Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Ladrillo +13 - ¡Efecto de Lanzamiento!
Después de estar estupefacto durante medio minuto, Bai Yunfei actuó igual que antes. Se levantó abruptamente del suelo, tiró el ladrillo violentamente, lo golpeó con el pie y gritó maldiciendo: "¡Esto debe ser una maldita broma!" Pasaron otros cinco minutos antes que finalmente calmara su corazón, así como su cuerpo tembloroso. Recogió el ladrillo que se había hundido hasta la mitad en el suelo, y rozó la superficie del mismo, agrietado, con una mano, queriendo llorar. "Si lo hubiera sabido, mejor habría Fortalecido la Espina de Hielo..." Bai Yunfei miró el ladrillo en su mano con una expresión compleja; un claro arrepentimiento obstruido en su pecho. Con un simple pensamiento, los atributos del material aparecieron en su mente: ‘Grado de Objeto: Ordinario’. ‘Nivel de Fortalecimiento: +13’. ‘Ataque: 9’. ‘Ataque Adicional: 132’. ‘Efecto Adicional de +10: al atacar, hay 1% de probabilidad de provocar que el objetivo entre en un estado de aturdimiento por 3 segundos’. ‘(Al atacar a la cabeza, la probabilidad de aturdimiento aumenta a 5%)’. Efecto Adicional de +12: al atacar, hay 8% de probabilidad de provocar que el objetivo entre en un estado de confusión por 5 segundos’. ‘(Al atacar a la cabeza, la probabilidad de confusión aumenta a 15%)’. ‘Efecto Adicional de +13: al atacar, hay un 30% de probabilidad de lanzar al objetivo por los aires’. ‘Condición de Fortalecimiento: 50 puntos de alma’. "Eh..." La faz depresiva de Bai Yunfei se disipó en un instante, siendo remplazada por un gesto de suma sorpresa, como si no pudiera creer que la información en su cabeza fuera verdadera. Luego de aproximadamente diez segundos, atontado, puso distraídamente el ladrillo en el suelo, seguido lo recogió y examinó. Después volvió a dejarlo en el suelo, lo recogió y volvió a examinar. Tras varias veces repitiendo el mismo proceso, confirmó que era real. Empuñando el ladrillo, murmuró: "Supongo que esto se puede considerar una pequeña compensación… Aunque las dagas Hielo Plateado se destruyeron, estos resultados son aceptables. Al menos las pérdidas no fueron en vano…" "¡Bien, vamos a probar su poder!" La depresión dentro de Bai Yunfei fue borrada en un instante. Parecía realmente emocionado. Con un gran deseo de probar el ladrillo, se fue corriendo a la aldea. Li Chengfeng se movía de un lado a otro transportando grandes barriles con agua. Para él, cargar con ese peso no era un problema. Acababa de terminar su entrenamiento y ahora se tomaba algo de tiempo para ayudar a los aldeanos con sus labores. Tan pronto como llenó el tanque de agua de una familia y estaba a punto de proseguir con otro, vio a Bai Yunfei corriendo desde la parte trasera de la montaña con un ladrillo en la mano y una mirada de excitación. "Yunfei, ¿pasa algo?" Al verle llegar con tanta prisa, Li Chengfeng estaba un tanto desconcertado. "Acabo de conseguir algo bueno, Chengfeng. Deja lo que estés haciendo un momento y ven a probar su poder conmigo", dijo Bai Yunfei mientras balanceaba el ladrillo en su mano. "¿Eso? ¿Un ladrillo?" "Exactamente. No preguntes nada todavía. Probémoslo y verás, ¡vamos!" Después que Bai Yunfei terminó de hablar, se dirigió con entusiasmo a un claro en las afueras de la aldea. "Oh, bueno..." Viendo lo ansioso que estaba su