Tierra de Mercenarios

V1C21 - La Espada Espíritu (Parte 3)
Amy susurró un hechizo que se hizo inentendible. La enorme hacha de batalla zumbó en el aire mientras Amy desaparecía en el lugar, volviéndose invisible. —¡Cobarde, no te escondas! — dijo Drew, agitando el hacha con una mano, tratando de asestar aleatoriamente al chico, mientras que con la otra trataba de agarrar algo en el vacío. De pronto, una Llamada al Trueno provino desde una esquina. ¡Zas! La Hoja de Hielo apareció de repente flotando en el aire, emitiendo una luz blanca, para luego desaparecer detrás del berserker. Drew dio dos pasos hacia adelante y cayó pesadamente al suelo. La persona que le había hecho tropezar y ahora se encontraba encima suyo era Amy, quien llevaba consigo un pergamino con un ojo azul dibujado; todos los mercenarios sabían que ese pergamino permitía volver a las personas invisibles por un tiempo. —Ya está — exclamó Amy, levantando su mano derecha. Acto seguido, el joven se dio una vuelta en círculo y agradeció a los mercenarios que lo rodeaban haciendo una reverencia. Se acercó a la mesa y tomó las doscientas monedas de oro que formaban parte de la apuesta. —Gracias, abuelo — dijo el chico mientras le entregaba un saquito de monedas al Viejo Locke — aquí tiene su parte, ciento cincuenta monedas de oro. —Je, je, la cortesía es algo bueno cuando se es joven — acotó el anciano —. Un mago espadachín de segundo nivel sin duda puede convertirse en un compañero confiable, no creo que tengamos que discutirlo más. El viejo enano tomó las monedas con una mano, y con la otra alzó al aire una copa de vino azul. —¡Salud, por nuestros jóvenes amigos y el éxito de nuestra cooperación! —¡Salud! Casi todos los presentes levantaron sus copas. Tras entrar en calor un rato, los grupos comenzaron a hablar entre ellos, hasta que finalmente el Viejo Locke alzó la voz nuevamente. —Para asegurar la finalización de la tarea sin problemas, haremos un nuevo ajuste de grupo — explicó seriamente —. Todos los Caballeros Lobo de Nieve serán el primer escuadrón, liderados por Rand; dado a que están familiarizados con los bosques serán los responsables de explorar. >> Luego le seguirán los berserker en un segundo escuadrón, responsables de la batalla y liderados por Drew; los que le siguen el tercer escuadrón, guerreros y caballeros dispersos para proteger al mago y al sacerdote. Los que no estén de acuerdo pueden retirarse en cualquier momento. Nadie se opuso. El silencio reinó por unos segundos hasta que Afeng tomó cortésmente la palabra. —Todos, descansen temprano, levántense a primera hora mañana y salgamos a la carretera. Al día siguiente, dejaron la Casa del Viajero para adentrarse en lo más profundo del Bosque de Hielo. Según el acuerdo anterior, tres caballeros con sus respectivos lobos caminaban al frente; a veinte metros de distancia había cuatro berserker. Después de partir, se descubrió que Drew resultó ser un Caballero Berserker, y que su montura no era nada menos que un enorme dragón caminante. El resto de los mercenarios estaban veinte metros detrás del berserker. La velocidad de caminata en el bosque se hacía bastante lenta, era contar con suerte si se viajaban diez kilómetros al día. Sobre la marcha, varios compañeros se sorprendieron mucho al presenciar una característica peculiar tanto en Daqingshan como en Amy: cuando ambos caminaban, casi no producían sonido. Cuando un pie acababa de salir, antes de llegar al suelo, el otro pie ya se había levantado, además de que cada vez que debían desplazarse entre las ramas de los árboles, sus cuerpos evitaban automáticamente las protuberancias emergentes del bosque, como si las mismas ramas estuvieran evitando deliberadamente sus cuerpos. Por la noche, los mercenarios se reunían ante una hoguera ardiente, y el enano Locke comenzaba a hacer todo tipo de preguntas, comenzando, por supuesto, por las increíbles habilidades de los muchachos. —Ja, ¿Cómo preguntas eso? — dijo Amy, rascándose la cabeza —. Sabes, nuestro maestro