Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Técnica de fortalecimiento de objetos
Soportando un severo dolor en su cuerpo, Bai Yunfei se levantó lentamente del suelo, logrando con mucho esfuerzo ponerse de pie, y encaró con estupefacción al joven de aspecto siniestro que estaba enfrente de él. "¿Cómo?... ¿Cómo pude haber hecho algo así? Sentí como si no hubiera tenido el control de mis acciones. ¿Qué está pasando?” En ese momento, Bai Yunfei había recuperado la conciencia por completo. Pero cuando recordó su actitud frente a aquella joven con la cual había chocado, él no podía creer que se había comportado de tal manera con alguien de la nobleza... Todos estos nobles junto a él eran personas a las cuales él no podía arriesgarse a ofender. ¡A ellos no les interesa la vida de un simple plebeyo como Bai Yunfei! El solo pensar en este hecho, hizo que a Bai Yunfei le empezaran a temblar las piernas. ¿Qué demonios le había pasado para actuar de forma tan descarada? Sin atreverse a mirarlos fijamente, se inclinó profundamente y dijo: "Querida señorita, por favor perdóneme... Realmente no tenía la intención de ofenderla. Suplico por su piedad...” "¡¿Crees que arreglarás esto con solo una disculpa?! Plebeyo ignorante. ¿Realmente crees que mi pequeña hermana Meng'er es alguien a quien tú podrías tocar? ¡Haré que tu insignificante vida termine, ahora mismo!” Sonriendo desagradablemente, Zhang Yang miro a Bai Yunfei como si fuera un hombre muerto. Empezó a acercarse lentamente hacia él mientras extendía su brazo derecho. Su puño tenía venas azules saliendo por de debajo de su piel, y con cada paso que daba, los músculos de su brazo parecían crecer cada vez más. Cuando Bai Yunfei alzó ligeramente la vista, sintió un potente y punzante dolor en su cabeza en el preciso momento en que sus ojos observaron a Zhang Yang. Era un temblor procedente de las profundidades de su alma que se extendió por todo su cuerpo, haciendo que cayera sentado en el suelo. A sus ojos, Zhang Yang parecía haberse convertido en un terrorífico demonio que estaba corriendo hacia él con afiladas garras extendidas y que podría aplastarlo como a una hormiga. "Zhang Yang, detente... ¿Alguna vez dije que lo quería muerto?" Justo cuando Bai Yunfei sintió que estaba a punto de colapsar, una armoniosa voz resonó en sus oídos, aliviando un poco la presión que agobiaba su cuerpo. Deteniendo sus pasos, Zhang Yang se volvió para encarar a Liu Meng con dudas: “Pero hermana menor Meng… Liu Meng, este plebeyo te ha ofendido enormemente. ¿No se merece la muerte por ello? Le daré una lección para que puedas desahogar tu ira”. Frunciendo el ceño, Liu Meng le lanzó una mirada un tanto disgustada a Zhang Yang: "No soy 'tuya', por favor, presta atención a lo que dices..." Luego de decir esto, ella echó una mirada aparentemente involuntaria hacia atrás y continuo: “Esta persona se ve bastante confundida y fuera de sí, por lo que debió haber sido solo un accidente. Incluso si me ofendiera, no es necesario que alguien muera por tal cosa...". Aturdido, Bai Yunfei miró a Liu Meng con estupefacción: “¿Está?... ¿Está intercediendo por mí? Qué joven tan sensata, es como un hada...”