Contra los Dioses

Hierba Oculta de las Estrellas
Las tres cosas que Xiao Che pidió hicieron que los ojos ligeramente cerrados de Xia Qingyue se abrieran, "¿Qué tienes en mente?". "¿Podría ser que realmente tienes una forma de conseguirlos?", Xiao Che preguntó esperanzado, después de ver que Xia Qingyue no lo había rechazado de inmediato. Xia Qingyue frunció ligeramente las cejas y comenzó a hablar lentamente, "Nunca he oído hablar de la Hierba de las Siete Gemas Profundas, pero el Núcleo de Bestia del Reino Profundo Terrenal sólo puede obtenerse después de matar a la bestia. ¿Y cuánta gente en el Imperio del Viento Azul podría realmente cazar con éxito a una bestia con una fuerza profunda de ese nivel? Incluso en el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, sería difícil encontrar a alguien que pudiera hacer eso. En cuanto al Cristal Celestial de Vetas Púrpuras, es un tesoro inmortal de valor incalculable por el que incluso las Cuatro Sectas Principales se volverían locas. Ese objeto valdría más de diez años de cultivo. Esos tres objetos, ni siquiera la Maestra del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo podría obtenerlos al mismo tiempo". Xiao Che suspiró pesadamente, luego cerró los ojos y se quedó en silencio durante un largo rato. "¿Qué planeas hacer con esos tres objetos?". Xia Qingyue tomó la iniciativa de preguntar. "Reparar mis venas profundas", respondió Xiao Che con sinceridad. "...no puedo ayudarte". Al mismo tiempo, Xia Qingyue no creía que estos tres objetos pudieran reparar sus venas profundas. Ya que no había forma de que su maestra no conociera este método. Xiao Che sacudió la cabeza y dijo con indiferencia, "Estos tres objetos no son algo que la gente ordinaria pueda tener en sus manos, sólo preguntaba casualmente". Después de una pausa, dijo en voz algo más baja, "Esposa, ¿crees que nos volveremos a ver después de que regreses al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo?". "¡No vuelvas a llamarme esposa! ¡Mi nombre es Xia Qingyue!", dijo Xia Qingyue, a medida que su voz se elevaba y su voz se volvía más fría. A Xiao Che, sin embargo, no le importó, y tranquilamente dijo, "Me casé contigo y tú te casaste conmigo. Ya nos hemos inclinado ante el cielo y la tierra con miles de personas como nuestros testigos. También hemos pasado por todo el proceso de la boda. Ahora soy tu marido y tú eres mi esposa. Si no te llamo esposa, ¿cómo te llamaría si no?". "...". Xia Qingyue se quedó sin palabras, y sólo después de un momento dijo indiferentemente, "Olvídalo, déjalo así". Xiao Che sonrió ampliamente... ¡Esta esposa era intocable, pero no tenía habilidades de conversación! "Todavía no has respondido a la pregunta que acabo de hacer... ¿Nos volveremos a ver después de que regreses al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo?", Xiao Che preguntó de nuevo. "No". Xia Qingyue respondió. "¡Bien!". Xiao Che asintió, luego apoyó su cabeza contra la pared del fondo mientras cerraba los ojos y dijo, "En realidad, deberías haber regresado al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo antes, no hay necesidad de que te preocupes por mí. Con tu talento, no deberías haberte quedado en la pequeña Ciudad de las Nubes Flotantes, y mucho menos ser retenida por alguien como yo. Después de que te vayas, tu estatus se hará público. Estando casado con una discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, nadie en la Ciudad de las Nubes Flotantes se atreverá a dañarme. Como resultado, viviré una vida más pacífica... Oh, bien, no deberías tener problemas con que tome una concubina, ¿verdad?". "...Siéntete libre", dijo Xia Qingyue de forma inexpresiva. "Bueno, sería lo mejor, ya que no nos volveremos a ver, si no me dejaras tomar una concubina, tendría que divorciarme de ti". El corazón de Xia Qingyue estaba tan tranquilo como el agua, pero en ese momento tuvo un impulso espontáneo de echarlo de la habitación. Al mismo tiempo, vio de repente a Xiao Che levantarse y caminar hacia la puerta. Entonces preguntó rápidamente, "¿A dónde vas?". "No puedo dormir, voy a salir a mirar las estrellas". Mientras Xiao Che respondía a su pregunta, por dentro pensaba... Esta mujer, ¿qué tal si pasas toda la noche en cuclillas en un rincón? ¡Veamos si puedes dormir así! Xia Qingyue no dijo ni una palabra más mientras Xiao Che abría la puerta y salía. Bajo el cielo nocturno reinaba un silencio y una quietud absoluta. Parado en el medio del patio, Xiao Che miró el cielo estrellado, y aunque su mirada seguía siendo firme, en el fondo sentía una persistente e inquietante confusión. Había sido el primer día de su nueva vida como Xiao Che, y aunque su mente había cambiado drásticamente