Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Ladrillo +13 – ¡Efecto de Confusión!
Las comisuras de los labios de Bai Yunfei se movieron de forma poco natural cuando miró a Li Chengfeng, lleno de expectativas. "Con suerte, comprobaré pronto todos los efectos…", rezó en su mente. Mientras se mantenían en posición, Li Chengfeng continuó golpeando suavemente la frente de Bai Yunfei, ladrillo por segundo, con el rostro congestionado de emoción. Cuando dio el tercer toque, Bai Yunfei sintió repentinamente un poder peculiar manifestándose en su frente. Antes que tuviera tiempo de reaccionar, los mareos se apoderaron de él y, de repente, percibió una luz dorada delante de sus ojos. Todo lo que pudo entender fueron pequeñas estrellas volando a su alrededor; su mente estaba confusa. La piel de su frente endurecida con Fuerza de Alma se disipó instantáneamente, y su cuerpo dio dos pasos constantes y disparejos hacia atrás, balanceándose. Cuando Li Chengfeng lo golpeó, comprobó un rastro de Fuerza de Alma fluyendo incontrolablemente en el ladrillo en su mano. Entonces vio los ojos de Bai Yunfei, dispersos. Retrocedía con lentitud. Parecía a punto de caer en cualquier momento. Airoso, se apresuró a sujetarlo por los hombros. "¿Yunfei? ¿Qué te pasa?" Para cuando hizo la pregunta, Bai Yunfei volvió a la normalidad. Sacudió la cabeza y se enderezó. "Estoy bien", dijo, y entró en un profundo estado de meditación momentánea. "Chengfeng, ¿cuánto tiempo duró este mareo que acabo de tener?", preguntó Bai Yunfei después de unos segundos, levantando la mirada. "¿Mareos"? Oh, era eso… Unos tres segundos, creo", respondió Li Chengfeng, un poco cohibido, pensando en ello. ¿"Tres segundos? El efecto de ‘confusión’ debería durar cinco segundos… Eso significa que la duración depende del individuo. En ese caso, si la persona atacada es más fuerte que quien emplea el ladrillo, es probable que el efecto apenas dure un segundo aproximadamente. En contra de alguien de un reino superior al mío, ese tiempo no es suficiente para cambiar el curso de la batalla… ¿O será que no se activó la confusión?" Bai Yunfei murmuraba para sí mismo. Alzando la mirada para ver la expresión confusa y preocupada de Li Chengfeng, sonrió y dijo: "No te preocupes, estoy bien. Responderé a las preguntas que tienes más tarde. Todavía hay algo que debo probar. Continuemos". "¿Seguiremos…? Está bien, esperaré a que me lo expliques más tarde", asintió Li Chengfeng. A continuación, Bai Yunfei experimentó el ‘lanzamiento’ dos veces, y poco después, finalmente sintió el genuino efecto de ‘confusión’ simultáneamente. En el momento en que se suscitó la cadena de efectos, los ojos de Bai Yunfei se distorsionaron, como si su cerebro se hubiera llenado de más información de la que podía procesar; entrando en un estado caótico. Pero la sensación no fue tan grave ya que había conseguido controlar su cuerpo usando Fuerza de Alma, aunque todavía le faltaba algo de equilibrio. Echando la cabeza hacia atrás, dio medio paso adelante e intentó extender su mano a Li Chengfeng, pero no lo tocó. Entonces, la incongruente sensación desapareció, y el mundo frente a él volvió a la normalidad otra vez. Bai Yunfei se dio cuenta que se movió dos pasos a la izquierda de Li Chengfeng en lugar de en frente. Su cuerpo se había girado hacia la dirección equivocada. "Yunfei, ¿estás bien? ¿Qué acaba de pasar? ¿Por qué de repente parece que no sabes adónde vas?" Li Chengfeng se acercó a él y le preguntó, extrañado. "Estoy bien..." Bai Yunfei sacudió la cabeza y continuó agachándola, entrando de nuevo en su estado pensativo. "¿Es este el estado de ‘confusión’? Es muy similar al de ‘aturdimiento’ pero claramente tiene ciertas diferencias…" "¿Yunfei, en qué piensas? ¿Debería seguir pegándote o no?" Cuando Li Chengfeng vio que Bai Yunfei permaneció mucho tiempo sin decir nada, no pudo evitar preguntar. Bai Yunfei lo miró, se rio y le dijo: "Así que te gusta pegar a la gente, ¿cierto? No más golpes, he terminado mis experimentos. Dame el ladrillo". "Oh... Bueno…" La decepción se dibujó en la cara de Li Chengfeng cuando a regañadientes le entregó el ladrillo. Un costado de la boca de Bai Yunfei se