Contra los Dioses

La gran noche de bodas
Xia Qingyue no hizo más preguntas, ya que incluso su maestra, que tenía un estatus tan alto, estaba segura de que "era imposible", entonces no debería haber ni la más mínima posibilidad de que fuera posible. "Qingyue, sé que estás ansiosa por pagar tu deuda de gratitud ya que tu vida fue salvada a una edad temprana, incluso para llegar a retrasar tu regreso al Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, pero casarte con él ya debería ser suficiente para pagar esa obligación. Cuando regreses al Palacio Inmortal de Nubes de Hielo, tu identidad será revelada. Aunque él pueda sufrir más ridículo después de tu partida, su estatus de esposo de una discípula del Palacio Inmortal de Nubes de Hielo seguirá intacto. Al menos en esta pequeña Ciudad de las Nubes Flotantes, con ese tipo de prestigio, nadie se atrevería a causarle verdadero daño", dijo la dama de blanco con un tono de voz reconfortante. Xia Qingyue asintió suavemente con la cabeza, "Eso espero". "Sus venas profundas están incapacitadas y tampoco tiene otras fortalezas. Nunca podrá alcanzar ningún logro, tal vez en toda su vida. Pero tú eres hermosa e inteligente, talentos como el tuyo son raros incluso en el Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo, solo se ven una vez cada cientos de años. Si este no fuera el caso, la Maestra del palacio no te habría dejado romper las reglas así y casarte. Casarse contigo fue su mayor fortuna y suerte en toda su vida. Incluso si su padre aún estuviera vivo y fuera lo suficientemente inteligente, creo que habría cancelado la boda... Me voy ahora, volveré a recogerte dentro de un mes. Mientras tanto, no iré muy lejos, así que si encuentras algo que no puedas resolver, siéntete libre de hacérmelo saber con un talismán transmisor de sonido". "Tiene mis respetos, Maestra". El mentón de la mujer de la túnica blanca se giró. De repente, se vio su hermoso y frio rostro. No llevaba maquillaje, sin embargo, su piel era tan suave como el jade y tan blanca como la nieve. Cualquiera que la viera pensaría en los términos "una belleza con piel de hielo y huesos de jade" y "un rostro de nieve con labios de perlas" para describirla mientras la miraban. Sus rasgos faciales eran tan delicados como perfectos. Era encantadora de una manera que hacía que la gente no se atreviera ni a mirarla. Uno pensaría que era tan santa como elevada cuando la miraban a los ojos. Era como un hada que había ascendido a los cielos, sin ser contaminada por las impurezas del reino humano. Abrió la ventana y su cuerpo tembló ligeramente, como si estuviera acompañada por un frío espíritu de hielo invisible, parecía como si se hubiera disuelto justo en el lugar que una vez estuvo. El salón principal de la familia Xiao estaba lleno de invitados. "Tío Liu Qi, por favor, bebe". Xiao Che respetuosamente presentó una copa de vino a un elegante hombre de mediana edad. El hombre conocido como "Liu Qi" se levantó con una sonrisa, tomó la copa y bebió todo su contenido. Luego sonrió y dijo alegremente, "Sobrino, tu padre y yo éramos muy amigos. Ahora que te has casado con una mujer tan hermosa y talentosa, mi corazón está feliz por ti". "Gracias, tío Liu Qi". "Primer Anciano, por favor, beba". El Primer Anciano del Clan Xiao, Xiao Li, tomó la copa y bebió el vino de un solo trago. Luego golpeó fuertemente la copa sobre la mesa. Durante todo este proceso, aparte de decir "jummm" por la nariz, no dijo ni una sola palabra ni tampoco miró a Xiao Che a los ojos. Esa actitud era como si le pusiera una gran cara de desprecio al beber el vino que Xiao Che le había ofrecido. Xiao Che no dijo nada y se dirigió a la mesa de al lado. Cuando había dado dos pasos, Xiao Li escupió en el suelo, y luego dijo en un tono de voz frío y severo, "Una flor tan delicada se ha insertado ahora en la mierda. ¡Bah!". Su tono de voz no fue alto, pero si fue lo suficientemente audible como para que Xiao Che lo escuchara. La expresión de Xiao Che permaneció inalterada. Sus pasos constantes no se detuvieron, como si no lo hubiera escuchado. Pero esto eran solo las apariencias, en realidad, sus ojos escondían una profunda y condensada frialdad. Al llegar al lado del Segundo Anciano Xiao Bo, Xiao Che se inclinó ligeramente diciendo, "Segundo Anciano, le ofrezco una copa de vino". Xiao Bo, sin embargo, ni siquiera miró a Xiao Che, en cambio, apartó su vieja cara y habló débilmente, "Querido Yang, bébelo por mí". "Sí, abuelo". Xiao Yang no dijo una palabra, cogió la copa de vino de Xiao Che y se la bebió de inmediato. Una copa de vino presentada a un anciano pero bebida por sus hijos o nietos ya no mostraba sólo desprecio, era una especie de