientras practicaba en la parte de atrás de la montaña...". La voz de Xiao Yulong estaba claramente impregnada de dolor. Por supuesto, no podía admitir que su estado actual se debía a que le dieron una lección mientras intentaba aprovecharse de Xia Qingyue. "¡¿Cómo puede decir que no pasó nada?! Su pómulo se ha destrozado en gran medida, ha perdido cinco dientes, y otros tres se han partido por la mitad. Ninguno de ellos puede volver a crecer...". Xiao Che no se había alejado demasiado y las voces que llegaban a sus oídos provocaban un escalofrío en su espalda. Esta mujer... ¡lo había golpeado despiadadamente fuerte! Estaba casi seguro de que el Polvo Cazador de Corazones que lo había matado en el pasado había sido idea de Xiao Yulong. Originalmente, Xiao Che quería tomar prestado el poder de Xia Qingyue para darle una pequeña lección... ¿pero cómo podría considerarse una lección? ¡Simplemente lo golpeó hasta casi matarlo! Pensando en cómo había usado a su abuelo como un escudo para llevarla de la mano temprano en la mañana, Xiao Che no pudo evitar estremecerse. Cuando regresó a su pequeño patio, Xia Qingyue estaba tranquilamente de pie en el centro del patio. Viéndolo regresar, ella habló con indiferencia, "Xiao Yulong estuvo aquí". "Ah, sí, lo sé. Acabo de verlo en la enfermería", Xiao Che miró cuidadosamente la expresión de Xia Qingyue antes de responder con cautela. Xia Qingyue no le prestó más atención. Cerró ligeramente los ojos y una capa de aire frío rodeó su cuerpo. "Qingyue, esposa mía, ¿puedo hacerte una pregunta?", Xiao Che abrió la boca para preguntar mientras daba un pequeño paso adelante. Xia Qingyue no reaccionó en lo más mínimo. "¿En qué nivel está realmente tu fuerza profunda?". Para poder darle semejante paliza a Xiao Yulong, ¡debería estar al menos en el quinto nivel del Reino Profundo Naciente! Estar en el quinto nivel del Reino Profundo Naciente a la edad de dieciséis años... si esto se revelara, la Ciudad de las Nubes Flotantes realmente explotaría de emoción. Xia Qingyue permaneció inmóvil. No parecía tener ninguna intención de responderle. Xiao Che pareció deprimirse al ser ignorado. Mirando la apariencia de Xia Qingyue, ella debía estar cultivando en silencio la exclusiva técnica profunda del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, el Arte de las Nubes de Hielo. Ya no volvió a hablar. Después de poner las cosas que llevaba en sus manos en el suelo, inclinó su cuerpo hacia atrás, cruzó sus manos sobre su pecho, y observó tranquilamente a la pacífica Xia Qingyue. Observó hasta que pasó un cuarto de hora. En el pasado, cuando Xia Qingyue se quedaba en su habitación y practicaba el Arte de las Nubes de Hielo, excepto por su maestra que ocasionalmente estaba allí para instruirla, el resto del tiempo estaba sola, sin nadie más que la molestara... pero ahora Xiao Che la miraba fijamente con ambos ojos. A pesar de que ella estaba tranquilamente parada allí con los ojos cerrados, concentrándose firmemente en que el Arte de las Nubes de Hielo circulara por su cuerpo, todavía podía sentir a Xiao Che parado allí mirándola. Esta era una mirada constante... su mirada no la dejaba ni por un momento. Esa mirada penetrante barrió cada parte de su cuerpo una y otra vez, sin permitirle calmar completamente su corazón. Todo su cuerpo estaba incómodo... después de todo, todavía era una chica de dieciséis años. Esperar que su corazón fuera realmente como la quieta agua de un estanque era simplemente pedir demasiado. Después de un cuarto de hora, Xiao Che seguía de pie, con la mirada fija en ella. Xiao Qingyue no pudo contenerse y finalmente abrió sus hermosos ojos para mirarle de reojo, diciendo fríamente, "¿Qué haces, mirándome fijamente?". "Espero a que tomes la iniciativa de hablarme", respondió inocentemente Xiao Che. "...", Xia Qingyue de repente tuvo el impulso de matar a alguien. "Ehhm, en realidad, tenía algo muy importante de lo que quería hablarte, pero tenía miedo de interrumpir tu entrenamiento, así que no tuve más remedio que esperar", Xiao Che se enderezó, con una expresión sincera en su rostro. "... ¿Qué es?", preguntó Xia Qingyue, reprimiendo su ira. "Bueno, es así". La expresión de Xiao Che se volvió seria, dio unos pasos hacia adelante hasta que se paró frente a Xia Qingyue y luego dijo con confianza, "Esta mañana temprano, cuando sostuve tu mano... ¡Oye! ¡No, no, no, no! ¡Estoy hablando de asuntos serios, asuntos serios!". Viendo el aura asesina revelada repentinamente en los ojos de Xia Qingyue, Xiao Che dio unos pasos hacia atrás y se puso alerta. La miserable aparición de Xiao Yulong hace un momento había sido una lección sangrienta... Al