arqueó; crípticamente se sentó en el suelo y dejó el objeto a un lado, diciendo: "Muy bien, ahora voy a responder tus preguntas". Tan pronto como escuchó eso, el humor de Li Chengfeng dio un giro. Se ubicó a un lado de Bai Yunfei con ganas, dispuesto a preguntar con evidente curiosidad. "Bueno, dime, ¿qué está pasando? ¿Por qué ese ladrillo es tan asombroso? Recuerdo que las dos dagas que me diste también parecen ser especiales. Detecto cierta similitud entre estos objetos..." Bai Yunfei asintió. "Sí, las dos dagas que te di y este ladrillo, así como mi lanza Punta de Fuego y la Espina de Hielo, todos son objetos que poseen efectos especiales". "¿Qué quieres decir?" Li Chengfeng no entendía muy bien el asunto. "Verás… Los efectos son algo grandioso y fuera de lo común". Bai Yunfei se quedó en silencio por un momento. Realmente no sabía cómo explicarlo, así que tuvo que dar un ejemplo lo mejor que pudo: "Pensemos en el ladrillo un momento. ¿Crees que tiene sentido el que pueda ‘lanzar’ a alguien por los aires? Y esas dos dagas tuyas, una de ellas posee el efecto que ‘al atacar, tiene 2% de probabilidad de reducir la velocidad del oponente durante 10 segundos’. ¿Recuerdas la primera vez que unimos fuerzas y matamos a ese maestro de salón, Zhong? Lo vencimos porque se activó ese efecto". Debido a que Li Chengfeng adoptó un gesto meditabundo, Bai Yunfei continuó: "La otra daga reduce la velocidad de recuperación de las heridas. Mi lanza Punta de Fuego puede generar explosiones al golpear. Originalmente ninguna de esas armas poseía tales habilidades, sino que yo las ‘doté’ con ellas. Puedo hacer que los objetos adquieran ‘efectos especiales’ ¿entiendes lo que digo?" "Francamente... Todavía no lo entiendo muy bien". Li Chengfeng sacudió la cabeza. "Pero, en resumidas palabras, tienes la extraña capacidad de añadir extrañas habilidades a las cosas, ¿es así?" "Eh... sí, lo has resumido correctamente", confirmó Bai Yunfei. "Oh, así que..." Li Chengfeng no actuó tan sorprendido como Bai Yunfei pensaba. En su lugar, se mostró muy tranquilo antes de añadir: "Esto debería ser tu secreto, ¿verdad?" Bai Yunfei se quedó atónito y respondió: "Sí, debería. Hasta ahora, eres el único que conoce mi secreto". "Bueno, ahora que lo sé, no te preocupes, Yunfei. No le diré a nadie sobre esto", dijo Li Chengfeng con firmeza, luego de haberse quedado en silencio varios segundos. Bai Yunfei carcajeó y le dio un puñetazo en el hombro, diciendo: "Por supuesto. Te lo he dicho porque confío plenamente en ti". Los dos charlaron sobre varias armas por un buen rato. Li Chengfeng parecía extremadamente interesado. Apenas pudo resistirse a sacar sus dos dagas Fortalecidas para probar sus ‘efectos’ por sí mismo. Sin embargo, Bai Yunfei no le dio detalles acerca de la Técnica de Fortalecimiento de Objetos, ya que era muy difícil de explicar, y Li Chengfeng no se molestó en preguntar. "Chengfeng, deberías ir mañana a Roca Caída", le dijo Bai Yunfei a su amigo, como si hubiera recordado algo de repente. "¿La ciudad Roca Caída? ¿Para qué?" Li Chengfeng estaba confundido. "Ve allí y compra dagas. Ya que las usas como tus armas personales, las Fortaleceré para que sean muy poderosas". "¿En serio? ¡Bien, entonces iré mañana!" Los ojos de Li Chengfeng se iluminaron, aceptando la oferta con entusiasmo. "Ve a ver la tienda de armas más grande de la ciudad. Se llama ‘Armas del Tesoro’. Los artículos de allí son de la mejor calidad, así que si quieres obtener las mejores dagas, usa este dinero y compra tantas como puedas; necesitaré muchas". Bai Yunfei le tendió una bolsa de dinero. Vaciló un momento antes de decir: "Cuando estés en la ciudad, fíjate en lo que diga la gente, a ver si circula alguna información que hable de mí, pero ten cuidado de no llamar la atención". Li Chengfeng no se contuvo. Tomó inmediatamente la bolsa y la guardó, pero cuando escuchó el resto de sus palabras, se quedó quieto un momento; sus cejas se arrugaron ligeramente por unos breves segundos; luego pareció pensar en algo, y al final volvió a la normalidad, asintiendo con la cabeza. "Entiendo, prestaré atención y seré cuidadoso".
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500