prohíbe estrictamente la difusión de esta habilidad. La cara de la decepción se filtró en el rostro de todos, pues nadie podía obligar a los demás a confiar el secreto del maestro. —Pero… — el tono vacilante de Amy hizo que todos vieran un rayo de esperanza —. Si estás dispuesto a pagar, entonces tal vez yo pueda enseñarte, no es demasiado, cien monedas de oro por persona, ja, piénsenlo, esta habilidad es muy útil, puede evitar que el enemigo te descubra y luchar inadvertido en un entorno desordenado. —Está bien, no empieces con esas tonterías — interrumpió Daqingshan —. La verdad es muy simple, solo tienes que quitarte la ropa y correr por el denso bosque todos los días durante un año, de esa forma ya obtendrás resultados iniciales; pero si quieres, puedes correr también por la noche, que además ejercita tu capacidad de visión nocturna. —Je,je, ustedes dos son unos buenos compañeros — les sonrió Afeng —. Gracias por su método, parece que cuando entrene a jóvenes mercenarios en el futuro lo usaré totalmente. Hay muy pocos guerreros en el continente que usan espadas, así que desde el principio, Amy, Daqingshan y el grupo mercenario Espada Corazón Púrpura de Afeng congeniaron muy bien, discutiendo sobre diversos métodos para usar espadas. —A mi compañero y a mí nos gustan las espadas — bajo la furiosa fogata, Afeng levantó el mandoble en sus manos, y las llamas saltaron sobre ella —. Mira, entre todas las armas, solo la espada es así de sencilla. En la superficie, es tan delgada que parece incapaz de soportar el golpe de ningún otro objeto pesado. >> También se dice que la espada es el arma mas antigua de la humanidad, es más, hay un dicho que dice: “La espada es el antepasado de cien soldados”. En los últimos años, la espada se ha perfeccionado, desde la empuñadura, pasando por el cuerpo y finalmente a la hoja, son todas, sin lugar a dudas, el resultado del entrenamiento de innumerables maestros. Más tarde, después de que aparecieron más armas, muchas personas abandonaron las espadas y comenzaron a usar otras armas, pero esto no afectará nunca el poder que posee la espada en sí. En la reunión también se les había unido Qian Lixue, uno de los compañeros de Afeng, quien se había hecho amigo de este cuando ambos estudiaban para ser magos, antes que Afeng renunciara a esta. Actualmente, Qian Lixue era un mago y espadachín de primer nivel y mercenario de rango B. —Amy, Daqingshan; los humanos han usado espadas durante demasiado tiempo — explicó —, así que hay cosas que se saben de las espadas que otras armas no tienen… elfos. —¿Elfos? — preguntaron los muchachos al unísono. —Bueno, Amy, tú ya te has comunicados con elfos, ¿No sientes como si lentamente algo fluyera en tu espada? A continuación, Amy tomó la hoja de la espada en una mano, y suavemente se la puso en la cara. Podía sentirlo con las manos, con su rostro y hasta las orejas, una energía extraña recorría su cuerpo. —Oh, es verdad — admitió el chico —, parece que algo fluye, es frío, pero siento como si saltara y riera, ¿es realmente la energía espiritual de la espada? —Se siente muy bien, ¿verdad? — prosiguió el hombre —. Cuando con Afeng éramos magos, descubrimos este misterio por accidente. Si miras bien el cuerpo de la espada, al lanzar tu hechizo, puedes ver como finas capas de refinamiento se forman, y aunque no los puedas ver a simple vista, en esas escamas están escondidos los elfos, y gracias a ese descubrimiento fue que intentamos usar la espada como arma mágica para lanzar los hechizos a través de ellas. —¿Podrías enseñarme? — interrumpió Amy con ansiedad —. Siempre he esperado acelerar mi velocidad de lanzamiento de hechizos a través de armas mágicas, pero realmente no sé cómo usar una espada para lanzar hechizos. —Por supuesto, pero necesitas incrustar cristales en la empuñadura, aunque si solo quieres lanzar magia de hielo no es necesario — explicó —. Tu espada está bendecida con magia, según mi juicio, debería tener al menos magia de nivel tres dentro de