Las posibles vidas

El incidente. España. 23 de Julio.
La noche es perfecta tantas estrellas iluminan el cielo, cuanto daría por viajar a todas ellas, sentía la injusticia de vivir en algo tan grande y a la vez tan desconocido. El teléfono iba sonando en algún lugar de la habitación mientras el joven Yeray se pasaba horas anhelando el firmamento. - Jake, que pasa? - Yeri, vamos al Extra te vienes? Sal de tu cueva te vendrá bien. -Respondió Jake. - No se tio mañana voy con mi abuelo vamos a casa de Martos. - En el fondo Yeray dudó. - El viejo chiflado? - Sorprendido su amigo. -Si dice que tiene algo para mi, ese viejo tiene reliquias de antes de Cristo, sabes que me mola el rollo. - Ok como quieras pero podrías pasarte vienen Lucía, Tomy y su hermana Jess. - Sabía el muchacho que podía convencerlo. - No se tio. - En el fondo si quería, necesitaba salir. - Venga no seas abuelo, a parte vamos si se te nota en la mirada que te mueres por caer rendido a sus pies, creo que tu a ella también le gustas. - Está bien voy a ponerme algo cojo la moto y sobre las 12 estoy ahí. - Jajaja que rápido se te convence cuando aparece la hermosa y dulce Jess. - Se mofaba Jake. - Cállate anda. El Extra estaba siempre a tope los viernes por la noche. Yeray llegó sobre las 12 y media de la noche sus amigos estaban al final de la barra a la izquierda donde se solían poner. - Que pasa Yeri siempre puntual. - La sonrisa de Jake era de un buen embaucador. - A habido un accidente en la nacional. - Contesto Yeray. - Quieres tomar algo Yeri? -Esbozó una sonrisa pícara, Jess. Jess era una chica hermosa de pelo caoba, sus ojos verdes grisáceos parecían de metal puro y una sonrisa tan perfecta que podría protagonizar cualquier anuncio de sonrisas perfectas. Cualquier chico hubiera deseado estar con Jess, muchos eran los seguidores anónimos de la chica, pero a ella parecía gustarle Yeray, Yeri como le llamaban era guapete pero no a radiar bastante del montón pero era alto y fuerte, pero lo que realmente le gustaba a Jess de él era su personalidad, el chico era muy seguro de sí mismo y esa era una gran cualidad para muchas damiselas, lo que ninguno sabía es que al joven Yeray la que le gustaba realmente era Lucía. Los jóvenes estuvieron bebiendo Vodka y Martinis y riendo hasta las 3 de la mañana el tema mono parental era el viejo chiflado Martos, amigo del abuelo de Yeray al que éste le gustaba ir a visitar mas que a él a su gran colección de antigüedades, la verdad tenía una auténtica colección única nadie sabía el valor de la misma y eran pocos los que tenían el gusto de conocerla. De golpe algo no iba bien se había formado revuelo en el local... De repente pasaron 2 percherones de seguridad corriendo iban directo hacia la otra barra que se situaba en la otra cara de la pista de baile, instantes siguientes mientras los chicos vacilaban se escucharon dos estruendos, la cosa se complicó todo el mundo entró en pánico haciendo que todos quisieran salir a la vez el caos se apoderó de la sala, Tomy propuso ir hacia los servicios e intentar escapar por las ventanas, cuando iban en camino haciéndose paso entre el gentío alborotado Yeray iba el último se giró quería saber que estaba pasando apenas podía apreciar nada ni a nadie con claridad, la música ya no sonaba, entonces lo vió, ahí estaba un hombre moreno con semblante tranquilo sentado solo en la barra tomándose una copa como disfrutando del momento, entonces éste se giró miró justo en dirección dónde estaba Yeray, las miradas se encontraron, un instante antes tuvo el presentimiento de que eso iba a pasar y como cosa del destino ése instante pareció mucho más largo. - Yeri!!? Rápido. - Lucía asomaba por la puerta de los aseos. - Si, estoy aquí. - Respondió Yeray volviendo a la realidad. Corrió hacía el interior de los aseos los chicos estaban saltando la ventanas hacia el exterior del local aupados por Tomy que sin duda era el más fuerte, Yeray cayó al patio exterior, sintió alivio con la brisa del aire en su rostro, cuando cayó Tomy detrás de él se escuchó un pitido, una nueva explosión y finalmente el silencio.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Las posibles vidas

Populares

Populares

close 0/500