Contra los Dioses

La procesión nupcial
La Ciudad de las Nubes Flotantes era la ciudad más pequeña del Imperio del Viento Azul, demasiado pequeña para ser llamada ciudad, quizás sería más apropiado llamarla pueblo. La Ciudad de las Nubes Flotantes no sólo era la ciudad más pequeña, sino también la más remota geográficamente en términos de ubicación. La población, la economía e incluso la fuerza profunda promedio era la más baja del Imperio del Viento Azul. En aquellos días, los habitantes de la Ciudad de las Nubes Flotantes a menudo se burlaban de sí mismos por ser el rincón olvidado del Continente del Cielo Profundo. Ese día, la Ciudad de las Nubes Flotantes estaba particularmente animada, y la razón era naturalmente la gran boda de Xiao Che y Xia Qingyue. A nadie le importaría si sólo fuera la boda de Xiao Che, pero la boda de Xia Qingyue era definitivamente un evento lo suficientemente grande como para agitar a toda la Ciudad de las Nubes Flotantes. El Clan Xia no era un clan que se especializara en el cultivo de la fuerza profunda, en cambio se habían dedicado a los negocios durante generaciones. Aunque no se podía decir que fueran ricos al lado de otros clanes del Imperio del Viento Azul, en la lista de los clanes más prósperos de la Ciudad de las Nubes Flotantes, el Clan Xia estaba entre los primeros. Sin embargo, esto no significaba que el Clan Xia fuera débil. Con sus abundantes riquezas, naturalmente podían permitirse contratar expertos para proteger su vasta fortuna. El líder del Clan Xia tenía dos hijos, Xia Yuanba y Xia Qingyue. Tanto su hijo como su hija no tenían ningún interés en el negocio familiar, en cambio se centraban en entrenar y en el cultivo de la fuerza profunda. Xia Hongyi nunca se opuso a su decisión, permitiéndoles continuar con su entrenamiento. Después de que Xia Qingyue sorprendiera a toda la Ciudad de las Nubes Flotantes con su potencial, era aún más improbable que alguien quisiera impedir su crecimiento. Debido al asombroso talento de Xia Qingyue, las principales familias de la Ciudad de las Nubes Flotantes se comportaban de la mejor manera en su presencia, después de todo, Xia Qingyue era reconocida como alguien que podría alcanzar el Reino Profundo Terrenal o incluso el Reino Profundo Celestial en el futuro. Cuando esto pasara, el Clan Xia no sólo sería rico, sino también lo suficientemente poderoso como para dominar la Ciudad de las Nubes Flotantes. Sin embargo, el Clan Xia había dejado que la chica más brillante de la ciudad se casara con Xiao Che, un inútil sin ningún futuro. Quién sabe cuánta gente desaprobaba esta decisión, sin mencionar aquellos que sentían una profunda envidia y un celoso odio. Como era una hija del Clan Xia la que se casaba, naturalmente el espectáculo no sería para nada sencillo. Tan pronto como Xiao Che salió, vio una larga y exagerada alfombra roja tendida en la entrada, que empezaba en las puertas del Clan Xiao y se extendía en giros y vueltas hacia la dirección del Clan Xia. El Clan Xia y el Clan Xiao no estaban tan lejos uno del otro, pero de ninguna manera estaban cerca, más de diez kilómetros de distancia los separaban. En otras palabras, esta alfombra roja tenía al menos diez kilómetros de largo. Aparte del Clan Xia, ninguna otra familia en toda la Ciudad de las Nubes Flotantes podría realizar un trabajo tan asombroso. Tan pronto como el equipo de bodas del Clan Xiao apareció, las calles de la Ciudad de las Nubes Flotantes comenzaron a bullir con ruido. La calle estaba repleta de espectadores a ambos lados, y mientras Xiao Che seguía el ritmo del equipo de bodas, todo tipo de susurros llegaban a sus oídos. "¡Mira! Ese es el nieto del Quinto Anciano del Clan Xiao. He oído rumores de que sus venas profundas están dañadas y que nunca en su vida será capaz de superar el primer nivel del Reino Profundo Elemental". "Oh, esta es la primera vez que lo veo en persona". "Es normal que no lo hayas visto antes, teniendo un abuelo tan impresionante pero siendo tú mismo un perdedor, ¿acaso tendrías el valor de mostrar la cara? ¡Oh, para que Xia Qingyue esté casándose con una persona así, los cielos deben estar realmente ciegos!". "Se dice que su padre, Xiao Ying y Xia Hongyi se convirtieron en hermanos jurados cuando Xiao Ying salvó la vida de Xia Qingyue después de usar la mayor parte de su fuerza profunda. Xia Hongyi prometió entonces que en el decimosexto cumpleaños de su hija, Xia Qingyue, se convertiría en la nuera de Xiao Ying. No mucho tiempo después, Xiao Ying fue asesinado al no poder defenderse debidamente, producto de su agotamiento por los sucesos ocurridos. La noticia golpeó a Xia Hongyi fuertemente