La Tercera hija del Rey

Capítulo 1: El inicio de una leyenda
Tras la caída del imperio, cuatro funcionarios tomaron el control del país, saquearon las arcas imperiales para méritos personales, conformando así sus propios reinos. Han pasado 200 años desde la caída del imperio y las riñas por el poder, y la carrera por la unificación y conquista entre los cuatro reinos sigue latente. El reino Franco fue formado por el general Francisco Lundqvist. Tras los 200 años el reino enfrenta una de las mayores crisis sociales. El Reino Nevado fue formado por el Duke de Värmland. Al saber los problemas internos del reino vecino, ve la oportunidad perfecta para invadirlo. El reino Dorado tiene más cosas en común con su vecino, el reino Malón. Quiénes los formaron eran padre e hijo, esta era la excusa perfecta para la unión de ambas naciones. *** 4 de febrero de 1565 Una mujer camina erguida y con su mentón en alto por el largo pasillo del salón real de audiencias del reino Franco, los pasos seguros de la muchacha combinan perfectamente con su expresión confiada. —Saludos a su majestad —hace una pequeña venia. Su porte elegante enorgullece al rey. Y es que a sus recién llegados años de adultez la jóven representa para el reino una ayuda innegable, su presencia es incluso más importante que la de sus hermanos mayores. Aunque, habían muchos que se oponían a ella alegando muchas incoherencias sobre su apariencia y lo que podía significar Hablando en términos de belleza la  muchacha no resaltaba a la vista, pero si por su singular apariencia, pues, el iris de sus ojos era rojizo y su piel blanquecina, su cabello era rubio aunque se pensaría que es solo herencia familiar. Ella no era una mujer fea, pero tampoco una belleza, ella era simplemente bonita. A pesar de ser escasa en belleza, fue dotada con exceso de intelecto, talento, confianza y vivacidad, cualidades que siempre acompañaba con sus peculiares ojos de iris rojizo. —Xana, necesito hablar un asunto muy importante contigo. —Digame, padre. —Los conflictos con el reino Nevado se han intensificado. En la corte hemos debatido el tema y mis funcionarios proponen hacer alianza matrimonial con ellos. La candidata perfecta eres tú, ¿Que piensas? La princesa se mantiene neutra ante las palabras de su padre, solo entre cierra levemente sus ojos analizando la situación. —Padre, sé que todos piensan que una alianza es lo mejor, sin embargo, yo le tengo otra propuesta. —Habla La joven princesa se mueve con libertad por la sala, la larga cola de su vestido se arrastra con suavidad mientras camina. —Padre, hasta cierto punto una alianza podría significar un alivio para el reino Franco, sin embargo, cuando Nevado tome la firme determinación de invadir nuestro reino, está alianza no servirá de nada. Propongo... —Informe —el secretario entra con apuro al salón—, majestad, los reinos del sur concretaron una alianza, no han declarado la guerra pero todos sabemos lo que significa. El rey maldice en voz baja y enseguida dicta órdenes al secretario. —Trae al general del ejército negro. —Si majestad. —Padre, tengo una sugerencia para usted. —General Hugh— anuncia el secretario —Los reinos del sur podrían atacar al norte y teniendo en cuenta nuestra situación estamos en una notable desventaja—. Informa el rey al recién llegado. —Así es, majestad. Para el séptimo día del mes pasado, los reinos del sur concretaron nuevas alianzas, no son tratados comerciales, no sabemos con certeza para qué es la unión, ni como la establecieron. —Los reinos del sur están unidos. En cambio, nosotros estamos en un conflicto con el Nevado. ¿Qué debemos hacer? —Lo más probable es que esta sea un tratado con intereses territoriales, si ese es el caso estamos hablando de una unión entre ambos ejércitos. Yo propongo desplegar sin demora el ejercicio negro. —Majestad, esos reinos no han declarado públicamente su intención de guerra ¿Para qué provocarlos? Además, teniendo al Reino Nevado en nuestra retaguardia presionando sería el fin de nuestro reino y dinastía —interviene Xana La decisión estaba ahora en las manos del rey Franco. La situación era complicada, sin tener en cuanta a sus vecinos los del reino Nevado, quiénes veían en ellos más terreno para extender sus dominios. Aunque, muy bien sabía el rey que una vez sean conquistados, los del sur caerían como buitres hambrientos. ¿Qué debería hacer? Lo mejor era extender en su mayoría los días de su reinado o su linaje se extinguiría. La tercera hija del Rey es la segunda entrega de tres historias. Son historias independientes por lo tanto se pueden leer por separado. Empezaré esta historia con mucho entusiasmo y espero que la disfruten tanto como yo lo hice al hacerla. ¿Que tal si me dejan sus comentarios y van diciendo que les parece la historia? Es ficción histórica pueden aparecer títulos nobiliarios de Suecia y Noruega entre otros. También, podrían aparecer sucesos históricos que cronológicamente si pasaron.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
La Tercera hija del Rey

Populares

Populares

close 0/500