Contra los Dioses

La gran boda
Xia Qingyue apareció entre los brazos de dos damas de honor. Llevaba una corona de fénix roja en la parte superior de su cabeza. Una fina cortina de cuentas colgaba de la corona de fénix para cubrir completamente su cara y ocultar la expresión de su rostro. Su suave y brillante cabello negro caía suavemente detrás de sus hombros. Su túnica escarlata recta estaba decorada con el patrón de las nubes de las "cuatro felicidades" y un cinturón mostraba bien su delgada y estrecha cintura. De su cinturón colgaba un amuleto hecho de exquisito jade, mientras que de sus borlas colgaban hermosas perlas que hacían juego con sus zapatos dorados. Estos significativos detalles hacían que su magnífico conjunto fuera aún más deslumbrante que nunca. Xia Qingyue se acercó lentamente al lado de Xiao Che en los brazos de las damas de honor y cada paso que dio fue ligero y elegante, como si caminara por las nubes. Una persona ordinaria se vería como si estuviera caminando, pero ella, en cambio, se veía como un hada montada en la cima de una nube. Su postura era realmente hermosa, un deleite para los ojos de Xiao Che. Xia Qingyue finalmente llegó al frente del carruaje y las dos damas de honor se alejaron inclinándose hacia atrás. De acuerdo con la tradición de bodas del Imperio del Viento Azul, sería el novio quien ayudaría a la novia a entrar en el carruaje. Xiao Che se adelantó y extendió una mano de ayuda a Xia Qingyue. Xia Qingyue levantó su mano con elegancia, sin embargo, mientras Xiao Che tomaba la mano de Xia Qingyue, una energía fría y penetrante se apoderó de la mano de Xiao Che y todo su brazo derecho se endureció de dolor, medio inmovilizado. La sensación de frío en su mano desapareció lentamente mientras Xiao Che bajaba el brazo con una expresión silenciosa e indiferente. Aparte de fruncir el ceño cuando el frío glacial lo golpeó, no hizo ninguna otra expresión ni el más mínimo sonido. En ese instante, si uno levantara la fina cortina de cuentas que cubría el rostro de Xia Qingyue, vería sus hermosos ojos brillar con sorpresa por un momento, sin embargo, inmediatamente volverían a mostrar indiferencia. Xiao Che montó su caballo y la procesión nupcial emprendió el regreso de inmediato. La escolta matrimonial del Clan Xia siguió en dirección al Clan Xiao poco después. Después de otra hora y media, la procesión regresó a la entrada principal del Clan Xiao. El largo viaje fue suave y tranquilo, para decepción de aquellos que esperaban el desarrollo de un gran drama. Xiao Lie ya estaba en la entrada y se puso de pie para dar la bienvenida a sus invitados. Tristemente, el número de personas que vinieron por Xiao Che puede ser contado con una sola mano. La mayoría de los invitados vinieron por Xiao Lie y el Clan Xia. Con la fama de Xiao Lie y las conexiónes del Clan Xia, eran muchos los invitados. Fuera de la entrada de la casa del Clan Xiao, había un mar de gente obstruyendo las calles. Claramente, toda esta gente estaba allí para presenciar el matrimonio de la belleza número uno de la Ciudad de las Nubes Flotantes. El carruaje nupcial de Xia Qingyue se detuvo lentamente en medio del ruido. Una esquina de la cortina se abrió mientras su doncella Xia Dongling dijo suavemente, "Señorita, hemos llegado". Entonces, Xia Qingyue extendió una mano y bajó lentamente con la ayuda de Xia Dongling. Tan pronto como salió del carruaje, la atmósfera ensordecedora se calmó repentinamente para ser reemplazada por suspiros que se sucedieron uno tras otro. Era casi el mediodía. El suave sol se reflejaba en su corona de fénix mientras que su túnica brillaba de forma encantadora con la brisa. Su cabello estaba envuelto en un moño en la parte superior de su cabeza y la corona de fénix que la enmarcaba era de cuatro capas. La capa superior estaba adornada con finas horquillas doradas mientras que la inferior tenía varios grabados de fénix dorados. La corona fénix de satén rojo dorado se extendía en una franja de borlas de perlas que se