amigo, la curiosidad de Li Chengfeng despertó un poco. Depositó el barril en el suelo y se fue detrás de él. "Primero fortalece tu defensa. Te golpearé en un hombro para ver qué pasa", comentó Bai Yunfei una vez ambos se encontraban en el claro. Aunque no sabía qué tramaba Bai Yunfei, Li Chengfeng no hizo preguntas. Canalizó su Fuerza de Alma; la carne de su hombro se retorció durante un instante, endureciéndose. Ya estaba preparado, pero en su corazón se preguntaba: "¿Qué quiere hacer? ¿Va a atacarme con ese ladrillo? ¿Cómo podría un golpe con tal objeto ser efectivo contra un cultivador de alma? ¿O será que hay algo especial en el ladrillo? No deja de lucir como un objeto común y corriente..." Mientras continuaba meditando las posibilidades, Bai Yunfei ya se adelantaba para iniciar. Prácticamente, sin hacer ningún movimiento significativo, levantó el ladrillo y dio un moderado golpe en el hombro de Chengfeng. ~ !BaM! ~ "¡¿Ah…?!" Se oyó un ligero impacto antes del grito de dolor sorpresivo de Li Chengfeng, quien en realidad dio involuntariamente dos pasos hacia atrás, frotándose el hombro izquierdo y haciendo una mueca de dolor a lo que recuperaba el aliento. "¡Cómo puede ser! Ese ladrillo... Yunfei, ¿usaste el Arte de Olas Superpuestas? Como la Estocada de los Tres Pilares, o debería decir… ¿Ladrillo de los Tres Pilares?", preguntó Li Chengfeng mirando a Bai Yunfei con una expresión desconcertada. El dolor en su hombro izquierdo desapareció mientras la Fuerza de Alma circulaba por su cuerpo. "¿Podría ser que en realidad te golpeé en la cabeza? ¿Cómo crees que eso pudo ser eso una técnica de alma?" Bai Yunfei maldijo en voz baja, de mal humor. Posteriormente, dijo: "Hmmm… Ladrillo de los Tres Pilares… Que buena idea". Li Chengfeng se quedó sin palabras. ¿De verdad iba a practicar esa poderosa técnica con un ladrillo…? "Bueno, continuemos. Pero esta vez defiéndete", prosiguió Yunfei. Li Chengfeng estaba atónito. "¿Todavía seguiremos probando? ¿Qué quieres hacer exactamente? ¡Ah, como sea! Atácame de nuevo". Bai Yunfei golpeó con el ladrillo tres veces consecutivas el hombro de Li Chengfeng. Esta vez, Chengfeng fortaleció al completo sus defensas, y aunque sintió un poco de dolor, no se movió ni medio metro. Observó con dudas abstenidas a Yunfei, quien continuaba golpeándolo con cierta esperanza en sus ojos. Después de otros tres golpazos, Bai Yunfei miró el ladrillo en su mano, decepcionado. "Que extraño, ¿por qué no se ha activado todavía?" Luego miró a Li Chengfeng y sonrió. "Chengfeng, eres alguien con mucha suerte". Después de decir eso, lo golpeó con el ladrillo una vez más. "¿Qué quieres decir? ¿De qué suerte estás...?" La frase quedó a medio terminar. En el momento que el ladrillo lo tocó por última vez, ocurrió algo inesperado. Sintiendo una pizca de Fuerza de Alma vertiéndose en el ladrillo en su mano, los ojos de Bai Yunfei se iluminaron. "¡Aquí viene! ¡Activación Exitosa!" Li Chengfeng, quien hablaba tranquilamente hace un momento, de repente salió volando como si un carruaje a toda velocidad lo hubiese arrollado. Se elevó unos tres metros sobre el aire y aterrizó de espaldas en el suelo, cerca de diez metros de distancia. A lo poco se sentó, atónito, con la boca abierta. Estaba ileso, solo que muy confundido por lo ocurrido. "Ja, Ja. Finalmente se activó. ¿Así que este es el efecto