El Heroe Traidor

Capitulo 2
-Agh- nos quejamos todos al unisono. Comenze a levantarme lentamente mientras me tallaba los ojos, pero al alejar mis brazos de mi cara note que algo brillaba en mi brazo izquierdo. Tome aire sorprendido al ver 3 pequeñas marcas tatuadas en mi brazo, 2 de estas brillaban de un tono dorado y la otra de un tono plateado. Estas eran un engrane dorado, un baul medio abierto dorado tambien y una flama plateada. -¿Que es esto?- hablo Nicolette a mi lado mientras pasada las yemas de sus dedos sobre los pequeños tatuajes. Al verlos note que teniamos 2 marcas iguales pero en vez de una flama plateada, ella tenia una cadena violeta. Me puse de pie y ayude a Nicolette a levantarse al igual que Tetsuo ayudo a la chica que estaba junto a el. -Bienvenidos heroes...- una voz nos tomo por sorpresa haciendonos sobresaltar. -Tranquilos, se que estan confundidos pero si me dejan explicarles, sera mas facil para todos- Un hombre estaba frente a nosotros, era un hombre bastante alto y fuerte que en su cabeza portaba una corona de oro llena de joyas preciosas. Tome a Nicolette del brazo y la escondi detras de mi a lo que el hombre sonrio dejando ver sus dientes de oro. -Protejes a tu amiga primero que todo, me agradas chico...- despues de decir esto el hombre levanto sus manos. -No estoy aqui para lastimarlos sino para pedirles un favor...- -¿Que clase de favor?- ese fue Tetsuo el que hablo casi al instante. -Que me presten su fuerza, los traje aqui para pedirles prestada su fuerza y su buena voluntad...- todos al igual que yo levantamos una ceja confundidos. -Veran, mi pueblo tanto como otros muchos estan en peligro, el ejercito del Rey Demonio esta arrasando con muchas aldeas y los unicos que han podido hacerle frente a los demonios han sido los heroes...- El hombre se quito la corona de su cabeza y se inclino mientras seguia hablando. -Por eso les pido a ustedes Heroes, que me presten su fuerza para salvar al mundo de los demonios...- termino de decir el hombre a lo que nosotros comenzamos a vernos entre nosotros. Despues de unos segundos sonreimos bastante seguros a lo que comenzo a hablar Nicolette. -Cuenta con nosotros- sentencio llena de seguridad haciendo que el hombre alzara la cabeza feliz. -Muchas gracias...- agradecio con una gran sonrisa. -Mi nombre es Ariel Orzok y soy el rey de esta ciudad llamada Ceres, ¿Cuales son sus nombres?- -Soy Tetsuo Hara- el primero en hablar fue Tetsuo seguido de la chica detras de el. -Mi nombre es Noa- -Soy Nicolette y el es Shiro- nos presento Nicolette mientras colocaba su mano sobre mi espalda para que diera un paso al frente. El rey Ariel sonrio mientras entrecerraba los ojos hacia Nicolette antes de volver a hablar. -Entonces mucho gusto...- dijo mientras se inclinaba al igual que nosotros. Despues de decir todo eso, el rey Ariel nos hizo una seña para que comenzaramos a seguirlo. Salimos de la habitacion de donde estabamos y comenzamos a caminar por los pasillos del castillo. -Se ven algo sorprendidos...- hablo el rey haciendo que asintieramos con la cabeza. -Este es mi castillo, es una fortaleza impenetrable, llena hasta de 200 guardias alrededor... asi que sientanse seguros de estar aqui- Mire por una de las grandes ventanas y pude ver la ciudad, incluso a las personas que estaban abajo. Las personas convivian alegremente y los niños jugaban entre si, me recuerda a donde vivia antes de mudarme a la ciudad. -Es hermoso, ¿Verdad?- dijo Noa acercandose a la ventana junto a la mia. Asenti con la cabeza para despues de seguir el recorrido, despues de caminar unos segundos llegamos a un cuarto que tenia una gran puerta de madera. -Bueno es hora de equiparlos, tomen lo que deseen...- el rey abrio la puerta dejando ver una cantidad exagerada de armas de todo tipo. Habia espadas, hachas, matillos y muchas cosas mas, yo fui el primero en entrar y comenze a buscar alguna de mi gusto. Nicolette se acerco a mi y me señalo una espada corta que estaba colgada en la pared. -Esa se te veria bien...- cuando dijo eso la tome y saque la hoja de la funda. Era una hoja de color negro con marcas plateadas y con una joya violeta en la empuñadura. -Es hermosa....- dije mientras la blandia lentamente, era un poco pesada pero estaba bien. -¿Tu que arma tienes en mente?