ver que Xia Qingyue no hizo nada realmente, Xiao Che dio un pequeño suspiro de alivio y continuó, "Cuando sostuve tu mano, sentí tu pulso y encontré un gran problema. Un problema extremadamente grande". Sus palabras no causaron ni la más mínima vacilación en los incrédulos ojos de Xia Qingyue. Aunque ella sintió que él le había medido el pulso en secreto cuando la llevó de la mano esa mañana, ¿cómo podría el hombre de la familia Xiao, conocido por toda la Ciudad de las Nubes Flotantes por ser el más débil, saber algo sobre los pulsos? Pero las siguientes palabras de Xiao Che, sin embargo, hicieron que el corazón de Xia Qingyue temblara ligeramente. "Todos los días a las tres de la mañana, te despiertas repentinamente, ¿verdad? Y no solo eso, durante media hora, todo tu cuerpo se torna frío como el hielo y tus miembros comienzan a dolerte". Los ojos de Xia Qingyue se movieron ligeramente y una pregunta escapó de sus labios, "¿Cómo lo sabes?". Xiao Che continuó, "Además, desde que has estado cultivando el Arte de las Nubes de Hielo, cada vez que tu fuerza profunda hace un avance, durante los próximos dos o tres días, todo tu cuerpo se torna frío, sufres dolores en tus cuatro extremidades, no puedes comer y tienes problemas para dormir por la noche, ¿o me equivoco?". La mirada de Xia Qingyue tembló violentamente... ¡porque lo que decía Xiao Che no estaba para nada errado! "También...". Los pies de Xiao Che se movieron en dirección a la puerta del patio y no fue hasta que la mitad de su cuerpo estuvo fuera de la puerta que dijo con cara seria, "Tu último... umm... ah... período, ¿no se retrasó unos siete u ocho días?". “…”. Sólo luego de asegurarse de que Xia Qingyue no fuera a matarlo por hablar de su período, Xiao Che regresó cautelosamente de la puerta del patio, "¿Me crees ahora?". "¿Cómo sabes todo esto?", Xia Qingyue preguntó algo preocupada. "¡Por tu pulso!". "¿Puedes leer el pulso?". "¿Me creerías si te dijera que soy un experto médico?", Xiao Che preguntó con una expresión sincera. "Si quieres bromear, entonces ve a buscar a tu tía pequeña", Xia Qingyue lo miró inexpresivamente. Por supuesto, Xiao Che no esperaba que Xia Qingyue le creyera. Sería aún más raro si ella le creyera. "Todos estos son síntomas muy serios. ¿No quieres saber cómo tratarlos?". "No es necesario". Xia Qingyue soltó una voz fría, "El Arte de las Nubes de Hielo es la técnica profunda exclusiva del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo. Una vez que empiezas a practicar el Arte de las Nubes de Hielo, a tu cuerpo le costará adaptarse al frío y experimentará algunos efectos secundarios negativos. En el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, esto es sabido por todos los discípulos. Incluso los maestros y los antepasados de los maestros experimentaron esto. Una vez que el Arte de las Nubes de Hielo ha sido entrenado hasta cierto punto, estos efectos secundarios negativos desaparecerán naturalmente". "Mmm, lo que dices no está mal". Xiao Che asintió con la cabeza y luego dijo con una sonrisa, "Pero finalmente entiendo de alguna manera por qué el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo enseña a prohibir la emoción y a suprimir los deseos... porque aunque las mujeres del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo tuvieran amantes, no podrían tener hijos. Qué vergonzoso sería para el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo si esta información se filtrara. Sería mucho más sencillo prohibirles que tuvieran amantes, así podrían proteger este vergonzoso secreto". Las cejas de Xia Qingyue se inclinaron de repente y su mirada se volvió abruptamente fría. Por primera vez, estaba verdaderamente enojada con Xiao Che, "¡Cállate! Puedo tolerar tus tonterías... ¡pero no permitiré que insultes a mis maestros! ¡Si dices otra palabra como las que acabas de decir, nunca te perdonaré!". Ahora, el previamente cauteloso y encogido Xiao Che no tenía ni un indicio de temor. En su lugar, sonrió débilmente y dijo tranquilamente, "Sé muy bien si he dicho algo malo o no. También puedo decirte... que cuanto más poderosa sea la fuerza profunda, más larga será la esperanza de vida. Sin embargo, por tu pulso, estoy absolutamente seguro de que la esperanza de vida de los miembros del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo es un tercio menos que la de alguien con el mismo nivel de fuerza profunda, ¡si no menos!". "¿Estoy en lo cierto, o estoy equivocado?". Las palabras de Xiao Che fueron como un trueno en los oídos de Xia Qingyue, causando que sus hermosas pupilas se contrajeran por un instante.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500