en comparación con el pasado, ni siquiera su fuerte mente podía encontrar una manera de salir de su actual situación. Si pudiera obtener la Hierba de las Siete Gemas Profundas, el Cristal Celestial de Vetas Púrpuras y el Núcleo de Bestia del Reino Profundo Terrenal, aún tendría más del cincuenta por ciento de certeza de reparar sus venas profundas, pero con sus habilidades actuales, conseguir tan solo uno de estos tres objetos sería prácticamente imposible. Después de todo, sólo los fuertes eran respetados en este mundo. Sin suficiente poder, lograr lo que uno quiere era sólo una ilusión. ¿Qué se supone que debía hacer...? En este momento, un ligero latido vino de la mano izquierda de Xiao Che. Inconscientemente levantó su mano izquierda para ver que la débil luz liberada por el patrón de la Perla Venenosa Celestial en la palma de su mano estaba parpadeando en una frecuencia bastante rápida. Los ojos de Xiao Che se contrajeron ligeramente, y de repente se dio la vuelta, mirando hacia el norte. "Podría ser...". Además de su aterrador poder venenoso y su fuerte capacidad de refinación, la Perla Venenosa Celestial también tenía una habilidad especial, ¡la capacidad de sentir venenos y toxinas, como los que se encuentran en hierbas medicinales! Si se encontraba a cierta distancia de un ingrediente o droga altamente tóxica, podría percibirla, emitiendo una luz intermitente, y apuntaría a la ubicación de su objetivo... pero solo si el material era de la más alta calidad. El nivel de percepción que tenía la Perla Venenosa Celestial no tenía rival, era indudablemente más alto que el que una persona experta podría alcanzar. En el Continente de las Nubes Azules, la Perla Venenosa Celestial sólo había destellado seis veces, ¡lo que le permitió encontrar uno de los de los tesoros más exóticos! ¡En su primer día de regreso en el Continente del Cielo Profundo, la Perla Venenosa Celestial ya estaba parpadeando! ¿Qué tesoro sobrenatural estaría escondido en aquel lugar? La dirección a la que apuntaba la Perla Venenosa Celestial era el norte... es decir, la dirección de la montaña del Clan Xiao. Aunque Xiao Che tenía su propio patio, su ubicación podría decirse que era la más peligrosa de todas las propiedades del Clan Xiao. Esto se debe a que detrás de los muros de su patio, se encontraba la montaña. Esta montaña era todavía propiedad privada del Clan Xiao. Ocasionalmente, bestias profundas de bajo nivel entraban en el patio trepando por sus paredes. Y si alguien llegaba desde la parte de atrás de la montaña para colarse dentro del Clan Xiao, su patio sería la mejor elección. Sin embargo, ante el poder del Clan Xiao, nadie en la Ciudad de las Nubes Flotantes se había atrevido a hacerlo hasta hoy. Xiao Che no dudó y directamente escaló la pared. Aunque su fuerza profunda era baja, escalar por encima de una pared de tres metros no era un problema. La zona de la montaña era tranquila y sombría, y si fuera el anterior Xiao Che, no vendría aquí en medio de la noche. Sin embargo, con la brillante luna colgando en lo alto del cielo y las incontables estrellas, la luz no era tan tenue. Xiao Che miró a su alrededor y cuando estuvo seguro de que no había nadie a la vista, caminó en la dirección hacia la que apuntaba el Perla Venenosa Celestial. La cadena montañosa bajo la luz de la luna parecía estar envuelta en una fina capa de humo, misteriosa y peligrosa. Al poco tiempo, Xiao Che había llegado al pie de la montaña, y fue también en este lugar donde la frecuencia de los destellos de la Perla Venenosa Celestial alcanzó su máximo nivel. Xiao Che se detuvo en su camino y se quedó perplejo... ¿estará por aquí? Pero esta era claramente una zona baja de la montaña, un lugar por el que los maestros médicos del Clan Xiao deben pasar todos los días, si creciera aquí, ya sea un tesoro celestial o un tipo de medicina algo decente, habría sido descubierta hace mucho tiempo, así que, ¿por qué nadie la había recogido? Sin embargo, el parpadeo de la Perla Venenosa Celestial había alcanzado su máxima frecuencia, lo que significaba que el objetivo estaba a menos de diez pasos de distancia. A la luz de la luna, la frente de Xiao Che se tensó mientras sus ojos buscaban lenta y cuidadosamente en cada centímetro de la tierra a su alrededor. En circunstancias normales, cuanto más valiosa fuera la hierba medicinal, más peligroso y extremo sería el lugar donde creciera. A primera vista, esta área al pie de la montaña estaba cubierta completamente de maleza y Xiao Che no pudo evitar sospechar que había un problema con los sentidos de la Perla Venenosa Celestial. Mientras sus ojos escudriñaban cuidadosamente el suelo en un radio círcular, no pudo encontrar