. “Ya le diste una patada. ¿No ves lo herido que está? Eso es suficiente castigo”. Liu Meng miró con cierto aprecio hacia las manzanitas confitadas que Bai Yunfei le había comprado antes. Hubo un brillante destello en sus ojos, como si estuviera pensando en algo. Inesperadamente, soltó una sonrisa hacia Bai Yunfei y dijo: "Jaja. Además, él ya trató de compensarme con otras manzanitas confitadas, pero fue derribado brutalmente por tú culpa...". En cuanto vio aquella sonrisa, el corazón de Bai Yunfei inesperadamente comenzó a latir más rápido. Su rostro comenzó a enrojecerse y se sintió un poco mareado, mientras murmuraba: "Qué ... hermosa es...". Al ver cómo Liu Meng trataba a este plebeyo con una sonrisa tan radiante, los ojos de Zhang Yang mostraron un destello de odio profundo: "¿Cómo podríamos dejarlo ir tan fácilmente? ¡Al menos deberíamos cortarle una de sus manos! Yo… ”. "¡Yang’er!". Una voz imponente gritó de repente, interrumpiendo las palabras de Zhang Yang. El hombre de mediana edad, que había estado siguiendo por detrás a los dos nobles, se había puesto en frente de ellos. "¡Padre!" "Tío." Aquella persona a la que tanto Zhang Yang como Liu Meng llamaron con tanto respeto, no era otro que el padre de Zhang Yang y el señor de la casa de los Zhang. Zhang Zhenshan. “Meng'er tiene razón. Como cultivador de almas, ¿cómo podrías preocuparte tanto por personas de tan baja casta? Incluso quieres matarlo en medio de la calle, frente a todos estos testigos… ¿No tienes miedo de perder parte del prestigio que tiene nuestra familia Zhang?”. Dijo el hombre de mediana edad, reprendiendo a su hijo por su comportamiento. Hace solo un momento, el corazón de Bai Yunfei amenazaba con saltar de su pecho cuando Zhang Yang amenazó con cortarle una mano. Pero, al escuchar a este hombre de mediana edad reprenderlo por ello, Bai Yunfei dejó escapar un suspiro de alivio. Pero cuando el hombre le dirigió su mirada, inmediatamente sintió como si su cuerpo entero hubiera sido arrojado a una bodega de hielo. Incluso su alma se estremeció ante la mirada de este hombre. Un aura de opresión, muy superior a la mirada de Zhang Yang, rodeó su cuerpo; por lo que hasta respirar se le hizo un completo desafío. Afortunadamente, aquella extraña sensación duró solo un instante, antes de desaparecer como si nada. Bai Yunfei, agitado, sintió como grandes gotas de sudor caían por su rostro. "Tu madre todavía está aguardando que regresemos, no le hagas esperar más tiempo de la cuenta”, sentenció Zhang Zhenshan. Pero, viendo que su hijo todavía estaba bastante insatisfecho pese a no decir nada, dejó escapar una sugerencia casual: "Si aún no estás contento con esto... puedes dejar que tus sirvientes le enseñen una lección al plebeyo”. No dispuesto a decir nada más, Zhang Yang dio una señal con sus ojos a sus sirvientes, antes de irse junto a los demás hacia el centro de la ciudad. Dos de los sirvientes no los acompañaron. En cambio, miraron siniestramente a Bai Yunfei mientras se acercaban a él. Habiendo oído las palabras de Zhang Zhenshan, Bai Yunfei sabía que no podría escapar de ser golpeado el día de hoy. Si se resistía, las posibilidades de ser severamente herido solo aumentarían. Sin ninguna otra opción, tuvo que acurrucarse en él suelo y proteger su cabeza, mientras dejaba que los dos hombre lo golpearan brutalmente durante un corto periodo de tiempo. Ya a cierta distancia, Zhang Yang no pudo evitar mirar hacia atrás con resentimiento. Sin embargo, luego volvió la cabeza para observar a Liu Meng por un breve momento, antes de volver a comportarse como el noble elegante de antes. Agitando su abanico, continuó presentándole a Liu Meng las diferentes partes de la ciudad de Roca Caída. Más tarde por la noche, Bai Yunfei arrastró su golpeado y cansado cuerpo de regresó a su choza. Empujando la tambaleante puerta de entrada, pasó por un estrecho pasillo y entró en su destruido cuarto, el cual solo tenía una simple cama de paja. La luz de la luna brillaba atreves de los grandes agujeros que había en el techo, haciendo que el interior estuviera un poco iluminado. Todo lo que