y se sintió extremadamente culpable. Ahora que Qingyue finalmente ha cumplido dieciséis años y aunque el hijo de Xiao Ying es un fracasado, Xia Hongyi no está dispuesto a romper su promesa debido a sus pesados sentimientos de remordimiento y gratitud. Si no fuera por eso, ¿cómo podría ese chico casarse con Xia Qingyue?". "¡Qué! Xia Qingyue es el mayor tesoro de nuestra Ciudad Nube Flotante. Si no fuera porque es el nieto del Quinto Anciano, no podría ni estar a la altura del barro del suelo. ¡Probablemente soy cien veces más fuerte que él! ¡Este mundo es tan injusto!". "La diosa de mis sueños está a punto de casarse con semejante basura, ¡prefiero morir a aceptar esto! ¡Ahhh!". Xiao Che montaba su caballo, sus ojos brillantes y serenos transmitían un profundo carácter. Tenía una expresión elegante y exhibía una ligera gracia. Su largo pelo volaba con el viento detrás de su deslumbrante traje de bodas rojo y todo su cuerpo emitía un aire de elegancia. Los sonidos y los murmullos de la multitud contenían todo tipo de matices maliciosos. Sin embargo, la envidia, el resentimiento, los prejuicios, el ridículo, el desprecio y el desdén de la multitud no parecían perturbarle en absoluto. Parecía ignorar por completo aquella negativa multitud y una hermosa sonrisa se dibujaba en su rostro. Vaya uno a saber cuántas chicas se perdieron en su mirada en ese momento. Aunque el nivel de fuerza profunda de Xiao Che era extremadamente bajo, su aspecto no era tan malo, incluso se lo podría comparar con el de Xiao Yulong. Junto con el hecho de que rara vez salía debido a su bajo nivel de fuerza profunda, se veía muy blanco y delicado... ¡Parecía un elegante muñeco! Por lo tanto, a pesar de que innumerables y talentosos jóvenes odiaban a Xiao Che lo suficiente como para hacer que apretaran los dientes, en el fondo de sus corazones, tenían que admitir que en términos de apariencia, parecía como si Xiao Che fuera realmente digno de Xia Qingyue. "Pensé que Xiao Che se sentaría en el carruaje hoy, pero inesperadamente está montando a caballo. Con ese carácter y con esa apariencia... parece como si los rumores no fueran del todo ciertos". "¡Tch!". Un inútil que es despreciado por todos está a punto de casarse con el mayor tesoro de nuestra Ciudad de las Nubes Flotantes. ¡Por supuesto que debe mostrarse orgulloso! ¿Cómo podría tener miedo de dar la cara?", dijo una voz con amargura y odio. "He oído que el joven maestro del Clan Yuwen, así como otros jóvenes maestros de otras familias, están locos por Xia Qingyue. ¿Crees que vendrán a detener la procesión?". "¡Sí, claro! Xiao Che no es nadie, pero su abuelo Xiao Lie es alguien muy importante. Los expertos de nuestra Ciudad de las Nubes Flotantes tienen que respetarlo en su presencia. Su hijo ya está muerto y sólo le queda un nieto. Cuidó de su nieto desde el principio de su vida, si alguien causara problemas, ¡se encontraría con la ira de Xiao Lie! ¡Quien se atreva a hacerlo perderá la cabeza! Además este no es un matrimonio forzado, ¿quién se atrevería a causar problemas para despertar la ira del Clan Xia? Estimo que en este momento, todos los jóvenes enamorados que realmente interrumpirían la procesión están firmemente encerrados en sus casas". La procesión nupcial se desarrolló de manera casual, no muy rápida pero tampoco muy lenta. El viaje de más de diez kilómetros tomó casi una hora y media. "¡Cuñado!". Tan pronto como llegaron a la entrada principal del Clan Xia, Xiao Che escuchó un grito salvaje. Una figura alta y robusta corrió hacia Xiao Che. Esta persona no era tan vieja, pero medía al menos dos metros de altura. Su cuerpo era tan fuerte como el de un toro e incluso pareció que el suelo tembló ligeramente cuando se acercó corriendo. Mientras Xiao Che lo miraba acercarse, tragó saliva y habló con los ojos bien abiertos, "¡Yuanba! No te he visto en un mes, ¡cómo puedes haber crecido tanto otra vez!". Este hombre... mejor dicho, este niño, era el hermano menor de Xia Qingyue, Xia Yuanba, tenía quince años recién cumplidos. ¡Sí, en realidad sólo tenía quince años! Sin embargo, viendo su cuerpo de dos metros de altura, ¡nadie se imaginaría que acababa de cumplir los quince! Xiao Che en su caballo tenía la misma altura que Xia Yuanba de pie. Yuanba pesaba más de ciento cincuenta y ocho kilogramos. Este número definitivamente no era tan alto porque Yuanba fuera gordo, sino más bien era por sus grandes y fuertes músculos. Sus músculos eran de un brillo oscuro y bronceado metálico y transmitían su asombrosa fuerza. Su fuerza profunda era de un nivel promedio, estaba en el cuarto nivel del Reino Profundo Elemental, pero su fuerza