Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Destruyendo la Fortaleza Bosque Negro
Justo cuando Han Xiao quería sacudir su mano para lanzar sus dos últimas dagas mortales para asesinar a su oponente, su expresión cambió repentinamente en gran medida. ¡Él no tuvo tiempo para atacar! Bai Yunfei, que parecía estar perdiendo el equilibrio, giro su cuerpo de una extraña manera, como si ahora hubiese abandonado por completo la idea de esquivar, su mano derecha se balanceó tan rápido que parecía una imagen residual. Una luz azul salió disparada hacia su objetivo. ¡Se dirigía directamente a la garganta de Han Xiao! ¡Rápido, se precipitaba demasiado rápido! Tan rápido que Han Xiao no tuvo tiempo de esquivar. ¡Cuando el pensamiento de esquivar llegó a su mente, la luz azul ya estaba demasiado cerca de perforar su garganta! En aquel momento crucial de vida o muerte, Han Xiao se alejó tres centímetros a la izquierda gracias a su increíble velocidad de reacción. Sintió un fuerte escalofrío en su brazo derecho. A pesar de que había evitado que aquel brillo azul perforase a través de su garganta. ¡Su hombro derecho había quedado con un sangrante agujero! Sin embargo, el agujero en su hombro derecho no sangraba tanto como normalmente debería. La herida parecía haberse congelado. En un abrir y cerrar de ojos, una sensación de frío se extendió por todo su cuerpo, casi haciendo a Han Xiao temblar. Había perdido la completa sensación tanto de su hombro derecho como la de su brazo entero. Mirando aquel agujero en su hombro, los ojos de Han Xiao se llenaron de puro terror. Tan pronto como levantó la cabeza, sintió como una tremenda ola de calor golpeaba todo su rostro. Una deslumbrante luz roja carmesí casi había llenado todo su campo de visión. Quería moverse para poder esquivar lo que él sabía era un terrible golpe de su oponente, pero su cuerpo estaba congelado por dentro. ¡Ya era demasiado tarde para esquivar! ~ zas ~ La filosa punta de la lanza atravesó el cuello de Han Xiao, saliendo por su nuca. Después de que esta se manchara de sangre, el incandescente parpadeo de color rojo de la lanza desprendía un brillo demoniaco. Bai Yunfei retiró abruptamente la lanza, dejando que el cuerpo de su oponente cayera hacia atrás. La sangre salió disparada de su garganta mientras caía al suelo sin vida. El líder de la Fortaleza Bosque Negro, un cultivador de almas de rango Guerrero de Alma, había muerto con un profundo arrepentimiento. Una vez finalizado el combate, Bai Yunfei repentinamente se tambaleó hacia atrás estando sumamente agotado. Al final no pudo siquiera mantenerse en pie, por lo que termino cayendo sentado en el suelo. Apoyando su espalda contra una pared, comenzó a jadear. “Afortunadamente… la Espina Glacial no me defraudó luego de que inyecte casi toda mi Fuerza de Alma restante en esta y la lanzase, de lo contrario, en este momento estaría muerto. No puedo seguir luchando imprudentemente de esta manera, ya que no puedo ser siempre tan afortunado…”. Confirmando que Han Xiao estaba completamente muerto, Bai Yunfei dejó escapar un suspiro de alivio y calmó su agitada mente, comenzando a recuperar su Fuerza de Alma lentamente. Este combate fue realmente un poco más allá de sus expectativas, e incluso no había esperado en lo más mínimo que él mismo sería capaz de matar a dos cultivadores de almas que no eran más débiles que él en lo absoluto. Esta victoria se debió, sobre todo, gracias a los diversos artículos actualizados de los cuales disponía, especialmente a la Espina Glacial, cuyo poderoso ataque sorpresa fue crucial para ganar los combates. De hecho, Han Xiao no debería haber perdido tan rápida y fácilmente. Para cultivadores ordinarios del reino Personificación de Alma, un Guerrero de Alma era prácticamente invencible, porque además del control de la piel y la carne y el control de los huesos y la