Contra los Dioses

¿Te casas conmigo?
"¡Ah!". Xiao Lingxi gritó y saltó hacia atrás como un conejo asustado. Sus dedos tocaron sus entumecidos labios mientras sus hermosos ojos se abrían sorprendidos y un toque de rojo se extendía rápidamente desde su bello rostro hasta su nuca, "¡Tú... tú... tú me besaste de nuevo!". "Estás reaccionando así otra vez". Xiao Che, que era claramente el culpable, puso una inocente expresión de dolor, como si le hubieran roto el corazón, "Te encantaba jugar a los besos conmigo cuando éramos pequeños, y ahora cada vez que te beso, pareces entrar en un gran shock". "¡Tú sabes que eso fue cuando éramos pequeños!". La cara de Xiao Lingxi se puso cada vez más roja, "Ahora somos adultos, ¡no podemos simplemente besarnos, sería sumamente imprudente! Tú... pronto tendrás una esposa, ¡sólo puedes besar a tu futura esposa de ahora en adelante!". "Por qué...". "¡Porque soy tu tía pequeña!", dijo Xiao Lingxi dando un fuerte pisotón. "Entonces... ¿Qué pasa si aún quiero besarte?", dijo Xiao Che mientras sonreía y ponía su mano bajo su barbilla. Esta linda y dulce chica de quince años delante de él no provocaba la más mínima sensación de una "tía pequeña". "Jummm... ¡Entonces cásate conmigo!", dijo Xiao Lingxi muy enojada. "¡Eh! Eres mi tía pequeña, ¿cómo podría casarme contigo...?", respondió Xiao Che bajando el tono de voz mientras sus ojos se abrían sorprendidos. "¡Dices eso pero sigues besándome imprudentemente! Si te atreves a robarme otro beso, le diré a tu esposa que se encargue de ti, ¡jumm!". Xiao Lingxi lo miró con la cabeza inclinada, llena de orgullo. En ese momento, se escuchó la voz de Xiao Hong que venía de afuera, una vez más, "Joven Maestro, ¿está listo? Ya es hora de ir a buscar a la novia". "Bien, saldré enseguida". Xiao Che echó un vistazo a su actual vestimenta y se preparó para salir. Tan pronto como dio dos pasos, Xiao Lingxi tomó su mano y dijo con cara seria, "¡Xiao Che! Antes de irte, repite la promesa que hicimos ayer, palabra por palabra, o no te dejaré ir". ¿La promesa de ayer? Xiao Che pensó durante un momento y no puedo evitar decir, "Bien... después de casarme con Xia Qingyue, no me olvidaré de la tía pequeña sólo porque tenga una esposa. Pasaré el mismo tiempo con la tía pequeña como antes, escucharé las llamadas de la tía pequeña y llegaré tan pronto como me llame, como antes... no creo que haya olvidado ni una palabra, ¿verdad?". "Je, je, je, eso es, buen chico". Xiao Lingxi sonrió dulcemente, pero no soltó la mano de Xiao Che, "Ahora, añadámosle algo, algo que olvidé ayer. Aunque Xia Qingyue se convierta en tu esposa, su posición en tu corazón no puede ser más alta que la mía. ¡Repítelo ahora mismo, dilo rápido, dilo rápido, dilo rápido!". Xiao Che miró sus hermosos ojos y dijo, "Si me besas, lo diré". "Entonces... ¿te casas conmigo?". "...”. Xiao Che perdió la batalla. "Joven Maestro, ¿todavía no está listo?". La voz de urgencia de Xiao Hong vino una vez más de fuera. Después de todo, estaba muy mal visto pasarse del "tiempo propicio" establecido. La mano de Xiao Che estaba en la puerta, pero no la abrió de inmediato, sino que dijo en voz baja, "No puedo hacer esa promesa porque en mi corazón, ya eres la número uno. Aunque hubiera cien como Xia Qingyue, no podrían alcanzarte. Eres insustituible". Mientras su voz se desvanecía, abrió la puerta y se fue. Xiao Lingxi se quedó quieta, congelada en el lugar por un rato. Un arco se formó en las comisuras de sus labios y se fue alegremente, como una chica a la que le habían dado su caramelo favorito. Mientras Xiao Che salía de la habitación, su magnífico equipo de bodas le esperaba. Xiao Hong le sonrió amablemente, "Joven Maestro, por favor suba a su caballo. Haré todo lo que pueda para proteger al Joven Maestro en el camino a la boda. Pero por supuesto, hoy es el gran día del Joven Maestro, no debería preocuparme tanto, será