de ‘lanzamiento’, eh? Fue más poderoso de lo que esperaba. Je, Je…" La risa divertida y satisfecha de Bai Yunfei despertó a Li Chengfeng de su aturdimiento. Se incorporó y miró el ladrillo que sujetaba con una mirada llena de incertidumbre. "Yunfei, ¿qué acaba de pasar? Mi cuerpo de repente salió disparado hacia atrás, pero no me lastimé para nada... ¿El ladrillo fue el causante de eso?" "Bueno, bueno. Increíble, ¿verdad? Te lo explicaré más tarde. Vamos, continuemos..." Bai Yunfei ignoró sus dudas y se acercó de nuevo a él, con el rostro casi desencajado de la emoción. "¡Espera, espera!" La expresión de Bai Yunfei hizo que el corazón de Chengfeng saltara de miedo. Agitó una mano varias veces sin apartar la mirada del ladrillo que empuñaba, el cual parecía emitir una luz roja en ese momento. "Uh... No seas así. No es como si fueras a salir herido... Las probabilidades para que el efecto se active son menos de un tercio". Cuando Bai Yunfei vio que su compañero retrocedía paso a paso, aparentemente sin deseos de seguir cooperando con su ‘experimento’, meditó la situación y tuvo que cambiar las ideas: "Está bien, olvídalo. ¿Qué te parece si lo intentas tú? Comprobaré como se siente". "¿Seguro...?" Li Chengfeng dudaba, pero dejó de retroceder. Observó de nuevo el ladrillo que Bai Yunfei le entregaba. Lo tomó con vacilación, sopesó su tamaño y peso, y con toque de curiosidad lo elevó gradualmente frente a sus ojos. "Muy bien, lo probaré contigo. ¿Cómo lo hago? ¿Simplemente te golpeo en el hombro también? ¿Qué tanta fuerza debo usar?" "Veamos... Mejor omitamos lo del hombro y dame un golpecito en la frente, pero no emplees Fuerza de Alma. Que solo sea un toque suave". ¿"En la frente"? Bueno, entonces prepara tu defensa. Te golpearé..." Li Chengfeng continuaba un poco inseguro cuando lo dijo. "Si, ataca. Espera unos segundos antes de golpear de nuevo. Y sólo continúa cuando te diga". Bai Yunfei bajó ligeramente la cabeza. "Oh..." Li Chengfeng lentamente tendió el ladrillo en su mano y lo golpeó en la frente con muy poca fuerza. ~ !BaM! ~ La fuerza del impacto fue sumamente poca, pero cuando el ladrillo tocó la frente de Bai Yunfei, hubo un extraño y suave sonido explosivo. Entonces Bai Yunfei voló por los aires como si hubiese sido arrollado por un carruaje a toda velocidad, igual a como fue con Li Chengfeng. Mirando a Yunfei, quien acababa de sentarse en el suelo con gesto aturdido, Chengfeng dirigió su atención al ladrillo en su mano; luego otra vez a Yunfei, y entonces se dobló sobre el estómago y comenzó a reír. "¿Qué fue lo que dijiste antes? ¿La probabilidad es menos de un tercio para que el efecto funcione? Ja, Ja... Parece que tu suerte es mucho peor que la mía". Bai Yunfei se levantó del suelo y se sacudió el polvo de la ropa, avergonzado. "Que inesperado, realmente inesperado... Probemos de nuevo". ¿"Otra vez"? Bien, entonces prepárate". Esta vez, Li Chengfeng se veía bastante animado, incluso algo divertido. Sin importarle en qué consistía el llamado efecto de ‘lanzamiento’, se sentía extremadamente renovado y contento. "Bueno, hazlo". Las comisuras de los labios de Bai Yunfei se movieron de forma poco natural cuando miró a Li Chengfeng, lleno de expectativas. "Con suerte, comprobaré pronto todos los efectos…", rezó en su mente.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500