Tierra de Mercenarios

V1C13 - La Batalla con el Dragón
Clasificación del poder de lucha: 1.Montadragón Sagrado – Legendario. 2.Montadragón – Alrededor de 100 personas en total. 3.Caballero Eudemon – Alrededor de 1000 personas en total. 4.Gran Berserker (de 4 a 6 copias) – Unas 700 personas. 5.Guerreros Eudemon (de variadas bestias espirituales) -Continente Helado – 70000 -Continente Eminor – 70000 -Continente Lanfascista – 10000 Total: 150000 6.Caballería Pesada (incluye caballo y camellos) – 50000 7.Infantería Pesada (piqueros y hachas de guerra) – 1000000 8.Caballería Ligera (incluye caballos y camellos) – 150000 9.Infantería Ligera (principalmente espadachines) – 200000 Referencia de ranking de poder mágico: -2 Archimagos de alto nivel = 1 Montadragón Sagrado -1 Archimago de alto nivel = 1.5 Montadragón Sagrado -1 Archimago = 0.75 Montadragón -1 Gran Mago = 3 Caballeros Eudemon -1 Mago = 1 Caballero Eudemon Chi Ichiko, Armas, Combate, Poder. *** Aunque le costaba admitirlo, Daqingshan tuvo que aceptar que su querido Lu’er no era solo un lindo y torpe cachorro, sino que se trataba de un majestuoso, noble, raro, poderoso y extremadamente inteligente cría de dragón. Lo que parecía aún más inaceptable para la mente del pequeño era el saber que sin quererlo se había convertido en un noble Montadragón, llegándose a cuestionar si realmente un dragón podría ser del tamaño de un perro. Lei Ge le había explicado que cuando Lu’er llegue a la edad adulta, podrá recién ser montado. Pero cuando le especificó que para eso faltaban cuatrocientos años, la expresión en el rostro de Daqingshan era un notorio “no sé si reír o llorar”. El viejo mago le dio unas palmaditas en el hombro amablemente. —Joven, aunque la mayoría de las personas tienen una esperanza de vida de solo ochenta años, hay una forma de que puedas superar esos límites — explicó —. Si puedes ingresar a la Torre Mendhielo, entonces podrás vivir todo el tiempo que desees. La Terraza del Dragón Verde se encuentra en un valle al lado norte de las estribaciones occidentales de la Montaña Colmillo Dragón. Está rodeada de montañas y posee un pico que se eleva desde el suelo cuya forma asemeja a una plataforma. La altura máxima es de 4500 metros, que es mucho más alta que la altitud promedio de la terraza, que son unos 2300 metros. Hay tres acantilados empinados, por un lado, y por el otro, una pendiente plana que está cubierta de nieve durante todo el año y que rara vez se llena. Ese lado de la montaña estaba infestado de bestias salvajes. Daqingshan mostró su faceta de excelente cazador; bajo el ataque de su dura ballesta, la mayoría de las bestias fueron asesinadas o al menos heridas de gravedad. Chi Hanfeng de pronto mostró un gran interés en las habilidades del niño, y a menudo conversaba con él durante el camino. Amy pudo observar que Lei Ge estuvo incitando constantemente al chico para que aprendiera magia, y que las intenciones de tío Chi eran precisamente hacerle cambiar de opinión al respecto. Efectivamente, al cuarto día de viaje, tras entrar al valle, la nieve se hizo más y más gruesa. Chi Hanfeng invocó a Xiaobai por el periodo de tiempo más largo que Amy había visto hasta la fecha, además de ir completamente armado. Llevaba puesto un casco de caballero, una armadura pesada, un escudo con forma de cabeza de tigre en su mano izquierda y en su mano derecha, una larga lanza de caballero, incluso Xiaobai estaba volando en el aire con una armadura de hierro completa en su cuerpo que lucía realmente majestuosa, tanto así que el mismísimo Lei Ge la elogiaba con un “se ve bien”. Aunque el que más quedaba sorprendido era Daqingshan, quien observaba a Chi Hanfeng boquiabierto. Éste lo observaba sonriente, mientras que disimuladamente apuntaba hacia el pequeño dragón del niño. Tío Chi aprovechó la ocasión para acercarse al joven. —Daqingshan, si estás dispuesto a adorarme como maestro, estoy dispuesto a enseñarte y convertirse en caballero — le dijo al chico —. No estés triste por no tener demasiada habilidad, no te esfuerces; aprende primero y espera a crecer, de lo