sangre, un Guerrero de Alma también sabía el tercer nivel de control corporal. ¡Los puntos de acupuntura! Los puntos de acupuntura eran cosas misteriosas en el cuerpo. No eran tangibles como la piel, carne, huesos y sangre, pero eso no significa que no existieran dentro del cuerpo. A pesar de su pequeño tamaño, estos puntos de acupuntura poseían un poder inimaginable. Todavía nadie sabía cuántos puntos de acupuntura tenía en total el cuerpo humano. Incluso los diferentes puntos de acupuntura ya descubiertos todavía tenían muchas funciones aún desconocidas. Aquellos artistas marciales que utilizaron una fuerza externa para refinar sus cuerpos, también consideraban algunos puntos de acupuntura en el cuerpo humano como el blanco de sus ataques, logrando resultados inesperados. Además, en el campo de la medicina, había muchos métodos de tratamiento que utilizaban agujas para perforar los puntos de acupuntura, curando lesiones y enfermedades. Este tipo de personas sólo se limitan a estimular los puntos de acupuntura a través de la fuerza externa con el fin de activar sus funciones. ¡Pero los cultivadores de almas pueden controlar los puntos de acupuntura a voluntad! Con la Fuerza de Alma de un cultivador de almas y la familiaridad con el control corporal mejorado, después de llegar a la etapa del Guerrero de Alma, la persona en cuestión sería capaz de sentir la existencia de los puntos de acupuntura en varios lugares de su cuerpo. En cuanto a la cantidad de puntos de acupuntura que podría sentir, esto dependería de su talento y fortuna. A excepción de los puntos de acupuntura más comunes de poder sentir, muchos otros puntos de acupuntura tenían métodos de estudio especializados que eran a la vez potentes y eficaces. La mayoría de estos métodos eran al mismo tiempo la base de las poderosas habilidades de alma, por lo que eran extremadamente raras y básicamente inalcanzables para los cultivadores de almas ordinarios. La Fuerza de Alma de Han Xiao ya había llegado al rango del Guerrero de Alma en la etapa intermedia, pero su comprensión de los puntos de acupuntura era bastante pobre, de lo contrario, no habría sido enviado por orden de su secta a este tipo de lugar para ocupar una montaña y llegar a convertirse en un simple bandido. Incluso ahora, sólo podía controlar los puntos de acupuntura básicos en varios lugares tales como los brazos y las piernas. A pesar de esto, la potencia y la velocidad que podía ejercer no eran algo con lo que una Personificación de Alma se pudiera comparar. Sin embargo. ¡Él lucho contra el oponente equivocado en el lugar equivocado, en el momento equivocado y eligió el método de combate equivocado! Cuando se estaba preparando para la expedición de medianoche de acuerdo con sus planes anteriores, Bai Yunfei y Li Chengfeng lanzaron su primer ataque a la fortaleza. Desde el principio, su mente ya estaba hecha todo un desorden. Posteriormente, el ver a Yang Tian ser asesinado frentes a sus ojos no fue un pequeño golpe para él. Además, desde el principio ya tenía miedo de aquella lanza en las manos de Bai Yunfei, por lo que no se atrevió a luchar frenéticamente. Después de comprobar las habilidades de su oponente por un tiempo, decidió luchar con dagas arrojadizas, en lo cual era muy bueno, con la intención de derrotar a Bai Yunfei con ataques de larga distancia. ¡Pero no esperaba que Bai Yunfei también fuera bueno lanzando dagas! Después de los que los dos se estuviesen lanzando dagas de ida y vuelta el uno al otro por un tiempo, Bai Yunfei estaba cada vez más en desventaja. Lo que era peor, parecía que iba a perder su vida. ¡Pero aún tenía una carta bajo la manga! ¡Se trataba de la Espina Glacial! El incomparable y potente efecto adicional de la espina casi hizo que perdiera su función original de ‘apuñalar’. En su lugar, Bai Yunfei lo había estado usando más como un proyectil o una