Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Luchando por la venganza (1)
La luna colgaba alto en el cielo y las luces brillaban por muchos de los lugares que conforman la ciudad Roca Caída. En el lado oeste de la ciudad, dentro de una lujosa posada, un hombre de mediana edad de una alta estatura, con hombros anchos y una amplia espalda, estaba mirando con un ligero enojo notándose en sus ojos a dos hombres corpulentos y a un pequeño hombre que parecía un ladrón, los cuales estaban de pie con las cabezas inclinadas frente a él. Había cinco o seis musculosos subordinados detrás de él. “En otras palabras. ¿No pudieron ver quién fue el atacante antes de ser golpeados y quedar inconscientes? La chica que habían capturado también ha escapado. ¿Y ustedes se atreven a volver sanos y a salvo?” “Jefe…” “¡Hum! ¡Inútiles pedazos de mierda! ¡No son capaces de hacer nada bien, a menos que se trate de echarlo todo a perder!” No queriendo molestarse en escuchar las explicaciones de aquel grupo, el hombre de mediana edad les hizo un gesto para que se hicieran a un lado y le dijo a un hombre detrás de él: “Xiao Liu, ve afuera y asegúrate de que nadie haya seguido a estos tres buenos para nada cuando volvieron aquí. El joven amo llegará muy pronto, no cometas ningún error”. Al poco tiempo, Xiao Liu volvió a entrar en la posada, sacudiendo la cabeza para indicar que no había nada inusual en el exterior. Todos dejaron escapar un suspiro de alivio. Si alguien de alguna manera encontrase aquel lugar, lo que haría muy infeliz a su joven amo, tendrían que sufrir las consecuencias por ello. Sin embargo, ellos no sabían que, de hecho, alguien ya había estado siguiendo a esos tres hombres, y desde hace un largo tiempo. En lo alto del techo, todo el cuerpo de Bai Yunfei se aferraba a la superficie de las baldosas, por lo que era muy difícil que alguien en el suelo lo detectase. Cuando Xiao Liu había salido a investigar, sólo había dado una vuelta alrededor de la posada, sin usar una escalera para comprobar el techo. Bai Yunfei había estado siguiendo a esos tres hombres hasta aquel lugar. Como no estaba seguro de si aquella chica que según ellos había sido secuestrada se encontraba en esa posada o no, no actuó precipitadamente. En cambio, se ocultó en lo alto del tejado, escuchando la situación en el interior. El jefe de aquel grupo de hombres echó un vistazo a una habitación en el segundo piso, cuya puerta estaba custodiada por dos subordinados y dijo: “¿Cómo está la chica?” “Ella ha estado en la habitación de arriba todo el tiempo. Luego de llorar por un rato la noche anterior, ha estado tranquila todo el día. Tampoco ha tratado de quitarse la vida”. Un subordinado detrás de él le respondió. Luego de vacilar por un tiempo, continuó diciendo: “Jefe, ella dijo… ella le mencionó que es una discípula de la secta Sauce Verde. ¿Aunque no sabemos si eso es cierto o no, realmente no vamos a comprobarlo?” “¿Qué? ¿Una discípula de la secta Sauce Verde? ¿Cómo es eso posible? Esa es una secta de cultivadores de almas. ¿Cómo podría un discípulo de una secta de cultivadores de alma ser capturado por nosotros de una manera tan sencilla? Ella debe haber oído de la secta por alguien y luego trató de engañarnos para que la dejáramos ir por ello”. Después de decir esto, el jefe del grupo vaciló un poco. Aparentemente para calmar a sus subordinados y también para calmarse a sí mismo, continuó: “Además. ¡Nuestro joven amo Zhang Yang es un discípulo de la secta Glacial! ¿Y qué si ella es realmente un discípulo de la secta Sauce Verde? Al dársela al joven maestro Zhang, hemos facilitado una relación entre las dos sectas. ¡Cuando conozca la identidad del joven maestro, tal vez incluso ella ruegue quedarse a su lado!” En la parte superior del techo, cuando Bai Yunfei escucho que la joven secuestrada se encontraba en el mismo lugar, estaba a punto de ir abajo para rescatarla inmediatamente. Pero las palabras que siguieron a continuación lo hicieron congelarse completamente. ¡Zhang Yang! ¿Aquel joven amo mencionado por aquellos corpulentos hombres era realmente Zhang Yang? ¡Y muy pronto vendría a aquel mismo lugar! Con los ojos brillantes, Bai Yunfei considero algo por un tiempo, luego suprimió la emoción en su mente para continuar aferrándose al techo, prestando especial atención a la situación en el interior. ¡No había hecho falta ningún esfuerzo para finalmente encontrarlo! Una media hora más tarde, se escuchó el rechinante sonido de una puerta abriéndose, seguido de la voz a regañadientes del jefe de aquel grupo: “Bienvenido, joven amo. La chica que quiere ya se encuentra en la habitación de arriba… Oigan, ustedes dos, bajen. Ya no hay necesidad de seguir vigilando”. “Oh, espero que no me decepciones”. En aquel momento, una voz indiferente se escuchó en el lugar: “Ustedes dos, bajen también. No necesito su protección. No arruinen mi diversión”. En el momento en que Bai Yunfei oyó aquella fría voz, todo su cuerpo se