Contra los Dioses

Si no fueras mi tía pequeña
Xiao Che retiró su conciencia de la Perla Venenosa Celestial y recogió la ropa de la niña que había caído al suelo. Rápidamente purificó el veneno de la ropa y volvió a la Perla Venenosa Celestial para cubrir el cuerpo de la niña con su ropa, antes de dar un pequeño suspiro de alivio. ¿Quién demonios era esta chica? ¿Por qué estaba aquí? ¿Por qué había chupando su sangre? ¿Cómo sabía de la Perla Venenosa Celestial? ¿Y cómo hizo para entrar en el Perla Venenosa Celestial? Xiao Che no pudo pensar en una respuesta para ninguna de estas preguntas. Observó en silencio a esta chica durante un momento y luego extendió una mano para tocar ligeramente su labio superior. Las puntas de sus dedos sintieron inmediatamente un poco de calor, en contraste con el frío helado de antes. También se podía sentir su débil aliento rozando uniformemente las puntas de sus dedos. Claramente, estos eran signos de vida. "¿Hermana pequeña?" Xiao Che intentó despertarla, sacudiendo su cuerpo. No importaba dónde o cuándo, la apariencia de una mujer siempre sería su capital más fuerte y su arma más poderosa. Si no se tratase de una chica tan hermosa como lo era aquella pequeña, si en cambio fuera una chica tan fea que al mirarla le provocara rechazo, Xiao Che no dudaría en echarla de la Perla Venenosa Celestial. Pero esta chica era misteriosa en todos los sentidos, no solo acababa de morderle el dedo y chuparle la sangre con fuerza, provocando que su cuerpo estallara en un sudor frío, incluso había aparecido extrañamente en la Perla Venenosa Celestial. Sin embargo, cuando Xiao Che la miró, en lugar de la anterior sensación de peligro, sintió una innegable sensación de compasión. Esto se debió a que esta chica era tan bella, tan hermosa que era imposible para cualquiera asociarla con la palabra "peligro". Esta no es tanto la naturaleza de un hombre como Xiao Che, sino más bien la naturaleza de la mayoría de los hombres. Xiao Che gritó durante un largo rato, pero la chica no respondió en absoluto. Entonces retrocedió unos pasos y la miró en silencio. Esta chica definitivamente no era normal... Xiao Che pensó para sí mismo. A juzgar por las cicatrices en su cuerpo y sus ropas desgarradas, que haya caído envenenada no parecía haber sido un accidente, sino que parecía que alguien había intentado destruirla. Para envenenar a una joven de esta edad, el veneno más común sería completamente suficiente, pero quien la había envenenado había usado un veneno tan potente, uno que incluso había alarmado a Xiao Che. La persona capaz de usar este tipo de veneno debe ser una persona extremadamente aterradora. Pero lo que era aún más aterrador era que, aun cuando todo el cuerpo de esta chica estaba contaminado con un veneno tan violento, ¡aún estaba viva! Entonces, ¿qué debería hacer con ella? ¿Debería dejarla dormir tranquilamente en el Perla Venenosa Celestial? Xiao Che reflexionó durante un largo rato antes de retirarse silenciosamente de la Perla Venenosa Celestial, dejando a la chica dentro. Aunque esta chica había chupado su sangre antes, parecía haber sido un acto inconsciente. Una chica tan hermosa no podría ser una persona malvada de ninguna manera, ¿verdad? Además, ¿qué amenaza podría representar a tan corta edad? Tampoco tenía idea de cuándo se despertaría. Después de purificar el veneno en la tierra lo mejor que pudo, Xiao Che comenzó a caminar de regreso. En la oscuridad de la noche, sólo podía oír sus propios pasos. Cuando estaba a sólo unos cien pasos de la pared trasera del Clan Xiao, vio de repente una figura caminando directamente hacia él. Los pasos de Xiao Che se detuvieron abruptamente y miró hacia delante... ¿Quién era el que se había colado aquí tan tarde en la noche? La figura del otro lado lo vio al mismo tiempo y se detuvo, preguntando con un tono de alerta, "¿Quién es?". Esta voz causó una gran sorpresa en Xiao Che, quien involuntariamente dijo, "¿Tía pequeña?". "¿Eh?". La sombra dejó escapar un grito silencioso, y luego rápidamente corrió hacia él. Al acercarse, la luz de la luna reveló una mejilla delicada pero encantadoramente elegante. Era precisamente Xiao Lingxi. Al ver claramente a Xiao Che, abrió bien sus hermosos ojos, "¿Xiao Che? ¿Qué estás haciendo aquí?". "Yo...", Xiao Che se rascó la cabeza, "No podía dormir, así que salí a mirar las estrellas". "¿Mirar las estrellas? Esta noche es tu noche de bodas, deberías estar acompañando a tu… a