- Nicolette levanto sus hombros en forma de duda. -No lo se, no me gustan las armas de filo...- comenzo a buscar algo que podria gustarle al igual que yo. Me detuve al ver una vitrina con dos brazaletes dentro, ambos eran de color dorados pero una tenia una piedra roja mientras que la otra una azul. Abri la vitrina y se los enseñe a Nicolette la cual no dudo en ponerselos, las piedras quedaban centradas en la palma de cada mano, cuando las aseguro todo el brazalete comenzo a brillar en unos signos extraños y se ajustaron a perfecta medida para Nicolette. -Armas elementales...- hablo el rey mientras se acercaba a nosotros y tomaba una mano de Nicolette. -Estas armas tienen hechizos instalados, como puedes ver aqui en estas marcas alrededor del brazalete, solo necesitan energia para usarse- Me acerque para verlos y efectivamente, cada brazalete tenia 3 pequeñas marcas en el, parece ser que el brazalete con la piedra roja es de fuego y la azul de agua. Despues de equiparnos con nuestras armas y una armadura ligera seguimos al rey al patio principal del castillo donde nos presentaria a los guardias. Cuando salimos por la puerta principal el sol me deslumbro haciendo que cerrara los ojos y los abriera lentamente. -Señor, tiene que ver esto...- un guardia se acerco al rey y comenzo a hablar con el. -Encontramos a un grupo de bestias cerca de aqui- Levante una ceja confundido y fue entonces que varios guardias jalaban con cadenas a varias personas algo extrañas. Comenze a verlos detenidamente y pude notar que no eran humanos en su totalidad, algunos tenian orejas de animal sobre su cabeza y otros cola peluda saliendo de su espalda baja, incluso varios que tenian ambos. Todos miraban el suelo asustados, queria acercarme para verlos mejor pero mejor decidi quedarme quieto. -Heroes, puede que no los conozcan pero estos son hombres bestia, son producto de los actos demionacos de este mundo...- el rey hablaba pero no estaba poniendo atencion. Mi mirada se detuvo en una mujer que tenia orejas de conejo y una cola sobre saliendo de su ropa que eran solo harapos sucios. Sus orejas estaban caidas cubriendo parte de su cara y parecia estar llorando, no pude evitarlo y comenze a caminar hacia ellos pero al estar a pasos de ellos comenzaron a retroceder asustados. Un hombre que tenia orejas puntiagudas me miro desafiante y su cabello comenzo a erizarse como advertencia. El guardia al ver esto le dio un buen golpe con su lanza en el estomago haciendolo caer de rodillas. -Oye tranquilo- hable al guardia que solo chasqueo la lengua. -¿Porque los arrestan?- -Son hombres bestia chico, no merecen estar entre nosotros...- contesto el guardia mirandolos con desdén. -Solo son animales que no merecen su existencia simplemente- Abri los ojos un poco sorprendido por las palabras del guardia, pero en vez de decir algo mire a las personas a lado mio, todos lucian enojados por sus palabras pero no se atrevian a decir nada. -Liberalos....- dije en un hilo de voz a lo que el guardia hizo un sonido de no haber escuchado lo que dije. -Que los liberes dije...- Grite llamando la atencion de todos mientras sacaba la espada que tenia en mi cintura y le apuntaba con ella. El guardia golpeo la punta de la espada con sus dedos, la espada era lo suficientemente pesada como para hacer que no pudiera levantarla de inmediato dandole tiempo al guardia de darle una patada a mi mano. El sonido de la espada cayendo al suelo lleno mis oidos seguido de un empujon del guardia que termino por tirarme al suelo. -No le hables asi a alguien que puede acabar contigo facilmente...- dijo amenazandome con la punta de su lanza. Aprete los dientes sintiendome frustrado de no poder hacer nada, el sin duda era mas fuerte que yo y si intentaba hacer algo podria acabar conmigo facilmente. -Detente Noel... es una orden- hablo el rey y de inmediato el guardia me solto. Nicolette se acerco a mi para ayudarme a levantarme, me dolia un poco la espalda por la caida pero en vez de quejarme me quede mirando al guardia. Este lugar esta comenzando a darme mala espina.....
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
El Heroe Traidor

Populares

Populares

close 0/500