balanceaban. Aunque su cara no estaba desnuda, con sus ojos y labios en parte escondidos y en parte expuestos, su belleza era exquisitamente impecable. El sonido de las respiraciones abrumadoras se superponían y todos miraban fijamente al frente, incapaces de volver a la realidad. Este es el poder del encanto de Xia Qingyue, todo esto sucedió sin que siquiera revelara su rostro. Solo con su aura y su postura, parecía un hada que había salido directamente de un cuadro. Su belleza era tan inmensa que nadie podía quitarle los ojos de encima. Xia Dongling envolvió una faja de seda roja alrededor de la mano de Xia Qingyue. Naturalmente, el otro extremo de la faja estaba atado a la mano de Xiao Che. Xiao Che sonrió mientras se acercaba para guiar a Xia Qingyue, pasando por la puerta del Clan Xiao y entrando directamente al salón. Cuando pasaron por la entrada principal del Clan Xiao, el ruido no disminuyó. La expresión de Xiao Che no cambió y mantuvo un ritmo firme, pero naturalmente quería que la boda terminara lo antes posible. Este era el salón central del Clan Xiao para reuniones importantes. Las únicas personas a las que se les permitía usar este lugar para una boda eran el líder del Clan Xiao y sus Ancianos. Para esta boda, la sala se transformó a gran escala. Era realmente una visión impresionante. Por lo que se veía, los pilares estaban incrustados con topacio amarillo y las paredes estaban pintadas con dragones que tenían incrustaciones de perlas raras y preciosas. Una alfombra roja se extendía por el centro del salón en línea recta y se detenía en una corta escalera dorada. Una sutil luz dorada llenaba la atmósfera, haciendo que el ya bellamente decorado salón fuera aún más deslumbrante. El Clan Xiao no estaba dispuesto a invertir una cantidad tan grande de dinero para Xiao Che y la mayoría provenía del Clan Xia. Xia Hongyi estaba dispuesto a gastar tanto como fuera necesario para la boda de su querida hija. Xiao Lie y Xia Hongyi se sentaron en los asientos más altos del salón, con sonrisas en sus caras mientras veían entrar a Xiao Che y Xia Qingyue. A ambos lados de la alfombra roja había tres filas de sillas de sándalo rosa, todas ellas llenas de gente. El líder del clan Xiao, Xiao Yunhai estaba allí también junto con los otros cuatro Ancianos del clan Xiao. Mientras Xiao Che entraba con una feliz sonrisa, todos aparentaron mostrar expresiones de calma pero en el fondo de sus corazones, se burlaban con desdén. El Clan Xiao fue un clan que practicó el cultivo de la fuerza profunda durante muchas generaciones. Tener a alguien como Xiao Che, que había nacido con las venas profundas dañadas, era una vergüenza para el Clan Xiao. Si no fuera el nieto del Quinto Anciano, Xiao Lie, ya habría sido expulsado en lugar de permanecer dentro como ahora. Y si no fuera por el hecho de que estaba a punto de casarse con la más importante hija del Clan Xia, muchos ni siquiera se habrían molestado en aparecer en persona y menos aún en presenciar la escena. En cuanto a Xiao Che, cuando mencionaban o escuchaban su nombre, sólo podían pensar en la palabra "basura" sin prestarle mucha atención porque ni siquiera recordaban su aspecto. En el Continente del Cielo Profundo, uno no merece dignidad ni respeto si no tiene la habilidad para respaldarlo. Esta era la dura realidad y una verdad universal seguida por muchos, incluso por los miembros de su mismo clan. Las expresiones en los rostros de la joven generación Xiao también eran, como era de esperar, coherentes. Todos tenían la vista puesta en Xia Qingyue y sus ojos revelaban un incontrolable encaprichamiento. Pero cuando sus ojos se dirigieron a Xiao Che, casi estallaron de envidia. Los discípulos externos del Clan Xiao siempre habían mirado con desprecio a esta persona discapacitada y nunca en sus sueños pensaron que se casaría con el inalcanzable tesoro número uno de la Ciudad de las Nubes Flotantes. La incómoda sensación que evocaron esas dos personas en el salón de bodas era aún peor que comer moscas