tu nueva esposa, ¿pero en lugar de eso viniste a este lugar a mirar las estrellas?". Xiao Lingxi agarró el brazo de Xiao Che, con una expresión de enfado en su rostro, "¿No sabes que es peligroso por aquí? De vez en cuando aparecen bestias profundas que atacan a la gente, además está tan oscuro, podría haber bandidos cerca, ¿qué pasaría si te encuentras accidentalmente con ellos? Te he dicho muchas veces que si yo o tu abuelo no estamos a tu lado, no puedes venir aquí, aunque sea de día. En realidad... ¡no escuchaste mis palabras!". Mientras decía eso, Xiao Lingxi pellizcaba furiosamente el brazo de Xiao Che como castigo. "¡Ah! ¡Duele, duele, duele!", Xiao Che gritó apresuradamente y luego se disculpó diciendo, "Tía pequeña, sé que me equivoqué, la próxima vez definitivamente no me atreveré a venir solo". "¡Todavía estás hablando de una próxima vez!". Los hermosos ojos de Xiao Lingxi lo miraban fijamente. "... ¡Definitivamente no habrá una próxima vez! Si quiero venir a la montaña trasera en el futuro, definitivamente llamaré a la tía pequeña para que venga conmigo", Xiao Che prometió. Por otra parte, si no fuera por los recuerdos de su vida extra, nunca se habría atrevido a venir a este lugar solo en medio de la noche. "Eso está mejor... ¡No está permitido que haya una próxima vez!". "Entonces... ¿por qué estás aquí, tía? Es muy tarde". Xiao Che preguntó, desconcertado. "Yo...", el tono de voz de Xiao Lingxi bajó y sus ojos se oscurecieron levemente, "No sé por qué, pero no pude dormir en toda la noche. Luego me di cuenta que las estrellas estaban especialmente brillantes esta noche, así que pensé en venir a la montaña trasera para mirarlas". Xiao Che miró al cielo y sonrió, "En el pasado, la tía pequeña y yo a menudo nos escabullíamos en medio de la noche para disfrutar de la brisa nocturna y mirar las estrellas... y a menudo nos encontraba el abuelo y luego nos regañaba". "Mmm". Xiao Lingxi respondió, y luego dijo en voz baja, "También pensé en eso, así que quería probar la sensación de salir a mirar las estrellas estando sola... porque en el futuro, podría ser que nunca más vuelva a mirar las estrellas con el pequeño Che". "¿Eh? ¿Por qué?". "¡Idiota! ¡Porque el pequeño Che está casado! De ahora en adelante, deberás acompañar a tu esposa, Qingyue, a la cama, en lugar de salir a disfrutar del viento y las estrellas de la noche". Xiao Lingxi le miró fríamente y luego hizo una mueca de lastima con los labios. "¡No! Mientras la tía pequeña esté dispuesta, no importa cuándo, yo vendé de buena gana aquí con la tía pequeña para mirar las estrellas... ¡Ves! ¿No estoy haciendo eso contigo ahora mismo?", Xiao Che dijo con una sonrisa. "¡No puedes decir eso! Escabullirse a la montaña trasera durante tu noche de bodas... ¡Ah! Xia Qingyue, no te echó de la habitación, ¿verdad?" Al pensar en eso, la cara de Xiao Lingxi se llenó de rabia y dio un fuerte pisotón, "¡Hmph! Eso es demasiado, ¡voy a ir a buscarla!". "Espera, no necesitas preocuparte por ella". Xiao Che agarró la mano de Xiao Lingxi. "No me echó de la habitación, salí por mi cuenta. Tal vez predije inconscientemente que me encontraría con la tía pequeña aquí... vamos, vayamos a ese lugar". "Ah...". Tomando la mano de Xiao Lingxi, Xiao Che corrió a través de la fresca brisa nocturna hacia un lugar familiar en la montaña. Era la cima de una colina baja, cubierta de suaves y tiernas hierbas. Xiao Che y Xiao Lingxi se apoyaron el uno junto al otro, hombro con hombro, bañándose en la agradable brisa nocturna que soplaba de vez en cuando. Sus corazones estaban tranquilos y en paz. "Pensé que después de que el pequeño Che se casara, perdería una gran parte de ti. Xia Qingyue es tan hermosa, mejor que yo en todos los aspectos. Tenía miedo de que una vez que la tuvieras, te quedaras siempre a su lado, dejándote cada vez menos tiempo para estar conmigo". Mirando el cielo nocturno, los ojos de Xiao Lingxi rebosaban de una luz vacilante que era incluso más brillante que las estrellas. "La tía pequeña realmente no creyó mis palabras en absoluto". Xiao Che respondió amargamente: "Esta mañana dije claramente que en mi corazón, cien Xia Qingyue no se compararían con la tía pequeña. La tía pequeña me obligó... espera no, yo lo prometí. Lo recuerdo muy bien, y definitivamente lo cumpliré de buena gana...". "Después de casarme con Xia Qingyue, no me olvidaré de la tía pequeña sólo porque tenga una esposa. Pasaré el mismo tiempo con la tía