humillación pública. Después de beber el vino, Xiao Yang dejó la copa y se sentó en su asiento, sus ojos se llenaron de un indisimulado desprecio y con una expresión de burla. Xiao Che, nuevamente no dijo nada, tan sólo asintió levemente y se dirigió a la mesa de al lado. Al igual que antes, tan pronto como dio dos pasos, se escuchó un frío gruñido: "Jummm, la basura es basura. Incluso si la basura está ahora ligada al Clan Xia, sigue siendo basura. Xiao Lie, ese viejo bastardo, ¿de verdad piensa depender de su nieta? ¡Bah!". Su voz contenía un profundo desdén, y por supuesto, envidia. Sin mencionar la riqueza del Clan Xia, era suficiente con el asombroso talento de Xia Qingyue para que todos la desearan. Que no se hubiera casado con Xiao Che sino con su nieto Xiao Yang, esa era su fantasía frustrada. Xiao Che fingió no haberlo oído y se marchó sonriendo. Para cuando Xiao Che terminó su brindis y despidió a los invitados, ya era tarde en la noche. A lo largo de todo el proceso, algunas personas le mostraron sus sinceras felicitaciones y bendiciones, pero este tipo de personas eran muy pocas, tan pocas que Xiao Che podía contarlas con las dos manos. La mayoría de la gente seguía siendo cortés con él, después de todo hoy era el día de su boda, pero el desprecio en sus ojos era claro para él. Algunos suspiraban, algunos estaban celosos e indignados, y otros simplemente lo miraban con desdén como si estuvieran mirando a una inútil basura. Debido a sus venas profundas dañadas, nunca sería capaz de lograr nada en su vida. Por lo tanto, no necesitaban hacer amistad o ser educados con Xiao Che, ni siquiera preocuparse en absoluto por no ofenderlo, porque incluso si lo hacían, era imposible que hubiera consecuencias. En cambio, podían comportarse de manera inescrupulosa delante de él, mostrando fríamente su superioridad. Se sentían fuertes al despreciar a esta persona que nunca se convertiría en nada más que en alguien más débil que ellos. Esa es la realidad y la fea naturaleza de la mayoría de los humanos. "Descansa temprano". Xiao Lie acarició el hombro de Xiao Che con una suave sonrisa. En ese momento, Xiao Che sabía lo que realmente se escondía bajo la sonrisa de su abuelo. A medida que Xiao Lie se hacía mayor y más viejo, su temperamento se había vuelto más y más suave. Pero cuando era joven, era como una vela que se podía encender fácilmente. Si alguien le hacía enfadar, lo hacía diez veces más fuerte y nadie se atrevía a provocarlo. Xiao Che sabía muy bien que el temperamento de su abuelo no se ablandaba por la edad, sino que era por él... Para proteger a su inútil nieto se había vuelto amable y discreto. Incluso si se le miraba con desprecio, mientras no se pasaran de la raya, lo soportaría lo mejor posible. De esta manera, no habría enemigos que volvieran a vengarse de su nieto después de su muerte. Aunque era la persona más poderosa de la Ciudad de las Nubes Flotantes, el Quinto Anciano al que todos temían, era a menudo intimidado y ridiculizado por los otros cuatro Ancianos, incluso los jóvenes le habían perdido el respeto. Mientras observaba la partida de Xiao Lie, imágenes de caras llenas de burlas y desdén aparecieron en la mente de Xiao Che. Xiao Che apretó sus puños lentamente mientras sus nudillos se ponían pálidos. Sus ojos se agudizaron e irradiaron un frio brillo como el de una cuchilla helada. Luego, las comisuras de su boca se arquearon lentamente, dibujando una espeluznante sonrisa en su rostro. Xiao Che era definitivamente una persona vengativa. Como alguien que guardaba un largo rencor de los últimos seis años de su vida en el Continente de las Nubes Azules, su corazón lleno de odio lo recordaba todo. Recordaba a todos los que habían sido amables con él, pero también a todos los que no lo habían sido. Lo guardaba en lo profundo de su corazón... hasta el momento en que tomaría venganza por el más pequeño de los agravios. "Se... arrepentirán...". Una voz baja y profunda salió lentamente de la boca de Xiao Che como si fuera una especie de maldición viciosa. Ya que los cielos me han dado la oportunidad de renacer, ¡no permitiré que mi abuelo y yo seamos intimidados de nuevo! De vuelta en su pequeño patio, la luna llena ya estaba alta en el cielo nocturno. Xiao Che caminó hasta la esquina del patio y extendió su mano izquierda. De repente, un fluido comenzó a salir de la palma de su mano. Hoy, en el banquete, no pudo evitar beber mucho vino. Al final, bebió tanto que parecía que apenas podía mantenerse en pie por sí mismo, pero en realidad, estaba increíblemente sobrio. Esto no se debía a que fuera un gran bebedor, sino a que tenía la Perla Venenosa Celestial. Todo el vino que había bebido se había