muertas crudas. El maestro de ceremonias de la boda era el gerente de logística de la familia Xiao, Xiao De. La ceremonia de la boda comenzó con el grito de su voz. El maestro de ceremonias primero presentó a los novios y luego leyó los nombres de una lista de invitados distinguidos que habían venido de visita. A medida que avanzaba, la expresión de Xiao Che se mantenía neutra pero en su corazón había tanta turbulencia que parecían olas del mar colisionando. Cualquier otra cosa que el maestro de ceremonias dijera después de eso era algo que Xiao Che no podía molestarse en escuchar ya que estaba ocupado reflexionando sobre un problema que realmente le preocupaba. ¿Qué fue esa repentina y extraña sensación que sintió en el Clan Xia cuando sus manos se encontraron con las de Xia Qingyue? ¿Fue algún tipo de poder profundo? Pero nunca había oído hablar de un poder tan misterioso en la Ciudad de las Nubes Flotantes. El hecho de que Xia Qingyue alcanzara el décimo nivel del Reino Profundo Elemental a la edad de dieciséis años fue realmente una hazaña asombrosa... pero aún estaba en el punto más bajo del décimo nivel del Reino Profundo Elemental, ¿cómo era posible que pudiera liberar un aura tan fría como el hielo sin hacer un sonido, haciendo que su brazo entero se inmovilizara completamente? ¿Cuál era ese asombroso y desconcertante poder que se desplegaba a tal nivel? O... ¿era esta la fuerza oculta de Xia Qingyue que había alcanzado el pináculo del décimo nivel del Reino Profundo Elemental? La voz del maestro de ceremonias se detuvo. Después de una breve pausa, subió el tono voz diciendo: "¡Primero, una reverencia ante el cielo y la tierra!". La mente de Xiao Che regresó rápidamente a la realidad mientras miraba a Xia Qingyue de reojo, y juntos se inclinaban en dirección a la puerta, en una reverencia a los cielos y a la tierra. "¡Segunda reverencia a los ancianos!". Ambos se dieron la vuelta e hicieron una respetuosa reverencia hacia Xiao Lie y Xia Hongyi. Xiao Lie asintió con una sonrisa, mirando amorosamente a Xiao Che y a su nueva nieta política, y Xia Hongyi estaba igual de sonriente, sin ni siquiera una pizca de insatisfacción con este matrimonio. "¡Marido y mujer, intercambien reverencias!". El cuerpo de Xiao Che se volvió hacia Xia Qingyue y al mismo tiempo Xia Qingyue también se volvió hacia él. Esta rápida acción, que no ocultó ninguna duda ni retraso, hizo que todos los miembros de la generación más joven del Clan Xiao apretaran los dientes. En sus pensamientos, creían que Xia Qingyue no quería contraer matrimonio con ese bastardo lisiado, sino que fue obligada a venir por el clan Xia. Para su decepción, incluso hasta este momento, no hubo rastros de resistencia alguna por parte de Xia Qingyue. Las dos personas se inclinaron el uno hacia el otro, y en ese momento, Xiao Che vio unos ojos fríos asomándose por los huecos de la cortina de cuentas... ojos fríos y helados que no revelaban ningún rastro de emoción. Normalmente en momentos como éste, la multitud estallaba en entusiastas aplausos, fuertes risas y vítores. Pero sólo unas pocas personas aplaudían auténticamente a la pareja casada, una situación bastante incómoda. "Ja, ja, Quinto Anciano, hermano Xia, tienen mis felicitaciones", dijo Xiao Yunhai, un hombre de aspecto amable de mediana edad. "De hecho, el Quinto Anciano debería ser felicitado", dijo el Primer Anciano Xiao Li, que estaba sentado junto a Xiao Yunhai, con una cínica extrañeza en sus palabras. El Segundo Anciano Xiao Bo rió con la misma extrañeza que Xiao Li y continuó lentamente, "Quinto Anciano, el tener una nieta tan talentosa ha añadido gloria al Clan Xiao. En cuanto al Clan Xia, conseguir un yerno así, ja, ja, es también bastante aceptable. Felicitaciones". La atmósfera en la sala se enfrió inmediatamente. Cualquiera que no fuera un tonto escucharía claramente la sarcástica y aparente ironía en las aparentes "felicitaciones" que salían de sus bocas.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500