pequeña como antes, escucharé las llamadas de la tía pequeña y llegaré tan pronto como me llame, como antes. Y por último, aunque Xia Qingyue es ahora mi esposa, en mi corazón, definitivamente no superará a la tía pequeña... ¡Te garantizo que recordaré cada palabra correctamente!". “…”. Xiao Lingxi tenía una expresión de sorpresa en su cara y la mirada en sus ojos se perdió por un momento. "Esto, en realidad es demasiado. Sabes que yo sólo estaba... sólo estaba bromeando. ¿Realmente guardaste estas palabras en tu corazón todo este tiempo?". "Por supuesto". Xiao Che asintió sin dudarlo. "Porque la tía y el abuelo son las personas más importantes de mi vida. Otras personas no se pueden comparar. Tía pequeña, te prometo que aunque ahora esté casado, nunca me perderás, así como yo nunca querría perder a la tía pequeña". "Je, je...", Xiao Lingxi rió felizmente mientras tomaba el brazo de Xiao Che con ambas manos y apoyaba la frente en su hombro, "Como era de esperar, mi pequeño Che es el más educado y el más obediente". Una nube oscura se deslizó por el cielo, oscureciendo temporalmente la luna llena, y la luz, que por un momento, se atenuó ligeramente. "Ahora que lo pienso, ha pasado mucho tiempo... no, parece que han pasado bastantes meses desde que vinimos aquí a observar las estrellas juntos por última vez. Cuando éramos pequeños, ya fuera en invierno o en verano, nos escabullíamos aquí con frecuencia. Recuerdo una noche de invierno, en este mismo lugar. El cielo estaba repleto de estrellas y las observamos durante mucho tiempo, y sin darnos cuenta nos quedamos dormidos el uno junto al otro... Resulta que esa noche nevó inesperadamente, y nos congelamos mientras dormíamos. Cuando papá nos encontró, ya nos habíamos convertido en dos pequeños muñecos de nieve. Luego, sólo nos recuperamos después de permanecer junto al fuego durante dos días, bebiendo mucha medicina amarga. Papá estaba muy enfadado, pero él no quería pegarme, y mucho menos a ti. Así que cuando nos mejoramos, nos hizo palear un gran trozo de nieve como castigo". Xiao Che se rió y agregó, "Y luego, sólo paleamos la nieve un poco antes de empezar a jugar con ella. Incluso hicimos un gran muñeco de nieve que se parecía mucho al abuelo. Él no sabía si debía reír o enojarse aún más. Pero una vez que empezó a reír, se olvidó completamente de nuestro castigo". "Bueno, papá siempre fue así. Normalmente parece muy feroz, pero nunca se atrevió a darnos una paliza, ni siquiera una vez, y sólo montaba un espectáculo para asustarnos. Pero luego, siempre y cuando hiciéramos un pequeño berrinche, él se ablandaba y terminaba escuchándonos obedientemente", Xiao Lingxi sonrió cálidamente. "Aunque una vez no fue así". La sonrisa de Xiao Che se volvió vaga, "Fue cuando yo cumplí doce años y tú aun tenías once. El abuelo pidió una pequeña casa para ti para que no pudieras dormir más conmigo. Recuerdo que le rogabas al abuelo todos los días, llorando y gritando, y hasta te reusabas a comer. Pero el abuelo fue extremadamente inflexible. No importó que no te dejara dormir en la misma cama conmigo... con el paso del tiempo, sólo podías seguir obedientemente sus órdenes". "¡Eso... eso es porque era muy joven, y había muchas cosas que aún no entendía!" Xiao Lingxi pellizcó ligeramente el hombro de Xiao Che, "Algunas cosas de chicas sólo las aprendí después de crecer, hmph". "¿Qué tipo de cosas?", Xiao Che la miró fijamente con los ojos bien abiertos, con una mirada de sospecha. "Es sólo... es sólo que los chicos y las chicas ya no pueden dormir juntos cuando crecen. ¡No puedo creer que no lo sepas!". Pensando en lo que había pasado antes, Xiao Lingxi añadió, "¡Y no más besos al azar como cuando éramos pequeños!". "Eso dices, pero...", Xiao Che miró por encima de su hombro las delicadas y encantadoras mejillas de jade de Xiao Lingxi bajo la brillante luz de las estrellas y acercándose lentamente agregó, "Pero, siempre tengo tantas ganas de besarte, ¿qué debo hacer?". "¡Entonces cásate conmigo!". El rostro y las mejillas rosadas de Xiao Lingxi se inclinaron hacia arriba, orgullosamente. "Si no fueras mi tía pequeña, definitivamente me casaría contigo", Xiao Che dijo sin pensarlo. "...". Después de decir eso, Xiao Che inmediatamente miró fijamente hacia adelante. La expresión de Xiao Lingxi también se congeló mientras lo miraba fijamente... como si ambos se hubieran quedado mudos.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500