daga arrojadiza. De principio a fin, en todos los combates que ha tenido contra oponentes poderosos, la Espina Glacial había jugado un papel incluso más importante que la Lanza con Punta de Fuego. ¡Esta vez no fue la excepción! Los gritos miserables de los bandidos seguían llegando intermitentemente desde el exterior. La batalla de Li Chengfeng todavía no había acabado. Bai Yunfei sólo había logrado recuperar parte de su Fuerza de Alma antes de levantarse y unirse a la batalla… ¡Aquella batalla fue una victoria completa! ¡A partir de ahora, la Fortaleza Bosque Negro ya no existía! Después de aquella fiera batalla en la Fortaleza Bosque Negro, Bai Yunfei y Li Chengfeng pasaron dos días asistiendo a las mujeres secuestradas. Les entregaron todas las posesiones que habían adquirido de la fortaleza, haciéndoles llevar estas posesiones para regresarlas a los diversos pueblos acosados por los bandidos. Cinco días más tarde, los dos regresaron a la aldea actual de Li Chengfeng. En el camino de vuelta, Li Chengfeng parecía haberse librado de todas sus cargas. Durante todo el día, Li Chenfeng se la paso pensando en Ling’er y anticipaba su matrimonio, lo que ocurriría después de su regreso a la aldea. Hizo lo que había dicho, y en el segundo día después de su regreso, una emocionante boda y un gran banquete se llevaron a cabo en la pequeña aldea. Todos los habitantes de la aldea lo celebraron, hablando y riendo alegremente. Al día siguiente, Bai Yunfei se despidió de todos los aldeanos, preparándose para volver a la ciudad Roca Caida. En la entrada de la aldea, Bai Yunfei observó a un vacilante Li Chengfeng, diciendo con una sonrisa: “¿Qué sucede? Si quieres decir algo, dilo. Ya eres un hombre casado, no te quejes sobre ello”. “Eh… Ja, ja, Yunfei. ¿Realmente no te vas a quedar aquí por un poco más de tiempo? Pronto voy a llegar al rango Personificación de Alma, pero no me puedes dar el pergamino con la técnica de alma. Una vez que te vayas, no voy a ser capaz de practicar más.” Dijo Li Chengfeng, de una manera un poco avergonzada, después de vacilar durante mucho tiempo. Sin embargo, Bai Yunfei, dijo mientras sonreía: “Eso no es lo que en verdad quieres decirme. ¿Verdad? Ja, ja, no te preocupes. Sólo regresaré para hacer algunas cosas que debo hacer. No tienes que pensar en ir conmigo para ayudarme. Sólo quédate al lado de tu preciosa esposa Ling’er. Se bueno con ella, cuídala. Después de terminar con mis asuntos en Roca Caída, emprenderé un viaje. Pero antes de eso, voy a encontrarte nuevamente y te daré el pergamino”. “Tú… Oh, bueno, ten mucho cuidado. Si quieres que te ayude en algo, ven a verme en cualquier momento. Eres mi benefactor, y lo más importante, mi amigo. Yo…”. “Está bien, ya que somos amigos, no es necesario decir nada más. Definitivamente, volveré por ti. Asique ya no hagas más alboroto… ¡Hasta la próxima!” Mientras Li Chenfeng veía la silueta de Bai Yunfei desaparecer poco a poco en la lejanía, sus ojos tenían un rastro de preocupación. Él suspiró suavemente: “Ay… cuando hablaste de volver a la ciudad Roca Caída, el odio se veía en tus ojos. ¿Cómo podría no haberlo notado? No podría estar más familiarizado con ese sentimiento… Yunfei, no debes dejar que nada malo te suceda. Te debo demasiado. ¡Dame la oportunidad de recompensártelo!” En un camino en el bosque, Bai Yunfei iba a galope, pero sus ojos estaban un poco desenfocados. Parecía que estaba recordando algo, su expresión era a veces incómoda, a veces enojada y a veces dolorosa… “Pronto… Pronto obtendré mi venganza. Zhang Yang, ahora no soy alguien que puedes matar en cualquier momento como una hormiga. ¡Te haré pagar un alto precio por lo que has hecho! El mundo es cruel. El bien y el mal no son juzgados. Y si los cielos no castigan. ¡Entonces yo te hare pagar por tus pecados!”
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500