un día lleno de alegrías". "Gracias, Maestro Hong". Xiao Che sonrió a Xiao Hong y se subió al caballo. En ese momento, una voz amable se escuchó de pronto a su izquierda. "Parece que llegué en el momento justo. ¿El hermano Xiao Che se va a encontrar con la novia ahora? Felicitaciones". Las cejas de Xiao Che se levantaron ligeramente al oír aquella voz y vio a dos jóvenes caminando lentamente hacia él. El hombre que hablaba tenía unos veinte años, de complexión media, aspecto elegante y guapo, ojos claros como el cristal y una suave sonrisa en su rostro que le daba el aire de una brisa de primavera. Detrás, lo seguía un joven de aspecto más bien delgado, era vagamente más joven que él, y sus pasos estaban siempre un paso atrás del hombre que habló primero. Viéndolos, Xiao Che sonrió, "Oh, es el hermano Yulong y el hermano Xiao Yang, ¿han venido hasta aquí especialmente para despedirme?". Xiao Yulong era el hijo del líder del Clan Xiao, Xiao Yunhai. A la edad de veinte años, ya sea por su apariencia, talento, uso de la palabra o sabiduría, estaba en la cima de la generación de jóvenes del Clan Xiao. Actualmente, su fuerza profunda había alcanzado el tercer nivel del Reino Profundo Naciente. Era el orgullo y la alegría de su padre, Xiao Yunhai, y también la futura esperanza del Clan Xiao. El clan tenía grandes expectativas para él, sin duda se convertiría en el próximo líder si no ocurría ningún accidente. Poseía muchas buenas cualidades y nunca se portaba de forma arrogante, era una persona amable y cortés con todos. Incluso con Xiao Che, jamás se burló de él a pesar de ser considerado discapacitado a los ojos de todos, al contrario, siempre fue tan amable como educado. No sólo eso, frecuentemente expresaba muestras de preocupación con respecto al problema de las venas profundas dañadas de Xiao Che. Xiao Che siempre le tuvo un profundo cariño a Yulong. Admiraba y apreciaba la amabilidad de Yulong. Por supuesto, esos sentimientos provenían del anterior Xiao Che. La identidad de la persona detrás de Xiao Yulong tampoco era tan simple. No era un simple discípulo del Clan Xiao, era el nieto más joven del Segundo Anciano, Xiao Yang. A la edad de diecinueve años, estaba en el noveno nivel del Reino Profundo Elemental. Desde que era un niño, siempre seguía a Xiao Yulong y escuchaba cada una de sus palabras. Sin embargo, no era tan amable con Xiao Che como Xiao Yulong y aunque ambos eran nietos de Ancianos, nunca se preocupó por Xiao Che. Cada vez que Xiao Che intentaba entablar una conversación, Xiao Yang lo ignoraba o simplemente respondía con una mirada altiva. Como nieto de un Anciano del Clan Xiao, Xiao Che no sólo tenía su propia residencia, sino también un pequeño patio separado. Aparte de su abuelo Xiao Lie, su tía pequeña Xiao Lingxi, y su único mejor amigo, muy poca gente venía a visitarlo. En ese momento, Xiao Yulong vino con Xiao Yang con el único propósito de presenciar su partida. "Ja, ja, ja, por supuesto", Xiao Yulong se acercó con una risa sincera y dijo, "La persona con la que te vas a casar hoy es la joya más brillante de nuestra Ciudad de las Nubes Flotantes. Este no es sólo un gran evento para nuestro Clan Xiao, sino también para toda la Ciudad de las Nubes Flotantes. Ya que tienes la oportunidad de casarte con semejante tesoro, tu hermano está muy feliz por ti, y por supuesto, algo envidioso y avergonzado, ja, ja, ja". Xiao Che también se rió, "El hermano Yulong debe estar bromeando. Con el talento del hermano Yulong, si quisiera casarse, tendría a todas las mujeres excepcionales de la Ciudad de las Nubes Flotantes para elegir". "Joven Amo, es hora de que nos vayamos", le recordó Xiao Hong. "Hermano Xiao Che, date prisa. Esperamos ansiosamente que traigas a la joya más brillante de la Ciudad de las Nubes Flotantes al Clan Xiao para hacerla tu esposa", dijo Xiao Yulong con una sonrisa. Xiao Che asintió y