ni siquiera la hierba medicinal más común. Justo cuando estaba a punto de darse por vencido, algo extraño apareció de repente en el rabillo de sus ojos. Cuán aguda era la intuición del Xiao Che de hoy en día. Rápidamente levantó la vista y lo primero que hizo fue mirar el lugar de donde provenía aquella extraña sensación. Había una gran cantidad de malezas allí, pero una cierta maleza en el borde de una roca que no había sido pisoteada le llamó la atención. Xiao Che caminó hacia el lado de la roca y se puso en cuclillas junto a ella, mirando fijamente la masa de malezas durante un momento. En el medio de esas malezas sin pisotear había un espacio aún más pequeño. El agujero era tan pequeño, que en el sólo crecían dos briznas de hierba. Sin embargo, si se miraba de cerca, era evidente que la hierba allí era significativamente diferente a las otras malas hierbas a su alrededor. Una ráfaga de la suave brisa nocturna pasó, balanceando las pequeñas hierbas de la zona. En ese momento, los ojos de Xiao Che se habían fijado firmemente en el pequeño agujero y de repente vio la extraña forma de esas dos briznas de hierba... aparecieron en un abrir y cerrar de ojos y luego desaparecieron, sin dejar rastro. Los ojos de Xiao Che se abrieron de par en par, llenándose de éxtasis. Rápidamente extendió la palma de su mano izquierda que contenía la Perla Venenosa Celestial, acercándola hacia aquel espacio. De repente, bajo la tenue luz verde, aparecieron lentamente dos pequeñas hierbas. Tenían dos dedos de altura, con manchas de color verde oscuro en todas partes, no se veían diferentes a las hierbas de alrededor. "¡Hierba Oculta de las Estrellas! ¡Realmente es la Hierba Oculta de las Estrellas! ¡Incluso hay dos de ellas!", dijo Xiao Che muy emocionado. Luego, las agarró directamente con su mano izquierda. Mientras la Perla Venenosa Celestial brillaba, las dos Hierbas Ocultas de la Estrellas fueron recogidas de raíz y entraron en la palma de Xiao Che. Cuanta más alta era la calidad de las hierbas medicinales, más difícil era recogerlas. Hasta el más mínimo error durante la recolección podía causar daño a los materiales y bajar su eficiencia o incluso destruir completamente su efectividad. Pero con el Perla Venenosa Celestial, no importa cuán complicada sea la hierba, uno no tenía que preocuparse. La Perla Venenosa Celestial podía cosechar una hierba sin provocar ningún efecto secundario perjudicial utilizando su aura, envolviendo completamente la hierba sin ningún tipo de riesgo. Mirando las dos hojas de Hierba Oculta de las Estrellas que estaban parcialmente escondidas en la palma de su mano, el brazo de Xiao Che tembló de excitación. En sus veinticuatro años de vida, había viajado por casi todo el Continente de las Nubes Azules y había encontrado tan solo una Hierba Oculta de las Estrellas. Sin embargo, en su primer día de vida de regreso en el Continente del Cielo Profundo, ¡ya había encontrado dos! ¡Y tan solo a unos metros de su patio trasero! La apariencia de la Hierba Oculta de las Estrellas no era diferente a la de las hierbas ordinarias, haciéndola casi imposible de notar. Al mismo tiempo, tenía una habilidad incomparablemente extraña... ¡podía volverse invisible! De esta forma, era aún más difícil encontrarla. Su maestro le había dicho que aunque la Hierba Oculta de las Estrellas era un tesoro de gran valor, muy pocas personas sabían de su existencia, no más de cinco personas en todo el continente podían identificarla. Además, ¡el único objeto en el mundo capaz de refinar completamente las cualidades de esta hierba era nada menos que la Perla Venenosa Celestial! "¡Este es un verdadero regalo de los cielos! ¡Tener estas dos Hierbas Ocultas de las Estrellas, es como tener dos cartas de triunfo! Después de refinarlas en Píldoras Ocultas de las Estrellas, mi vida no correría ningún riesgo. Podría matar o robar a quien quisiera y nadie me descubriría... ¡podría hacer lo que quisiera!". Xiao Che se rió mientras sostenía las Hierbas Ocultas de las Estrellas en la palma de su mano y las almacenaba en el espacio dentro de la Perla Venenosa Celestial. La luz intermitente de la Perla Venenosa Celestial se detuvo completamente en ese momento. Xiao Che, rebosante de felicidad, no tenía más razones para quedarse en ese lugar y se dio la vuelta para regresar. Pero en el instante en que se dio la vuelta, una anormal y fría luz parpadeó de repente en el rabillo de sus ojos. Xiao Che se detuvo y giró la cabeza en la dirección de aquella fría luz. A la luz de la luna, vio una vaga masa borrosa a menos de cincuenta metros al norte de él. Era una oscura sombra blanca. ¿Qué era eso?
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500