contrario tampoco podrás montar a Lu’er. Amy quería tratar de ayudar a su pobre amigo con algunas palabras sobre su tío, pero este solo le lanzó una mirada furtiva que decía claramente “si me interrumpes, espera y verás”, así que no tuvo más remedio que callar. —¡Ya me arrebataste a uno de mis aprendices! — le había advertido a Lei Ge aquella noche —. Debes dejarme a este para que herede mis técnicas. Daqingshan, quien oyó esto solo suspiró y se encaminó hacia el oscuro abismo paso a paso. En su mente ya tenía una evaluación acerca de Chi Hanfeng bastante clara: La primera impresión era la de un hombre que parece un noble y majestuosos caballero; y luego, un sujeto peculiar, bastante descarado y con un extraño sentido del humor. —Santos dragones — suspiró tras pensarlo. El grupo avanzó; cuando dieron la vuelta a los altos picos a través de una viga de montaña, el fuerte canto de los dragones apareció de repente en el cielo. La planicie se cerraba repentinamente, y las montañas a ambos lados formaban acantilados que solo eran posibles de atravesar gracias a un largo y estrecho pasaje entre ellos. En el aire, un dragón de color verde esmeralda se encontraba volando, mientras que otro estaba parado en la cima del acantilado, estirando su largo cuello y gritando al aire. -¡Humano, detente! — una voz susurrada provino del valle haciendo eco, obviamente no era la voz de los dos dragones verdes —. Has entrado en el territorio del noble estandarte del dragón sagrado Sigelsai, y estás limitado a irte en tres minutos. La lenta respiración aumentó gradualmente y al final se terminó convirtiendo en rugido. —Noble dragón — exclamó Lei Ge —. Somos amigos del dragón sagrado, y llevamos a su sobrino a visitarlo. El anciano mago sostuvo a Lu’er en sus brazos e hizo una profunda reverencia. —¡Queda un minuto! — dijo otro rugido proveniente desde el valle. —Vete… — exclamó otro. —¡OOUU! Después de ese último grito, el dragón que había estado volando sobre ellos abrió su gran boca y, desde ella, una gran bola de fuego se dirigió hacia Lei Ge. —¡Cuidado! — advirtió Daqingshan, quien inmediatamente se apresuró hacia él, pero fue detenido por un golpe que le hizo caer boca abajo y golpear duramente el suelo. —Aprendiz estúpido, no hagas eso — dijo Chi Hanfeng —. Él es un Archimago, con esa magia tan simple el dragón no le hará ningún daño; Lei Ge ya ha activado la protección absoluta, esto quiere decir que la magia inferior al nivel 4 no le hará daño alguno. Tengo que devolverle la bala a ese maldito. Amy se acercó para levantar a Daqingshan, y Lu’er, a su vez, volvió corriendo hacia ellos. La bola de fuego que se encontraba frente a Lei Ge pareció golpear una pared invisible y salió volando, dispersándose directamente hacia el dragón verde. Si el dragón no tuviera una protección natural ante la magia, hubiera sido herido de inmediato. —¡Maravilloso! — aplaudió Chi Hanfeng alegremente al llegar donde estaba Lei Ge —. ¿Quién crees que ganará? ¡Apuesto a que el dragón verde va a ganar, ¡diez monedas de oro! Los dragones nacen sin miedo a la magia, creo que estás en aprietos… oh… —¡Ouuu Aaahh! De pronto, el dragón verde volvió a gritar, y sin verlo cantar hechizo alguno, una enorme bola de rayos cayó del cielo y se estrelló directamente contra el escudo protector de Lei Ge. La Esfera de Rayos es una magia que crea una fuerte bola eléctrica de alto voltaje que impactará a todos los enemigos cercanos. Aunque el poder de este hechizo no es tan poderoso como Llamada al Trueno, puede atacar a una cantidad ilimitada de objetivos en el campo. Existe, además, otra ventaja de usar descargas eléctricas de alto voltaje, y es que dado a que la armadura ordinaria no puede bloquear el flujo de corriente eléctrica, el daño causado por las descargas es completamente imposible de repeler. —¡Espíritu del viento santo! — exclamó el anciano. El escudo protector no puede defenderse contra ese tipo de magia, así que la forma más conveniente de enfrentarse a ella es esquivar rápidamente, aunque en esta ocasión pareció no funcionar, pues los rayos convocados por el