El Amor Verdadero

Capítulo XXII
.Bien, es hora de entrar al cuarto de Evan, esto no es nada... después de todo no sería la primera vez que dormimos juntos, allá voy... nooo no puedo hacerlo, dije que jamás necesitaría de su habitación y aquí estoy... -Que tanto estás hablando, vamos entra... es hora de que la princesa se vaya a dormir...  -Se supone que las princesas duermen en una gran habitación y ellas solas... -Bueno, entonces eres una reina y yo soy el rey, ahora mi vida por favor pasa a tus aposentos... -Que chistoso, te lo advierto Evan, si llegas a tocarme o hacer algo indebido, te vas a arrepentir... -¿Desde cuándo eres tan agresiva? No te haré nada, ya te dije que es por tu propio bien que dormirás aquí... -Por mi propio bien...  (12:52 a.m.) .¿Evan? ¿Cuando llegamos a la playa? Oh no, alguien se está ahogando... me parece familiar... espera, ¡¡soy yo!! ¡cough! ¡cough! Ayúdame Evan, me estoy hundiendo, ¡ayuda!...¡Evan! -Lena, Lena....despierta... -AHHH... E.. ¿Evan? Yo, yo me estaba. Buaahh, me estaba ahogando otra vez... -Sshh tranquila Lena, solo fue una pesadilla... estoy aquí y ya estás bien, te aseguro que nada malo te va pasar si estás conmigo, yo siempre te protegeré... -snif snif... ¿De verdad?  -Por supuesto, yo siempre he ido a salvarte, ¿ no recuerdas? -Es... es cierto, gracias.... -Bueno, es hora de dormir... no te preocupes porque conmigo no tienes nada que temer ¿Bien?  -Esta bien... (Al día siguiente)  -Lena, tendremos que disfrutar lo más posible este día porque es el último... -¿Que? Pensé que sería una semana entera... -Si y lo siento, pero Anthony me necesita, hay cosas que solo yo puedo supervisar... -Vaya, pensar que el chico rosa en serio necesita de ti... -Hey, te recuerdo que yo soy el presidente, claro que me necesitan, o ¿Qué crees? ¿Que soy un adorno?  -Un adorno que gasta mucho dinero... -El dinero es para gastarlo... -Si lo que tú digas, entonces ¿me dejarás hacer la cena hoy?  -Si te sientes mejor, hazla... -Bien, te vas a sorprender, todo el mundo queda fascinado con mi comida... algunos hasta lloran... -Ya lo creo... *Genial, si Lena cocina bien, eso significa que es mi mujer ideal*  -Evan, ¿irás conmigo a la presentación del nuevo proyecto de la señorita Deborah? -Si tu quieres que vaya, iré... -Pero, ¿no dijiste que no te gustan los lugares con multitudes?  -Esta bien, de todos modos a mi me gusta mucho el arte, así que no será problema hacer una visita a Deborah después de tanto tiempo de no verla... -Si, que bueno que irás... y también va ir otra persona que he querido ver desde hace mucho... -*Debe estar hablando de Ross, pero si solo ha pasado una semana desde que no se ven, yo estoy feliz de no verle la molesta cara a Anthony*  -Evan, ¿Hay algo que te gustaría que hiciera para la cena de hoy? -Está bien, comeré cualquier cosa que prepares... -Bueno... (Al día siguiente)  .Evan, ¿estás bien? Te veo un poco...pálido...  -¿En serio? No lo sé... no te preocupes, puede ser cualquier cosa... *No puedo creer que esté muriéndome por haber comido la cena de Lena*  [Recordando la cena de Lena] -Evan, la cena está lista... ven a comer... -Bien mi linda esposa, veamos que preparaste... vaya, se ve muy bien... -Claro que sí, recuerda que lo preparó una artista, ahora solo falta el sabor... anda, pruébalo -Esta bien, pero ¿tú no vas a comer? -Oh no, yo comí algo mientras preparaba tú cena, así que no hace falta... pero puedo acompañarte... -Muy bien *Al fin probaré la deliciosa comida de Lena, a de saber exqui... agghh pero que rayos es esto, sabe horrible... pero no puedo decirle nada a Lena porque se pondría triste, al demonio mi mujer ideal, aún me gusta Lena aunque cocine así, yo puedo cocinar para ambos así que no importa* [Regresando al presente]  -Evan, no puedes decirme que no me preocupe, te ves muy mal ¿te habrá hecho daño la comida de anoche?  -¿¿Que?? Para nada, estaba sabroso, nunca había probado algo tan delicioso en mi vida, ahora entiendo porque dicen que deberías de guardar tus habilidades, no las merezco... ugghh  -No te exaltes tanto, cuando lleguemos a casa tienes que descansar... -¿Estas... preocupada por mi?  -Pues... no, no estoy preocupada por ti y no me veas así... -¿Cómo te estoy viendo? ¿Mm?  //Evan iba extendiendo su mano tratando de alcanzar la de Lena y cuando ella estaba a punto de dársela, una música de teléfono los interrumpió//  -Mm.. *Más vale que sea importante* -Hola, Evan ¿Estas por llegar cierto?... solo quería recordarte que si no traes lo que te pedí, me las vas a pagar... /colgar teléfono/  -¿Ese era Anthony?  -Si, era él... me encargó algunas cosas que solo se encuentran en la isla, pero estoy dudando si dárselas o no... *Ese imbecil interrumpió este precioso momento con Lena solo para recordarme eso*  - Mira Evan, ya vamos a llegar...muero por darle los recuerdos a mamá, Ross y a la maestra... -Si, pero tenemos que ir a mi casa primero... tienes que desempacar tus cosas y acomodarlas en la casa... -*Es cierto, a veces olvido que ya estoy casada y que tengo un hogar, aunque solo es temporal* ahhh -No te desanimes Lena, podemos regresar a la isla cuando quieras y recuerda siempre que mientras estemos casados, lo mío es tuyo y lo tuyo es mío... - Pero, yo no tengo nada que pueda darte...  -¿Ah no? Pues, en realidad si tienes algo que yo quiero... -*¿Este bastardo quiere mis pinturas? Es lo único que podría pedirme...*. Nunca te daré mis pinturas, Evan...  -Nunca entiendes chiquilla... bueno, no importa... -AH, hablando de pinturas, me olvidé de la pintura que hice cuando estaba en el patio trasero... -Que mal, ahora es mía... -Estas loco, es una de mis mejores pinturas, además... nadie puede verla... -¿Por qué no?  -Es... es porque *rayos, no se me ocurre ninguna excusa ¿porque pinté esa tonta pintura? Debi quemarla al terminar de hacerla*  -Ah, ya se porque no quieres que nadie la vea... -¿Por... por qué?  -Es porque te pueden robar la idea, ¿verdad?  -¡Si! Exactamente por eso... si alguien más la ve, sería muy malo y es por eso que no pueden enviarla por correo ni nada, ¿entendiste?  -¿Entonces la traerás tú misma? -Si, dijiste que volveríamos a la isla ¿no?, cuando volvamos a ir, pues la traeré de vuelta, hasta entonces nadie puede verla... -Esta bien, no tienes porque alterarte, ordenaré que nadie la toque... -Ufff * Eso me deja más tranquila, no se que haría sí Evan la viera*
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
El Amor Verdadero

Populares

Populares

close 0/500