tenía valor en la casa ya había sido vendido hace tiempo. Originalmente, había una habitación al lado, pero incluso eso también se vendió. Sentado sobre la cama, Bai Yunfei miraba abatido al agujereado techo. Frotando las manchas negras y azules de su cuerpo, lágrimas de decepción y tristeza corrían por su rostro. Incapacidad. Humillación. Impotencia. ¿Qué más podría hacer? Era imposible para él cambiar todo esto... Cuando empezó a acariciar el colgante de piedra de jade que colgaba en su pecho, las lágrimas de sus ojos se detuvieron gradualmente. Aquel colgante tenía la forma de una nube de bordes ásperos debido a que fue hecho artesanalmente, uno podría decir que obviamente estaba hecho de materiales de baja calidad. Pero, debido a que Bai Yunfei había mantenido este colgante junto con él en todo momento y lo había acariciado durante años, tenía una sensación especialmente lisa e incluso desprendía un ligero brillo. Este fue el único recuerdo que le había dejado su madre. "Madre... ¿Hay realmente alguna razón para que yo permanezca con vida en este cruel mundo?", murmuró Bai Yunfei, mientras observaba el colgante. “Un día, cuando crezcas, serás como una nube blanca, flotando libremente y sin preocupaciones por el cielo...". Las armoniosas palabras de su madre resonaron en su interior. Limpiando las lágrimas de sus ojos, Bai Yunfei se dio fuertes palmadas en el rostro. ¡No puedo pensar de manera tan negativa! El cumpleaños de mi madre está cerca. ¡Sólo necesito algo de dinero para poder reparar las tumbas de mi madre y mi abuelo! ¡No puedo dejar que me vean tan triste! Después de muchas respiraciones profundas, Bai Yunfei logró calmarse y comenzó a repensar los eventos que ocurrieron hoy. “¿Qué está pasando conmigo? En la calle… no era yo mismo. ¿Por qué demonios fui y provoqué a esos nobles...? Aunque ahora soy yo mismo... una gran cantidad de cosas extrañas cruzaron por mi mente en aquel momento... puedo sentirlo incluso ahora, pero no puedo recordarlo con claridad”. “¿Tal vez he estado trabajado tan duro que estoy empezando a alucinar cosas? Sin embargo, nunca antes me había sentido de esta manera”. Golpeando su cabeza, Bai Yunfei estaba tratando de refrescar su memoria. "Técnica de Fortalecimiento de Objetos... ¿Qué es eso?". Fue justo en ese momento que la cama debajo de él se sacudió tan repentinamente que casi se cayó de ella: “Uff. ¿Qué se soltó? Esta estúpida cama, justo ahora tenía que pasar... ". Al agacharse, Bai Yunfei pudo ver que el pie izquierdo de la cama se había vuelto más corto que el pie derecho. Originalmente, había un objeto puesto para levantarlo y que estuvieran a la par. Pero cuando se movió sobre su cama, hizo que el objeto se saliera. Buscando debajo de la cama, Bai Yunfei recogió aquel objeto. Era un simple ladrillo. Cuando estaba a punto de levantarse y volver a meterlo debajo del pie de la cama, una cadena de información apareció repentinamente en su mente de forma sorpresiva. ‘Grado del equipo: Ordinario’. ‘Ataque: 9’. ‘Condición para fortalecimiento: 1 Punto de alma.’ Este repentino mensaje mental había sorprendido a Bai Yunfei, haciendo que el ladrillo cayera de su mano al suelo y, al mismo tiempo, la información desapareció de su mente. Temeroso, Bai Yunfei miró a su alrededor por unos momentos, solo para notar que nada estaba fuera de lo normal. Luego de algún tiempo, Bai Yunfei logró recuperar el coraje y recogió el ladrillo nuevamente. Efectivamente, tan pronto como recogió el mismo, apareció otra vez el mensaje en su mente. Cuando dejó el ladrillo, el mensaje desapareció. Y cuando lo recogió, el mensaje apareció nuevamente. "Sí... esto lo confirma, pero... ¿Qué significa esto del fortalecimiento?". ‘Fortalecer’. Otra notificación apareció en su cabeza. Al siguiente instante, su mente se quedó en blanco, como si algo en las partes más íntimas que conformaban su alma disminuyera. Pero al siguiente momento, el sentimiento desapareció. ‘Fortalecimiento exitoso.’ Otro mensaje similar al último apareció en su mente, lo que lo llevó a mirar el ladrillo en su mano. ‘Grado del equipo: Ordinario. Nivel de fortalecimiento: +1. Ataque: 9 Daño adicional: 1. Requisito de actualización: 2 Puntos de alma.’ Al parecer, el ladrillo en la mano de Bai Yunfei se había vuelto un poco más pesado que antes. También el pequeño ladrillo se sentía un poco más fuerte. Pero Bai Yunfei no sabía si esto era solo una ilusión o era real. “Otro mensaje. Ataque... ¿Significa poder? Si lo sigo fortaleciendo... ¿De verdad se hace más fuerte? ¿Qué demonios? ¿Estoy soñando o algo así?”. Bai Yunfei presionó su mano en la parte lesionada de su cintura, solo para estremecerse y jadear por el repentino dolor; no estaba soñando. Esto era real. "Tal vez esto... ¿Tiene algo que ver con el comportamiento extraño que tuve el día de hoy?". Pensando mucho en ello por un tiempo, Bai Yunfei sacudió la cabeza. No tenía sentido seguir pensando en esto por ahora, ya que no había ninguna pista a seguir, simplemente ya no quería seguir pensando en el tema.  "Si sigo fortaleciéndolo... ¿Qué sucederá?". Bai Yunfei no pudo evitar sentir curiosidad por aquella pregunta. "Fortalecer”. Como si su corazón hubiera dado un vuelco, Bai Yunfei miró hacia el ladrillo. ‘Fortalecimiento exitoso Grado del equipo: ordinario. Nivel de fortalecimiento: +2. Ataque: 9. Ataque adicional: 2. Requisito de fortalecimiento: 3 Puntos de alma. ’ Agitando el ladrillo, Bai Yunfei sintió como si el ladrillo se hubiera vuelto un poco más resistente que antes. "Vamos a intentarlo otra vez…" No mucho tiempo después... ‘Fortalecimiento exitoso Grado de equipamiento: ordinario. Nivel de fortalecimiento: +6. Ataque: 9. Ataque adicional: 6. Requisito de fortalecimiento: 7 Puntos de alma.’ Pero, cuando Bai Yunfei intento actualizarlo de nuevo, surgió un resultado inesperado. Actualización fallida. "¿Qué? ¿Ha fallado? ¿Qué significa eso?". Mirando el ladrillo, pudo ver que el nivel de fortalecimiento había pasado de +6 a +5. “Entonces... también puede fallar. Y si falla... ¿Baja un nivel?”. En ese momento, su curiosidad solo se había incrementado. Ya estaba cautivado por esta cosa "interesante" como un niño pequeño que se encuentra con un juguete nuevo. Bai Yunfei ya no miraba los mensajes que le aparecían en su cabeza al observar el ladrillo, él solo miraba el ladrillo y pensaba sin parar: ‘Fortalecer.’ ‘Fortalecer.’ ‘Fortalecer.’ Se sintió bastante emocionado por esto, pero incluso cuando estaba pensando en continuar dando esta orden, un fuerte dolor de cabeza, seguido por un mareo, lo agobió con fuerza. Se sentía como si su alma se hubiera vaciado. Su mente se estaba desvaneciendo rápidamente, hasta que se desplomó repentinamente sobre su cama. Sin embargo, justo antes que pudiera perder la conciencia, pudo sentir vagamente una serie de mensajes que aparecieron en su cabeza. ‘Fortalecimiento exitoso.’ ‘Grado del equipo: ordinario.’ ‘Nivel de fortalecimiento: +10’ ‘Ataque: 9’ ‘Ataque adicional: 16’   ‘Bonificación de +10: Los ataques tienen un 1% de probabilidad de aturdir al objetivo, durante un máximo de tres segundos.’  (Si golpea a la cabeza, la posibilidad de aturdimiento aumenta en un 5%)  ‘Requisito de fortalecimiento: 7 puntos de alma.’
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500