ella, ¿correcto? —Bueno, solo puedo invocar magia de nivel tres en este momento, pero se dice que puede haber hasta cinco… Qian Lixue cubrió de repente la boca de Amy con su mano. —Shh, no digas nunca, nunca, ese secreto — susurró —. Las armas mágicas pondrán celosas a innumerables personas, podrías desatar el caos de esa forma. Afeng miró a Amy con reproche y tomó la palabra. —Más tarde, dejé la magia y me concentré en buscar el misterio de la espada en su estructura. Usando la velocidad, destreza y habilidad de la misma, finalmente descubrí que si la espada corta a alta velocidad, puede inducir la energía de la espada en el cuerpo, y a medida que aumenta más la velocidad, puede emitir varias energías en un instante — comentó —. Pero Lixue no puede dejar la magia, por lo que constantemente usa el poder mágico para convocar al espíritu de la espada a través de la combinación de su propia espiritualidad, pudiendo darse cuenta de las similitudes entre los hechizos y el manejo de la espada; puede, también, hacer que los elfos bailen libremente y luego hacer que cooperen incondicionalmente para causar así un daño enorme. —Amy, no podemos acelerar más las cosas, necesitas experimentarlo lentamente — dijo Qian Lixue —. Daqingshan, también tienes que experimentar el misterio de la espada, no eres un mago, así que no puedes usar la espada para emitir aura, pero cuando entrenes, si comprendes la estructura de la espada, encontrarás en ella a una fiel amiga. Qian Lixue le dio unas palmaditas en el hombro al muchacho. Esa noche, Amy y Daqingshan no podían dormir bien, dado a que seguían tocando sus espadas con las manos, esperando sentir el misterioso poder que albergaban. A la mañana siguiente, Amy se levantó temprano y se preparó para practicar con la espada, pero de repente descubrió que el bosque había desaparecido, y que una niebla blanca lechosa flotaba a su alrededor. —¿Daqingshan? — le dijo Amy mientras lo sacaba de la tienda de campamento. Poco a poco, más mercenarios habían salido para realizar sus ejercicios matutinos, y todos se hallaban temblorosos ante lo que estaba ocurriendo, incluyendo a las monturas, tanto Lobos de Nieve como Dragones de Tierra rugieron de forma extraña. —¡Ah… pantano… ayuda! El rugido de un berserker llegó desde la distancia. —¡Hermano! — gritó Drew con voz ronca. —Que no cunda el pánico — exclamó la voz tranquila de Afeng, que penetró a través de la densa y blanca niebla —, estamos en un lugar peligroso ahora, por ningún motivo se muevan. —Nuestro mago lanzará magia flotante sobre todos — resonó la voz del viejo enano —. Parece que estamos rodeados de un hechizo de pantano, todos usen cuerdas para atarse a sí mismos y a sus compañeros, para que cuando el hechizo flotador desaparezca no caigan inmediatamente al pantano. —¡Elfos de la tierra, liberen a sus cautivos! Tras el fuerte grito de un mago, tanto Amy como Daqingshan comenzaron a flotar en el aire. Cada vez más magos comenzaron a utilizar dicha técnica, mientras las personas que ya se hallaban flotando comenzaron a dirigirse hacia el campamento de Drew y sus hermanos, quienes se encontraban en cuclillas en el suelo, llorando amargamente mientras veían un lodazal que aún burbujeaba… —¡El enemigo se acerca! En la distancia, la niebla blanca se balanceaba etérea. Gradualmente, espíritus demoniacos comenzaron a aparecerse, eran innumerables, saltarines y de color blanco; se reían alegremente mientras comenzaban a atacar a la multitud cercana. Varios de los compañeros de Afeng se apresuraron a elevarse y enfrentárseles. Cuatro espadas largas formaron una especie de red, y los pocos espíritus en frente suyo se hicieron pedazos rápidamente. No obstante, aparecieron más y más espíritus desde atrás, incluso después de que los que habían sido desgarrados salieran del alcance de la espada, se les unieron muchos otros, tornándose en un número interminable de ellos.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Tierra de Mercenarios

Populares

Populares

close 0/500