transferido al espacio de la Perla Venenosa Celestial. Como la perla se había fusionado con su cuerpo, podía manipularla como si fuera su propio cuerpo. Le tomó un largo rato descargar todo el vino de la Perla Venenosa Celestial. Luego, Xiao Che levantó su mano izquierda que estaba cubierta de vino y sonrió. Se frotó el vino directamente en la cara, conteniendo la respiración hasta que su cara se puso roja. Tropezando, empujó la puerta de su habitación para abrirla de par en par mientras se tambaleaba de izquierda a derecha, aparentando estar borracho. La puerta se abrió y el olor del vino siguió a Xiao Che mientras entraba tambaleándose en la habitación como si fuera a tropezar en cualquier momento. Levantó torpemente la cabeza y miró a Xia Qingyue. Ella estaba sentada en la cama, extremadamente tranquila y con sus hermosos ojos cerrados. La tenue luz de las velas oscilaba en su hermoso y suave rostro, añadiendo una encantadora e irresistible sensación mística. Los ojos de Xiao Che brillaban y sus pies temblaban mientras caminaba hacia Xia Qingyue, "Je, je, je. Esposa mía... te he hecho esperar mucho tiempo... vamos... ahora podemos... estrenar la cámara nupcial...". Los ojos de Xia Qingyue se abrieron ferozmente y agitó su mano derecha hacia adelante. Un irresistible aire frío y helado se deslizó repentinamente frente al cuerpo de Xiao Che, haciendo que su cuerpo saliera despedido por la puerta y cayera sobre su trasero en el terreno, casi derribando la única mesa de piedra del patio. Xiao Che dio un grito de dolor y se frotó el trasero. Le costó mucho esfuerzo levantarse y luego rugió enfadado: "¡Maldición! Sólo estaba bromeando, ¡no tienes que ser tan despiadada! Soy tan débil, pero me golpeaste tan fuerte como pudiste... que cruel… ¿acaso quieres asesinar a tu propio marido?". En ese momento, la puerta de la habitación se cerró de golpe. Xiao Che intentó abrirla, pero se dio cuenta de que la puerta ya estaba firmemente cerrada. Xiao Che se deprimió... Esta mujer, parece que no le gusta el coqueteo, ¡ni siquiera puede aceptar una broma! ¿Realmente podría vivir felizmente de esta manera? "Sólo estaba bromeando... Además, sólo estoy en el primer nivel del Reino Profundo Elemental, incluso si quisiera hacerte algo, eso sería imposible". Xia Qingyue no respondió. Xiao Che se quedó en ese lugar durante un largo rato, pero la puerta no mostró el menor signo de apertura. El pequeño patio de Xiao Che sólo tenía una vivienda, ni siquiera había un lavadero o un establo. Si hubiera sido un día normal, podría haberse escabullido en la casa de su tía pequeña para dormir, pero esta noche era su noche de bodas, así que no era apropiado que durmiera en otro lugar. Una fría brisa nocturna sopló, causando que el cuerpo de Xiao Che temblara y se encogiera. Llamó a la puerta de nuevo diciendo débilmente, "Oye, no me dejarás durmiendo fuera esta noche, ¿verdad? Deberías saber que hay mucha gente en el Clan Xiao que querría ponerte las manos encima. Están muy molestos porque esta noche es nuestra noche de bodas. Se han dado cuenta de que una mujer tan talentosa como tú, no me dejaría tocarla aunque estemos casados, así que deben estar esperando que algo como esto suceda para tener una excusa para reírse de mí. Si vienen y ven que me has dejado durmiendo fuera de la habitación, me convertiré para siempre en el hazmerreír". "Pase lo que pase, ahora soy tu marido. ¿De verdad tienes el corazón para ver cómo se ríen de mí?". La habitación permaneció en silencio, y justo cuando Xiao Che pensó en patear la puerta, se abrió lentamente. Xiao Che entró tan rápido como un rayo, y luego cerró la puerta con un fuerte portazo. Xia Qingyue se quedó en la cama con la misma actitud de antes. Aunque sólo estaba sentada en la cama, emitía una nebulosa de noble elegancia. Sus hermosos ojos se volvieron ligeramente, miró a al nervioso Xiao Che y habló con una voz débil, "No se te permite estar a menos de cinco pasos de mí". “… Entonces, ¿dónde quieres que duerma?" Xiao Che se frotó la barbilla. La habitación era muy pequeña, sólo tenía una cama, un escritorio, una mesa de comedor y dos armarios. Si uno caminaba de este a oeste a través de la habitación, a lo sumo sólo habría el tamaño de siete u ocho pasos de distancia en medio. "Dormirás en la cama", dijo Xia Qingyue mientras se levantaba de la cama. "¡No es necesario!". Xiao Che se negó rotundamente, luego se sentó en el rincón más alejado de Xia Qingyue y cerró los ojos. Aunque Xia Qingyue era quizás cien veces más fuerte que él, su dignidad como hombre no le permitía dejar que una chica durmiera en el suelo mientras él dormía en una cama.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500