dragón lo estaban persiguiendo. Dado al físico débil de los magos, si el rayo convocado por el dragón le impacta, incluso un poderoso Archimago no podría soportarlo. —¡Ten cuidado! — gritó Amy a lo lejos. Lei Ge se movió rápidamente hacia la izquierda, y cuando los rayos estuvieron a punto de impactar, se agachó. El rayo impactó directo en la montaña, ocasionando derrumbes; mientras tanto, el lastre de la electricidad golpeó directamente a Chi Hanfeng, que flotaba en el aire. El Caballero Eudemon, armado hasta los pies con una armadura de hierro se convirtió en un pararrayos natural. Al igual que todas las personas que son golpeadas por la magia eléctrica, el dolor que sentía era insoportable, aunque se veía majestuoso. Después de ser golpeado por la electricidad, tío Chi quedó paralizado, así que Xiaobai lo tomó y escapó. —Ah, oh, ¿Es así? — Amy trató de imitar el truco del maestro para protegerse de la bola de relámpagos — ¡Espíritu del viento santo, conviértete en un dragón guardián!... Parece que no funciona si no peleas en una batalla… No había forma de comunicarse con dragones de bajo nivel, por lo que Lei Ge comenzó a contraatacar, ya que solo el ataque de otro dragón era capaz de hacerle daño a la bestia, por lo que invocó a un dragón mágico de viento de nivel 4. El dragón mágico del viento es un hechizo que solo un mago de alto nivel puede usar, y que consiste en efectuar un poderoso poder mental, que crea la ilusión de un dragón gigante. Si el enemigo no puede ver a través de la ilusión, el dragón ejercerá un poder destructivo poderoso. Un enorme dragón amarillo nació en el viento. Aunque el dragón convocado no es tan ágil como el dragón real, el poder de ataque físico es tan poderoso que el dragón real no puede ignorarlo. El dragón amarillo se precipitó hacia el cielo, y las largas garras cortaron el aire, dejando algunos rasguños blancos en el dragón verde. Este último pertenece al elemento de hielo, que es la misma especie que el elemento del viento. La velocidad de vuelo y ataque de estos es mucho mayor al de otros elementos. El dragón verde agitó sus alas, y como un rayo voló alrededor del dragón amarillo, escupiéndole una Flama de Dragón. En una confrontación uno a uno, entre el dragón real y el dragón ilusión, este último no podría ganar sin importar qué; pero Lei Ge lo sabía. Su intención original era solo contener al dragón utilizando a la ilusión, pero aparentemente no sería suficiente, por lo que tendría que recurrir a él… —¡Landa, dragón de la oscuridad, te llamo en nombre de las sombras! Aunque se encontraban en un valle que rugía con vientos violentos, cuando el viejo Lei Ge lanzó por primera vez una magia de nivel 5, la turbulenta mezcla de poder mágico rodó como las olas del mar. Aunque era de día, el encantamiento mágico hexagonal que se dibujaba en el aire absorbía toda la luz, dejando el lugar a oscuras mientras que de este se emitía una intensa energía de color morado. La deslumbrante luz atravesaba los ojos de todos alrededor, mientras que del centro comenzó a materializarse un oscuro y gigantesco dragón negro que se elevaba hasta salir completamente del hexágono. El dragón oscuro dejó escapar un gran rugido, arrojando una llama furiosa. Solo los mejores magos pueden invocar dragones que escupen fuego; aquel hechizo era simplemente una pesadilla. Los dragones oscuros convertidos en magia aparecen desde el vacío y rocían fuertes llamaradas sobre todos los enemigos. Ese tipo de estragos incontenibles a menudo pueden convertir el campo de batalla en un matadero mortal. No importa cuán poderoso sea el enemigo, este quedará aturdido bajo la imponente llama del dragón, puesto que nadie puede resistir esa temible fuerza, incluso tratándose de un dragón verdadero. La llama mágica estalló directamente en la enorme figura verde, y el dragón, tras emitir varios zumbidos largos y miserables, se dio la vuelta, volando hacia un lugar mucho más alto, huyendo despavorido ante semejante poder.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Tierra de Mercenarios

Populares

Populares

close 0/500