AULLIDO-Garras y espadas

Una misión de curiosidad
Luego de reunir a todos los guerreros entrenarón en oeste, ya que no tenián acceso al lado este del reino porque el rey prohibió la entrada hacia ese lado, armaron entonces grupos de arqueros, escuderos, ataque con lanzas y los que pelearián con espadas. El capitán decidió hacer descanzar a sus guerreros tras cinco días de entrenamiento sin descanso. -MIS GUERREROS! tomen un descanso de tres días y luego vuelvan para entrenar. Todos aceptaron y fueron a sus casas menos Jack quien fue junto a su amigo Cris para hablar. -Amigo Cris, necesito pedirte un favor. -Díme. -Quiero que me consigas un caballo para ir hacia el bosque grande. -Después de todo lo que contaron quieres ir tu solo. -No arriesgaré a ninguna otra persona. -Iré contigo mi amigo no debes ir solo, además quien va a defenderte. -Puedes ir entonces(riéndose un poco). -Mañana iremos, cuando el sol de sus primeros rayos de luz. -De acuerdo pero una cosa mas no debe enterarse el sub-capitán y el rey. -¿Y como burlaremos a los guardias de las puertas? -Soy el capitán, ya pensaré en algo. Llegado la mañana siguiente al amanecer, Jack y Cris llegaron a las puertas del castillo. -Ya estamos aquí capitán y los guardias también. -Traje disfraces. -No pienso disfrazarme de mujer! -NO SON disfraces de mujer, Cristian. -¿Entonces? -Son de vendedor. Para pasar inventaron una excusa de que a su pequeña región le faltaba alimento y necesitaban ir a traer mas( los guardias dudosos aun así los dejaron salir). -Lo ves, pasamos Cristian. -Si, te lo dije. -Claro(ríe). Al adentrarse al bosque encontraban animales salvajes y algunos estaban muertos, ese día ya al amanecer el cielo se nublo y ellos pararon a descanzar, pero oyeron ruidos de pisadas cada vez mas fuerte y paró por un minuto pero luego. Una manada de venados se dirigía hacia donde estaban ellos, en medio de turbia se separaron con sus caballos y cada uno fue para los costados, Jack pudo esconderse tras una roca y en ese momento lo vio, un lobo de tres metros de alto de pelaje blanco y patas peludas grises, persiguiendo a los venados. De inmediato Jack subió a su caballo y se dirigió lo más rápido que pudo hacia la dirección en la que fue el lobo, pero adentrándose mas era mas oscuro y perdió de vista al animal. -Lo perdí!(dijo enojado). Se escuchó el ruido de una pisada atrás de donde el estaba, el caballo comenzó a agitarse derriba a Jack al suelo y se va, en ese momento lo volvió a ver pero esta vez lo estaba mirando a los ojos, Jack le dijo: -No te haré daño( levantándose lentamente del suelo). La bestia blanca de patas negras se sienta y lo mira como si estuviera confundido. -No me harás daño( dijo asustado). Se escucha un aullido de lobo, esta bestia reponde con otro aullido y se va de allí. -Dios!(dice Jack). Caminando regresa por el camino de donde vino y se encuentra con Cristian. - Qué tal mi capitán. -lo vi(dice cansado). - Lo viste! -Era un lobo de tres metros de alto. -Tal vez sea hembra. -Me dejo sin caballo. -Se lo comiooo! -No, solo lo espanto. -Bien pues camine. -Que! hay lugar para dos en tu caballo. -Es broma, ya suba. Llegando a las puertas del reino ven a una caravana y aprovechan para entrar con ellos, una vez adentro Jack le cuenta todo lo que pasó a Cristian. -Tienes suerte capitán no te hizo ningún rasguño. -sabes parecía como si me hubiera entendido. -Enserio? -Si, cuando le dije que no le haría daño solo se sentó y me observo. (Llega junto a ellos el sub-capitán). -Dónde estaba capitán. -Estaba en el castillo. -Enserio? porque yo estaba allí y no lo ví. -Solo pase por un momento y luego me retire. -Esta vez le creeré pero la proxima, ya no(se retira). Luego de esto Jack le dice a Cristian que volverá a entrar al bosque, pero que esta vez Cristian debía quedarse para cubrirlo. -Qué hará si lo vuelve a ver. -No lo sé, pero de lo que estoy seguro es que no me hará daño. -Esta seguro de eso mi capitán. -Si, si no ya estaría siendo su almuerzo. Llega la mañana siguiente y Jack esta listo para ir de nuevo al bosque, logra burlar a los guardias diciendo que el rey lo había enviado para investigar la zona, sin armas fue al bosque pues estaba confiado de que la bestia no le haría daño. Siguió el camino de la primera vez pero adentrandose más a fondo sin parar, cada ves más oscuro y fue allí donde encontró una casa de piedra como las que hay en el reino, bajó de su caballo para mirar y al entrar allí no había nada pero escuchó un ruido de afuera, fue a mirar lo que era y allí volvío a ver al mismo lobo del bosque. -Eres tú(dijo con una pequeña sonrisa).
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
AULLIDO-Garras y espadas

Populares

Populares

close 0/500