montó firmemente su caballo. El equipo de escolta de la boda cabalgó a través del patio al sonido de los tambores y los gongs, directo hacia la residencia del Clan Xia. En el momento en que Xiao Che desapareció de la vista, la sonrisa de Xiao Yulong se congeló y se oscureció. De repente se dio la vuelta y dandole una fuerte bofetada en la cara a Xiao Yang, dijo en voz baja pero profunda, "¡Basura!". La bofetada de Xiao Yulong fue un golpe fuerte y directo, tanto como para tumbar a su acompañante al piso. La mejilla izquierda de Xiao Yang comenzó a hincharse mientras se apresuraba arrastrándose a los pies de Xiao Yulong para decir temerosamente, " Yo... yo claramente arrojé el Polvo Cazador de Corazones en su comida, y el mensaje que recibí luego confirmó que él perdió el conocimiento... yo... yo tampoco sé lo que está pasando aquí...". "¿Eh?". Las cejas de Xiao Yulong se fruncieron, distorsionando su rostro. "¡Gasté una fortuna para conseguir un veneno que ni siquiera el Doctor Situ pudiera detectar, pero tú lo arruinaste todo! ¿No me digas que quieres que vea con mis propios ojos a Xia Qingyue casarse con ese perdedor de Xiao Che?". "Jefe, ese chico acaba de salir. Tendremos una oportunidad en el camino hacia la boda... Aunque no podemos ocuparnos personalmente de esto por miedo a ser vistos, podemos instigar a la familia Yuwen y a otros a resistirse. Hay otros hombres de la nobleza que codician a Xia Qingyue, sólo escuchar a la gente hablar del matrimonio de Xia Qingyue con Xiao Che los haría apretar los dientes. Si los animamos un poco y salimos juntos, seríamos capaces de...". "¡Si fuera tan simple, no habría gastado tanto tiempo y esfuerzo consiguiendo el Polvo Cazador de Corazones!", Xiao Yulong interrumpió fríamente a Xiao Yang y continuó, "Xiao Che es un inútil pero su abuelo está en el décimo nivel del Reino Profundo Espiritual. ¿Quién se atrevería a ofenderlo? Además, el padre de Xia Qingyue no se opuso en absoluto a este matrimonio. ¿Quién se atrevería a ofender abiertamente al Clan Xia y a Xiao Lie? Incluso si los chicos de la familia Yuwen se agruparan con los chicos del señor de la ciudad, sus familias harían lo imposible por detenerlos. Además, ¿no viste a ese viejo bastardo Xiao Hong escoltarlo personalmente? Con él alrededor no hay forma de crear problemas". Mientras hablaba, Xiao Yulong apretó sus manos, y en el aire se escucharon sonidos de huesos dislocados. La primera vez que vio a Xia Qingyue, pensó que se había encontrado con un ángel y que ya estaba perdido. Desde entonces, juró hacer de Xia Qingyue su mujer en esta vida. ¡Pero Xia Qingyue iba a casarse con Xiao Che, el hombre más despreciado del Clan Xiao! ¡Cómo podría estar dispuesto a aceptarlo! "Jefe, de hecho... no necesita preocuparse tanto". Xiao Yang miró la expresión facial de Xiao Yulong y dijo cuidadosamente, "Piénselo, con el temperamento de Xia Qingyue que nunca se molestó en mirar a ninguno de los jóvenes talentos de la Ciudad de las Nubes Flotantes, ¿es siquiera posible que le guste ese chico Xiao Che? La única razón por la que se casa con Xiao Che es por un acuerdo hecho hace dieciséis años. Aunque se case con él, es absolutamente imposible que Xiao Che siquiera toque uno de sus dedos... Después de que ella haya entrado en nuestro Clan Xiao, las posibilidades de que el Jefe la conozca aumentarán considerablemente. Esa basura de Xiao Che no es comparable con la belleza natural y el talento del Jefe. Después de un tiempo, ¿cómo no impresionar a esa Xia Qingyue?". Al escuchar las palabras de Xiao Yang, el sombrío ceño de Xiao Yulong comenzó a relajarse mientras entrecerraba sus estrechos ojos, y tocándose la punta de la nariz con el dedo susurró, "Tu comentario es bastante razonable... parece que no haber sido capaz de envenenar hasta la muerte a esa basura tiene su lado bueno".
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500