física era impresionante. Podía luchar a la par de los del sexto nivel del Reino Profundo Elemental. Xia Yuanba era el mejor amigo de Xiao Che, su único amigo. Desde joven siempre había llamado a Xiao Che su cuñado, y a menudo jugaban juntos cuando eran niños. Antes de cumplir los ocho años, Xia Yuanba era en realidad un niño moreno y delgado, a menudo era acosado e intimidado, pero desde que cumplió ocho años, era como si hubiera ingerido algún tipo de droga pues creció enormemente de repente. Su altura, peso y apetito se dispararon y el aumento de su fuerza fue absolutamente impresionante. Ahora, a la edad de quince años, aunque su cara no había madurado completamente ya que todavía era bastante infantil, su tamaño... ¡era de una proporción monstruosa! Después de escuchar la exclamación de Xiao Che, Xia Yuanba se frotó la cabeza, avergonzado, "No puedo evitarlo, mi padre me dice que haga dieta todos los días, sin embargo, dejarme morir de hambre sería mucho peor que ser asesinado por otro". “…”, Xiao Che se quedó sin palabras. Si con solo quince años ya tenía ese estado físico, una vez que se convirtiera en adulto... ¡no se atrevía a imaginar eso! Xiao Che sabía que Xia Yuanba tenía un gran apetito. Afortunadamente nació en el Clan Xia. Si hubiera nacido en una familia ordinaria, ya habría comido suficiente como para dejarlos en la quiebra. "Je, je, cuñado, hoy por fin te convertirás en mi cuñado de forma oficial". La sonrisa de Xia Yuanba era honesta y algo inocente. Estaba muy feliz de que su hermana se casara con Xiao Che, e incluso había estado esperando este día. En su opinión, con una esposa tan fuerte como Xia Qingyue, nadie se atrevería a volver a menospreciar a Xiao Che. "Date prisa y entra, mi hermana ya está lista". Xia Yuanba puso su mano en su cabeza y dijo, "Oh, bien, iré a abrir la puerta". Después de decir eso, Xia Yuanba giró en dirección a la entrada del Clan Xia y corrió como una montaña móvil de carne. La procesión llegó a la entrada del Clan Xia. En la puerta, Xiao Che vio a Xia Hongyi que lo esperaba con una sonrisa en su rostro. Desmontó rápidamente y se puso de pie ante Xia Hongyi, saludando respetuosamente, "Tío Xia". "Oh, ¿después de todo aún me llamas tío?". Xia Hongyi sonrió suavemente. Su estatura no era alta, parecía un hombre normal de mediana edad con un ligero sobrepeso, y aunque se viera como un hombre "simple y honesto", nadie en toda la ciudad de las Nubes Flotantes se atrevería a subestimarlo. Los ojos de Xiao Che se iluminaron y contestó respetuosamente, "suegro". Siempre había sido respetuoso con Xia Hongyi, porque Hongyi era el hermano jurado de su padre. Desde joven, sufrió las miradas despectivas de mucha gente, pero Xia Hongyi siempre se preocupó tiernamente por él. A pesar de que nació con las venas profundas dañadas, Xia Hongyi nunca violó el acuerdo que hizo con su padre, el acuerdo de que Xia Qingyue se casaría con Xiao Che una vez que cumpliera los dieciséis años. "¡Ja, ja, bien!", asintió Xia Hongyi. Extendió su mano y le dio una palmadita en el hombro a Xiao Che, "Querido Che, a partir de hoy, te confiaré a Qingyue. Aunque no eres un gran héroe, eres el hijo de Xiao Ying, así que puedo estar tranquilo cuando te entregue a mi hija. Tu padre Xiao Ying era un hombre asombroso, apasionado y justo. Convertirme en su hermano es algo de lo que nunca me arrepentiré. Eres el hijo de Xiao Ying y aunque tus venas profundas están dañadas, no creo que en el futuro sigas siendo una persona normal". "Trata bien a mi hija. Y a los tontos que solo pueden hablar con malicia, no les des importancia". Los ojos de Xiao Che ardían con determinación y asintiendo firmemente con la cabeza, respondió, "Suegro, no te preocupes. Aunque la gente me desprecie ahora, una vez que mis venas profundas se arreglen, el dragón dormido dentro de mí será finalmente despertado. Haré que aquellos que me miran con desprecio y que piensan que el Clan Xia eligió a un inútil como yerno, cierren obedientemente sus bocas". Xia Hongyi se sorprendió al escuchar sus palabras. Siempre supo que Xiao Che era débil de mente, con un temperamento suave y un complejo de inferioridad inconsciente. Pero ahora, la audacia, la mirada aguda y la calma de Xiao Che le hicieron verlo bajo una nueva luz, era completamente diferente al Xiao Che que conocía. "¡Bien!", Xia Hongyi asintió con la cabeza y le dio una palmadita a Xiao Che en el hombro otra vez, "Sabía que el hijo de Xiao Ying no sería un niño ordinario. Esperaré el día en que éste dragón salga a la superficie. Muy bien, Qingyue te está esperando, sigue adelante".
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500