estremeció. Tuvo que obligarse a contenerse de no hacer ningún sonido debido a las fuertes emociones que comenzó a sentir. “¡Zhang Yang!” El dueño de aquella voz le había cambiado la vida para siempre a Bai Yunfei, y jamás lo olvidaría. “¡Cálmate, cálmate!” Bai Yunfei se advertía a sí mismo de no actuar por impulso en su mente mientras apretaba los puños con fuerza, sus uñas casi se enterraban en sus palmas: “Esta es una oportunidad única. ¡Definitivamente no puedo dejarla pasar!” Después de que él tomó varias respiraciones profundas, su mente casi hirviente finalmente comenzó a calmarse. “A juzgar por lo que dijo, parece que tiene dos guardaespaldas acompañándolo. ¿Qué tan poderosos son? ¿Son cultivadores de almas? Probablemente lo sean, pero no tengo idea de sus rangos. No deberían haber superado el rango Personificación de Alma, pero el propio Zhang Yang es un rango Personificación de Alma en la etapa Intermedia también… Si me atacan en conjunto, entonces yo…”. Justo en aquel momento, se oyeron pasos que venían del interior de aquella posada. Al parecer, Zhang Yang se dirigía hacia la habitación de arriba. “Vine aquí para salvar a la chica. ¡No puedo dejarla sufrir ningún daño! Pero si ataco a Zhang Yang directamente y fracaso en matarlo a tiempo, estaré rodeado por tres cultivadores de almas. Entonces… me encargare de los guardaespaldas primero. Además, no puedo darle a Zhang Yang ninguna posibilidad de poder escapar…” Presionado por el tiempo, Bai Yunfei pensó en varias ideas casi al instante. Al final, tomó una decisión. Luego de observar detenidamente el lugar, piso fuertemente el suelo. Zhang Yang estaba a punto de subir con un poco de entusiasmo, mientras que sus dos guardaespaldas y los demás hombres estaban en la esquina opuesta del salón. Aquel repentino sonido los sorprendió a todos. ¡Tan pronto como miraron hacia arriba, vieron un gran número de fragmentos de baldosas de piedra volando hacia ellos! La mitad de las diez personas ordinarias que se encontraban en el lugar fueron golpeadas por aquellos trozos de piedra, cayendo inconscientes en el suelo, mientras que los otros corrieron asustados, casi todos ellos terminando heridos. Pero el siguiente lote de escombros llego uno tras otro, aparentemente apuntando deliberadamente a ellos. Los varios heridos no pudieron esquivar los escombros esta vez y todos cayeron inconscientes al suelo. Sin embargo, para los poderosos cultivadores de almas, estas baldosas lanzadas no representaban siquiera una amenaza. Zhang Yang, que estaba de pie en la entrada de la escalera, y sus dos guardaespaldas, uno alto y otro bajo, esquivaron sin ningún problema los escombros que volaron hacia ellos. Bai Yunfei cayó junto con los escombros que llenaban el cielo. Tan pronto como sus pies tocaron el suelo, rodó por este para neutralizar el impulso de la caída. ¡Luego se levantó de un salto y se precipito rápidamente hacia Zhang Yang! “¡Esto es malo! ¡Protege al joven amo!” Los dos guardaespaldas que acompañaban a Zhang Yang, el alto que se llamaba Li Shi era un rango Personificación de Alma en la etapa Tardía mientras que el bajo, el cual se llamaba Du Xin, era un Aprendiz de Alma en la etapa Tardía. Li Shi fue el primero en reaccionar. Casi tan pronto como Bai Yunfei se movió, él lo persiguió sin ninguna vacilación. Un poco más lento, Du Xin lo seguía por detrás. Aquella sala era muy espaciosa. El lugar en donde Bai Yunfei aterrizó estaba a veinte metros de distancia de donde Zhang Yang se encontraba, pero a menos de diez metros de distancia de los dos guardaespaldas. Aquellos tres eran extremadamente rápidos, al menos a los ojos de la gente común. En casi un abrir y cerrar de ojos, Bai Yunfei ya había se había acercado unos diez metros. Li Shi estaba a punto alcanzar a Bai Yunfei. Su mano ya estaba sosteniendo un largo sable y apuñaló con fuerza hacia el pecho de Bai Yunfei. Sin embargo, justo en aquel momento, con un rápido movimiento, Bai Yunfei repentinamente se giró en diagonal hacia la izquierda, evitando el corte de aquel sable. Al mismo tiempo, se dio la vuelta y lanzó unos objetos de su mano derecha haciendo uso del impulso de aquel giro. ¡Varios fríos destellos fueron lanzados con fuerza! ¡Los secretos para ser efectivo lanzando dagas arrojadizas eran la velocidad, la estabilidad y la precisión! Después de haber entrenado duro por varios días, a pesar de que no podría decirse que Bai Yunfei había llegado a la cima de la perfección en la técnica de lanzar dagas. ¡Ya estaba excepcionalmente familiarizado con ellas! Tres fortalecidas cuchillas fueron disparadas simultáneamente. A pesar de estar asombrado, Li Shi reaccionó sorprendentemente rápido. Con un giro de su sable, había desviado una de las dagas arrojadizas. ¿Sólo una daga? Sí, había desviado tan sólo una de las tres dagas arrojadizas. ¡Ya que las otras dos dagas estaban apuntando a Du Xin, el cual se encontraba detrás de él!
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500